Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
13 junio 2014 5 13 /06 /junio /2014 07:11

el-escritor-en-su-paraiso-9788492865925.jpg

 

La editorial Periférica sigue con su magnífica racha de libros dedicados a los libros, los libreros, los bibliotecarios, con delicias como los libros de Morley "La librería encantada" y "La librería ambulante" y otras más de parecido jaez. Ahora le ha tocado el turno al zaragozano Ángel Esteban, catedrático universitario, que con "El escritor en su paraíso" hace un documentado y voluntarioso análisis de la vida y obra de treinta grandes escritores que han rozado en algun momento de su vida con las actividades y el oficio de bibliotecario. Quizá sea el exceso apurado de datos lo que entorpece un poco la agilidad, brillantez y alegría que esa temática parece merecer: el amor a los libros es una obligada constante de los escritores y poder disponer de miles de ellos en el ejercicio de una ocupación remunerada no deja de ser un privilegio y una ventaja.

Tal parece como si el autor se dejara contagiar un poco por la "profesionalidad" sin alma o nervio de algunos de los autores examinados que no vivieron la actividad de bibliotecario con el espíritu que cabía esperar. De todas formas el libro es ilustrativo de unas facetas de ciertos escritores de las que no existe demasiada información.

Con un prólogo autobiográfico de Vargas Llosa ( uno de los autores analizados, que parece un visitante ocasional del libro más que un prologuista) donde este escritor rompe una lanza más contra la desaparición anunciada pero tal vez inexistente del libro de papel, el libro hace un recorrido por las vidas de escritores tan disímiles como  Borges o Casanova, Arias Montano o Moratín, Darío o Lewis Carroll, Goethe o los hermanos Grimm, Harzembusch o Stephen King, Menendez Pelayo o D'Ors, Perec o Proust y Musil o Gloria Fuertes, entre otros.

Quizá echo de menos esa pasión que la mayoría de los escritores sienten por el mundo de los libros o ésta --seguramente indudable en un hombre como Angel Esteban-- queda diluida por el "síndrome matrimonial" que el autor menciona al final de libro cuando cita una frase de Onetti respecto a Vargas Llosa, precisamente, al asegurar que "el peruano tiene una relación matrimonial con la literatura, llena de horarios, disciplina, obligaciones y compromiso" mientras que la suya es "adulterina, que solo respondía a la llamada del placer, del gusto, de la trangresión y de la ausencia de compromisos" (pág 357). Y así, a mi parecer, el lector puede llegar a pensar que este libro, por otra parte interesantísimo, está escirto de una forma "matrimonial" más que "adúltera".

FICHA

 

"El escritor en su paraíso".- Ángel Esteban.- Ed- Periférica.376 págs. 19,95 euros

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
12 junio 2014 4 12 /06 /junio /2014 07:12

Querida_voy_a_comprar_cigarrillos_y_vuelvo-260225216-main.jpg

Excelente comedia argentina con sus puntas y ribetes de narración mágica y de ciencia ficción. Irrealidad y fantasía metiéndose en una historia cuajada de amargura, visión crítica social y el hábil y certero psicologismo tan argentino. Está basada en un cuento de Alberto Laiseca que, como una genial humorada de los directores, sale personalmente en la película, en toma aparte del argumento, para comentar la historia, el personaje central y el hecho de que los "boludos" que dirigen la pelicula no le quisieron hacer caso para el final y algunos detalles más. En el original un hombre muy enamorado de su mujer prefiere hacer un pacto con el diablo por un millón de dólares antes de perderla por falta de dinero. En la peli la cosa se vuelve más estupenda: el hombre está hasta el colodrillo de su mujer y de su vida pasmosamente banal y aburrida y hace el pacto con un desternillante diablo o duende menor (en realidad un mercader de otra epoca que ha sufrido dos descargas de rayos, uno le mató y el segundo le resucitó con el poder de no morir jamás y otras cosas) interpretado por Eusebio Poncela. Lo que el pobre hombres quiere es usar el dinero para irse bien lejos, aunque debe cumplir con la condición de estar un tiempo, diez años, en una epoca de su pasado...con su memoria intacta. Bueno no les desvelo más. Sólo decirles que la van a gozar a pesar de sus evidentes flojedades. Emilio Disi y Darío Lopilato interpretan al protagonista en dos edades distintas. Los intentos del joven para hacerse rico y famoso son tan desastrosos como los del hombre maduro. Es una nulidad que además se busca sus propios problemas y los agrava por su inmoralidad, prepotencia y estupidez. Desde el 20-S hasta la autoría de una canción de Lennon, el pobre y antipático protagonista intenta aprovechar su memoria del "pasado" para cambiar su presente-futuro. Con resultados chusco-dramáticos. Simplona y cachonda, la película merece unas risas. Sin más. Dirigen Mariano Cohn y Gastón Duprat. Bien por ellos.



 
Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
11 junio 2014 3 11 /06 /junio /2014 07:16

The_Lunchbox-410999655-main.jpg

Correcta película hindú que podría haberse convertido en un clásico, de los contados pero rutilantes, que nos ofrece el cine de ese subcontinete de cultura paradójica y apasionante. Dirigida por Ritesh Batra, creo que es su primera película, apunta maneras de buen director aunque no logra dar profundidad y consistencia a muchas secuencias y se pierde en detalles irrelevantes. Nos ofrece una historia perdida entre miles de historias semejantes. En la ciudad oriental de Mumbai, miles de amas de casa envían la comida a sus maridos a su  lugar de trabajo utilizando un eficaz medio de transporte que ocupa a decenas de personas entre porteadores, ciclistas y repartidores. En semejante maremagnum de fiambreras y paquetes no es raro que se produzca un error persistente: su envío no lo recibe el marido --al que le llega el envío destinado al otro hombre-- sino un modesto y taciturno funcionario viudo a punto de jubilarse. Este comienza a apreciar muchisimo la comida que recibe por equivocación y no avisa del error. Por su parte el marido es un joven infatuado que no le da ningun valor a la comida de su esposa y está teniendo un asunto con otra mujer.

A partoir de ese momento los dos desconocidos, la mujer y el funcionario, comienzan a intercambiar notas, primero sobre la comida y después van ampliando la temática hasta lo personal. En un esquema ya explotado por el cine (recordemos aquella magnífica "La última carta"). Y aquí se acaba la buena andadura de la película y comienzan los tópicos impostados, los detalles acomodaticios y simples y el final poco verosímil y forzado. El espectador, sobre todo los que somos de otra cultura muy alejada del complejisimo mundo hindú, disfrutamos con una cámara casi testimonial pero con algunos detalles poéticos y una historia que promete, mostrándonos el abigarrado mundo cotidiano de una gran ciudad india. Las secuencias dedicadas a la elaboración de las comidas por la joven esposa insatisfecha tienen una fuerza y una calidad excelente --uno sale del cine buscando un restaurante hindú--. Lástima, pues el intento se gana nuestra simpatías, aunque poco a poco la desganada actuación del viudo (por cierto la pelicula le atribuye una edad que sin duda no aparenta, es el actor Irfann Khan, que tiene 46 años y no los más de 60 que nos dicen que tiene), y la poco verosimil conducta pasiva de la bella joven, Nimrat Kaur, unido a un desarrollo de la trama adocenado y tópico, sin vigor ni ritmo, que deja casi sin esperanza al espectador. "A veces el tren equivocado te lleva a la estación correcta" viene a ser el lema argumental de la película, pero el real debería ser "a veces una película de comienzo brillante, te lleva a un desarrollo y un final equivocados".

   

   

   
   

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
10 junio 2014 2 10 /06 /junio /2014 07:56

el-gran-hotel-budapest-cartel-1.jpg

Menudo lujo de película. Wes Anderson, quien siempre guarda la varita mágica del encantamiento y la maneja con singular y brillante e interesante destreza (recordemos su "Moonrise Kingdom", la magia del "Viaje a Darjeelin" la más floja "Life Aquatic", el descubrimiento inicial con "Los Tenenbaums" o esa delicia de animación que fue "Fantastico Sr.Fox") en ofrecernos situaciones surrealistas, estética rompedora e hipnotizante y geniales intérpretes que él los lleva al estado de gracia, como sus iconos habituales Bill Murray y Owen Wilson, aunque hace florecer a Gene Hackman, Cate Blanchet, Bruce Willis, Anjélica Huston o, como en esta ocasión Ralph Fiennes, F.Murray Abraham, Jude Law, a los que despoja de sus tópicos actorales y los convierte de divos incontestables en divertidos personajes que amanan humor y humanidad por todos los poros. Y un nuevo en la plaza, Tony Revolori, que hace el papel del narrador joven (ya mayor, se convierte en el respetable y sardónico gesto del gran F.Murray) y se desenvuelve a la altura de sus compañeros. Un trabajo colectivo actoral que hace maravillas.
Ahora Anderson abandona el mundo norteamericano y se atreve a dar el salto y colocarse en la Europa de entreguerras, de la mano literaria que emana de la obra de Stephan Zweig, en un Gran Hotel Budapest (semejante a otros descritos por el malogrado novelista alemán), con una estética chillona y onírica (que comienza a ser marca de la casa Anderson) y un desarrollo nostálgico de un pasado caballeroso y elegante en el que ya se anuncia el horror y la vesanía de la cruz gamada (que acabaría motivando el suicidio de Zweig).
Solo le queda al espectador ceder y rendirse ante el placer del relato, como si Anderson hubiese parido a una Sherezade sensual y disparatada que nos va seduciendo con su historia, sus imágenes y sus criaturas. Todo ello sin maldad, casi con una cierta aparente ingenuidad que no tiene nada de ingenua pero sí de seductora.
No hay límites en la busqueda de Anderson del "más difícil todavía" y cabalga sin esfuerzo por la truculencia, el disparate, la poesía y la crítica solapada pero compasiva en el fondo. Asombra la creatividad de este director nacido en 1969 y se está convirtiendo en un clásico vivo que va sumando aciertos en una carrera vertiginosa hacia la excelencia.
Nada sobra en esta película: puesta en escena brillantísima, música ad hoc, actores deslumbrantes, imaginación a raudales. Ha sido un gozo. No os la perdáis.
 
     
 

 

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
7 junio 2014 6 07 /06 /junio /2014 08:37

kassel-no-invita-a-la-logica 9788432221132

Enrique Vila-Matas, como Javier Marías, comparten una característica: son escritores egoicos, es decir aquellos narradores que parten de sí mismos, se convierten en personajes y protagonistas de una eterna novela que toma a través del tiempo diversas vestiduras pero que esencialmente pertenecen a un solo y gigantesco libro con distintos volúmenes: los avatares, incidentes y aventuras externas y los pensamientos, reflexiones y estructuras mentales de ellos mismos a través del tiempo progresivo de su propia vida hecha literatura. Pero lo que en Marías es afán de trascendencia, experimentación intelectual y proyección del saber y de la propia importancia literaria, en el catalán Vila Matas es sentido del humor, una cierta perplejidad  cachonda y proyección gozosa de la inanidad de sí mismo en un mundo sin demasiado sentido, todo bajo la mirada irónica y el hacer juguetón de un tipo que a pesar de ciertas vanidades pequeñas sigue una trayectoria de sarcástica lucidez, repartiendo mandoblazos críticos la mar de saludables en torno suyo. Eso sí  sin dogmatismo y con una estoica calada en el absurdo de la existencia.

Por ejemplo, desde Huston a Hitchcock, pasando por todos los directores que ofrecen un pretexto para iniciar una escena o una historia y luego se olvidan de él en el desarrollo de la trama, en el cine se ha  hecho justamente famoso el "mcguffin". Un aficionado al cine como Enrique Vila-Matas hace un doblete ingenioso con el "mcguffin": empieza su novela explicándonos qué es un "mcguffin" y de hecho lo convierte en el pretexto literario con el que comienza la historia autoreferencial (como casi todas las suyas) que el lector se dispone a leer, y durante la narración va usándo los mcguffin indiscriminadamente convirtiéndolo de hecho en una actuación absurda que trata de adornar la acción sembrando el desconcierto y el humor en torno suyo. De hecho, toda la novela es un divertido mcguffin en el que Vila Matas nos describe la aventura interior de deambular como escritor invitado, convertido él mismo en una parte o instalación artística de la feria de arte vanguardista llamada Documenta que cada cierto tiempo se realiza en la ciudad alemana de Kassel.

Definida por su propio autor como "reportaje novelado" (otro mcguffin), la novela es, en esencia, un festivo juego autoincriminatorio, por asi decirlo, en el que Vila Matas nos abre una ventanita juguetona en su propia mente y nos narra la divertida aventura de ser él mismo y los diversos personajes que se va inventando sobre la marcha, metido como un virus mordaz y reticente, en el transcurso de una semana de la Documenta del pasado año en Kassel, interactuando con  los -las- miembros reales del staff de la institución organizadora, el paisaje urbano de Kassel y las instalaciones artísticas de los diversos participantes --también reales-- ofreciéndonos no sólo un recorrido por el arte de vanguardia que allí se muestra, sino por el ameno y gozoso transcurrir neurótico del protagonista, el propio Vila Matas, sujeto a los vaivenes de sus estados de ánimo casi bipolares o sus desdoblamientos literarios descacharrantes.

Jugosamente literaria, esta anécdota artística se convierte en una deliciosa mirada humorística sobre sí mismo, sus manías y sus filias, con páginas que no desmerecen del confeso y admirado homenaje a Jonathan Swift o, y aqui no se le cita pero está presente, el caballero Tristham Sandy. Pero esa mirada plena de humor y critica compasiva --empezando por sí mismo, lo que la hace más sana-- no le impide repartir sartenazos a diestro y siniestro, como cuando clama por la decadencia de Europa ("un relato de fantasmas") la instrumentalización del horror nazi, o la detestable y veergonzante incuria de los políticos, ya sean europeos, españoles o catalanes.

Quizá sea esa referencia lúcida y de rechazo la que imprime a la mirada del autor una profundidad de campo que trasciende el mensaje humoristico y lo convierte en una análisis pesimista del mundo en que vivimos, donde solo la boutade o el mcguffin permiten sobrevivir con cierta dignidad.

El viaje que propone Vila Matas resulta brillante y está lleno de momentos rutilantes aunque peca un poco del exceso grafómano de este autor tremendamehte simpático y seductor. Sus guiños al lector "entendido" son constantes e incluso, disfrazadas de mcguffins, el sentido común liberador y la franca mirada de un escritor libre, nos hacen pensar en las divertidas e inteligentes e irónicas dobleces sobre la propia materia del relato: la vanguardia artística, "obras de arte arriesgadas que carecerían de sentido si no contuvieran el fracaso en su propia esencia" y que provocan que el escritor acaba no entendiendo nada y con ello comience a entenderlo todo.

La anécdota esencial de la novela, Vila-Matas invitado durante una semana a sentarse a escribir en un restaurante chino de Kassel, a disposición de visitantes, como una instalación más de la Documenta como "escritor residente" no deja de ser un "mcguffin" más que permitirá al escritor llegar a la esencia de su propio oficio, "se escribe para  atar al lector, para adueñarse de él, para seducirlo, para subyugarlo, para entrar en el espíritu de otro y quedarse alli, para comocionarlo, para conquistarlo" (pag 44). Y con este fin, Vila Matas se vale de su buen bagaje de trucos, guiños, autocomplacencias divertidas y una capacidad infantil de asombro y de juego permanente (desde el ocurrente y quimérico  "método Synge" para"entender" cualquier idioma que se hable cerca de él,  hasta las visiones y experiencias lúdicas que le proporciona su estado de animo oscilante, pasando por los supuestos efectos que el arte de Kassel provoca en él: "Kassel me habia contagiado creatividad, entusiasmo, cortocircuitos en el lenguaje racional...y discontinuidades que buscaban el sentido en lo ilógico para crear nuevos mundos". Y con ello, "El encuentro con lo insólito, el deseo de ser otro, la fusión de vida y literatura, las ganas de penetrar en una dimensión insondable". Es decir, Vila-Matas convertido él mismo en un mcguffin genial, en ese escritor que él ha sido siempre, "con un desvelo continuo por buscar lo nuevo, por creer que quizás pueda existir lo nuevo o por encontrar eso nuevo que siempre estuvo allí" (pag. 171). En resumen, una novela menor, divertida y en ocasiones brillante. Un puro producto Vila Matas, el escritor que vive escribiéndose a sí mismo.

 

FICHA

"Kassel no invita a la lógica".- En rique Vila-Matas.-Seix Barral. 300 págs. 19,50 euros.




  

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
6 junio 2014 5 06 /06 /junio /2014 07:29

artevolar.jpg

Catedrático de literatura francesa, guionista de cómics, novelista, Antonio Altarriba, junto al dibujante Kim firman un libro-cómic. El dibujante es el creador del célebre "Martínez, el facha" y ha sido uno de los pilares de la mayoría de las revistas del que llamo cómic comprometido, que suele tomar la forma de denuncia de tipo histórico, político, social o humanitario. Estos dos hombres publicaron hace algún tiempo "El arte de volar" que se llevó en 2010 el premio nacional de Cómic de ese año y que ahora me pasa el librero Octavi Serret, fino gustador de piezas interesantes. Desde el advenimiento de la supuesta democracia en la que vivimos (en tiempos del franquismo y la decada posterior yo solía leer todos los comics de denuncia), he dejado de estar al tanto del desarrollo del cómic comprometido, un arte que se ha mostrado decisivo en la denuncia de las injusticias y mezquindades de dictaduras, totalitarismo y en general de la estupidez, malicia  e inmoralidad humanas. No conocía este libro y su lectura, aumentado el efecto por la contundencia del dibujo concienzudo, crítico y feísta de Kim, me ha dejado fascinado. Lo he leido de un tirón, estremecido por el horror y la compasión, como me ocurrió con los álbumes de Giménez sobre la infancia desvalida de los hijos de "los rojos" en la España de Franco o el soberbio album de Art Spielgman, "Maus" que recibió el Pullitzer de 1992. El hecho de ser el homenaje de Antonio Altarriba a su padre y a la durísima vida que este vivió a caballo de los comienzos del siglo XX, --una época plena de desastres políticos y humanos-- la miseria campesina de su familia, la República, la guerra civil, la huida a Francia, la segunda guerra mundial y la vuelta a la España rencorosa y demencial de Franco, hasta el final trágico que convierte a ese hombre en un doloroso símbolo humano de la locura y vesanía de una sociedad bajo el signo del abuso y del miedo.

Kim comenzó a dibujar "El arte de volar" en 2006 siguiendo las primeras páginas del guión de Antonio y alternando ese trabajo con sus colaboraciones en "El jueves". Después de tres años de trabajo y documentación, en 2009, Ediciones de Ponent lanzó una primera edición en formato de lujo y un poco mas tarde una versión en rústica. Pero aun siendo magníficos los dibujos, me he sentido particularmente conmovido con el guión literario de Antonio, desde su identificación con su padre convirtiéndolo en narrador "yo sé como se suicidó, aunque no estaba allí, estaba en él...porque un  padre está hecho de sus hijos...yo desciendo de mi padre y al tiempo soy su prolongación, por eso voy a contar su historia con sus ojos y su voz, pero desde mi perspectiva". La historia se divide en cuatro tramos que corresponden metafóricamente a los pisos que atraviesa el padre de Antonio al lanzarse desde la cuarta planta. El primero cubre su infancia y adolescencia ("El coche de madera", 1919-1931); sigue la juventud ("las alpargatas de Durruti", 1931-1949), la madurez ("Galletas amargas", 1949-1985) y la vejez y el final ( "La madriguera del topo" 1985-2001). Un libro espeluznante y conmovedor.

 

 

 

,

 

 

FICHA

EL ARTE DE VOLAR.- Antonio Altarriba.-Dibujos de Kim. Edicions de Ponent. 207 págs.

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
5 junio 2014 4 05 /06 /junio /2014 07:31

Minuscule_La_vallee_des_fourmis_perdues-762456560-main.jpg

Divertida y agradable cinta de animación creada por Thomas Szabo y Hélène Giraud, en base a una serie emitida por la tv francesa, "Minuscule, la vie privée des insectes". En ella con gran realismo, mucho humor, bastante información y no poca imaginación se nos habla de la vida del mundo de los insectos, de los que generalmente tenemos escasa información y nos quedamos con lo que de molesto o incómodo resulte para los humanos. Partiendo de la bullente vida minúscula en un valle de alta montaña, --los paisajes son reales y seguramente están rodados en el Pirineo-- se insertan los dibujos que resultan sumamente simpáticos y esquemáticos, bastante lejos de lo habitual en estas cintas de animación dedicadas preferentemente a los niños. Lo cierto es que las aventuras de una mariquilla lesionada que apenas puede volar y que entra en contacto con una disciplinada comunidad de hormigas que tratan de llevar a su hormiguero un cargamento de terrones de azucar. El botín había sido abandonado por una pareja de excursionistas que deben anular la excursión debido a que la mujer  siente que está a punto de dar a luz. Toda esa comida y enseres quedan sobre un mantel a la sombra de un árbol y las legiones de insectos se ceban en él. Entre ellos unas hormigas negras que descubren la existencia de un bote de hojalata lleno de terrones de azucar y cargan con él en un un viaje peligroso y muy trabajoso.T

La  gesta del grupo de hormigas se ve rapidamente obstaculizada y hostigada por un grupo de hormigas rojas, muy agresivas, que pretende robarles el cargamento. La mariquita ayuda a las hormigas a escapar y luego a defenderse.  Las secuencias del asedio del hormiguero pacífico por un desmesurado ejercito de hormigas rojas parece surgir de los cantares de gesta y aun siendo una pelicula para niños, los adultos no serán inmunes a la emoción y el encanto de la historia en la que la mariquita acaba convirtiéndose en el héroe salvador.

Una magnifica banda sonora puntea los momentos de tensión y el desarrollo de la trama, ya que no hay diálogos, al menos humanos, sólo ruiditos y tonalidades que emiten los insectos para comunicarse. A fin de mostrarnos lo que sienten los personajes, sólo se confía en los grandes ojos simples que muestran sus emociones. La historia sabe a poco y hay que felicitar a esa pareja de directores y al equipo de animación y sonido por hacer un producto muy atractivo con la gran simpleza de los dibujos lineales sobre un fondo real, algo muy clásico pero que aquí resulta dinámico y sugestivo. No se la pierdan y lleven a sus niños..

 

 

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
3 junio 2014 2 03 /06 /junio /2014 07:59

    foto3.JPG 

Unas cinco horas, más o menos, puede echar uno en esta caminata que tiene un valor añadido, unas cuevas donde nuestros más remotos antepasados dejaron la huella artística de su azarosa existencia. Se trata de las pinturas rupestres de Font Vilella, situadas a unos 7 kms al suroeste de Tivissa, población rica en restos arqueológicos, en lugares de gran belleza y en rincones encantadores, de la que ya hemos escrito en otras ocasiones y aún habrá más dada la característica de centro radial senderista (no muy conocido) que esta población ostenta a la chita callando.

Salimos de Tivissa desde la parte superior del pueblo (Parque de bomberos) y bajamos hasta el valle por las calles descendentes hasta encontrar un letrero que señala la pista hacia San Blai. Dirección oeste, entre olivos y almendros, pequeñas explotaciones rurales. La pista de sant Blai, por donde descenderemos a la vuelta, la dejamos a la derecha y cogemos la pista que sube por el barranco de Pradells hasta el coll de Maula y el Morral de Peña Roja.

La pista, muy bien cimentada, va subiendo intensamente, entre carrascas y arboles frutales, encinas y pinos. Vamos viendo  a nuestra derecha como se extiende el gran valle de Tivissa. En una hora más o menos de subida incesante llegamos al Coll de Maula desde donde tendremos una excepcional vista del pueblo, arracimado en torno a la torre de su iglesia, la sierre de Perelló, la  de Llaberia al nordeste, y al otro lado el valle de Peña Roja, la plana de Bulgar, y la sierra de Cardó. Al fondo, azulados por la distancia y con su caracteristico y sensacional perfil, los Puertos.

foto4.JPGVamos dejando a nuestra derecha el sólido morral de Peña Roja y al sol de la mañana comprendemos el nombre, viendo como el sol arranca destellos rojizos de la vertical pared de la roca, lugar muy conocido de escalada. Seguimos hacia el sur en dirección a las Cuevas de Vilella. Dejamos a un lado el "ullal de la Costa del Moro", un agujero en la roca por donde mana agua     después de una buena lluvia. Hay que estar atento a un camino que surge a la izquierda (SE)  y lleva a la sabina de Polesso y el barranco de les Covetes. Todo el barranco está sembrado de márgenes de piedra seca que van formando terrazas, una encima de la otra. Admira el enorme trabajo que los antiguos campesinos de estos lugares hicieron con gran pericia para lograr espacios de siembra en unos perfiles de terreno angostos y empinados. Todo el macizo que vamos a recorrer está plagado de estos margenes desde el siglo XVIII, de los que quedan restos muy visibles y que, segun dicen, si los pusieramos uno junto a otro formando una línea, daría la vuelta al mundo por el ecuador varias veces.  

    Pasaremos junto a un maset derruido, con su pequeña era y una cisterna, hasta llegar a un coll donde comenzamos una empinadísima bajada (hay que ayudarse con las manos, cogiéndose a ramas y arbolitos para evitar caidas y resbalones) que nos llevará en dirección sudoeste hacia el barranco de las Covetes, nuestro destino. Para llegar al comienzo del barranco hay que pasar por un estrecho desfiladero en el que las rocas por la erosión del agua y el viento han adquirido unas fantasmales formas. Es como si viéramos la puerta del purgatorio de Dante, aunque al traspasarlas nos encontramos con un  paraíso de serenidad, belleza y suaves colinas arboladas.  

El sendero desemboca en una pista forestal que nos lleva entre arboles y sembrados por el fondo del barranco. Dejamos una masía grande, en funcionamiento, a la derecha, hasta entrar en el barranco citado llamado también de Fogassos. En las cercanías de la masía encontramos un lugar idílico lleno de arboles frutales y un cartel nos advierte que en los lugares oscuros y humedos de la zona se encuentran ejemplares de Falgueras, una planta preshistórica que aun se reproduce y que fue testigo de la vida de los dinosaurios. Seguimos bajando por el barranco y la pista se bifurca. Hemos de seguir hacia el NE hasta llegar a unas imponentes rocas rojizas que guardan el sendero de entrada a les Coves de Vilella. Alli se encuentran las tres cuevas que ya citamos en el recuadro y que fueron descubierta en 1921 por Jaume Poch. El lugar es silencioso y tranquilo. Merece la pena sentarse junto a las cuevas y descansar un rato escuchando el canto de los pajaros y el murmullo del viento entre los arboles que cubren toda la zona.

Seguimos sendero arriba por el llamado Clot de Missamandell, un camino con desnivel mediano que circula entre plantas abundantes que cubren el sendero y zonas de rocas desnudas que forman como el lecho de un torrente. Encontramos una pista que debemos seguir a la derecha hacia el coll de Maula. Unos veinte minutos mas tarde llegamos nuevamente a la vista del morral de Peña Roja y el desvío donde, al principio tras superar el coll de Maula nos dirigimos hacia la Sabina de Polesso. Ahora en lugar de volver hacia el Coll de Maula cogemos el ramal de la derecha que lleva a Sant Blai, a fin de completar el circular. Pasamos junto al gran Mas de Rojals, con una vista excelente sobre el barranco, y bajamos por la pista de la ermita, con su sólido edificio rojizo, sus cipreses, la recortada cresta rocosa del Castell dels Moros (documentado en el siglo XII, aunque ya no existe) y su generosa fuente de cuatro caños. La ermita actual fue construida en 1858, estilo neogótico, pero fue levantada sobre una construcción medieval. Aconsejamos coger el caminito que desde la parte trasera de la ermita sube a la cresta rocosa y a la cruz. Gozarán de una vista espectacular sobre Tivissa y sus alrededores. Una vez dejado atrás todo ese lugar de  esparcimiento y las fuentes,  bajamos hacia Tivissa por la pista hasta que, recién cruzado el desfiladero de escalada, una vez en el coll opuesto, cogemos el GR7 que sube a la derecha de la pista --ésta lleva en una media hora a la población--, con lo que nos evitamos el largo paseo por asfalto y recuperamos el placer de caminar por sendero. El GR nos dejará justo encima del parque de Bomberos.

NO SE PIERDA

 

    foto11.JPGLas cuevas se encuentran junto a una explanada donde se está la fuente Vilella ( en esta época, sin agua). Las oquedades están en tres puntos diferentes y dos de ellas requieren cierta habilidad montañera para grimpar y desgrimpar en el roquedal donde se encuentran. La otra es accesible en un paseo sin complicaciones. Lo malo de estas cuevas es que las pinturas no están a la vista, como en los abrigos que menudean por esta zona, sino bastante dentro del recinto, con lo que es imposible verlas debido a que se han colocado vallas de hierro y cancelas para impedir el libre paso y con ello evitar el vandalismo tan habitual en nuestro país (y en otros muchos: el vandalismo suele ser marca del género humano). No obstante el recogido valle, con su silencio y sus bosques y rocas, merece una tranquila visita y unos minutos de reflexión contemplativa. Las cuevas toman los nombres, bastante gráficos, de "Ramat", "Cingle" y "Del Pi". De todas formas el excursionista disfrutará de los rincones donde se abren las cuevas (la del "Cingle", como su nombre indica está horadada en una pared bastante inaccesible, a la que hay que llegar escalando a manos libres) y podrá ver en carteles puestos al efecto, el aspecto de las pinturas. El "Ramat" tiene un conjunto de ciervos y cabras realizado con pintura roja amarronada. La del Cingle es una sola figura de 32 cm. de alto, un arquero que se dispone a disparar el arco. Mientras que las figuras del Pi, bastante dificiles de percibir, son cinco figuras humanas , cazadores seguramente en gestos activos de movimiento. Pertenecen al llamado estilo "naturalista o levantino" y están datadas al final del epipaleolítico (del 6000 al 5000 a.C.)

 

DOCUMENTACION

El libro "Muntanyes de Tivissa-Vandellós" editado por Piolet y escrito por un grupo de jóvenes biólogos, geólogos y geógrafos, amén de deportistas y montañeros, es interesante y suficiente para cualquier caminante que quiera conocer estos lugares. Piolet también ha editado un mapa 1:15.000, intitulado "Montanyes de Tivissa", en el que se pueden seguir los caminos apuntados. Ambos están disponibles en librerías especializadas y en nuestra tierra, la indispensable librería Serret en Vallderrobres.

 

 

 

   

   

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en excursiones
Comenta este artículo
2 junio 2014 1 02 /06 /junio /2014 09:34

Buda_exploto_por_verguenza-169207768-main.jpg

He aquí una película del 2007 que parece mucho más antigua y tiene esa pátina de respeto de los clásicos de otras culturas, realizada con pocos medios, actores no profesionales y una cámara de trabajo de fin de carrera en cualquier escuela de cine occidental, pero al mismo tiempo con una carga realista, documental casi y de una entrañable gama de sentimientos y emociones humanas, que la hace comprensible y digna de ser contemplada en cualquier cine del mundo y sobre todo resulta ser muy valiosa en el nuestro, tan escaso de valores esenciales y de respeto humano.

Su pequeña protagonista, nada de dechado de belleza infantil o de ambición interpretativa de imitación adulta, es una niña completamente natural, espontánea, evidente, perteneciente a una cultura, la afgana, que tiene a las mujeres como un género inferior y dentro de una sociedad rural, un sector bastante mísero, que vive en cuevas y trata de sobrevivir en un medio sucio, polvoriento y bastan te primitivo y violento. Las cuevas donde vive la niña rodean la gigantesca hornacina natural excavada en la montaña donde extaba tallado en la roca un enorme Buda que fue volado --hazaña tristemente célebre-- por los talibanes. Baktai, la niña, tiene seis años y comienza a ir a la escuela para aprender a leer. En su camino es acosada por una banda de niños un poco mayores que ella que reproducen el mundo de violencia y guerra en el que han vivido sus mayores y lo hacen con semejante crueldad. La niña es metida en un hueco en la tierra y roto su cuaderno escolar, amenazada de ser lapidada ya que la obligan a personificar a un "enemigo" prisionero. El juego infantil parece pasarse de la raya--la niña es obligada a ponerse una máscara de papel para que no vea como la lapidan-- y el espectador se pregunta con ansiedad si realmente llegarán a herir a la niña o si algún adulto detendrá a los pequeños salvajes que, lo repito, solo están imitando la violencia y el odio que ha rodeado sus vidas.

La dureza del mundo talibán, ante los ojos de una niña inocente que sólo suspira por encontrar un sitio en la escuela de niñas y aprender a escribir y a leer, conforma una pequeña odisea de ansiedad, frustración e ilusiones, en los que la pequeña --un prodigio de "interpretación" y su vecinito (que aparecerá para desviar hacia su persona la violenta manía destructiva de la banda de niños) nos mostrarán un episodio menor, casi anecdótico , de una forma de existencia que nos sorprende y nos alarma. La película fue dirigida por Hana Makhmalbaf, una joven de 19 años y fue presentada en el festival de San Sebastián después de superar otra odisea de dificultades para realizarla y distribuirla. Vale la pena rescatarla del olvido a través de los clubs de dvd y de la cinemateca. La denuncia valiente de la condición de vida de las  mujeres, y las niñas, en países como Afganistán, tiene un proceso de concienciación perfecto en películas como esta, en la que a pesar de los defectos formales debidos a la bisoñez de la directora, lo cierto es que logra perfilar un mensaje nítido y honesto de una realidad. No se la pierdan.

 

 

 

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
1 junio 2014 7 01 /06 /junio /2014 07:46

aprendiz-de-gigolo-cartel-1.jpg

Casi todo en esta película suena a "deja vu", desde el cartel cinematográfico, --¿no recuerdan la cinta de Kevin Spacey enamorado de una jovencita que aparecía desnuda bajo un lecho de pétalos de rosa? Se trataba de "American Beauty"-- hasta los personajes y los diálogos, puro estilo "casual" de Woody Allen que interviene en la película haciendo de sí mismo, bajo la batuta directorial y la compañía de John Turturro, un encomiable actor que aquí parece tímido y apocado ante su compañero.

La historia de este prostituto a tiempo parcial no sigue después de un prometedor comienzo las líneas que un Woody Allen le hubiera dado, sino que se pierde en consideraciones laterales y éticas que acaba difuminando el olvidable aunque no mal producto. Guión, dirección e interpretación de Turturro, que no se guarda ninguna carta y lo plantea todo con sencilla honestidad. Algunos momentos divertidos y lo más interesante y válido las pinceladas culturales que muestran el submundo judío en el corazón de Nueva York, con sus reglas, sus costumbres, sus guardianes y sus propios jueces,  al modo bíblico.

Al final la estolidez e indiferencia del protagonista que interpreta Turturro, y no olvidemos dirige la película, parece contagiar el ánimo y la dinámica de la acción, haciendo que la tensión pierad fuelle e interés y todo se diluya en una desarrollo tan poco convincente como el final. Sharon Stone, Liev Screiber (chocantes los ricitos de su atuendo judío) y Sofía Vergara componen con más o menos histrionismo sus no demasiado agradecidos papeles. Resumiendo: uno empieza la pelicula pensando que se ha equivocado de cine y ha entrado a ver una de Woody (hasta los créditos en negro y blanco y la musica de jazz están calcados), se desarrolla pensando que Allen no está en uno de sus mejores días y termina sabiendo a ciencia cierta que no se trataba de Allen, aunque él mismo salga en la peli derrochando cinismo y equívocos.   

 



Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens