Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
13 abril 2014 7 13 /04 /abril /2014 19:08
Un_lugar_solitario_para_morir-118052374-main.jpg
Película desconcertante que transita por los caminos del cine de alpinismo en la primera parte y se desvía a un thriller sangriento y violento en la segunda. Las tomas alpinistas excelentemente rodadas por el británico Julian Gilbey. Nos cuenta una historia de montañeros, cinco jóvenes, que en mitad de un bosque encuentran un zulo con una niña croata dentro. A partir de ese momento las muertes se van sucediendo y hay un confuso --no explicado en ningún momento-- añadido de dos asesinos primeos que hostigan a los montañeros y a su vez son asesinados por dos "senderistas" que siguen con el trabajo hasta que eliminan a tres de los montañeros y los persiguen hasta un pueblecito escocés en fiestas. A partir de ahí ya el asunto se desmadra, al mismo tiempo que se aclara el secuestro de la niña y entran en escena extraños agentes británicos junto con el enviado del padre de la niña (un conocido asesino bosnio). Más muertes, la mayoría porque sí y un final apoteósico con la muerte del cuarto montañero y algunas otras personas que solo pasaban por allí. Las secuencias montañeras excelentes, desde el principio mismo de la película, con un accidente de montaña muy realista. Desconcertante hasta el final.
Las lejanas tierras de las montañas escocesas no muy bien aprovechadas por la cámara, perdida en las incidencias de la huida de los montañeros con la niña mientras son cazados literalmente primero por dos asesinos y luego por los otros dos que no sabemos de donde vienen.
Melissa George compone una heroína atractiva que será la encargada de salvar al final a la niña dejando a sus espaldas una buena provisión de muertos, disparos y excesos, al estilo de "Deliverance" pero con el aditamento de las mafias del este, los secuestradores violentos y acanallados, interpretados por Sean Harris y Karel Roden.
Por tanto si van a verla se sentiran enganchados desde la primera secuencia y luego interesados hasta llegar a la parte de los asesinatos y ahí la cosa se deslavaza un poco. Pero aun así se deja ver, aunque ya con otro criterio. El de la salvajada gratuita  y excesiva.

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
12 abril 2014 6 12 /04 /abril /2014 08:20

3155.jpg

Con el sello de Kairós aparecen tres libros singulares dedicados a la presunta dialéctica histórica entre Ciencia y Consciencia, es decir la via científica a la espiritualidad,  facilitada por los ultimos descubrimientos de la Fisica Cuántica, que tiene asombrados por igual a científicos, a pensadores y a meditadores. La ya casi tópica relevancia de las tradiciones espirituales hindúes, chinas y japonesas sobre sus milenarias intuiciones poéticas que describen de forma literaria o filosófica la realidad cuántica descubierta por la ciencia en los ultimos cincuenta años, es analizada por un profesor de física cuántica norteamericano, Amit Goswami , por un orientalista español, Fernando Díez, y en tercer  lugar por el físico y filósofo británico Peter Russell. Los tres comparten no sólo una formación técnica acrisolada sino una dedicación intensa al estudio de la espiritualidad e incluso una práctica meditativa que de alguna manera completa el cuadro y les autoriza a hablar en primera persona de sus propias experiencias.

Quizá el más teórico y más complejo, una información más difícil de decodificar, sea el volumen "Ciencia y espiritualidad" de Amit Goswani, mientras "Ciencia y Consciencia" de Fernando Díez y "Ciencia, conciencia y luz" de Peter Russell comparten una misma vocación, lúcida y de sencilla exposición de ofrecerse como manuales prácticos para entrar en los procesos de la conciencia, un elemento fundamental para conocer la realidad de semejante --y sorprendente-- importancia como el tiempo, el espacio y la materia. Quizá el más ilustrativo --y creativo-- de los tres interesantes volúmenes sea el de Russell, en el que se nos ofrece el elemento de la luz como un puente que une a la ciencia y al espíritu en la conformación del mundo que llamamos "real". Quizá el orden con el que leamos estos clarificadores libros sea importante para completar el escenario de una nueva visión del mundo, un nuevo paradigma del conocimiento. Sugiero empezar por el libro de Díez, una introducción clara a la física cuántica y su relación intima con la nueva espiritualidad, seguir con el de Goswani, que ofrece un mayor nivel de conocmiento de esa dialéctica y acabar con el de Russell, que aporta un concepto nuevo y enriquece el conjunto. Esencial lectura para todos los que creen en la dimensión espiritual de la vida.

FICHAS

CIENCIA Y CONSCIENCIA.-Fernando Díez.-204 págs.; CIENCIA Y ESPIRITUALIDAD.- Amit Goswami.-Trad.Antonio Fco. Rodriguez, 241 págs.- CIENCIA, CONCIENCIA Y LUZ.-Peter Russell.- Trad.Silvia Alemany.129 págs.- Los tres editados por Kairós.

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
11 abril 2014 5 11 /04 /abril /2014 09:11

la-habitacion-oscura-9788432215728.jpg

Isaac Rosa, que ya nos sorprendió con la carga irónica de "Otra maldita novela sobre la guerra civil", "El país del miedo" o "El vano ayer" busca en el símbolo lúdico y erótico de una habitación oscura donde se encierra ocasionalmente un grupo de jóvenes durante un período total de quince años, una metáfora sobre las actitudes, sueños, represiones, carencias y comportamientos de una generación (la del autor, nacido en los setenta) que ha entrado en la madurez con la sensación de que les han  engañado, que viven un fraude generalizado y que hagan lo que hagan, la vida "de fuera" siempre será más negra y falta de esperanza  que el desafío de la oscuridad buscada en el ámbito confuso pero intenso de la habitación, el reducto íntimo y paradójicamente privado de identidades donde las cosas tienen siempre el remedio voluntario de abrir la puerta y salir.

Como en su anterior novela "La mano invisible", Rosa nos sitúa frente a un grupo de personas, mas o menos de la misma edad --en la novela anterior es un grupo de doce trabajadores, en ésta doce amigos, seis hombres y seis mujeres-- que a través de la dinámica individuo-grupo, soledad-sociedad, van afrontando los problemas sociales y económicos, políticos y de represión o rebelión de la época actual, de esta crisis  que ha supuesto un rotundo mentís al estilo de vida de toda una generación, a la que el capitalismo imperante había prometido un paraíso de cuentas corrientes bien surtidas, empleos seguros y libertad protegida. Novela de denuncia social sustentada al mismo tiempo por la poderosa metáfora de una habitación oscura donde los protagonistas van liberándose de sus propios fantasmas sexuales en un ambiente de impunidad y anonimato donde todo está permitido.

Pero no se confundan, Rosa no nos ofrece una novela erótica, una narración de orgías permanentes. Hay un sexo ingenuo y sin esperanza, reiterativo y cansino a la postre, pero tanto los personajes, María y Raul, Sergio y Olga, Jesús y Pablo, Víctor y Susana, Sonia y María, Silvia, que nos van relatando --a través de un narrador coral o también con la voz de alguno de los personajes-- sus vidas, pero también el proceso de degradación de éstas empujadas por la paralela degradación de los sueños, la pérdida de la ingenuidad, la ruptura de la seguridad. Los primeros capítulos rememoran desde la reunión final, la historia desde sus comienzos, "¿Quién propuso construir una habitación oscura? Qué mas da, cualquiera de nosotros". Las risas y las emociones de los inicios dejan lugar a un despiadado relato de la caida irremisible de las ilusiones,  el dominio oscuro  del desasosiego y la desesperación.

Los capítulos dedicados a ese proceso de deterioro van siendo acompañados por otros, titulados REC,  donde se nos cuenta el contenido de las grabaciones espía que efectúa Jesús a través de ordenadores para poder chantajear a grandes ejecutivos, una forma de venganza social que quizá sea, a mi entender, lo menos acertado de una novela densa, bien construida y realzada por un estilo austero y directo, una estructura narrativa bien trabada y de una sugestiva complejidad. Una novela social, al estilo de las que se escribían en España a partir de mediados del siglo pasado, con el espíritu de denuncia de las grandes novelas del siglo XIX pero adecuándose a una formulación crítica de los conflictos sociales muy actual, de estos comienzos del siglo XXI. Novela moral asímismo  que se estructura dentro de los principios sociales en boga, la solidaridad de clase, la rebelión frente al poder, pero también mostrando sus aspectos negativos, la desunión entre los que sufren esos abusos del poder y la escasa y fácilmente olvidada conciencia social de las clases menos favorecidas. La habitación oscura resulta ser un medio idóneo para "olvidar" una realidad negativa y agobiante, "Mientras follábamos el mundo se desmoronaba", escribe en la página 158. Pero eso no era suficiente y la ruina exterior llega a contagiar el ámbito cerrado para llevarlo a un final abrupto provocado por la traición, las delaciones y las mentiras. De una forma alambicada pero inevitable, el poder político o empresarial apenas se ha inmutado por los ataques, pero se toma cumplida venganza. Un dilema moral que la novela explicita de forma cruda. No es posible la esperanza y somos responsables de ello. Novela social que retrata a la generación nacida con la democracia, nacida entre los algodones de una falsa prosperidad, una generación que no ha tenido que luchar por sus derechos, que no ha tenido causas que salvar, una ética para vivir y una razón para mejorar. A la que se la ha engañado con promesas y con el espejismo del consumo irresponsable. La generación perdida del siglo XXI.

 

FICHA

"LA HABITACIÓN OSCURA".- Isaac Rosa.- E. Seix Barral. 248 págs.

 

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
10 abril 2014 4 10 /04 /abril /2014 09:19

At_Middleton-831968617-main.jpg

Dirigida por Addam Roggers, parece ser un "remake" de aquella maravilla del cine que fue "Breve encuentro" de David Lean, tan copiada en los últimos tiempos. Aquí se trata de un estirado cirujano cardíaco y de una alborotada dama, ambos padres de dos mozuelos de distinto sexo que a los 18 años acuden a la universidad de Middleton para conocerla y decidir si van a estudiar alli sus respectivas carreras. Al llegar a la Universidad se conocen los cuatro personajes entre sí y la historia nos cuenta lo que ocurre en las menos de doce horas en que conviven en las instalaciones del campus. La trama, que podría haber dado mucho juego en las manos de un Willy Wilder, resulta algo inane y forzada en las del desconocido Roggers. Esta breve historia de amor  no da para mucho más, a pesar de los esfuerzos algo histriónicos de Andy García --que le pone mucha voluntad para parecer gracioso o conmovido o estirado y la réplica de Vera Farmiga que roza el histerismo y la prepotencia pero lo equilibra con las emociones (excesivas) que deja traslucir. Los chicos jóvenes no pasan de pasables y voluntariosos.

La historia se cae por inadecuada y poco verosímil cuando se nos muestran unos sentimientos en dos personas razonablemente adultas que estallan en unas horas. Al menos en la cinta de Lean la brevedad es más relativa. Aquí se vuelve casi inexplicable como fuente de tales sentimientos en personas relativamente cultas y formadas (los jóvenes, sin embargo, se mantiene en la normalidad). Historia sosa y frustrada que levanta algunas sonrisas y la mayoría de las veces un poco de verguenza ajena. Película soslayable.

 

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
9 abril 2014 3 09 /04 /abril /2014 09:42

 

 El director francés François Ozon insiste en los problemas de la adolescencia que ya analizó sorprendentemente y con éxito en su anterior película, "En la casa", donde rozaba la patología de un adolescente, un personaje ambiguo, encantador y sumamente peligroso. En "Joven y bonita" vuelve a mostrarnos un sutil juego con la moralidad social y la ética personal o la falta de ética, la amoralidad o, lo que es más preocupante, la sintonía con unas actitudes y comportamientos que parecen estar comprendidos en las posibilidades que ofrece el "ambiente sociocultural" del momento,  el que envuelve a los adolescentes que ya casi son adultos, pero que les mantiene y justifica una "inocente" libertad de prejuicios. Es decir esa clase de jóvenes que, fagocitados por la estruendosa falta de ética de la sociedad en la que viven y de la que se hacen eco los medios de comunicación, dia tras día, deciden seguir sus instintos o su capricho pues no conciben que hay reglas morales que deben respetar, a tenor de lo que ven a su alrededor.

Isabelle, una chica de diesiseis años está muy interesada por el sexo y tras una primera experiencia poco satisfactoria decide iniciar una "aventura" que le lleva a la prostitución de lujo via internet. Lo delicado del tema, que se presta a  historias moralizantes o despendoladas, rozando la pornografía, según sea el director, en Ozon se vuelve una sensual invitación a transitar por el filo de la navaja de las convenciones, la hipocresía, el deseo y la amoralidad, combinando lo sórdido del tema con la amoral actitud lúdica y experimental, hedonista y curiosa de una adolescente que ha descubierto la potencia fascinadora brutal que tiene su cuerpo y lo utiliza sin reparo, buscando el placer y también el dominio, el poder omnímodo del sexo joven sobre adultos carenciales.

El relato lo configura Ozon, a la manera de otros ilustres directores europeos, siguiendo el orden de las estaciones del año, dando un valor simbólico de proceso de maduración de la trama a cada una  de ellas. Como suele, Ozon, muestra su conexión con la sensibilidad femenina y las distintas mujeres de la trama, principalmente la madre de Isabelle y ella misma, que componen un complejo entramado de emociones y sentimientos, sin olvidar a la esposa de uno de sus clientes, una composición hipnótica de Charlotte Repling, todo fortaleza y sabiduría en su papel de mujer madura que parece comprender en cierta forma a la jovencísima prostituta inconsciente. Marine Vacth, Isabelle, compone una protagonista que devora la cámara con su encanto físico y fascina por su desenvoltura amoral. Ozon no juzga a la bella joven y nos va trasmitiendo el desarrollo de la trama con la misma naturalidad que una historia narrada por un cuenta cuentos.

En cualquier caso, lo único poco inspirado de esta película es la insipidez de su título. Todo lo demás, dirección, interpretación, música, ambientación, ritmo, fotografía, es excelente. Incluso la habilidad de sortear la pornografía, la gestión de la epidermis femenina para no cruzar la línea sensible que convierte una película --ni siquiera erótica, aunque si muy sensual--sobre sexo en una cinta no pornográfica. La carga interna que emana de la trama inspira reflexión. Y profunda. Empezando por la pregunta obligada, ¿qué es lo que motiva a la protagonista, una niña rica, para prostituirse, si descartamos el dinero como secundario y la necesidad por inexistente? ¿El amor obsesivo al sexo? ¿El deseo de traspasar los límites? ¿El dominio sexual? En ningún momento Ozon nos deja ver más que la suma probable de todo esto, pero no nos muestra un razón o causa decisiva.

Es una de esas peliculas que uno debería ver un par de veces para aclarar sensaciones e ideas.

 .

 

 

 

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
8 abril 2014 2 08 /04 /abril /2014 07:46

la-gran-belleza-cartel.jpg

 

Pretenciosa, a veces hueca, reiterativa, vacía aunque ferozmente atractiva película a caballo de Fellini, algo de Antonioni y un toque a lo Ettore Scola, pero siempre rozando una fuerza, una poesía y una inteligencia que no acaban de tomar cuerpo en el discurso banal, frívolo y colorista de un filme sobre la inanidad de la vida, la vejez pretenciosa y patética y la irremisibilidad caprichosa de la muerte. Hollywood quizá no se ha vuelto a equivocar con su Oscar a la mejor película extranjera, como tantas otras veces en el pasado y las que vendrán en el futuro. Es un recordatorio de una Italia bendecida por el descaro guiñolesco de Berlusconi y la prepotencia de un cultura de gigantes que se ha convertido en un circo, pleno de enanos subidos en hombros que no le corresponden.

Pero no nos equivoquemos, están las huellas del cine italiano más llamativo, cierto, pero también la mano bastante experta de Paolo Sorrentino. El cañonazo que abre la película es la señal de salida para una carrera inverosímil por el guiño colorista y fantasioso de una cierta sociedad italiana del glamour. Y para mostrarnos ese carnaval delirante y ruidoso, Sorrentino nos hace pasear por Roma, sus palazzos, sus fuentes, sus monumentos y todo acontece como en un sueño perverso, una fiesta de barroquismo y frivolidad, acompañados por la flemática sonrisa irónica de un "cicerone", Toni Servillo, una especie de Petronio romano que nos muestra la decadencia de una clase que se fagocita a sí misma, entre la dictadura del sexo y la vanidad de la riqueza. Y Roma siempre presente (el protagonista, un escritor que vive de escribir crónicas de sociedad y que se hizo famoso con una primera y unica novela,) y con esas venerables y hermosas piedras y invadida por los humanos de El Satiricon llevados a nuestro tiempo. Uno confía en ver aparecer la carátula libidinosa y mortuoria del mismísimo Berlusconi en una de esas fiestas. Sorrentino sigue fiel a su talante y como en "Il Divo", ese retrato feroz de Andreotti, pero en esta película el actor Servillo --parece rememorar al Marcelo Mastroianni de "Ocho y medio", sin su trágica resolución--se convierte en una especie de Principe socarrón de la Tinieblas, para dejarlo acabar inocente y nostálgico en un final poético y de escasa energía, tras haber destrozado con su palabra ácida la intolerable banalidad de esa vida. Y así, La gran belleza, nos viene a decir Sorrentino, sólo pertenece al pasado. El presente es un fatuo esperpento. Y nos inunda con secuencias tan magníficas y teatrales como la pequeña y deformada santa y las cigueñas, o las fellinianas fiestas al aire libre y sus equívocos prelados o las performances artísticas que bordean el ridículo y que son denigradas por el afilado humor del viejo escritor. Película que atrerá encendidos elogios y también diatribas escandalizadas. Pero hay que verla.

 

     
     
     

 
Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
7 abril 2014 1 07 /04 /abril /2014 07:42

lore-2012-cartel.jpg

La tremenda debacle del III Reich sigue enriqueciendo el bagaje del cine contemporáneo desde "La caida de los dioses" a "Malditos bastardos" por citar dos posibles extremos de la amplísima gama.. En esta ocasión, "Lore" nos enfrenta a una visión original enclavada en los últimos meses de la vesanía nazi, en el agobiante final del desastre, desde los ojos y las vivencias de los miembros de una familia perteneciente a la elite secundaria del poder militar de la cruz gamada. La visión se vuelve más particular aún al contarnos la historia basándose en la mirada de los cinco hermanos de un arco de edad desde pocos meses, el bebé, hasta los quince años de Lore. Tres chicos y dos chicas, en esa gama correlativa de edades que son sacados de una vida muelle en la que no falta de nada y lanzados a un mundo en guerra, donde deben luchan por sobrevivir como pueden en el caos, el horror, la miseria y las necesidades de un país en ruinas que va siendo ocupado por los vencedores. Mientras cruzan el país agónico en busca de la seguridad de la casa de la abuela, las secuencias desoladas van sucediéndose, desde el grupito de niños portando un bebé en un carrito, hasta la muerte de uno de los pequeños. Con una nota añadida de gran importancia, la presencia de un joven judío que ayuda al grupo infantil liderado con indecisiones y errores por la joven Lore, y que complicará las relaciones entre ellos, sujetos a los problemas de clara y directa supervivencia entre ellos.

Ese largo, a veces turbio y pesaroso, paseo por los infiernos generará conocimiento, fatiga y dolor. La joven verá la faz más siniestra de una ideología que había sido su forma de vida.El holocausto queda de manifiesto en la sorprendida y horrorizada mirada de Lore. La belleza ambivalente de la fotografía, la pertinencia de la música y un trabajo actoral excelente, muestran con eficacia el entramado de emociones y sentimientos al límite que la situación genera en los niños y la joven. Dirigida por la directora australiana Cate Shortland (también firma el guión) lleva la cinta entre elipsis y sobreentendidos, con una dinámica que se resiente del entramado permanente de hambre, suiciedad, violencia, sensualidad que casi no permite respirar al espectador. La joven Saskia Rosendhal, Lore, nos muestra en la mirada diáfana el desconcierto, la incredulidad y el horror que aocmpañarán el duro viaje de maduración que realiza con sus hermanos. Cautiva por la educación recibida, la joven Lore deberá purgar con errores, fallos, ridícula prepotencia y sufrimiento el acomodo a una nueva realidad, brutal y bastante irritante y mezquina, que le va preparando para una revelación atroz: la evidencia angustiosa de que sus padres, su familia, su modo de vida anterior, habían sido el resultado indirecto de la iniquidad de un régimen político fanatizado y genocida. 

   
   

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
5 abril 2014 6 05 /04 /abril /2014 15:59

la-parte.jpg

Soy un lector empedernido del autor mejicano radicado en Barcelona Rodrigo Frésán. A sus cincuenta años, Fresán domina como pocos ese tipo de novela que siempre linda con lo metaliterario y  lo gozosamente autoreferencial en el dominio exclusivo y candente de la creación literaria. Es el tipo de escritor  que demuestra con su sola existencia, y con su obra surgida de ella, que la Literatura goza de una mala salud de hierro y hablar  de su muerte es un contrasentido porque ella es Vida descrita. Y mientras algo aliente, alguien lo describirá y le dará una historia y un reflejo en una página como constatación natural del genio y el alma del hombre. Y es que "La parte inventada" es una defensa total de la lectura, de los libros y de la literatura como arte existencial y necesario. En ella resplandece la riqueza de la inspiración de Fresan y la soberbia regurgitación de tanto, tantísimo, como ha leido ese hombre y ha disfrutado de una existencia, la suya, surcada por miles de venas literarias, pero no sólo en las citas de tantos escritores, mayormente anglosajones, sino en la recia urdimbre de los relatos y bocetos, propuestas de relatos y temas variados, incluso una novela insertada en la trama, como en "Los monederos falsos" sin que suene a impertinente como acuñó Cervantes. Y en lo general un análisis de los retos estructurales del libro, de la eclosión de un mundo y una cultura --la nuestra de hoy mismo-- pendientes de pantallas más que de páginas, de visualizar más que de pensar, de resumir más que de reflexionar, de copiar más que de crear... y el camino  de la narrativa como el muñequito de hojalata, incansable, que simboliza el mensaje de esta novela de novelas: el tipo --parece más un viajante que un viajero-- con un maletón en la mano que se desplaza gracias a un mecanismo de relojería. Un recorrido que va transcurriendo por la música y los libros, autores como Fitzgerald, Bourroughs, Kurt Vonnegut o John Irving y músicos como Pink Floyd o Bob Dylan. Y todo ello con una rabia y un ocasional mal humor que dan a esta vigorosa novela el sello de lo obvio: hay que enfadarse un poco con un mundo que reniega de la forma más banal de la literatura y los libros, y simepre parece dispuesto a celebrar el fin de la narrativa.

 

FICHA

LA PARTE INVENTADA.- Rodrigo Fresán.- Random House.-576 págs. 22,90 euros.

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
4 abril 2014 5 04 /04 /abril /2014 12:59

butchers.jpg

Después de leer "Stoker", uno queda prendado de John Williams, el  --en Europa casi desconocido-- autor norteamericano muerto en 1994. Y esa impresión se queda confirmada por la novela que hoy les recomiendo encarecidamente. Si "Stoker" era una magnífica novela de ambiente universitario, a la altura de "Adios mr. Chipps" o las novelas de Barnes y McEwan, "Butcher's Crossing" es una especie  de correlato entre el que existe entre Melville y su "Moby Dick" respecto a las novelas del mar, la pesca y los marineros y en el caso de Williams con las novelas del oeste a las que supera por lo elevado de su estilo y temática, hasta el punto de crear un nuevo género del western crepuscular que no tiene nada que ver con el tópico del género y se enroca en las historias de supervivencia en la Naturaleza al estilo de "Jeremiah Johnnson" o el "Walden" de Thoureau.

Un relato duro, sin concesiones, de un realismo minucioso y a veces brutal, pero con extraños y vivificantes rasgos de una cierta trascendencia de la miseria y la mezquindad de un mundo enraizado en la supervivencia . Y así, en varias ocasiones, el narrador abre la ventana a una visión distinta, espiritual, filosófica y tan hermosa como una oración. "EN MEDIO DE LOS CAMPOS Y EL MONTE, ÉL NO ERA NADA; SE SENTÍA RECORRIDO POR LA CORRIENTE DE UNA FUERZA SIN NOMBRE...SE SENTIA PARTE INTEGRANTE DE DIOS, LIBRE Y NO CONTAMINADA...Y ALLÍ, DURANTE UNA FRACCIÓN DE SEGUNDO, CONTEMPLÓ ALGO TAN BELLO COMO SU PROPIA Y DESCONOCIDA NATURALEZA" (PÁG.62)

Se trata de la dramática  aventura del joven Will Andersen, un universitario de Harvard recién licenciado, junto a tres compañeros, un cazador de bisontes, un desollador y un cocinero manco, en un lugar sin límites, en las montañas rocosas de Colorado. Finaliza el siglo XIX y apenas quedan bisontes en las praderas. Pero hay un lugar donde el soberbio Miller, un cazador ya maduro pero fuerte, seguro y experimentado (uno de los retratos más acertados del temple de un héroe anónimo de la supervivencia en la naturaleza hostil) sabe que hay manadas de búfalos listas para ser sacrificadas.

He disfrutado las 358 páginas de esta novela con un placer que me recordaba al niño que fui cuando me abismaba en la lectura de Zane Grey, James Curwood y Feminore Cooper. Quizá lo más relevante de esta novela es su tono decadente, nostálgico apenas, pero triste y realista, una visión descarnada y a veces demoledora y cruel --recuerda mucho al Cormarc Mc Carthy de "En el camino"-- de la agonía del oeste americano recorrida  a veces, como hemos visto, con observaciones inspiradas por el trascendentalismo de la naturaleza de Emerson y el estoicismo de William James.

La Naturaleza pura, salvaje, inclemente, hermosa hasta el arrobo y tan peligrosa como una víbora, mostrada con un estilo austero, unos personajes de contrasres duros, sacrificados, que se curten con los desastres y mantienen una entereza sobria y sin emociones visibles. Perdedores que asumen los riesgos, criaturas desoladas y mezquinas que adquieren una grandeza de héroes clásicos griegos sin darle importancia alguna. La perdecta descripción de los modos de vida de los cazadores, de sus instrumentos y habilidades, de su lucha contra la adversidad o contra la salvaje brutalidad de vendavales, tormentas o fatalidades del camino, hacen de esta novela un extraño documento que en ningún momento es áspero o superfluo. Todo nos interesa y todo tiene un sentido. Esa es la maestría de Williams.

En la pag. 116, el narrador nos decribe como ve Andrews al cazador, Miller, en un momento del viaje a las montañas: "En su silla de montar, Miller parecía una extensión natural del caballo que montaba; caminaba como si el mero desplazamiento fuera una caricia que le hacía al terreno; y su forma de contemplar la pradera le parecía a Andrews tan abierta, libre e ilimitada como el paisaje que contemplaba". Sin duda alguna, una gran novela.

 

FICHA

Butcher's Crossing.- John Williams. Ed Lumen. Traducción de Luis Murillo Fort.-358 págs. 18,90 euros.



Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
2 abril 2014 3 02 /04 /abril /2014 07:46

la-gran-revancha-grudge-match-cartel.jpg

Bueno, ¿qué se puede decir? Un nuevo trabajo producido por el incansable Stallone en clave nostalgia de tiempos y divos de hace mucho, mucho tiempo (tan lejanos como la famosa galaxia). Al estilo de la serie de los Mercenarios y otras muchas. No se resignan a la jubilación y hacen muy requetebién. La verdad es que hasta el plúmbeo mascarón de proa del careto de Stallone logra caernos bien. Esta vez acompañado del único actor que gana dinero haciendo siempre de sí mismo, Robert de Niro. Y lo hace con astucia rememorando a su Rocky Balboa y poniendo a su lado al Jake La Motta-De Niro . ¿Captan? Volvemos a tener a los dos grandes (con otros nombre, of course) que además se odian muchísimo y no paran de darse capones uno al otro. Estrellas del boxeo cinéfilo con más de treinta años a sus espaldas. Ambos se enfundan los guantes y circulan con parsinomia con una película de género que no se olvida de ninguno de los tópicos pero que consigue casi sin esforzarse que nos riamos con esos dos iconos del cine, cada uno a su nivel y en su género propio, que ya casi son de la familia. Dirige sin relevancia alguna Peter Segal (con esos dos monstruos ante la cámara lo mejor es no pasarse de listo, pero este no se pasa ni de tonto. Vamos, casi no está). El resultado: un melodrama lineal, algo largo y demasiado previsible. Lo mejor, los comentarios sotto voce que cada uno de los dos abuelos va haciendo sobre el otro. Una especie de "Extraña pareja" o "Dos viejos chiflados", sólo que en lugar de los gigantescos  Jack Lemmon y su genial antagonista Walter Mattau, tenemos a estos dos respetables veteranos de los guantazos y la mala leche. Y, sobre todo que en vez de tener un guionista extraordinario como estos ultimos, otra pareja de guionistas, Rothman y Kelleher, nos dejan claro que no acaban de saber muy bien lo que tienen entre manos (reproche extensible a la mediocre banda sonora).  Por tanto, película olvidable, aunque tiene a su favor que siempre se pasa bien recuperando a nuestras viejas estrellas que, gracias a Dios, no se toman nada demasiado en serio. 

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens