Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
24 enero 2016 7 24 /01 /enero /2016 09:33
En movimiento

"En movimiento. Una vida" es el último libro del neurólogo y psiquiatra inglés Oliver Sacks, afincado en Estados Unidos, donde desarrolló una fascinante carrera como clínico y también como escritor. Quizá sea una de las personas que más han hecho por divulgar -y de una manera lúcida, sencilla y divertida-- los misterios de la mente, sus patologías extraordinarias, sus poco conocidos poderes y su vulnerabilidad. Las memorias del famoso neurólogo prometían momentos felices y algunas revelaciones interesantes en una persona de su valía. Desde su temprano amor por las motos de alta cilindrada a sus comienzos profesionales con algunos episodios --por ejemplo el que revela el libro y la película "Despertares", con Robert de Niro y Robin Williams que encarnaba al propio Sacks-- sus investigaciones neuropsicológicas, su endiablado ritmo de trabajo, de 18 horas diarias, su pasión por los volcanes o las ondas gravitacionales, sus relaciones familiares y su tempranas y repimidas confesiones de homosexualidad, sus coqueteos con las drogas, principalmente anfetaminas o cocaína, sus enfermedades e incidentes de salud y por encima de todo ello su bondad, humor, capacidad de amor y entrega al servicio de los enfermos reflejado en muchos de sus libros, auténticos best sellers de la literatura científica divulgativa, como "Migraña", "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero", "El tío Tungsteno" o "Alucinaciones",

En un artículo publicado en febrero del año pasado en "The New York Times", Sacks, con 82 años, revelaba a sus millones de lectores que padecía un cáncer terminal con mestástasis en el hígado y el cerebro y que moriría pronto (falleció el 30 de agosto de 2015), pero no sin antes terminar dos libros más, entre ellos "En movimiento". Un libro donde no abandona el tono humorístico y casual, humano y entrañable, irónico y tierno, casi autoparódico de un hombre profundamente inteligente y cultivado que se despide de la vida con una sinfonía literaria íntima que apasiona y conmueve al lector más curtido.

Sacks nos cuenta sin ambages su primer episdio homosexual no consumado en los 50, con un tremendo humor y nostálgica ternura. Hubo más y algunos sórdidos, pero eso forma parte del entramado íntimo inicial de un hombre que mientras estudia neurología en Oxford se apasiona por la Literatura, la Historia y la economía. Investigó, pero al fin se dedicó a la práctica clínica y la consulta en Londres. Marcha a Estados Unidos en los sesenta y le vemos trabajar como un poseso en Los Ángeles. Un médico beatnik con gran poder de empatía que triunfaba como clínico y se atiborraba de anfetaminas, opiáceos y ácido. En los 70 decidió parar el carro de las drogas y del sexo y abrió una época de abstinencia total de 35 años en todos esos campos excepto en el intelectual y en consulta. A partir de ahí nació el doctor Sacks, auténtica estrella para miles de pacientes y millones de lectores. Y comenzó a ejercitar una labor formidable en el campo de la literatura clínica médica y psicológica. En su libro "Con una sola pierna" nos cuenta experiencias psicopatológicas propias a causa de un accidente y lo hace con la pericia de un buen novelista. La delicadeza, la empatía y el humor con el que narraba los casos clínicos que vivían sus pacientes y los propios convirtió sus libros en una lectura soberbia no sólo para médicos y personas del mundo sanitario sino para la generalidad de los lectores.

Mientras la profesión médica lo ninguneaba, el mundo de la cultura le abría las puertas, con guiones de teatro de Harold Pinter, películas como la citada "Despertares", un libreto de ópera con Michael Nyman y otras actividades de éxito. Lo que se desprende de este libro es una inmensa gratitud por la vida y por todo lo vivido, sin falsos remordimientos o consideraciones pacatas o hipócritas. Hay una sana vitalidad socrática que hace sonreir al lector y en cierto modo envidiar a un hombre tan profundamente vital y bondadoso, que ama las motos, los viajes, el ejercicio físco, los deportes y tiene dos obsesiones intelectuales: la ciencia y la literatura. Como Alexander von Humboldt, Charles Darwin o Sigmund Freud, a los que cita en su libro, Sacks se inscribe en la formidable lista de médicos literatos, con la respetable suma de más de setenta titulos en su haber, con varios clásicos en la lista como "Un antropólogo en Marte", "Alucinaciones" o "Musicofilia". En la mayoría de ellos brilla la capacidad para conmover, su profundidad de pensamiento y su sencilla claridad expositiva con ramalazos líricos de extrema belleza.

Como epítome reproduzco el último párrafo de su libro: “A lo largo de mi vida he escrito millones de palabras, pero escribir me sigue pareciendo tan divertido y refrescante como cuando empecé hace casi 70 años.” Y para nosotros leerle, Dr. Sacks.

FICHA

EN MOVIMIENTO.-Oliver Sacks.-Trad. Damiá Alou.- Ed. Anagrama. 378 págs. 21,90 euros.

Compartir este post

Repost0
22 enero 2016 5 22 /01 /enero /2016 22:16
La muerte invisible

Excelente novela realista basada en la catástrofe nuclear de Chernóbil del 26 de abril de 1986. Basándose en las - ficticias- investigaciones que realiza un policía soviético represaliado por sus actitudes y actuaciones contra la corrupción en altos cargos del régimen que es enviado a un destino en Ucrania, justamente en la ciudad de Pripyat, la localidad más próxima a Chernóbil, para desgracia suya el 24 de abril, 48 horas antes del accidente.

Con un estilo trepidante y de factura sencilla y directa, Alberto Pasamontes recrea las horas previas en la ciudad, el encargo banal que debe atender sobre la venta de absenta casera que está produciendo estragos entre los habitantes de la zona en forma de accidentes de circulación por alcoholismo. Casi de inmediato se producirá la explosión nuclear y comienza una emocionante narración de la alarma y el estupor de la población, los intentos criminales de las autoridades de disfrazar y quitar importancia a la tragedia genocida y la búsqueda de los culpables de tamaño holocausto. La narración del angustioso recorrido del policía por las instalaciones convertidas en un infierno radioactivo, la proliferación de muertes y contagiados, la torpeza en la gestión de las autoridades, los casos de impotente heroísmo, se anotan con una frialdad documental sin abandonar las claves tan conocidas del género policíaco con un protagonista duro que esconde una humanidad tierna y acongojada.

A pesar del final novelesco y escasamente probable, fiel a los postulados literarios del género, el libro se lee de un tirón y justifica el premio que ha recibido la novela (el García Pavón de novela policiaca). El título se justifica con los párrafos que el médico jefe del Hospital de Pripyat le espeta al policía cuando este recaba información sobre lo que está ocurriendo: "¿Conoce usted los efectos de la narración?...La llaman la muerte invisible. Se mete en el cuerpo sin avisar, penetra en los tejidos y los destruye. El daño causado y el tiempo que tarde en hacerlo varía en función de la dosis recibida. Pueden ser horas, días o semanas...Comienza con un simple dolor de cabeza que se hace cada vez más fuerte. Luego aparece el resto: fatiga, pérdida de pelo, náuseas, diarrea, hemorragias internas, destrucción de médula ósea...los órganos internos se deshacen literalmente. A veces entre vómitos de sangre, los afectados expulsan trozos de su estómago, del esófago...el dolor es inhumano." (pág. 75).

Una excelente documentación que se facilita en dosis adecuadas y con claridad expositiva van acompañando la desesperada y suicida investigación del policía que, naturalmente, pagará su exposición brutal a la radioactividad. Todo ello suavizado de vez en cuando por los sueños recurrentes del protagonista sobre su esposa, único recurso lírico y sentimental que el autor se permite. En resumen, una novela interesante, sencilla y emocionante que deja una sensación de horror en el ánimo, precisamente por su calidad de documento real.

FICHA

La muerte invisible.-Alberto Pasamontes.- Ed. Reino de Cordelia.- 190 págs.- 15,95 euros

Compartir este post

Repost0
17 enero 2016 7 17 /01 /enero /2016 09:01
Cartas a Vera

Los escritores, como la mayoría de los mortales, no son precisamente acertados en el desarrollo de sus vidas sentimentales y amorosas. Sin embargo, como en todo, hay excepciones. El escritor ruso de expresión inglesa Vladimir Nabokov fue una de ellas. La relación con su mujer Véra duró desde 1923, cuando la conoció, hasta 1977, año en que falleció el escritor. No fue una relación idílica todos esos años -lo cual hubiera sido algo preocupante- sino que tuvo sus altibajos como ocurre en las mejores y más profundas relaciones, incluida una corta infidelidad amorosa de Vladimir y los sinsabores de los continuos viajes de la pareja buscando una vida más tranquila y acomodada, apuros económicos y la inseguridad social de la guerra (la angustia por el nazismo, dado que Véra era judía). Pero la parte más singular de esta larga historia de amor queda reflejada en esta magnífica edición de "Las cartas a Véra", donde queda de manifiesto el talante de esa dama de fuerte personalidad que llegó a integrarse en ese legendario animal bicéfalo que es una pareja humana unida libremente por el amor, la inteligencia, la compresión y el humor.

Véra fue para Nabokov, correctora, mecanógrafa, chófer, ayudante creativa, documentalista, agente literario, consejera legal y, sorprendentemente, guardaespaldas armado. Más de medio siglo de convivencia y de lealtad hacen de esta mujer un personaje casi de la altura de "su" autor, su marido. Aunque se conservan pocas cartas propias de Vèra --ella misma la destruyó para preservar su intimidad -- todas las de Nabokov, un río pocas veces interrumpido, nos permiten apreciar referencialmente la poderosa personalidad de Véra, lo que convierten este libro en un documento inestimable para conocer mejor los entresijos de la compleja personalidad del escritor a contrapunto con lo que él mismo revela a su esposa.

Este libro es, sin duda, tan interesante como cualquier novela de Nabokov y muchísimo más orientadora para ahondar en esa fuerte personalidad de superior inteligencia que fue. Y cómo su esposa, dueña de un carácter íntegro y decidido, era lo más alejada de una sirviente entregada y sumisa. Como el mismo escritor reconoce "Entraste en mi vida...como quien se adentra en un reino donde todos los ríos han esperado tu reflejo y todos los caminos, tus pasos".

Además la lectura de este libro permite observar cuáles son las lecturas que emocionan o irritan al escritor, sus autores preferidos o los detestados, pero sobre todo nos revela algo más interesante aún: todo lo que escribe o desea escribir Nabokov, sus proyectos diversificados en géneros tan dispares como poemas, ensayos, guiones, traducciones, relatos, novelas, obras de teatro y traducciones, muchísimos de ellos frustrados.

La excelencia literaria de Nabokov, y también humana, se refleja en estas cartas de una elegancia extrema en las que entra también el humor, el romanticismo y el ingenio crítico. Muy lejos, por ejemplo, de las obscenas cartas de Joyce a Nora o del remilgado academicismo de Virginia Woolf a su marido Leonard (con la excepción de la última, llamada "nota del suicidio"). Cuarenta y seis años cubre el arco entre la primera carta y la última entre Nabokov y Véra, en las que el lector curioso -y fascinado- penetra en la intimidad creativa y sentimental de uno de los grandes autores del siglo XX, de alguna forma espejo privilegiado de unos años convulsos en la historia de Europa. ¿Habría sido tan brillante la carrera literaria de Nabokov sin la presencia devota y eficaz de Véra, con su gran sentido práctico y su dedicación total?

Es esta una de las grandes historias de amor reales en la literatura mundial. Es una suerte de gran monólogo, la voz de Nabokov, extendiéndose por decenios y dedicada todos y cada uno de sus libros a su inseparable mujer-orquesta, con la que compartía desde la sinestesia, capacidad de ver números o música en colores y el amor a la poesía y la literatura y las mariposas. A partir de 1945, las cartas son menos frecuentes ya que la pareja no suele separarse. Pero es un amor que dura hasta el final, cuando ante el cadáver de su marido, Vèra le sugiere a su hijo Dimitri que alquilen un avión y se estrellen con él. Aún le sobrevivió 14 años.

FICHA

CARTAS A VÉRA.- Vladimir Nabokov,. Edición de Olga Boronina y Brian Boyd. Traducción de Marta Rabón y Marta Alcaraz. RBA, 2015. 832 páginas, 23,94 euros

Compartir este post

Repost0
13 enero 2016 3 13 /01 /enero /2016 10:59
En defensa del error

"Entre la ceguera al error, la amnesia para con nuestros fallos, la falta de una categoría llamada error y nuestra tendencia a borrar inmediatamente las creencias rechazadas, no es de sorprender que nos cueste tanto aceptar que el error es parte de los que somos" (pág 31), nos dice la periodista de "The New Yorker", (tal vez el semanario cultural más importante y leído del mundo occidental) Kathryn Schulz en un libro delicioso, divertido y aleccionador, "En defensa del error"

Como buena ensayista, la autora empieza por definirnos el objeto de su libro: "el error es...la experiencia de rechazar como falsa una creencia que nosotros mismos tuvimos antes por verdadera, con independencia de la relación que tenga dicha creencia con la realidad, o de si esa relación puede determinarse alguna vez". Aunque como buena argumentadora yanqui no se complace e incluso rechaza esa definición por "no bastar del todo para nuestros propósitos" . ¿Cuáles son éstos?

Pues leeremos una buena colección de historias sobre "gente que mete la pata", haciendo distinción entre los que se dan cuenta de que están equivocados (algo a lo que uno suele ser ajeno) e inmediatamente tienen la sensación de estar en lo cierto (por una especie de ceguera genética a l error propio) o como diría Heisenberg con su "principio de incertidumbre": "podemos estar equivocados o podemos saberlo, pero no podemos hacer las dos cosas a la vez". Sutil y divertido.

No se trata de un libro de autoayuda para los que se equivocan ya que, como nos aclara la autora, el volumen es más una defensa del error que una defensa contra el error. En cuatro partes bien diferenciadas la Schulz, nos habla de la historia de las opiniones sobre el error y los dos modelos contrapuestos de éste, para pasar a analizar los factores que permiten que metamos la pata, desde nuestros sentidos, a procesos cognitivos o factores de timo social y relacional. Seguimos con las circunstancias que nos hacen entender mal las cosas y nuestros sentimientos y emociones al respecto. Después analizaremos los riesgos y placeres inesperados que produce la experiencia de equivocarse para terminar en plan positivo con una consideración filosófica clásica, sacar buen partido del error, transformándolo en fuente de creatividad y humor.

Kathryn Schulz, ha viajado, leído mucho y escrito más en su joven existencia. para saber de primera mano la amplia, inabarcable capacidad del ser humano para equivocarse, bastante menos capacidad para reconocerlo y bastante más capacidad para advertir los errores de los demás. A través de una visión historicista analiza el modo de tratar el error durante el transcurso de la historia aportando noticia sobre filósofos, pensadores y literatos. Y complementa esos pareceres con el testimonio de anécdotas sobre errores cometidos en los más variados campos de la actividad humana desde el derecho o la medicina, el amor o la ciencia. No podía faltar la referencia a los griegos, desde Platón y Aristóteles a Epicuro desde Pascal y Montaigne a San Agustin, Spinoza, Descartes, Leibniz, Kant, Max Scheler o Heiddeger. Y desde luego las referencias interesantísimas a Freud (Psicopatología de la vida cotidiana, es un divertido tratado sobre el error), el americano William James, Bergson o Jean Paul Sartre o Camus. El error no deja de ser un elemento de la realidad y de nuestra relación con ella como sujetos sometidos a la dicotomía verdad-error, la ilusión y la contingencia.

Un libro imprescindible, para hacernos pensar. No hay error alguno en decidir comprarlo. Y mucho menos en leerlo.

FICHA

EN DEFENSA DEL ERROR.- Kathryn Schulz.- Traducción de María Condor.- Siruela.364 págs. 24,95 euros.

Compartir este post

Repost0
11 enero 2016 1 11 /01 /enero /2016 14:17
LA SABIDURÍA DEL CORAZÓN

Brillante ensayo de Jack Kornfield, uno de los más conocidos maestros de meditación occidental de raíz budista, ex monje norteamericano de esa práctica espiritual, psicólogo de profesión y autor de un auténtico "best-seller" (en cuanto a su difusión, no en cuanto a la tendencia superficial y consumista de ese género literario) que se convirtió en una guía espiritual para miles de personas, "Un camino con corazón" con su corolario zen "Después del éxtasis, la colada". En este libro, ya desde la portada se nos expone el afán del autor, unir la psiclogía occidental --la mancha del test de Rorschach- al lirismo espiritualista oriental, la flor de loto.

Lo positivo de este libro consiste no sólo en un muestrario lúcido de la práctica psicoterapéutica de Kornfield en los últimos treinta años de clínica sino en las aportaciones de psicología profunda budista adaptada a la vida occidental y contemporánea. Quizá el único defecto, si puede llamarse así, que encuentro en este libro sea la impregnación que, como era de esperar, Kornfield derrocha del poco sutil ejemplarismo anecdótico tan común en los libros de autoayuda norteamericanos. Hay una infinidad de ejemplos "prácticos" donde se esquematiza la eficacia "casi milagrosa" de la terapia empleada, cosa poco verosímil o que lo sería más si también se ofrecieran ejemplos de rechazo o mala praxis e muchos pacientes, cosa inevbitable y que suele enseñar más que los lisonjeados aciertos y aprendizajes tipo "insigth". Y así un libro sugestivo y sugerente sobre psicología efectiva de fuente budista (más de dos mil años de práctica) se banaliza en algún momento con el dichoso complejo moralizante.

Sin embargo el aporte de Kornfield es tan bueno, profundo y coherente que el lector acaba cogiendo el fruto y dedeñando la hojarasca, fascinado por la magnífica enseñanza de la meditación Vipassana o de la atención plena que estructura pedagógicamente y sostiene con impecables cuestiones psico filosóficas y de ética pragmática (perfectamente adaptada a la forma de pensamiento occidental y a los estilos de vida que compartimos).

Este tratado de psicología budista, escrito de una forma amena, racional y científica, sin abandonar ciertos sesgos de lirismo, ecología y medicina psicosomática, es bastante recomendable no sólo a las personas que se sientan atraídas por la faceta espiritual de la vida, sino a los meditadores practicantes (de cualquiera de las disciplinas), a los psicólogos profesionales, médicos, neurólogos, enfermeras y demás trabajadores de la salud o de la enseñanza. Es una auténtica guía de referencia psicológica y espiritual.
Y por supuesto es un reto y una oportunidad vital para todos los que desconfían del budismo, asimilándolo a una religión de las que conocemos, que ignoran lo que realmente es y podrían descubrir un método acreditado por dos mil quinientos años de existencia, que nos enseña la verdadera espiritualidad y nos muestra el sendero que lleva a la paz interior sin olvidar el sufrimiento humano y la muerte como constantes con las que hemos de contar y vivirlas en la aceptación , la compasión y la ayuda.

La meditación, las formas viciadas y nocivas de estilos de vida, el respeto al cuerpo, el conocimiento de nuestra mente y sus engaños , los apegos, el rechazo y los deseos, la sanación, el cambio de polaridad del sufrimiento o el dolor, el perdón -a nostros mismos y a los otros- el amor...todo expuesto sin moralina, ejemplos --demasiados quizá, pero suelen ser muy pedagógicos- apelando al sentido común y el pragmatismo.
Un libro sin lastres orientalistas, escrito en nuestro lenguaje y bajo nuestros supuestos culturales, con claridad y sin fanatismo. Y sin ocultar los esfueros que este camino exige, la disciplina y a veces el malestar y sufrimientos conforme se van rompiendo las corazas con las que vivimos..
FICHA

LA SABIDURÍA DEL CORAZÓN.- jACK kORNFIELD.- Traducción Pilar Alba.- Ed. La Liebre de marzo.- 414 págs.- 25 euros.

Compartir este post

Repost0
8 enero 2016 5 08 /01 /enero /2016 10:23
Francamente, Frank

Novela epilogar de Richard Ford en torno a uno de sus personajes preferidos y más populares, Frank Bascombe, que ya hizo las delicias --sin la admirada repulsa que despierta "Conejo" el personaje gemelo de Frank creado por Updike-- de miles de lectores en la saga que protagonizó compuesta por una trilogía narrativa, "El periodista deportivo", "El Día de la Independencia" y "Acción de Gracias". Ford, un norteamericano sureño de Jackson, Mississippi, es uno de los más austeros y faulkerianos narradores de nuestro tiempo, sólido como una roca, irónico, divertido y lenguaraz que ha logrado diseccionar los defectos y vicios, pero también la energía y el humor, de toda una generación de nortamericanos provincianos y desengañados pero lúcidos a veces y agrios y escépticos en general.

Para el lector, Frank puede ser uno de nuestros vecinos. Ya en la jubilación, habia sido dedicados a vender casas, tiene una indecisa vocación de escritor aompañada con una reflexiva y sarcástica duda sobre su propia valía. A través de la trilogía hemos vivido el abandono de su mujer y la drmática muerte de un hijo. Ahora vive casado con una nicaragüense, fanatizada por la espiritualidad modelo "hágase lo que sea en 25 lecciones" que priva entre los ciudadanos de ese gran país y se muestra desolado por los brutales efectos del huracán Sandy que ha destrozado la región de New Jersey sembrando muerte y desolación.

A partir de su visita a la zona damnificada para dar ayuda a uno de sus clientes, las reflexiones de Frank tienen categoría filosófica. Para él, perder una casa "no es una catástrofe material, sino moral, pues significa extraviarse en el desarraigo". Las cuatro historias que contiene el volumen van tomando sesgos diferentes, en la segunda Ford nos presenta a una profesora de historia, una afroamericana, que habia vivido en su casa actual antes que él y le pide permiso para recorrerla, con su drama a cuesta. Y en las dos últimas partes, Ford se enfrenta a través de personas interpuestas con la enfermedad y la muerte, el Parkinson de su primera mujer y un cáncer de páncreas de un viejo amigo. Las reflexiones de Ford -es decir, de su personaje- alcanzan irónicas cimas del estoicismo guasón y renuente. "la vida es una mala novela, una historia sin acabar, la generación del 45 viaja hacia la nada en "el tren de la gran cagada", la amistad casi siempre es un malentendido, los escritores no tienen gran cosa que decir, pero convierten su insignificancia en un destino". Pero no todo es un mensaje ultimista, lleno de amargura o pesimismo, las historias acaban con un sesgo lúcido en el que anida una cierta poesía de la existencia, de la maravilla de vivir, del encanto y asombro hacia la naturaleza y los más comunes objetos (como cuando muestra su éxtasis ante la naturaleza que recupera su aspecto a pesar del esfuerzo del hombre por cambiarlo, con medios bastante expeditivos, como un huracán o un tifón). La belleza del mundo es una coartada, una justificación. Y lo mejor es aceptar la pequeñez y la discreción del ser humano y aceptar lo que es es. Taoísmo en píldoras con buen sarcasmo y cierta tristeza. Inteligencia a borbotones con una medida dosis de humor y de mala uva crítica.

FICHA

FRANCAMENTE FRANK.- Richard Ford.- Trad. de Benito Gómez Ibáñez.- Anagrama.-232 págs. 18,90 euros

Compartir este post

Repost0
5 enero 2016 2 05 /01 /enero /2016 09:36
La abuela civil española

Con una deliciosa foto de Catalá Roca como portada, esta primera novela de la argentina Andrea Stefanoni, basada en una historia de su propia familia, muestra un apreciable sentido de la narrativa (no en vano Andrea es gerente de una de las más importantes librerías de Buenos Aires y también editora) sencilla, ágil, ajustada y con escasos artificios literarios. La intimidad de lo narrado, la voz de Sofía, nieta de esa abuela -Consuelo- que malvivió la dura posguerra española, en una sociedad rural, provinciana, pacata, represiva, intolerante e hipócrita, circula sin esfuerzo por las vicisitudes de su abuela evitando las trampas del sentimentalismo nostálgico o del disculpable revanchismo de los vencidos, dando el salto dramático hacia el exilio que nutrió los años feroces del régimen vencedor hacia los vencidos y los represaliados. Particularmente admirable es la sesgada visión que nos ofrece de la Guerra Civil en el pueblo, con secuencias casi cinematográficas que apunta solo detalles significativos sin entrar en juicios ni condenas.

Historia de una huída, unos recuerdos difíciles y el esfuerzo y calamidades propias del exilio pobre español en Argentina, la novela circula por el drama sin aspavientos y con cierta ternura. Se nos prepara con los esbozos de la dura vida en un pueblo leonés, Boeza, y la supervivencia heroica de la abuela Consuelo en un contexto laboral -pastoreando ovejas en la infancia y en una mina de carbón en la posguerra- social y familiar agresivo y oscuro, antes y durante la guerra civil. Tras esos prolegómenos se nos cuenta una historia de amor difícil que va encumbrando la trama que toma caracteres dramáticos durante la estancia en Argentina, luchando, una vez más, por la supervivencia, sin heroicidad, con una honestidad austera, sin estridencias.

La novela se lee con amenidad y algo de tristeza que emana de eses vidas marcadas por la lucha cotidiana contra la mezquindad y las dificultades, no en clave trágica sino en esa gris y emotiva mezcolanza de los pequeños dramas familiares que jalonan las vidas de todos nosotros. La autora lleva muchas de las anécdotas reales de su familia a la trama novelesca insuflando un aire de documentado realismo a los trances que marcan las vidas de la pareja Consuelo-Rogelio (un antifranquista sentenciado a muerte) y su descendencia, justificando el aire de ternura y nostalgia que emana de muchas de sus páginas, aunque de controlada emotividad y unas gotas de lirismo que nunca se desborda.

FICHA

LA ABUELA CIVIL ESPAÑOLA.- Andrea Stefanoni.- Ed. Seix Barral.-272 págs. 18 euros

Compartir este post

Repost0
3 enero 2016 7 03 /01 /enero /2016 09:59
Los desayunos del café Borenes

Luis Mateo Díez es un narrador de fuste, un cuentista , en el buen sentido de la palabra, con dominio magistral de las distancias cortas del relato breve, enjundioso y algo teorizante, es de una fértil creatividad en el dibujo de personajes y en el planteamiento de tramas posibles o surrealistas, telúricas o de una magia socarrona o irónicamente ingenua. En la obra que hoy recomendamos juega su doble juego pertinaz y sabrosón, la ficción centrada en los parroquianos de un café "que alineaba con igual determinación las penumbras horarias y en el que no se percibía transición meteorológica del discurrir del tiempo...uno de esos cafés que igual semejan una cueva insondable que un salón desarticulado...una suerte de refugio parasitario". Y, también, por otro lado un "recuento", "Un callejón de gente desconocida" donde el lúcido talante ensayístico del maestro se explaya para hablarnos de los intríngulis del arte de ficcionar, crear personajes, lidiar con el hecho de escribir y sobrevivir a los mil y uno fantasmas que los novelistas suelen alimentar con sus obsesiones. Sagaz híbrido entre la narración costumbrista y las elucubraciones profesionales de un buen escritor, este libro se lee con agrado y un poco de impaciencia, como una relectura en clave hispano provincial de un Pessoa al que la amargura es destilada por la ironía cachazuda de un Baroja.

Don Luis nos propone un juego de espejos en el que la ficción, el arte y la práctica, tienen su reflejo sagaz en las dos partes del libro. La primera a través de unos sujetos de reflexiones viperinas y lenguaje crítico que se reúnen cada mañana para desayunar en el Café Borenes junto al novelista Angel Ganizo, "al que se le iba la olla, aunque volvía a encontrarla" y que recordaba con pánico su pasado de mal estudiante, al que un catedrático calificó de "Baldón de la jurispericia". Los contertulios, Cremades –“el menos locuaz-”; Vericio, “el lacónico” o Lezama, “el cerebro" el lector avezado nos dan entre otros la radiografía de la literatura y el libro de nuestra época, ahogados entre el comercialismo y la crisis económica.

Alguno de esos personajes sueltan frases tan brillantes como ésta : “A veces tenemos la impresión –sostiene Ganizo- de que cada día abundan más las novelas que no son novelas, y que están escritas por novelistas que no son novelistas para lectores que no leen.” O, el lúcido Lezama, que dice: “Ficción autista y complaciente. La complacencia contribuye al descrédito...Todo lo que no suponga una cerrada defensa de la ficción, desde el único frente en que el narrador sabe batirse, que no es otro que el de la ficción misma, es un desvío y una renuncia, por muy fácilmente justificables que sean esa renuncia y ese desvío".

En el siguiente texto, Luis Mateo nos va endosando reflexiones, algunas banales, pocas, la mayoría interesantes e inteligentes y alguna magnífica sobre novela y literatura. Como cuando resume, "la ficción es un espejo de la vida, un espejo que tiene a la imaginación y la memoria como elementos desencadenantes y a la palabra como elemento constitutivo". O, sorprendentemente en este autor, afirma: escribir novelas siempre me ha parecido, con el esfuerzo y sufrimiento que se quiera predicar, una aventura profundamente higiénica, vitalista, mucho más beneficiosa para la salud que escalar montañas o correr un maratón" (pág. 107).

Libro indispensable para seguidores de la narrativa de Mateo Díez, interesante para profesores de literatura y cordialmente lúcido para lectores con afición a indagar en la trastienda de la creación literaria.

FICHA

LOS DESAYUNOS DEL CAFÉ BORENES.- Luís Mateo Díez.- Galaxia Gutemberg.-174 págs. 17,5 euros.

Compartir este post

Repost0
31 diciembre 2015 4 31 /12 /diciembre /2015 09:02
El último día de Terranova

No es la primera vez que el barroco escritor galaico Manuel Rivas rinde su particular homenaje a los libros y las librerías, desde aquél sugestivo "Los libros arden mal". En esa mágica y enrevesada narrativa de este escritor emparentado por vía realista con Álvaro Ruibal y por vía mágica y ensoñadora con Álvaro Cunqueiro, "El último día de Terranova" se revela una apuesta decidida en pos de la personalísima visión de Rivas por la guerra civil y el franquismo posterior encajada dentro de la peculiar sociedad gallega principalmente en los lindes de las legalidades sucesivas en el tiempo, ya sean contrabandistas, marisqueros, riñas rurales u odios políticos y patriarcales o mafiosos. Tributo a la memoria personal y a la de la especie galaico-portuguesa que en algunas ocasiones toman como tema vehicular los libros y la fantasmagoría que suelen conllevar.

Desde la primera página de esta novela excelente aunque algo desvaída en ese estilo de Rivas cada vez más ensimismado en la fantasmal poética del autor, nos encontramos con el anuncio del cierre -obligado- de la librería Terranova. Luego nos invade la casuística de tal cierre, con los mafiosos propietarios del inmueble, la historia de la librería y sus dueños, en un continuo recurso de idas y vueltas del pasado al presente. Si en otras novelas la crisis del libro se unía a una guerra, una lucha personal o familiar y otros motivos más o menos circunstanciales, ahora leemos la angustia premonitoria del fin de época gutembergiano como fondo y los motivos apuntados como escenario. Toda una época histórica llena de referencias bibliófilas van desgranándose en este recorrido por el túnel del tiempo con el libro en las manos como objeto primordial, desde la historia de Ruedo Ibérico o las editoriales argentinas y sus ansiados y prohibidos volúmenes, al contrabando de títulos míticos que atravesaban las fronteras franquistas en los más variados e imaginativos medios para lectores que con ellos aspiraban los lejanos aires de libertad.

Si a ello unimos una historia sentimental, un amor casi fantasmal, del tullido propietario con una muchacha argentina, superviviente de otras dictaduras, una historia alimentada de libros y referencias literarias (como el homenaje implícito hacia Jacobo Muchnik cuya editorial Fabril fue una fuente de luz en tiempo e tinieblas en España), puntean una narrativa estructurada en planos cortos y pinceladas, evitando un hilo argumental continuado y espeso. No hay una lógica causal racional en ese desenvolver de la historia que sigue una deriva sin causa aparente. Pero durante la lectura, a veces emocionante y siempre amena, nos gustó la simbología del recuerdo como esencia personal, familiar y social en la metáfora de Ulises y la Odisea, como combate contra el olvido o la traición del recuerdo.

El largo monólogo de Vicenzo Fontana, dueño de la librería, por el que van destilándose los recuerdos del pasado remoto y el pasado más reciente, exige la atención del lector, deslumbrado a veces por las imágenes o los pensamientos que desgrana ese hombre que debe aceptar su cuerpo contrahecho a causa de una polio mal diagnosticada y mantiene una legendaria lucha contra los desaguisados ambientales que se perpetran en su amada-odiada tierra y una lucha de perdedor para salvar su librería. Mas de medio siglo de historia dramática en España y en Argentina (esta con el testimonio de la chica, una montonera que recala en la librería como en un refugio) reflejada paralelamente en la propia historia de su librería, heredada de su padre y su tío, que llega a convertirse en el asidero moral e intelectual de toda una humanidad desesperada de refugiados, perseguidos y represaliados.

Magnífica novela, pues, aunque de lectura nada fácil pero muy sugerente.

FICHA

"El último día de Terranova".- Manuel Rivas.- Alfaguara. 304 páginas.- 18,90 euros

Compartir este post

Repost0
30 diciembre 2015 3 30 /12 /diciembre /2015 09:14
Palabras y colores (Lecciones de amor)

Por fin, una película romántica destinada al gran público que además es honesta, inteligente, sensible y !!!CULTA!!!, sin ser pedante ni soporífera. Cuajada de citas literarias e interpretada por dos bestias cinematográficas en estado de gracia, Juliette Binoche y Clive Owen (el segundo un poco pasado de vueltas en sus secuencias de borrachin violento). "Palabras y colores", Literatura y Arte pictórico (deberían condenar al ostracismo al que inventó el título en español de esta película). Criaturas de carne y hueso, con defectos, iniquidades, nobleza, humor y, por favor, inteligencia. La Binoche impagable en su rol de profesora de arte, de pintora en horas bajas a causa de una enfermedad muscular irremediable y dolorosa, cáustica, aguda y divertida y a menudo amarga, vengativa y sufriente. Y Owen en un papel espectacular que le obliga a algunos momentos de histrionismo que se le perdona cada vez que hace funcionar una química increíble con la Binoche.

Magnífica película para poner como broche de oro al final de mi blog.

Compartir este post

Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens