Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
18 junio 2020 4 18 /06 /junio /2020 09:22

Las plantas son seres vivos, sensibles e inteligentes. Lo dijo Darwin tras hablar del evolucionismo y hacer migas la prepotencia del hombre como "criatura creada y elegida por Dios como monarca absoluto de la Tierra y todo lo que el planeta contenía". A esto añadió Freud que tres hombres, entre ellos él mismo, habían casi aniquilado la soberbia humana:  Darwin que colocó al hombre como un eslabón más de la escala evolutiva de las  especies; Copérnico que anuló la presunta importancia cósmica de la Tierra, revelando que gravitaba en torno al Sol  y era un insignificante planeta;  y Freud  que aseguró que “ni siquiera conocemos nuestra propia mente  ni las causas inconscientes  de nuestro comportamiento". 

El neurobiólogo botánico Stefano Mancuso, autor de "Sensibilidad e inteligencia en el mundo vegetal" y de "El futuro es vegetal", nos ha aportado en sus libros una visión distinta, sorprendente y revolucionaria del potencial de las plantas y sus insólitas características. Hasta el punto de que aquellos filósofos y místicos que aseguraban intuitivamente que todos los seres vivos del planeta somos parte de una entidad común que en cada uno de los géneros, humanos, animales, plantas se manifestaba de una forma diferente. La soberbia y la ignorancia humana nos situaba en la cúspide de la creación, la punta de una pirámide vital, los "reyes" de la creación y todo lo que quedaba debajo nuestro debían ser objetos y servidores de la Humanidad, todos los animales no racionales y por supuestos los minerales y los elementos, agua, tierra, fuego, aire.

Como decíamos la historia y la ciencia sobre todo, se han encargado de bajarnos los humos a esta especie nuestra tan censurable y destructiva. Desde Newton a Galileo, desde Darwin a Einstein y las nuevas posibilidades cognitivas de las tecnologías  nos va mostrando la riqueza, variedad y enormes posibilidades de aprendizaje y progreso que existen en las tan desdeñadas otras especies y reinos naturales.¿Cómo es posible que ignoremos al mundo vegetal?  Debemos amar y cuidar a las plantas no sólo por el uso y beneficio que nos dan, sino por lo que podemos aprender de ellas. Son inspiradoras para la ingeniería, la medicina, el diseño y multitud de disciplinas, ya que muchas de sus técnicas  de supervivencia adaptativa pueden ser aplicadas a nuestra especie.  Proporcionan respuesta inteligente y eficaz a multitud de problemas y enfermedades a las que podríamos vencer si estudiáramos más el mundo vegetal. Por último nos ofrecen una inmensa despensa y farmacia no sólo en la tierra sino en el fondo de los mares.La última frase del libro dice: "...no perdamos la esperanza; antes o después habrá que cultivar el mar para producir comida, es inevitable" (pág. 236)

Lo que Mancuso y otros científicos como él están dándonos a conocer sobre el supuestamente  "inerte", "explotable" y"pasivo" mundo vegetal, da un giro copernicano según mi opinión a lo que deberían ser las relaciones humanas con ese mundo del cual sabemos tan pocas cosas y cuya existencia nos trae sin cuidado excepto por el lado utilitarista de su uso y disfrute. Está demostrado que hoy en día tres especies vegetales -el trigo, el maíz y el arroz- equivalen ellas solas a casi el 60 % de las calorías consumidas por la humanidad

Simplemente lean esto: "Imaginen un invento que genera energía gracias al sol a la vez que fija emisiones de carbono; que puede autoensamblarse usando un diseño modular y replicativo; que tiene un software de inteligencia distribuida sin un órgano de control central que pueda dañarse; un aparato, finalmente, que puede replicarse a sí mismo y que si se parte sigue funcionando y genera dos unidades funcionales. Este aparato sería el sueño de cualquier ingeniero... y ya está inventado. Se llama planta y hace cientos de millones de años que crece en la Tierra creando las condiciones adecuadas para la vida que conocemos. Respiramos gracias al oxígeno que producen los vegetales, la cadena alimentaria y todo lo que comemos tiene su base en ellos y hasta la energía fósil de la que dependemos fue producida por las plantas hace millones de años”, afirma Mancuso. “¿Cómo es posible entonces que prestemos tan poca atención al mundo vegetal? Deberíamos fijarnos en las plantas no sólo por los servicios que nos prestan, sino también por lo que podemos imitar y aprender de ellas. Son una fuente de conocimiento para la ingeniería, el diseño y multitud de disciplinas”, dice en una entrevista.

Y para que no tengamos dudas de esa potencia inspiradora de las plantas, incluso en el plano de la investigación espacial,  Mancuso nos habla de los "plantoides": "En vez de seguir enviando robots costosísimos, que se mueven despacio y exploran áreas pequeñas, enviaríamos miles de plantoides (prototipo de robot que copia las funciones habituales de una planta, ya en pruebas) que se propagarían por el espacio como si fueran semillas hasta cubrir una gran extensión de suelo y que, sin moverse, se comunicarían entre si y con la Tierra para ofrecernos una serie de datos sobre la composición del suelo tan cuantiosa y detallada que nos permitiría trazar mapas continentales." (pág. 48)

En el capítulo táctico y estratégico de las plantas es sorprendente lo que se nos cuenta en el capítulo dedicado al "arte de la manipulación" que las plantas emplean para utilizar a los  animales que se les acercan. Creo que, realmente, tenemos muchos que aprender de las plantas. Tomemos nota y difundamos este mensaje. 

FICHA

EL FUTURO ES VEGETAL.- Stefano Mancuso.- Galaxia Gutemberg.-237 págs.19,50 euros.-ISBN 9788417088170

Compartir este post

Repost0
26 julio 2019 5 26 /07 /julio /2019 17:14

Quinientos años de la muerte del gran Leonardo da Vinci (1452-1519), dan para mucho. Este genio indiscutible, paradigma del hombre del Renacimiento, un polímata que transitó por múltiples saberes y artes con la misma envidiable soltura (fue de forma simultánea pintor, anatomista, arquitecto, escultor, botánico, paleontólogo, escritor, científico, filósofo, ingeniero, inventor, músico, urbanista y poeta). El libro que hoy comentamos tiene el mérito de enfocar la mirada  atenta sobre una particularidad  creativa de Leonardo: los dibujos y la escritura "en espejo" en los que están realizados muchos de sus manuscritos, ofreciendo una explicación de por qué Leonardo dibujaba con la mano izquierda (sin ser zurdo) y con las letras en espejo (es decir, con las palabras escritas al revés). El libro, del profesor granadino de Psicología José María Cid Rodriguez, está dedicado a este tema y resulta un regalo pedagógico, artístico e histórico (además de psicológico) que merece ser resaltado en este aniversario,  aunque fue publicado el año pasado por Caligrama editorial, con gran aporte de dibujos, fotografías  y reproducciones de la caligrafía y los dibujos del genial florentino (nacido en Vinci a pocos kilómetros de Florencia). Concebido en forma de aporte documental, el autor desaparece voluntariamente en el seno de la información que facilita y los numerosos autores a los que cita sin  juicio o análisis crítico, sólo aportando un resumen bibliográfico (lo cual crea repeticiones y reiteraciones que lastran un poco la lectura del libro). No en vano se subtitula "Itinerario bilbiográfico ilustrado".

Sin embargo la naturaleza y originalidad específica del enfoque de este ensayo hace que la lectura sea apreciable y fructífera: la personalidad de Leonardo resplandece al conocer las conjeturas que hacen los expertos sobre su "paranoia", su miedo a que su obra fuese copiada o se hiciera uso de sus métodos y descubrimientos, los elementos "oscuros" de su personalidad, las connotaciones sexuales de muchas de sus obras y de eventos biográficos que condicionaron su peculiar manera de escribir (grafía en espejo), a pesar de que Leonardo prefería aplicar en su vida aquello de que una imagen vale más que mil palabras. También sus aportes científicos y el uso que se hace en las  nuevas tecnologías de muchas de sus ideas e intuiciones, elevan el valor considerable de este genio italiano.

La ambición documentalista de José María Cid va desde las biografías existentes en el mercado, hasta las novelas basadas en ellas o los manuscritos y códices de ese autor, pasando por los detalles de la singular escritura de Leonardo y de sus obras pictóricas y dibujos, a las distintas hipótesis que se han barajado para explicar el por qué de la escritura en espejo ( la fisio-psicológica, la criptográfica, la psicoanalítica o la higienista), la supuesta dislexia que padecía el artista, sus habilidades taquigráficas, las investigaciones sobre diversos aspectos de su obra, incluida una referencia a las obras que tratan sobre las presuntas claves del "Código Da Vinci", el best seller de Dan Brown o referencias a Leonardo como anatomista, etc. Un libro, pues, con un amplio abanico de referencias bibliográficas sobre Leonardo. De obligada lectura para quienes deseen profundizar en la, a pesar de todo, enigmática figura del genio de Vinci.

FICHA

LEONARDO DA VINCI.- José María Cid Rodríguez.- Ed. Caligrama.-250 págs. ISBN9788417335779

Compartir este post

Repost0
31 mayo 2019 5 31 /05 /mayo /2019 09:44

Como dice la autora de este libro sugestivo y sugerente, "Una no descubre su potencial de jardinera hasta que no dispone de un espacio,propio para cultivar, aunque sólo sea una humilde maceta". Penélope Lively nos invita a hacer un recorrido meticuloso por el arte de la jardinería, en sí misma y como metáfora literaria y social ("hoy el requisito de una reforma sería un pedazo mínimo de tierra donde una persona pudiese plantar algo, lo que fuera, hundir las manos en la tierra y desafiar el tiempo". Y para enfatizar ese amor a la tierra, dice "cultivamos para mañana y aun para después. Cultivamos con expectación y esa es la razón de que resulte tan estimulante. Cuando se practica la jardinería, una deja de estar atrapada en el aquí y el ahora: piensa en el ayer y en el mañana...forjas tus esperanzas y tus planes para el año siguiente...y en mi caso está además la sensación de perpetuo asombro que me producen ese frenesí por medrar, la tenacidad de la vida vegetal, el dictado imparable de las estaciones". Y acaba diciéndonos: "el jardín es una entidad viva, con su propia agenda, sobre la que ejerces el control sólo hasta cierto punto".

Si ama usted los jardines, este es un libro muy indicado para usted. En él se analiza la esencia paradisíaca del concepto de jardín (no sólo el Jardín del Paraíso, el Edén) como lugar donde es posible sentir el placer de la contemplación y el descanso, lugar de sabiduría y de meditación en el entorno natural. Y para los que aman también la literatura, el libro de la señora Lively, una octogenaria muy activa, es una oportunidad para relacionar a escritores y poetas con los jardines y comprobar hasta qué punto fue una fuente de inspiración para ellos (y ellas), ya sean jardines reales o ficticios. Los seis apartados del libro van analizando temáticas relacionadas con los jardines de una forma directa o indirecta: el jardin como metáfora entre la realidad y la ficción, las dinámicas modas de los jardines según las épocas, orden o desorden en los diseños, la relación de poder entre los jardineros y las plantas, los diferentes estilos que marcan el desarrollo de los jardines, los aspectos variables del campo o la ciudad respecto a los espacios ajardinados, terrazas, macetas, patios interiores, parcelitas en las afueras... y las historias más o menos míticas o reales, desde los jardines colgantes de Babilonia a los de Pompeya, los jardines romanos en Britania, los huertos medicinales en los monasterios medievales, los jardines victorianos, los artistas que buscaban inspiración para sus cuadros en los jardines desde Monet a Manet, Gauguin, Klee, Munch o Van Gogh.

Sin duda apreciarán que es una obra eminentemente británica, inglesa, con ese encanto añejo, irónico y lleno de humor que tiene la autora cuando nos habla del jardin de su infancia en las afueras de El Cairo y de los sucesivos que fue cuidando a través de su larga vida (ha cumplido 86 años). Su erudición botánica es un reto para cualquier aficionado y un motivo de asombro para los legos (entre los que me encuentro). Además de una jardinera asombrosa, Lively es autora de libros infantiles y a partir de 1977, de novelas para adultos (premio Booker en 1985). Desde 2012 es Dama Comendadora de la Orden del Imperio británico.

FICHA

VIDA EN EL JARDÍN.- Penélope Lively.- pp: 224.- Editorial: IMPEDIMENTA,.ISBN: 9788417553050.-Traductor: ALICIA FRIEYRO GUTIÉRREZ

 

Compartir este post

Repost0
15 enero 2019 2 15 /01 /enero /2019 18:52

 

 No es del tipo de libros que suelo comentar en estas páginas. Mi amigo Octavio Serret me recomendó que "echara un ojo, o mejor los dos" a la intencionalidad de la autora al escribir el libro y comprobaría que en determinados aspectos, ecología, amor a la Naturaleza, a la sencilla belleza de las legumbres, las verduras, las flores, la cocina natural, a esa decisión tan visible en Thoreau, Tolstoi, Emerson, Twain, Epicuro, Epicteto y otros de escoger la vida sencilla entre bosques y lagos, en las montañas...coincidiríamos de tal manera que, a pesar de no ser vegano y mantener un cierto escepticismo hacia las soluciones demasiado radicales en materia social, encontraría el libro interesante y, quizá, inspirador.

En realidad es un libro para aprender a comer de manera saludable. Paola Calasanz es la autora (para deleite mío, cervantista irredento, se hace llamar Dulcinea) y dedica casi cien páginas de las 189 que tiene el libro, profusamente ilustrado con dibujos y fotos deliciosamente pintorescas, a las recetas veganas que ofrece. "El cuaderno del bosque" está diseñado como si fuera un cuaderno de campo. La muchacha, es una mujer joven y En hermosa,  convence de la bondad de lo que predica ofreciéndonos múltiples imágenes de sí misma e imagino, si se me permite la broma, que si Don Quijote hubiera sabido que había una Dulcinea con tal aspecto hubiera redoblado su descomunal bravura con tal de servir a tal señora, pues haría verdadera la frase "nunca vióse caballero de dama tan bien servido como lo fuera don Quijote cuando de su aldea vino".

En fin,  Paola vive en un bosque, cultiva lo que come, dirige una ONG, la "Reserva Wild Forest" que protege a ciervos, jabalíes y animales de granja, es una conocida bloguera de cocina y escribe libros seriados por el título "El día que..." Ha publicado "El día que...sueñes con flores salvajes", ...el océano te mire a los ojos" y ..."sientas el latir de las estrellas". Considera el veganismo como "el futuro y la esperanza de nuestro planeta" y dedica el libro consecuentemente "A todas esas personas que no anteponen el placer de su paladar a la vida de alguien".

Adorna las bellas páginas de su libro con citas naturalistas y nos muestra su hogar levantado en un bosque,, una cabaña protegida por una mimosa que perfuma los atardeceres y nos brinda sus conocimientos de cocina vegana, aunque deja claro que no es nutricionista ni médico. Su cocina es "el reflejo de un estilo de vida" basado en "vivir de una manera saludable, ética y consciente". Las fotos de Dulcinea van adornando el "cuaderno" junto a dibujos de pájaros, árboles, adornos indígenas. La  autora nos confiesa que nació en un pueblo pequeño entre un río y una montaña, cerca de Barcelona, educada por la abuela Flora y la bisabuela Tomasa, un abuelo chef de cocina y un padre que dirige restaurantes. Estudió Psicología,  danza y dirección artística. Hasta que llegó el día en que descubrió el veganismo (a través de un video de YouTube de una conferencia contra la ingesta de carne)  y se tatuó una flor en el pecho y la fecha de la "conversión" en el brazo izquierdo, encima del codo. Y, desde ese día epifánico hasta hoy... Como dice un proverbio nativo americano: "Si quieres ser fuerte como el bisonte, no comas bisonte sino lo que él come". (Cosa curiosa ya que según las fuentes consultadas los nativos americanos comían bisonte, aunque sólo mataban los que necesitaban, no exterminándolos como los "otros" nativos americanos de origen inglés, sueco, irlandés, etc.).

La historia de la conversa vegana tiene sus altibajos, como suele suceder, pero nuestra Dulcinea supo seguir firme y amable y se ganó el respeto de sus amigos y su familia. Bien por ella. Dejando aparte sus consideraciones sobre el empleo del tiempo, la puntualidad y las relaciones sociales, Dulcinea cambia de tercio y nos cuenta la historia de Lucy, una ovejita de cuatro meses que iba a ser sacrificada para vender su carne. Fue comprada para evitarlo y vino a parar a la granja de nuestra autora, junto a cuatro gatos, un perro y varias gallinas. Lucy trajo a Tofu otro cordero rescatado de la muerte (se nos ofrece una simpática foto del cordero ya adulto juntando su cabeza bien armada con la suave cabeza de Dulcinea).

Mientras la "familia" animal fue creciendo, más gallinas, tres perros y Coffee y Chocolate, hijos de Lucy y Dakota, una cría de jabalí. Nuestra autora cambió  de residencia para tener más espacio y crear un hogar de acogida a animales en peligro (bajo la ONG ya referida, fundada en 2016).  Y en la entrada del sendero que lleva a su casa hay un cartel que reza: "Estás entrando en una zona libre de estrés".

A partir de la página 92 Dulcinea comienza a contarnos de qué va el veganismo y sus recetas, junto a unas "instrucciones para usar este recetario". Curiosamente la autora utiliza a profusión nombres en inglés para los dulces,  mermeladas, cereales, vainilla, zanahoria, chocolate, tortitas a la americana, salsas y aliños, cremas y quesos,ensaladas, chips, sandwichs, sopas, patatas, pizza, pasta, curry, pisto, etc.

En fin, un libro para disfrutar, si sois veganos y si no lo sois para informaros de la ideología que subyace en esa tendencia nutritiva que no es sólo gastronómica sino una elección vital.

FICHA

EL CUADERNO DEL BOSQUE.- pAOLA cALASANZ.- 189 PÁGS. rOCA EDITORIAL.- ISBN  9788417305024

Compartir este post

Repost0
2 diciembre 2018 7 02 /12 /diciembre /2018 10:36

 

Yasmina Khadra ("Jazmín verde" en árabe) es el seudónimo del escritor argelino Mohammed Moulessehoul, autor de la novela adaptada en forma de cómic por Löic Dauvillier y Glen Chapron. Durante muchos años en Francia donde sus libros triunfaban se pensaba que era la voz de una mujer argelina que denunciaba y criticaba la situación femenina -aunque también política y social-en Argelia. En el año 2000, Moulesssehoul reveló su verdadera identidad (causando un verdadero escándalo literario, aunque contaría sus razones para obrar así en el libro "El escritor" en 2001)) y abandonó el ejército argelino en el que militaba con el grado de comandante. También dejó su país y pasó a vivir en el extranjero hasta establecer su residencia permanente en el sur de Francia. Ha sido  denostado en Argelia por escribir únicamente en francés.

El cómic refleja a través de Amin Jaafari, un médico palestino que ha conseguido la nacionalidad israelí, reside en Tel Aviv, está plenamente integrado en la sociedad hebrea y trabaja con éxito profesional en un importante hospital.   Pero todo su mundo, tanto personal, como familiar o social y profesional da un dramático vuelco cuando se produce un atentado en un lugar público de Tel Aviv, en el que mueren 19 personas. Una de ellas es su esposa Sihem, quien resulta ser la terrorista suicida. El desconocimiento de Amín de esa faceta de su esposa, aumenta el dramatismo de la historia y lleva al médico a abandonarlo todo en busca de una explicación a lo ocurrido, mientras caen sobre él las sospechas, las denuncias  y la violencia incluso de sus vecinos.

El torbellino autodestructivo en el que se arroja Amin, le lleva a tratar de contactar con los terroristas en nombre de los cuales se autoinmoló su esposa y esa vida oculta que la mujer llevaba, agravado por la ocultación de sus ideas extremistas, de las que el pobre médico no tenía la menor sospecha. El ritmo narrativo del cómic, basándose en un dibujo dinámico de líneas simples y dibujo limpio y claro es excelente.  La acción, el deambular  por las calles de las ciudades palestinas, las palizas o las entrevistas con los líderes religiosos o paramilitares palestinos, la degradación física y moral, el empecinamiento suicida psicológico del médico, van llevando la historia a su final más lógico. 

El conflicto palestino- israelí queda expuesto con toda su violencia, crudeza, injusticia y abusos, el fanatismo, racismo, obcecación, desesperación y ansias de venganza de unos y otros, en ambos lados de un conflicto armado donde no hay trincheras. El arrasamiento por los israelíes del hogar de la familia de un palestino muerto en un acto terrorista tiene una contundencia visual magistral. Virtualmente el lector no puede dejar de admirar la trágica  deriva del médico y acompañarle casi adictivamente hasta su final, no por lógico menos inesperado. Como nota valorable al guión, los diálogos que se mantienen en el proceso de la acción no dan una sensación de maniqueísmo, de superficialidad: son intervenciones de una densidad conceptual considerable, en los que los argumentos esgrimidos, por ejemplo, por los lideres religiosos o militantes o los simples ciudadanos angustiados por la inseguridad y la violencia, tienen una lógica propia que hace pensar al lector. No es una lectura banal la que se nos propone, pero su propia profundidad emotiva hace que el desconcierto y el desequilibrio del médico le lleve de forma trágica a lo irreparable. En ningún momento se intenta hacer análisis políticos o históricos del conflcito, sino que se  intenta reflejar lo que ocurre en las calles, en los  hogares, en el campo, junto al muro que separa Israel de los palestinos.

Realmente es un cómic que nos inquieta y nos hace reflexionar. Un buen trabajo.

FICHA

El ATENTADO (cómic).- Yasmina Khadra (autor/a).-Löic Dauvillier (adaptador/a).-Glen Chapron (ilustrador/a).-M.ª Isabel Soto y.-Xavier Senín (traductor/a).- Alianza editorial.- 152 págs.- ISBN 9788491040088

 

 

Compartir este post

Repost0
1 diciembre 2018 6 01 /12 /diciembre /2018 13:21

 No es una persona perteneciente a un género híbrido surgido de una leyenda náutica . No es un cruce mágico entre una sirena ("sireno" en este caso) y un profesor de Oxford, o un arquetipo procedente de un lío entre Neptuno y Minerva; no se le intuye ninguna psicopatología obsesiva: es un tipo que tiene el aspecto informal de la escuela punk londinense de los 70 y la curiosidad biológica poética y científica de un Darwin mezclado con Jonathan Swift y Daniel Defoe, Blake, Melville y Poe. Se llama Philip Hoare y está loco por el mar. Y su locura es contagiosa. Lo muestran sus tres libros, desde "Leviatán",  pasando por el "El mar interior" y ahora "El alma del mar". Y en conjunto me ha deslumbrado la trilogía. No por sus conocimientos científicos, ni sus  lecturas y citas literarias que rozan la erudición, sino por algo que como viejo psicólogo y  literato valoro mucho y no suelo  encontrar: una pasión tan profunda y fundamentada, tan activa y dinámica, que parece haber llenado la existencia de este hombre y darle un sentido esencial :  la conexión casi filogenética con el mar. 

Como ya escribí en mi reseña sobre "El mar interior", Philip Hoare pertenece a esa estirpe de escritores aventureros y eruditos que Inglaterra regala al mundo, desde T.E. Lawrence a Patrick Leigh Fermor, pasando por Lawrence Durrell o Robert Louis Stevenson. Tocado también por el "regalo de Pan" (la homosexualidad), característica que comparte con otros escritores y poetas ( y lo menciono sólo por el plus de sensibilidad y delicadeza personal que se suele reflejar en sus textos), desde Wilde a Lawrence de Arabia, T.S. Eliot, Forster, Foucault, Wilfred Owen, D.H.Lawrence  y algunos más de sus autores citados en su trilogía. Ya en "Leviatán", la primera de estas obras dedicadas al mar citaba en el prólogo la anécdota de su "casi" nacimiento bajo el agua (su mamá visitó un submarino de la Armada un día antes de dar a luz, aunque los dolores de parto le sobrevinieron mientras estaba "bajo la línea de flotación" del mar). Es una nota que repite en "El alma del mar" para enfatizar el hecho de que su "horror a las profundidades" y al agua, incluso de una bañera, ha sido convertido en una pasión tan absorbente que le hace bañarse cada día del año en el mar, con buen tiempo o en pleno invierno bajo cero.
Me parece verle reflejado en su referencia a Shelley, que murió ahogado al naufragar su barco "Ariel" (escritas por el amigo íntimo de éste, Trelawny): " Shelley nunca floreció lejos del agua. Cuando se vio obligado a vivir en una ciudad, cada mañana, empujado por el mismo instinto que guía a las aves acuáticas, huía hasta el lago, el río o la playa más cercana y no regresaba al hogar hasta bien entrada la noche " (pág. 239). o también en sus eruditas e intencionadas elucubraciones  sobre las "pistas evidentes " que Melville dejó en su última obra (tenía setenta años) sobre el "bello marinero",  "Billy Bud", que Britten convirtió en ópera años después y es un símbolo gay de una belleza poética y dramática incontestable. (págs  405 y sgtes.).

Tanto en su "Leviatán", en el que el amor a las ballenas florece en un texto asombroso y un recorrido fascinante por la obra de Melville  y de otros escritores (desde la mismísima Biblia y su Jonás hasta Conrad. Thoreau o Hawthorne)  como las dos obras que le siguen,  son un pretexto literario para entrar en las experiencias personales de Hoare, que aprendió a nadar a los 29 años en una piscina y veinte años después lo hace rodeado de ballenas en las Azores, mientras hoy con 60 años se mete en el mar cada día desde hace diez años para nadar aunque sea rodeado de medusas o en una playa devastada por un huracán (experiencia que describe en el primer capítulo de "El alma del mar" y relaciona con "La Tempestad" de Shakespeare).

Hay algo tiernamente trágico en este escritor delgado, juvenil, amable y sonriente que parece muy lejano de la edad que tiene y muestra a través de sus experiencias personales que cuajan en su trilogía, una inesperada y admirable fortaleza personal. Es un T.E. Lawrence del mar, un "rey sin corona" de las profundidades marinas, que desprecia el dolor físico y todo lo subordina a un ideal que tiene que ver con el respeto al mar y a sus criaturas. En la trilogía, "un artefacto literario sobre animales, ideas y todo lo que me gusta"  (así definió su "Mar interior")  nos habla de sí mismo como un ejemplo más de los personajes que el mundo del mar ha cambiado e inspirado. Hay algo onírico en este libro (ya anunciado por los dos anteriores) que se despliega como un gigantesco tapiz oriental lleno de referencias literarias de hondo calado, Keats,  Shelley, el inevitable y sugestivo Shakespeare (que se refiere al océano más de 200 veces en sus obras), T.S. Eliot, Auden, Stevenson, Elizabeth Barret Browning, Conrad, Huxley, Thoreau, Iris Murdoch ("El mar, el mar"), la Wharton, Silvia Plath o Jack London, todos flotando en un ambiente glauco surcado por medusas iridiscentes, ballenas, delfines, gaviotas y cormoranes, gigantescas olas como en los dibujos japoneses, marinos y pescadores ahogados en un flotar perpetuo entre restos de naufragios, el  cadáver del almirante Nelson en un barril de brandy y la vigorosa anciana Pat de Groot , con sus dibujos de pájaros- "ella  misma parece un pájaro, con su mata de pelo plateado, sus intensos ojos castaños y sus altos pómulos"- y marinas, donde el tiempo parece congelado en tonos pastel, veinte páginas apasionadas dedicadas a Stephen Tennant (el "más brillante de los jóvenes brillantes" aristócratas ingleses) al que  Hoare dedicó una biografía en 1990...un tapiz mágico de prosa brillante a veces hiperbólica y siempre imaginativa que arrastra al lector a menudo a preguntarse qué diablos está leyendo, para a continuación olvidar la pregunta y seguir embrujado por esa larga canción de cuna que habla de tormentas y tempestades que arrasan puertos, diques y playas  "como una bestia rugiente que exigía su alimento", mareas que al bajar se llevan la vida de la gente (como dicen en "David Copperfield"), los cormoranes de Cape Cod y Provincetown, el  Titanic y el bello fin  de Isidor e Ida, una pareja anciana, los abuelos de Pat, que decidió ahogarse junto a 800 almas en el desastre, por no separarse. También nos habla, como en sueños, del disco de Roger Payne (1970) "Songs oh the Humpback Whale", que recogía la música de las ballenas o del rodaje del "Moby Dick" de Huston y del simbolismo oceánico de Kubrick y su "2001". Y de la ferocidad nívea de Bass Rock, una diminuta isla habitada por miles de cormoranes y albatros en la costa escocesa Y de los "sekies" criaturas híbridas entre pez y hombre.

El entramado de referencias personales. literarias e históricas que están al dorso del tapiz y le dan sentido, va revelando detalles poco conocidos al lector, como la descripción de las tres levitas de marino que se conservan en un museo dedicado al almirante y a  su navío Victory en Porstmout. El texto circula como una corriente marina, una de esas gigantescas corrientes que atraviesan los océanos y los continentes, como la que aquí atraviesa tres libros que, en el fondo, son un solo libro, cuyo motivo central es el océano y sus criaturas. Esa corriente  está dirigida por una energía concreta, muy humana, algo narcisista, a veces histriónica, la del autor, que enfoca  su curiosa y ávida mirada hacia los variados aspectos de sus experiencias y lecturas sobre el tema central.  A veces la implicación entre ambas actividades es tan sutil que el lector puede desconcertarse, aunque la fuerza del texto le empuja inevitablemente más allá, página tras página, libro tras libro. Como cuando nos habla de su accidente con la bicicleta y su estancia en el hospital, "un lugar de transición: un estado suspendido entre máquinas que emiten pitidos y burocracia, en el que los cuerpos son más importantes que las personas" (incorregible narcisista, aporta fotos de una radiografía y de sus heridas junto a un ojo).

Capítulo aparte es el dedicado a la hambruna irlandesa (Hoare pertenece a una familia de origen irlandés que emigró para evitar esa tragedia nacional histórica minimizada por los ingleses) en la que el autor alcanza un brío narrativo dramático empeñado en imágenes biográficas de una gran plasticidad (como su interés por los vitrales de la iglesia -muy proustiano en el fondo- que narraban la pasión de Cristo y especialmente en la figura de un legionario romano dotado de unas "piernas morenas" que asomaban bajo su falda acorazada.)

La editora, Ático de los Libros, podría unir los tres volúmenes en uno de esos cofres de cartón de regalo para obras completas, como otros editores hicieron, por ejemplo, con el Cuarteto de Alejandría de Durrell o "El hombre sin atributos" de Musil o las novelas de Jeeves escritas por el inimitable Wodehouse . Un estuche dedicado al mar, quizá publicitado por una frase de Hoare en su último volumen: "La ubicuidad del mar...es en sí misma interplanetaria y nos conecta con las estrellas...es una nada llena de vida, hogar del 90 por ciento de la biomasa del planeta, que aporta el 60 por ciento del oxígeno que respiramos. Es nuestro sistema de soporte vital, nuestro gran útero. Siempre está rompiendo sus fronteras, dando y tomando constantemente. Es la encarnación de todas nuestras paradojas. Sin él no podríamos vivir, dentro de él moriríamos. Al mar no le importa". Y en otro lugar añade:  "El mar es también el lugar al que va a parar todo el mal que hacemos”.

En "El mar interior", también un libro inclasificable como sus dos hermanos,  donde oscila entre los géneros de la autobiografía, el libro de viajes y aventuras o el ensayo científico, Hoare nos muestra su amorosa erudición sobre ballenas, delfines, focas o todo tipo de pájaros, arrullados por los "gemidos del vagabundo mar" que siempre es el auténtico protagonista de sus libros. Hoare nos recuerda las teorías de Callum Roberts, Desmond Morris y Elaine Morgan que sostienen que somos "simios acuáticos" y que estando formados por un 50% de agua, "todos tenemos nuestro mar interior" y estamos más dotados para la natación y el buceo que para las carreras o el volar. Pero también deja espacio para una dura y dolorida crítica a la actuación depredadora humana respecto a especies que se han extinguido o están en peligro de ello.  Amenizados con dibujos y fotografías (muchas de ellas del propio autor como protagonista), los tres libros de Hoare  son un placer y un reto. No sólo nos informan y atrae nuestra curiosidad e interés, también nos alecciona y nos reclama amor y respeto a la naturaleza. 

El final de "El mar interior" podría cerrar el círculo entre los tres libros, cuando escribe: "Mi cuaderno de notas descansa en la mesita de noche de mi habitación. Allí está todo, invertido entre sus páginas: las postales y las hojas secas y los recibos que guardo, los pedazos de piel de ballena, los esbozos de plantas y animales desconocidos. En ausencia de todo lo demás, esto es mi hogar, mi vida entre espirales y tapas de cartón negro, el ancla que suelto en los mares por los que navego...Es hora de volver a casa "(pag 308).

FICHA

EL ALMA DEL MAR.- Philip Hoare. Traducción de Joan Eloi Roca. Ático de los Libros, 2018. 512 páginas. 22,50 euros

EL MAR INTERIOR.-Philip Hoare.-Traducción Joan Eloy Roca.-Ed. Ático de los Libros. 2013.-333 págs

LEVIATÁN.- Philip Hoare.- Trad. Joan Eloi Roca.-Ed. Ático de los libros, 2010.-510 págs.

Compartir este post

Repost0
8 agosto 2018 3 08 /08 /agosto /2018 08:05

¿Quién es el niño que no quiso crecer? ¿Será el mismo cuyo nombre define una psicopatología del comportamiento de tipo leve pero altamente perjudicial para los que lo padecen, casi siempre hombres, pero también algunas mujeres (en otros tiempos eran mas proclives a tener el "complejo Wendy", cuando lean el libro sabrán a qué me refiero)? Pues sí. Se trata del mismo personaje: Peter Pan. Una afortunada, divertida, imaginativa y compleja novela, supuestamente dedicada a los niños, del escritor victoriano J.M. Barrie que compartía el afecto y el arte de entender la mentalidad infantil con, por ejemplo, su coetáneo Lewis Carroll, pero sin ninguna de las connotaciones más o menos perversas del reverendo Dogson, autor de las dos "Alicias", la del País de las Maravillas y la de "A través del espejo".J.M. Barrie era todo respetabilidad, corrección y encanto personal.  Nadie se ha permitido, desde que apareció la historia, primero como obra de teatro y después como novela, ni siquiera una broma al respecto (y eso en una sociedad caracterizada por su hipocresía y su público puritanismo anglicano). Sin olvidar que Barrie donó a perpetuidad los derechos de autor de la novela (y de su obra teatral, en la que se basaba) a un hospital infantil de Londres. Admirable.

El volumen que leo es una traducción antigua, de Editorial Juventud, que la publicó por primera vez en noviembre de 1925, aunque mi libro es la octava edición, de agosto de 1953 (donde anuncia que Walt Disney está haciendo una versión en dibujos animados "que pronto podrán ver los niños de España"). No consta, y lo lamento, el nombre del traductor y el volumen está ilustrado por dibujos deliciosos cuyo autor tampoco aparece. La edición que aparece aquí es bastante reciente y la firma Planeta, así que será más fácil de encontrar que la mía.

La historia es deliciosa y tiene una ironía y sensible dureza, una encubierta crítica a la sociedad, la educación y la familia de la época victoriana, que se pierden casi totalmente en las edulcoradas versiones que venden al público infantil o que emanan de la dulzona pero divertida versión de Walt Disney. Peter es un niño, que decide escaparse de su niñera cuando tan solo era un bebé porque no le gustó la descripción que sus padres hacían de él cuando creciera y se propone seriamente no crecer, no dejar nunca de ser un niño. Así que se esconde en los Jardines de Kensington con las hadas y los duendes hasta poder llegar al País de Nunca Jamás, donde vivirá felizmente una vida de aventuras, detenido en la edad de 13 años para siempre, en rivalidad constante con los piratas comandados por el Capitán Garfio, una tribu de indios pacíficos, las sirenas del lago, su inseparable tropa de Niños Perdidos y el hada Campanilla de Bronce, que, convenientemente agitada, le proporciona el polvo mágico con el que volar. Pero como todos los niños echa de menos los cuentos de una Madre, por lo cual decide ir en busca de Wendy, una niña de doce y sus dos hermanos más pequeños y se los lleva al País remoto y aventurero en el que vive, para que ejerza de Madre cuentacuentos y protectora.

En realidad el original de Peter Pan se divide en dos partes, la primera "Peter Pan en los jardines de Kensington" se nos ha hurtado a todos los lectores españoles durante años (la editorial Valdemar hizo una edición española completa) y narra cómo Peter abandona su casa y va a los jardines donde se convierte en un ser que no es "Ni Lo Uno Ni Lo Otro". La segunda, "Peter Pan y Wendy" es la que conoce todo el mundo (sobre todo gracias a Disney).

«Todas las primaveras, excepto cuando se le olvida, viene Peter Pan a buscar a Wendy para llevársela al País del Nunca Jamás, donde ella le cuenta mil cuentos de los que él mismo es el héroe, y que Peter escucha con ansiedad. Cuando Wendy crezca, tendrá una niña que, a su vez, será la madrecita de Peter Pan; y así sucederá siempre, siempre, mientras los niños sean alegres, inocentes...y un poquito egoístas». Así termina la fascinante aventura de Peter y Wendy, un estereotipo simbólico, un mito cultural,  del que no sólo el psicoanálisis ha sacado mucho jugo (en la novela se le menciona como el niño que guía las almos de los niños muertos hacia el Más Allá, tranquilizándolos y jugando con ellos.

Hay personas que aún sonríen cunado escuchan las palabras de Peter cuando se despide de Wendy y sus hermanos: "No os hagáis mayores nunca. Aunque crezcáis, no perdáis nunca vuestra fantasía ni vuestra imaginación. De ese modo seguiremos siempre juntos. - ¡Prometido! -gritaron los tres niños mientras agitaban sus manos diciendo adiós."

Peter Pan ha calado tan hondo en la cultura inglesa (y en general en la occidental)  que en los jardines Kensington de Londres hay una escultura del niño tocando una flauta (no se les escape la semejanza de Peter con el travieso dios romano Pan). Barrie se basó en uno de los hijos de la familia Llewelyn Daves, Peter, para pergeñar su personaje. Cuando los Daves fallecieron tempranamente, el escritor adoptó a los hijos de la pareja.

FICHA

PETER PAN Y WENDY.- J.M. Barrie.- 272 págs.- editorial Planeta.-ISBN: 9788408167167

 

 

Compartir este post

Repost0
23 junio 2018 6 23 /06 /junio /2018 09:03

Mosén Bruno Fierro es una mezcla del cura reparte guantazos de Giovanni Guareschi, Don Camilo, enemigo y amigo aleatorio y profundo del alcalde comunista del pueblo, Pepone; de la osada Agustina de Aragón con pantalones, y del campesino cazurro que usando la vía del tren como atajo a sus campos se niega a bajar del borrico mientras rezonga a la máquina que resopla por detrás, "xifla, xifla, en que no te apartes tu".

Mosén Bruno (1808/1890) fue un cura de fe profunda y ladina, amor a todos los placeres de la existencia, cazador, pescador y caminante, aficionado al vino, al frontón y a la gresca que ejerció su ministerio en  distintos pueblos del alto Aragón pirenaico, principalmente en Saravillo, convirtiéndose en leyenda a base de sana y combativa dureza, vicios y defectos evidentes y una manera de ser directa, a veces brutal y sin ceremonias que le valió amonestaciones eclesiásticas y protestas de los feligreses (indirectas, que en las directas había peligro de llevarse algún porrazo). Ese tipo de curas que, como algunos hicieron durante las guerras con los franceses o de los carlistas,  se convertían en flagelo del enemigo y sostén del paisano.

El cómic que firman Maxi Campo para los textos y Carlos Azagra y Encarna Revuelta responsables de dibujos y coloraciones, publicado por GP ediciones, es un humorístico y libertario homenaje a las gentes duras, claras y un poco brutas del Aragón profundo del siglo XIX. Las anécdotas, dignas de los mejores chascarrillos para contar a la vera de la chimenea con la bota de vino cerca y unos tajos de cecina para acompañar, son de lo más pintoresco y absolutamente irrepetibles en nuestra época. El "último gran baturro con sotana" como lo califica Maxi Campo, hacía sus martingalas de pastor -no solo de almas- y de montañero y contrabandista en una época y unas montañas que no volverán (las montañas quedan pero el paisanaje cambia). Un álbum indispensable para cualquier aragonés de raza o de adopción y una curiosidad sorprendente para forasteros curiosos.

FICHA

DESCUBRIENDO A MOSÉN BRUNO.- Maxi Campo (textos) y Azagra y Revuelta (dibujos).- Ediciones GP.-132 págs.- ISBN 9788494543524

Compartir este post

Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens