Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
21 junio 2017 3 21 /06 /junio /2017 08:47

El irlandés Ian Gibson es uno de esos escritores o poetas o ensayistas de habla inglesa que han sentido muy dentro de él la atracción, el misterio y a menudo el engorro del "encanto" hispanófilo. Hay mucho de ingenuo, travieso e incluso estoico en ese declarado amor por lo bueno y comprensión por lo malo que emana de la vida e historia de esta Piel de Toro de nuestros desvelos. Me recuerda Gibson a la entereza, las contradicciones, la grandeza y la servidumbre, el poder y la gloria, la miseria y la nobleza  en la visión de España de otro ardoroso hispano, don Miguel de Unamuno.

Este setentón de la verde Erín, ciudadano español desde 1984, que camina por suelos españoles desde hace sesenta años, desde julio de 1957 con menos de 20 años, nos regala ahora, cercano a los 80 años,  unas "Aventuras ibéricas" reflexiones y recorridos por nuestro país, desde el amor y la irreverencia (gracias a Dios).  Muy lejos ideológica y formalmente de otro setentón ilustre, Mesonero Romano,  que a su misma edad escribió las "Memorias de un setentón", y que tiene algo en común con él: una amabilidad profunda, el ojo bien entrenado para los detalles de la vida española y un afecto comprensivo para el desbarajuste nacional, cuna de malos políticos y de buenos poetas y prosistas, de una estridente falta de ética pública, e incluso privada, junto con una manera de encarar vida y problemas que en el reciente pasado todavía tenía el gusto sabio y socarrón de esos Sénecas de pueblo y aldea que hacía de nosotros un pueblo llano, noble y de fiar (virtudes que ya están desapareciendo en este tiempo  a mordiscos y empujones de la globalización que ahora sufrimos.)

Gibson, presa de ese entusiasmo por nuestro país tan difícil de entender para un español de hoy (excepto si hace abstracción del efecto de los telediarios y la prensa cotidianas) nos cuenta sus viajes a lo largo y ancho de España y Portugal, nuestros "lejanos"  primos hermanos. Y comienza recordando a esos viajeros de habla inglesa que le precedieron históricamente, algunos de los que yo mencionaba al principio, desde Washington Irving a Richard Ford (y algún francés, como Chateaubriand) , Henry Swinburne o Charles Clifford.

Nuestro autor busca el hilo de Ariadna de la erudición histórica para enriquecer sus viajes y enriquecernos a sus lectores, a través del magisterio del Museo Arqueológico Nacional, dándonos lecciones simpáticas a muchos españoles, entre ellos yo mismo, sobre los rincones históricos que alfombran nuestro país.

Sus libros sobre García Lorca o Antonio Machado (del primero leí su "La muerte de Federico García Lorca, en los libros del Ruedo Ibérico que estaban prohibidos en nuestro país y que yo iba a comprar a Francia) fueron apasionados y controvertidos. Aquí, Gibson, nos habla de sus visitas a Granada, de los viajes por las tierras de don Quijote, su sentido ibérico de España y Portugal unidos, de nuestra ruidosa convivencia, de la desidia como mal nacional, de la corrupción y la suciedad, del amor a la danza y la fiesta, la universalidad de los tacos...recuerda a Dalí y a Buñuel (ha dedicado un libro a la "vida desaforada" del pintor de Cadaqués) e incluso se atreve a opinar sobre "la cuestión catalana" y ruega que prevalezca el "sentido común y el seny",  toda una lección de conocimiento del país que lo hace, sin duda, "uno de los nuestros". Que además acaba su libro con la frase "me niego perder la esperanza". ¿De qué? Oído atento: "de hacer de España un país culto, tranquilo, dialogante, orgulloso de su mezcla de sangres, magnánimo, estudioso, inventivo y puente entre Oriente y Occidente?". Y yo digo, siguiendo el "Cantar de Mio Cid": "¡¡Dios, qué buen vasallo si oviesse gran señor!!

 

FICHA

“Aventuras ibéricas” .– Ian Gibson.-Ediciones B.-Año 2017. – 412 páginas.-20 EUROS.-ISBN: 9788466660143

 
Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
19 junio 2017 1 19 /06 /junio /2017 10:51

Siruela ha rescatado a una escritora norteamericana, Elizabeth Daly, que parece haber sido cortada  con las hechuras de las novelistas inglesas de entre siglos, quizá por pertenecer al mismo arco generacional (finales del siglo XIX hasta mediados del XX) y cultivar el género policíaco, tan mimado por aquellas damas insignes y respetables de aspecto inofensivo y mentes bien dotadas para el misterio, el crimen y lo insólito y temerario.

Elizabeth Daly no tiene diferencias notables de estilo y tramas con Agatha Christie, Edgard Wallace o Chesterton. Si éste último se inventó al plácido pero astuto Padre Brown, la Daly crea a un no menos plácido Henry Gamadge, escritor y enamorado de los libros de los que tiene una rara sabiduría, que es tan directo y efectivo como el pacífico padre Brown o la señora Marple y el belga Poirot de la gran dama del crimen. Sin embargo la calidad puramente literaria de Daly la acerca más a Chesterton que, con todos mis respetos, a Agatha.

 

En esta novela deliciosa, el nudo criminal no se encuentra en una masión del Yorskhire sino en Manhattan y las cercanías de Nueva York y los protagonistas tienen el desenfadado acento de Yale en lugar del afectado y ceremonioso aunque juvenil de Oxford o Cambridge. Como era de esperar la trama se desarrolla en un ambiente de raras ediciones e incunables, de grabados de calidad en el que Henry Gamadge se desenvuelve como pez en el agua. Las descripciones de los miembros de la extensa familia que convive en una de las grandes residencias no sólo es sorprendentemente hábil sino que roza la perfección cuando nos describe a uno de esos personajes que es disminuido mental, sin convertirlo en una caricatura o en un obvio peligro potencial. Si añadimos que respeta escrupulosamente las reglas de oro del género negro, la racionalidad y la honestidad en la presentación de la trama, sin trucos y sin intervenciones decisivas de origen misterioso, esta novelista merece alguna visita más a su obra (dieciséis novelas con Gamadge como protagonista). Adelante, Siruela...

 

FICHA

UNA DIRECCIÓN EQUIVOCADA.- Elizabeth Daly.-Trad. Raquel C. Rojas. Ed. Siruela .-
ISBN: 9788416964208.Páginas:232.-Precio:19,95€.

 

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
16 junio 2017 5 16 /06 /junio /2017 08:55

Cuando aún eran bebés en sus cunas, los que más tarde serían escritores británicos de familia burguesa, y no digamos de la clase alta, en general solían recibir mezclados con la leche materna fragmentos del Gran Bardo  que las mamás y los papás de aquellos niños solían recitarles de memoria, más o menos desde el siglo XIX cuando, gracias al romanticismo, la fama y el prestigio de Shakespeare --superando la fama teatral en el XVI y el relativismo del XVII y XVIII- comenzó a pasearse por toda la sociedad inglesa desde algunas, pocas, chozas o granjas, a bastantes mansiones o palacios.

Pues bien está muy claro que Ian McEwan es uno de esos bebés. Shakespeare suele ser citado directa o indirectamente por McEwan en sus novelas, pero en este su último libro el escritor coge un fragmento de "Hamlet" en el que el príncipe caviloso menciona una metáfora brillante: el útero femenino es como una nuez que guarda en el interior, rodeado por la cáscara, el fruto, su bebé: "Oh, Dios, podría estar encerrado en la cáscara de una nuez y sentirme rey del infinito espacio...de no ser porque tengo malos sueños"

Con increíble osadía  McEwan crea su historia a partir de la metáfora y convierte en narrador a un bebé que ya sabe que su joven mamá es una adúltera y abomina de los actos sexuales que se ve obligado a vivir desde lugar tan cercano y del fornicador que está humillando a su padre protegido por su falsedad y villanía. Es imposible escapar del humor sesgado, irónico y a veces cruel que la historia permite y McEwan no sólo no lo hace sino que crea páginas de un sarcasmo y una mordacidad brillantes. Ese feto es un hijo no deseado que lee a Joyce, descubre el adulterio de su indiferente madre Trudy, lamenta la debilidad de su padre John y aborrece la vulgar banalidad de su tío Claude en una narración memorable llena de críticas repartidas como sartenazos contra una sociedad y una cultura capaces de engendrar tales carencias de la más simples  inteligencia o moralidad.

Ya desde la primera página este novelista sagaz y bastante osado despierta a gritos al lector: "Asi que aquí estoy, cabeza abajo dentro de una mujer. Aguardo con los brazos pacientemente cruzados, aguanto y me pregunto dentro de quién estoy, qué hago aquí...mis pensamientos al igual que mi cabeza están muy ocupados...Escucho, tomo  notas mentalmente y estoy preocupado. Oigo conversaciones intimas sobre un designio mortífero...porque están planeando un acto atroz" . En unas pocas páginas el autor ha logrado vencer la irrealidad de la propuesta y atendemos entre divertidos y conmovidos o irritados el monólogo de un bebé que asiste al drama criminal que han puesto en marcha su madre y el hermano de su padre ("un patán de pocas luces"), al que dedica una invectiva humorística aunque patética: "No todo el mundo sabe lo que es tener a unos centímetros de la nariz el pene del rival de su padre". La víctima, es un poeta editor, un hombre grande de corazón blando que es engañado por su propio amor desesperado a su mujer.

Elegancia narrativa, humor en las metáforas y en las imágenes, un estilo contundente y austero que sabe remansarse y volverse vitriólico en la mirada crítica del feto narrador que analiza con rigor de cirujano los sentimientos abyectos y las emociones patéticas de tres personas adultas sometidas a su escrutinio, entre copas de vino exquisito saboreadas por delegación con la cultura y sensibilidad de un somelier nonato. Todo ello se convierte en una lectura tan divertida como inteligente, tan sarcástica como conmovedora y al mismo tiempo un discurso que reprueba y tritura la catadura moral de la sociedad occidental actual. Eso sin olvidar la amena e informativa forma de contarnos científicamente los más pequeños detalles médicos y orgánicos de la relación feto-madre, de la genética y el parentesco, hasta del "yo" como entidad orgánico-psíquica que logran hacer "verosímil" el principio básico argumental de la novela: el feto narrador desde el vientre de su madre.

Buena novela con un sorprendente final que no desvelo (aunque me ha sorprendido la impertinencia de cierto detalle gore y fantasmal, que dejo a juicio del lector). A cambio les doy un dato curioso: Ese argumento básico de la novela de McEwan, es original aunque no es la primera vez que se utiliza en la historia de la literatura. Recordemos que en el Mahabhrata,  el príncipe Abhimanyu oye desde el vientre de su madre una conversación importante de su padre Arjuna con ella, que será vital para el futuro del príncipe.

FICHA

Cáscara de nuez. Ian McEwan. Traducción de Jaime Zulaika. Anagrama, 2017. 217 páginas. 18,90 euros

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
13 junio 2017 2 13 /06 /junio /2017 09:50
 

Siguiendo las huellas del gran Epicuro, el antropólogo Santiago Beruete establece el jardín como pretexto para filosofar. El griego proclamaba a su comunidad fraternal del Jardín una ascesis rigurosa y una ética exigente.  Beruete está más cerca del Thoreau del Walden con su vertiente sociológica, pero en todo momento nos acaba sugiriendo la vida buena epicúrea, la busca de la felicidad y la tendencia sana hacia lo placentero. Incluso nos cita el proverbio chino, ligeramente cínico, que te recomienda: "Si quieres ser feliz una hora, bebe un vaso de vino; si quieres serlo un día, cásate; si quieres que sea para toda la vida, hazte jardinero". Y es que el jardín es el paradigma del espacio utópico, el lugar donde se domestica a la Naturaleza en nombre de la estética y del placer sereno de conjugar la visión bella con el olor agradable y el silencio sólo aliñado con el piar de los pájaros y el zumbido de los insectos.

En ese espacio utópico todo invita al recogimiento, al moroso entrar en la paz que se esconde en el fondo de la mente, en la reflexión y el florecimiento del pensamiento filosófico que persigue el bienestar profundo por encima de riquezas o poder. Pero también se convierte en una escuela de paciencia y humildad, de observación y perseverancia, laboriosidad y capacidad de relajamiento, generosidad y otras virtudes asociadas al ejercicio de la jardinería, al cuidado de plantas y flores y a una cierta comunión con la meteorología, ese mirar hacia el cielo que es gesto automático en la gente del campo y en los cultivadores de jardines. El libro de Beruete hace un erudito recorrido por la existencia de los jardines desde su aparición "en el creciente fértil de las tierras de aluvión de los grandes ríos creadores: Tigris, Éufrates y Nilo", pasando por las culturas griega y romana, el enclaustramiento de la Edad Media y las aperturas del Renacimiento y la Ilustración, hasta nuestros días.

Hace falta conocer la filosofía cartesiana para entender la simetría artificiosa de Versalles y a Francis Bacon para ver la afición británica hacia lo natural y aparentemente espontáneo o el pragmatismo utilitarista  de los huertos concienzudamente cultivados en pequeños espacios de las casas unifamiliares de la clase media inglesa; o a Rumi, Lao Tse, los maestros japoneses del arte del bonsái o el ikebana o  Rabinadrath Tagore para situar en su contexto los vergeles orientales.

Beruete filosofa sobre la interacción entre el jardín y el jardinero, la planta y el ser humano y acaba sugiriendo que hay un proceso de complementación entre ambos, algo que obliga a las dos partes en cualquier momento del proceso, a veces " a favor" del jardinero y a veces de las plantas o el terreno o el clima. También se habla de la "mala conciencia" naturalista de la actual sociedad capitalista que trata de "compensar" su escasa sensibilidad hacia la Naturaleza con la creación abundante de "espacios naturales" domesticados y convenientemente diseñados para dar al ciudadano la idea de una Naturaleza que, por otro lado, están destrozando. Y es que no se debe olvidar un aserto inconmovible a través de los tiempos: "La única manera de controlar la Naturaleza es obedeciéndola". Y para ello debes conocer el código, el "lenguaje" de plantas y flores. En una palabra: para mantener un jardín y no sólo disfrutarlo tienes que saber de jardinería y involucrarte en el toma y daca que supone esa relación. Y si no estamos preparados para ello (¿para cuándo una educación en la que se estudien asignaturas de relación práctica con la Naturaleza, desde el jardín al bosque, desde el huerto a los montes, desde las fuentes al océano?) terminaremos causando el fin del jardín o el huerto.

Debemos ser conscientes de las implicaciones sociales y ecológicas de nuestras actividades en el medio natural. Y al mismo tiempo valorar los efectos beneficiosos para el hombre y su salud del contacto y el trabajo en lo natural. A condición de que establezcamos el respeto como norma y el aprendizaje como método para gozar de lo natural.  No se trata de domesticar, imponer, sino de "crecer y florecer juntos", cada cual a su manera.

Beruete analiza la dimensión ética, social y política que tienen los espacios verdes para el ciudadano del siglo XXI, en el que el ansia y la codicia depredadora del ser humano y su sociedad post capitalista está tocando techo en su relación con la Naturaleza. Su libro es una proposición fresca y sugestiva de la necesidad de un cambio en la sensibilidad, percepción y comportamiento del ser humano frente a la Naturaleza, empezando por lo más cercano, nuestros jardines.

El libro, de una erudición nada incómoda se complementa con un "Glosario" de términos  empleados, entre el tecnicismo y la curiosidad histórica, un listado de "dramatis personae" dando historia biográfica de las personajes y personalidades que se citan, una voluminosa bibliografía y el cuerpo, no exagerado, de notas a pie de página ampliando las citas. Excelente libro para enriquecer cualquier biblioteca.

FICHA

Jardinosofía. Una historia filosófica de los jardines. Santiago Beruete. Turner. Madrid, 2016. 536 páginas. 29 euros.

 

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
10 junio 2017 6 10 /06 /junio /2017 14:39

 Empecemos de forma contundente: este es un magnífico libro. Soberbia idea la del periodista leonés Emilio Gancedo que con apenas cuarenta años se ha puesto las botas de caminar y ha afinado su perspicacia y empatía para recorrer el país recabando testimonios históricos relativamente recientes de la vida que llevaron personas en su juventud, hoy ancianos, la mayoría habitantes del olvidado y menospreciado mundo rural, sobre todo cuando realmente lo estaba, a principios y mediados del pasado siglo. En la actualidad la cosa está tomando un sesgo diferente debido a la aparición de cierta conciencia ecológica y el aprecio a formas de vida más naturales y plácidas que las habituales en la vida urbana de ciudades grandes y megalópolis.

Durante los meses de febrero a abril de 2013, Gancedo "emprendió una expedición  hacia delante en el espacio y hacia atrás en la memoria que acabó llevándolo por todo el país en busca de las huellas de la vida y los paisajes del recuerdo, esos que se van evaporando como niebla al sol, de manera imperceptible pero imparable...(para) rescatar y exponer...existencias veteranas que hablasen con el más claro de los idiomas...nombres encallecidos y fibrosos...avecindados por todo el territorio... (pues) desde el tramo final de sus vidas, estas gentes hacen historia de sus propias historias".

Y bien que ha cumplido su cometido Emilio Gancedo, con un estilo literario sembrado de localismos, de hablares populares, de idiomas fraternos, de una rara poesía terrenal, de un ingenio y una fuerza patética y conmovedora que convierte a casi todas las entrevistas en un formidable retablo popular lleno de dolor, sufrimiento, alegría de vivir pese a todo, un sentido del humor extraordinariamente sagaz y deliciosamente  irónico y una sabiduría pragmática y sencilla que hace renacer a Séneca, Epicuro o Sócrates con boina y pantalón de pana o vestido negro remendado aunque limpio.

Extremeños, gallegos, aragoneses, navarros, catalanes, castellanos, historias al por menor con gentes, personas, de sorprendente calidad humana, un frente tormentoso de antiguas miserias y crueldades, narradas con un lenguaje vivo, palpitante, formidable en su sencillez y su propiedad, personajes dignos, humildes y socarrones o ingenuos, valerosos...el escenario donde se pronuncian esas palabras mayores de personas mayores deja un regusto amargo pero vivificante, todo el genio de la Hispania de siempre tan alejada del pastiche de cartón piedra y tecnología punta en la que la hemos convertido.

Dice el autor en alguna parte que su libro "es un viaje hacia el sentido común, la sabiduría y la memoria de unas generaciones irrepetibles". A fe que es mucho más que eso, aun siendo eso, mucho y muy valioso. Es un motivo de reflexión, es un dictamen libre de retórica sobre algo que nos importa mucho conservar a los de aquí y a los de ahora: una filosofía de vida basada en la dignidad, la sencillez y el decoro, el trabajo y la fidelidad a ciertos principios éticos que no demonizan a nadie y que buscan concordia y mutuo respeto.

Este es un libro que debería leerse en las escuelas y analizarse en la Universidad.¡¡ Pero no caerá esa breva!! Por de pronto, felicidades amigo, permíteme llamarte así, por haberlo escrito y trabajado. Y para todos, copio: "El autor ha abierto una página web, libropalabrasmayores.com con toda la información sobre el libro, fotografías de 22 personas entrevistadas por todo el país, mapa y fragmentos escogidos de las entrevistas".

FICHA

PALABRAS MAYORES.-UN VIAJE POR LA MEMORIA RURAL.- Emilio Gancedo.- Pepitas de calabaza.- 22 euros. ISBN: 9788415862376

 

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
6 junio 2017 2 06 /06 /junio /2017 08:28

Amor a los libros. Esa pasión inevitable, absorbente y embrujadora  que suele durar tanto como la existencia del sujeto contagiado. Porque la lectura es un virus contagioso. No se nace amando los libros, aunque sí con una cierta tendencia que lo facilita. Félix de Azúa es uno de los compañeros vitalicios del selecto Club de los adictos a la lectura.

En este libro, que complementa las "Lecturas compulsivas" del autor publicado en 1998, se recopilan en cuatro apartados temáticos: poesía, bajo el título de "El fuego celeste", novela, cuentos, memorias, en "El mundo desencantado"; ensayos en "La era de la teoría" y por último en "La lectura hoy", temas relacionados con la existencia de los libros y el discurso de ingreso en la RAE del autor.

Particularmente me he sentido atraído por los dos apartados centrales  y especialmente por los trabajos dedicados a Proust (la relación de la obra y la vida del autor con el tiempo es particularmente brillante), a Hemingway, McEwan y Pron, así como respecto a los ensayos los de Montaigne, Jünger, Orwell, Trías, Savater y Unamuno. La lectura que hace Azúa de estos autores tienen su "sombra" o reflejo en otras obras del autor como "Autobiografía sin vida" y "Autobiografía de papel".

Se trata de artículos publicados en periódicos y revistas, conferencias, prólogos a otros libros y algún material que no había sido publicado con anterioridad. Ello redunda en una cierta falta de uniformidad de estilo e incluso de profundidad analítica, que el autor compensa con su facilidad para encontrar engarces de ideas y sugerencias inteligentes a obras y autores de los que parece no se puede decir nada nuevo.

Reconozco haber leído este libro con una predisposición favorable, ganado entre otras cosas por una frase que Azúa redacta en su prólogo: "He vivido siempre entre libros, con libros, ante libros, contra libros, rodeado de libros, enterrado en libros", recorrido vital circunstancial que reconozco como propio y sometido a la misma fascinación que él por el lenguaje, esa "potencia exclusiva del  humano o su exclusiva cárcel" y la afición a "infectar" a los demás con "esa enfermedad tan a contracorriente, tan rebelde, tan intempestiva, como es la lectura".

Quizá el mensaje de este libro estriba en el deseo del autor de "enseñar" a leer, de sugerir una disciplina casi espiritual, una especie de zen de la lectura, inmersión a fondo en el libro, buscando su raíz, sintiéndolo "desde dentro" y en el centro de una percepción despierta y alerta. Y no leer cualquier cosa sino ofrecer una especie de "farmacopea", de remedios librescos para enseñar a ejercer esa atención. Más que decirnos qué leer, Azúa nos dice cómo leer, con el corazón abierto, de mente a mente, del lector al autor. Y, eso sí, que no falte una buena ración de clásicos, antiguos o modernos. Hacer nuevos compañeros de viaje.

 

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
25 mayo 2017 4 25 /05 /mayo /2017 08:04

Que este joven profesor de Historia de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Yuval Noah Harari, se haya convertido en un autor millonario en ventas en todo occidente (en los países árabes hubiese sido un milagro con esos apellidos) con un irreverente y ambicioso ensayo divulgativo sobre la historia del Homo sapiens, desde su aparición hace 200.000 años hasta el momento actual, deja claro un punto obvio: la astuta inteligencia comunicativa de Noah. Por supuesto que es un libro destinado al público mayoritario de cultura media actual,  con una criba hábil de acontecimientos más relevantes y de amplios periodos casi ignorados, todo aderezado con una divertida crítica a menudo espatarrante y con muy personales interpretaciones de los hechos. Con un estilo de lo más directo, desenfadado y suficientemente informado como para encantar a sus lectores y darles la idea de que están enriqueciendo su cultura hasta límites casi científicos.(y divirtiéndose al mismo tiempo).

La simplificación era inevitable en un empeño tan enorme: resumir el devenir de la especie Homo sapiens desde su aparición hace unos 70.000 años con el desarrollo de complejas estructuras culturales que, según Noah podrían resumirse en tres revoluciones que convertirían a la especie animal humana en el mayor depredador del planeta, causante directo de la desaparición de incontables especie animales (y de la exterminación de especies humanas surgidas antes y al tiempo que la Sapiens), en un insensato y absurdo enfrentamiento contra el resto de la Naturaleza con el objetivo de dominarla y exprimirla. La primera la llama "cognitiva", con la creación de un lenguaje ficcional como fundamento de su superioridad (el punto "en el que la historia declaró su independencia de la biología"): la segunda, la "agrícola" ,que transformó la sociedad de cazadores-recolectores nómadas en otra de agricultores y pastores sedentarios que aceleró el poder humano desde hace 12.000 años y conllevó inevitablemente la jerarquización de los grupos, de modo que las clases superiores (reyes, sacerdotes, administradores, grandes propietarios) tendieron a la discriminación y la opresión de las masas de trabajadores. Aquí Noah se explaya en el estudio del patriarcado, es decir, del predominio del hombre sobre la mujer, que las sucesivas ideologías han tratado de legitimar como el “orden natural de las cosas”, que ni es orden ni es natural, sino una forma más del dominio histórico de los grupos más poderosos sobre los más débiles Y, por fin,  la "científica" que se puso en marcha hace 500 años y produjo la primera globalización y  la aparición de los grandes imperios mundiales, como el español o el británico,  (sin olvidar el papel de las religiones, en el que se hace una discreta apología de los politeísmos (que conllevan una abundante dosis de tolerancia) y se clama contra el fanatismo de los monoteísmos (aunque Noah carga las tintas en cristianismo e Islam casi olvidándose del judaísmo, claro) y sus secuelas: la intolerancia para los que no acepten su verdad única, los antagonismos internos, las guerras santas (cruzadas y yihads). Un proceso muy actual, aunque longevo, que  "bien podría poner fin a la historia e iniciar algo totalmente diferente".

En cuanto a la última revolución, la "científica", no se limita al progreso situado tradicionalmente en el siglo XVII europeo, sino a todos los hallazgos de los últimos 500 años en el terreno de la ciencia,  desde los grandes avances tecnológicos generados por la revolución industrial hasta los más recientes de la ingeniería genética. Evidentemente cualquier lector informado echará de menos muchísimos elementos históricos y filosóficos (o artísticos y sociales) que Noah no ha juzgado pertinentes para el demoledor mensaje crítico que nos proporciona, pero sin duda el material que el autor nos desvela en  las 500 páginas de su libro, al margen de las inevitables lagunas y manipulaciones globales, es de lo más sugerente y puede ser objeto de reflexión.

En el epílogo, que Noha titula provocativamente,  "El animal que se convirtió en un dios", se nos ofrece una visión pesimista arrolladora pero también de una lógica aplastante: "...tras su aparición hace 70.000 años el homo sapiens...se transformó en el amo de todo el planeta y en el terror del ecosistema...hemos domeñado nuestro entorno, aumentado la producción de alimentos, construido ciudades, establecido imperios y creado extensas redes comerciales. Pero ¿hemos reducido la cantidad de sufrimiento en el mundo?...somos más poderosos de lo que nunca fuimos, pero tenemos muy poca idea de qué hacer con todo ese poder... los humanos parecen más irresponsables que nunca...¿hay algo más peligroso que unos dioses insatisfechos e irresponsables que no saben lo que quieren?

FICHA

De animales a dioses. Una breve historia de la humanidad. Yuval Noah Harari. Traducción de Joandomènec Ros Debate. Madrid, 2014. 494 páginas. 23,90 euros 

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
22 mayo 2017 1 22 /05 /mayo /2017 08:06

Algunas raras veces una buena novela es llevada al cine y se convierte en una buena película. A menudo una buena película se basa en una novela mediocre. O una mala novela da lugar a una excelente película. En todos los casos el crítico haría bien en analizar estas películas o novelas de forma independiente ya que las dos artes, la literaria y la fílmica, aunque hermanadas, son procesos muy diferentes y dan lugar a un proceso de conocimiento distinto.

En el caso de "La reina de África", la novela fue publicada en 1935 por un autor de cierta popularidad durante la primera mitad del siglo XX : C. S. Forester (1899-1966), uno de estos novelistas perteneciente a la brillante escuela anglosajona de la literatura de aventuras ( como Kipling, Conan Doyle o H.G. Wells), verdaderos surtidores de ideas y temática en las que el cine entró a saco. Forester es autor de una serie de novelas sobre el oficial de Marina de guerra Horatio Hornblower, combatiente en las guerras napoleónicas, una de las cuales dio origen a la entrañable película El hidalgo de los mares (1951, Raoul Walsh), interpretada por un joven y carismático Gregory Peck prestándole su encarnadura.

La película sobre "La reina de África" fue dirigida por John Huston e interpretada por dos actores en estado de gracia: Humphrey Bogart (se llevó un Oscar) y Katharine Hepburn. La cinta se convirtió en un clásico aunque Huston se desvinculó bastante de la novela y le dio un final distinto al literario. La historia del accidentado rodaje dio lugar a otra novela  "Cazador blanco, corazón negro" que fue llevada al cine por Clint Eastwood.

Pero centrándonos en esta novela, su lectura es entretenida y en algunos momentos fascinantes. Logra imprimir una sensación de realismo y aventura realmente notable. La historia se desarrolla en África Central, tras el estallido de la Primera Gran Guerra. La Reina de África es el nombre de una destartalada barcaza a motor que se encarga de llevar el correo a las aldeas africanas y a las misiones religiosas. El propietario es un tipo entrañable, borrachín, noble e ingenuo, Charlie Allnut.  Se nos cuenta la peripecia de esa nave fluvial que lleva a bordo a la madura hermana del misionero, Rosie Sayer, que ha muerto cuando comienza la acción, tras el saqueo del poblado por los soldados alemanes en pie de guerra. Ambos descienden por un río lleno de peligros hacia el lago en el que éste desemboca. La firme obstinación de Rosie y el resignado apoyo de Charlie tienen una misión casi imposible: llegar al lago y tratar de hundir un pequeño acorazado alemán, el Luisa, que con sus cañones es el dueño del lago, limítrofe a la zona por donde podrían pasar las tropas británicas. La originalidad de la novela consiste en que los elementos bélicos son sólo circunstanciales y la trama se basa principalmente en el dispar juego de fuerzas entre la dama solterona y decidida y el abnegado y servicial a la fuerza Charlie. La novela de Forester incide con gran sensibilidad en las opuestas personalidades de las dos personas, en sus momentos de decaimiento, en la ternura que se despierta entre ellos y el objetivo pasa a ser un pretexto argumental que hace avanzar el proceso lírico y psicológico que va acercando a los dos personajes.

No revelaré las diferencias entre el guión del novelista James Agee y la novela de Forester. En ambas producciones prima esa delicada muestra de construcción de personajes. La disimilitud de los finales, el tierno y épico-sentimental hustoniano o el realista y coherente de Forester no aumentan ni disminuyen el valor intrínseco de ambos. Para que saquen sus propias conclusiones los que hayan visto la película, les añado un párrafo de la última página de la novela.

"El capitán de la corbeta había mencionado la posibilidad de regreso a Inglaterra; para Rose eso quería decir un cuadro de calles miserables y personas críticas y tías entrometidas...Y le resultaba terriblemente doloroso contemplar su separación de Charlie...

-Charlie-dijo, en tono apremiante- tenemos que casarnos.

-Diablos- exclamó Allnut. Aquél era un aspecto de la situación en el que realmente no pensaba.

..........................

..........................

-De acuerdo, Rosie.-dijo- Hagámoslo."

Así que anímense y léanla.

FICHA

LA REINA DE AFRICA.-C.S. Forester.- Trad. Rosa Mª Bassols.- Seix Barral

 

.
 
 
Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
15 mayo 2017 1 15 /05 /mayo /2017 08:01

Arropada por un sinfín de citas literarias, filosóficas y antropológicas, médicas y neurológicas, la profesora de psicología de  la UNED María Teresa Román entra en el análisis de la compleja casuística de la exploración de conciencia y los múltiples y mas o menos dispersos sistemas para encarar semejante viaje a lo desconocido.

Con un estilo un tanto farragoso, el viaje hacia el "agujero explicativo" de lo que es la conciencia o las percepción de la supuesta realidad no añade nada original a lo que ya sabemos y sobre todo nada en el aspecto más científico de la cuestión, a través de la neurología, o de la física cuántica. El libro resume y abunda sobre consideraciones filosóficas, literarias o poéticas. La conciencia chamánica, la meditación en sus múltiples formas, las intuiciones de pensadores espiritualistas, el extraño y evanescente universo de los sueños, van  desarrollándose a través de más de 400 páginas, sin añadir nada definitivo o científico a un tema ya de por sí alejado de la evidencia constatable o el empirismo mensurable de la ciencia básica.

Un prólogo de Manuel Almendro resulta redundante sobre el contenido y el enfoque del libro, sin aclarar límites o definir cuestiones. El objetivo confesado por la autora: poner en marcha una maquinaria narrativa dentro del marco de un lenguaje lo más abierto posible con el fin de reunir las piezas necesaria para obtener una idea, siquiera vaga, de ciertas formas especiales de imaginar, sentir y percibir el mundo y que tienen su cuartel general en la actividad profunda, oculta, misteriosa, esquiva, maravillosa, aventurera y mágica de la “Conciencia”, es desde este punto de vista sobradamente logrado. Pero, tal como dice, el resultado final es darnos una idea, sin duda muy vaga, de esas formas distintas y variadas de concebir la conciencia con una hipertrofia de adjetivos que no añaden nada a la claridad y más bien logran volver el tema aún más "misterioso, esquivo, aventurero (sic) y mágico".

Podría resumirse en esa frase: "Quizá todo lo que tenemos son cabos sueltos, un sofisticado arte de la conjetura, un lenguaje equívoco...datos insuficientes para adherirnos sin más a determinados principios por indiscutibles que parezcan "(pág. 290). Aunque hay una voluntad evidente de aportar algo de luz a este difícil camino. Pero todo queda en un intento bienintencionado y laborioso cuyo límite básico está en estas palabras de la autora:
"Estoy convencida, dice, de que existen patrones insospechados a nuestro alrededor que podrían llegar a manifestarse si supiéramos qué, dónde y cómo mirar".

 

Ficha Técnica

Título: La exploración de la conciencia.- María Teresa Román.- Editorial Kairós . Barcelona.- 456 págs. 18 euros. ISBN: 978-84-9988-546-9
 

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
5 mayo 2017 5 05 /05 /mayo /2017 09:55

He pasado años leyendo a Krishnamurti, primero en ediciones sudamericanas (casi todas de Buenos Aires) y después en las excelentes traducciones que realizaba Editorial Kairós, que ha publicado la práctica totalidad de las obras del espiritual pensador hindú en lengua inglesa, sus discursos y correspondencia, además de sus encuentros con científicos y filósofos de renombre en todo el siglo XX,  hasta su muerte en 1986, así como dos o tres biografías de notable calidad. Mi admiración por este pensador independiente, libre e incisivo no ha disminuido con el tiempo sino al contrario.

El presente libro fue publicado en inglés en 1989 - la traducción es de 2009- y es una recopilación de textos en los que se resume la postura filosófica y vital de J.K. respecto a la meditación, verdadero elemento esencial de la vida espiritual.

Como meditador practicante desde hace más de treinta años (con los habituales periodos más o menos dilatados de "noche oscura del alma" que todo meditador conoce bien) terminé recalando en el zen como disciplina más idónea para mi temperamento inquisitivo y científico. Sin embargo seguí cultivando las lecturas de J.K. y ese trabajo fue dando sus frutos. Mi opinión sobre este gran individuo, dotado de una inteligencia y una penetración singulares, se fue aquilatando con el tiempo, sin menoscabar la valía de sus aportaciones a la vida espiritual. Es precisamente la singularidad de su persona y del funcionamiento de su privilegiada mente la que colocó el misterio Krishnamurti en su justo lugar:  Filosóficamente J.K. es una especie de Sócrates dotado de ciertas particularidades mentales, de ciertas ventajas neuronales y perceptivas que lo convierten en un miembro de la escasa nómina de superdotados espirituales. Por tanto, a pesar de su énfasis pedagógico y su simplicidad aparente, el mensaje operativo de J.K. respecto de la meditación es algo prácticamente imposible de seguir hasta sus últimas consecuencias.

De ahí mi elección de este libro como "anzuelo" para cualquier lector avisado. Ya que el hecho de que su ejemplo no esté al alcance de cualquiera no resta validez y riqueza al mensaje que los libros de J.K. difunden. Solo el hecho de leerle y aplicarse en lo humanamente posible en lo que nos sugiere alcanza por sí mismo una asombrosa utilidad práctica para el desarrollo del lector como persona ética. Por tanto, acérquense a la meditación de la mano de uno de los pocos seres humanos que ha logrado trascenderla.

FICHA

LA MENTE EN MEDITACIÓN.-Jiddu Krishnamurti.- Ed. Kairós. Contiene DVD.- ISBN 9788472457157

Repost 0
Published by Diariodemimochila.over-blog.es//charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens