Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
18 agosto 2018 6 18 /08 /agosto /2018 07:51

¿Es una novela? ¿Un ensayo histórico?¿Una ficción filosófica? ¿Una narración ética sobre la sobrecogedora crueldad indiferente del capital en una época indeciblemente nefasta, la eclosión del nazismo? ¿Una reflexión lúcida y desengañada sobre la maldad humana? ¿O sobre la estupidez de las masas?¿O sobre la perversión inaudita de la política confabulada con el mundo financiero?¿O sobre la criminal indiferencia del mundo ante las catástrofes políticas que destruyen personas y países, mientras no les salpique a ellos, el resto de la mal llamada "comunidad" de naciones?

Pues bien este libro es un poco la suma de todo lo anterior. Su autor, Eric  Vuillard, se llevó el Premio Goncourt el pasado año y atesora varios premios más por sendas obras que no conozco y por lo tanto de las que no hablaré. Sin embargo "El orden del día", merece, ha merecido mi atenta lectura. Desolada lectura. Escrita en un tono documental en el que, de vez en cuando, el autor no puede evitar algún apunte sarcástico, alguna nota que expresa dolor y desconcierto, una ironía candente para salpimentar los datos y, debajo de todo, una urdimbre de datos y cifras, hechos y documentos que dan contundencia y pegada de documental de denuncia a este libro que abunda en un tema que ya ha sido objeto de bibliotecas enteras de libros y comentarios: el auge y caída del III Reich. Enfocando especialmente una zona de sombras, mantenida cuidadosamente "al margen" de los focos: los poderes fácticos financieros que auparon e hicieron posible el advenimiento de Hitler al poder y el vergonzante mantenimiento de ese horror a través de más de una década, los años más desdichados del desdichado siglo XX.

Como buen director de escena que parece ser, Vuillard, no hace narrativa, no enjuicia, limita los adjetivos, se permite momentos llenos de efectos dramáticos: como la reunión secreta de los 24 magnates alemanes -Opel, Krupp, Siemens, Bayer, Telefunken, Agfa, Varta...- con Göring  y con Hitler en el Parlamento alemán, Reichstag, o como la esperpéntica cena del embajador alemán en Inglaterra, el melifluo Ribbentrop, -llevaba su nombramiento de ministro de Exteriores hitleriano en el bolsillo- con el primer ministro inglés Chamberlain (curioso dato: la residencia en Londres de Ribbentrop era propiedad de Chamberlain, es decir este era su casero) la misma noche en que Alemania ha invadido Austria y se ha levantado el telón de la II Guerra Mundial. Pulso dramático y mordaz de un buen novelista.

Como en un thriller cinematográfico, la acción va pasando por despachos y salones del poder europeo, en un tono algo satírico, como si de un gran guiñol se tratara pero dejando muy claro en cada momento la ruindad histórica de lo que ocurrió aquellos días oscuros. Empezando por  el canciller austriaco, Kurt von Schuschnigg, figura detestable que vivió una pesadilla ante la brutalidad nazi que acabó de un plumazo con su cargo  y, paradójicamente, le logró tras la guerra convertirse  en catedrático de Ciencias Políticas en una universidad norteamericana (ante el irónico asombro de Vuillard, que le dedica unos cuantos pullazos muy bien colocados).l Sin olvidar el paso por el ridículo e insultante Acuerdo de Munich que firmaron juntos Neville Chamberlain, Adolf Hitler, Edouard Daladier y Benito Mussolini, una de las páginas más humillantes de la clase política en toda la historia. O nos muestra, en el capitulo dedicado a Schuschnigg, como en un fundido cinematográfico una escena y un personaje que no parecen coherentes con el resto, un artista anciano llamado Soutter que, enloquecido, en un asilo, pinta con las manos  sobre manteles de papel "repulsivos y terribles monigotes que se agitan en el horizonte de un mundo donde rueda un sol negro" y Vuillard nos desvela la clave de la escena: "el pobre Soutter, en su delirio, tal vez sin saberlo, filma con los dedos la lenta agonía del mundo que le rodea". Es un desdichado visionario que muestra con su arte el oscuro mundo al que darán entrada  los nazis.

Vuillard, en el fondo, dedica su obra a comentar la ignominia que supone  que la mayoría de aquellos 24 magantes que le dieron el poder y la guerra a Hitler y muchos de los hombres públicos que babearon  servilmente ante la estulticia nazi, no estuvieron presentes en los juicios de Núremberg ni ante ningún tribunal de derechos humanos, sino que siguen al mando de sus megaempresas, ofrecen una imagen de la que se han limpiados los episodios vergonzantes y claman a favor de la democracia y los derechos humanos (la mayoría de esos prohombres sustentaron sus fábricas con mano de obra esclava surgida de los campos de concentración y exterminio de los nazis).

Ya desde la misma portada, Vuillard, muestra sus cartas: una foto de Gustav von Krupp, el empresario y financiero que construía algunas de sus fábricas cera de los campos de concentración para aprovechar la mano de obra gratis: un hombre maduro de amplia frente y mirada dura y firme, expresión altanera y aristocrática, el poderoso creador del grupo Krupp AG, la compañía que desde hace décadas lidera en Alemania la producción de acero, armamento y maquinaría agrícola pesada. Ya que, ironiza el autor, “las empresas no mueren como los hombres. Son cuerpos místicos que no perecen jamás”.

El autor acaba avisándonos a todos que la historia está pendiente, que aquellos 24 hombres -símbolo del poder financiero que en cada época toma una forma distinta pero siempre persigue lo mismo con métodos diferentes- siguen y aumentan sus activos, su poder en la sombra, su inclemente indiferencia ante los ciudadanos de "a pie". "No pensemos que todo esto pertenece a un lejano pasado. No son...monstruos antidiluvianos, criaturas dela miseria de  los años cincuenta. Estos nombres -los de las empresas- siguen existiendo. Poseen inmensas  fortunas. Sus sociedades se han fusionado y forman todopoderosos conglomerados..." Y remata  el libro con estas palabras, "Nunca se cae dos veces en el mismo abismo. Pero siempre se cae de la misma manera, con una mezcla de ridículo y pavor." Deberíamos tomar nota del mensaje en la sombra de esta novela, una sombra inquietante que planea sobre el siglo XXI y sobre nuestras cabezas. Las de todos.

FICHA

EL ORDEN DEL DIA.- Eric Vuillard.- Trad. Javier Albiñana.-141 págs. Tusquets Editores.- 17 euros.- ISBN 9788490665077

 


 


 
 

Compartir este post

Repost0
11 agosto 2018 6 11 /08 /agosto /2018 08:05

El poeta inglés, William Blake (1757-1827), escribió un largo poema, "Augurios de inocencia", del que vamos a citar sus primeros versos: "Para ver el mundo en un grano de arena/ y el cielo en una flor silvestre/ abarca el infinito en la palma de tu mano/ y la eternidad en una hora".  Este poeta visionario, artífice de la palabra y la imagen, decía que la actitud ante la existencia es "verlo todo como es, infinito". El libro que hoy les recomiendo parece seguir esa sacralidad de la realidad sin quedarse en ella, acercándonos al universo con sencillez y asombro, avalado por los datos más recientes que la investigación científica nos ofrece..

El amigo Galfard ha logrado escribir un libro brillante, de lectura fácil, dinámica e interesante. Él pone literalmente en nuestras manos una serie de conocimientos sobre el universo, el tiempo y el espacio, usando un lenguaje coloquial y divertido, evitando tecnicismos farragosos y prometiendo formalmente en el prefacio del libro que "tiene la intención de que ningún lector se quede rezagado en la lectura de su libro". Y a fe que consigue cumplir su promesa, al menos en lo que a este crítico concierne y a mi experiencia en pulsar los criterios lectores de muchos individuos.

Desde las preguntas que de niños nos hacíamos cada vez que alzábamos la cabeza y mirábamos en la noche el cielo cuajado de estrellas, la luna, las estrellas fugaces en las noches de agosto o nos extasiábamos con la metafísica poética de "2001, una odisea espacial", o devorábamos sin saber por qué toneladas  de ciencia ficción, de ciencia recreativa, de misterios del planeta por resolver hasta las cuestiones especulativas que leíamos en libros sobre física cuántica o descubrimientos de la neurociencias y las conexiones con las fuerzas energéticas primordiales hasta llegar al "todos somos Todo", somos una parte esencialmente relacionada y perteneciente al Universo, las preguntas no han cesado y sólo unas pocas reciben una respuesta científicamente válida. Pues bien, El universo en tu mano  da muchas --no todas, eso sería imposible aquí y ahora- respuestas. Y lo que es igual de importante, porque arremete contra las falsas verdades sobre el universo y la física que llevamos siglos repitiéndonos, y algunos tópicos igualmente falsos que se visten con el ropaje cuántico.

El hallazgo de este libro es su lenguaje y su recurso a la imaginación del lector de una manera eficaz y fascinante. Un uso fastuoso de metáforas, imágenes brillantes y conceptos profundos explicados con la sencillez y eficacia que utiliza un buen maestro con un niño de cinco años. Conseguir que imagines el aspecto de un agujero negro, el estallido de una estrella, la formación de satélites y planetas. Y añade a esto que Galfard tiene un saludable y chispeante sentido del humor que nos invita incluso a surfear sobre un asteroide para ver la dinámica cósmica de los objetos en el espacio, desde el big bang hasta el estallido del sol en su colapso final arrasando con todo el sistema a su cargo, incluido un absurdo planeta rojo con todo su interior licuado por el calor, el nuestro, que antaño fue azul.

Galfard nos permite entender la teoría de la relatividad con una metáfora brillantemente cotidiana y banal, se comporta como el autoestopista galáctico de Douglas Adams, te reduce de tamaño para que veas el comportamiento de los electrones y logra que te plantees seriamente desterrar los conceptos aprendidos y usuales que mantenías -si acaso lo hacías- sobre el tiempo y el espacio y la sorprendente relación entre ellos. ¿Enrevesado? Quizá un poco, dada la ambición del intento de explicación totalizador. Sin embargo no requiere un esfuerzo enorme ni tampoco una formación técnica específica. Es un ensayo divulgativo y muy inteligente. Con él podemos cerrar el círculo entre el microcosmos del cerebro y la mente humanas y el macrocosmos del universo en el que vivimos y del que formamos parte de una forma más íntima y esencial de lo que creemos. Galfard no nos ofrece sólo información selecta, nos ofrece algo más: entendimiento. Esa  complejidad  organizada  de  la  que  se  nutre  nuestro  cerebro llamada conocimiento. Y se trata de los conocimientos más profundos y fundamentales de nuestro tiempo. Narrados con un humor a menudo surrealista: explicar física del cosmos acompañando a un jarrón de porcelana que querríamos destruir. ¿Una metáfora absurda? No, lean el libro y verán que es bastante acertada.

Y la intención del autor queda reflejada en esta frase con la que  termina su libro: "Espero que la próxima vez que mires las estrellas y la Luna, recuerdes lo extraño, extenso y hermoso que es este universo nuestro, ya que ampliar nuestros conocimiento y nuestros sueños colectivos y perseguir bellezas y misterios ocultos es el camino que nos llevará a lograr la supervivencia a largo plazo de nuestra especie".

(Leer más en Diariodemimochila.over-blog.es)

FICHA

EL UNIVERSO EN TU MANO.-Christophe Galfard. Traducción de Pablo Álvarez Ellacuria. Blackie Books. Barcelona, 2016. 453 páginas. 23 euros.- ISBN 9788416290628

Compartir este post

Repost0
4 agosto 2018 6 04 /08 /agosto /2018 08:10

Lo asombroso de este autista de nacimiento no es sólo que se haya convertido en un matemático prodigioso (eso está en la línea de algunas, pocas pero notables, personas afectadas por ese síndrome cerebral) sino que haya aprendido a comunicarse tan bien, con tanta soltura y espontaneidad que hace fácil y divertido de leer un tomo de más de trescientas páginas que tratan temas relacionados con el cerebro, del tenor de sus capacidades, mostrarnos cómo se miden la inteligencia y el talento, la importancia de las palabras y el lenguaje para la percepción del mundo, el instinto numérico, las partes del cerebro y del cuerpo en las que se produce la creatividad, lo que se considera nutritivo para la voraz mente y una inteligente proyección de lo que podría ser el futuro de nuestra mente humana dado la que está cayendo con la IA y la eclosión imparable de las neurociencias. Como nos dice en las primeras páginas, citando a la poetisa decimonónica Emily Dickinson: "El cerebro es más amplio que el cielo/pues si los dos al lado colocamos/ el uno al otro contendrá/ fácilmente y también a ti" (hay que ver la perspicacia científica de la genial y desdichada poetisa).

Daniel Tammet es capaz de aprender cualquier idioma en una semana, de recitar de memoria miles de decimales del número pi y otras hazañas perceptivas gracias a sus capacidades cognitivas extraordinarias. Pero también es una buena persona y escribe libros de divulgación con los que intenta ayudar a los que no somos como él, o sea casi todos. Para ello nos escribe sobre los secretos del cerebro y los avances de las neurociencias, sobre cómo desarrollar la conciencia espacial, la intuición y la empatía y lograr nuevas formas de percepción y pensamiento creativo. Es un lector apasionado por la literatura, la poesía y los libros de neurociencias. Y también aficionado al cine (suele citar el caso del savant Kim Peek, popular por la película "Rain Man", basada en él y en su habilidad en nemotecnia numérica) y a la música.

Daniel Tammet  nos muestra algunos recientes hallazgos neuro científicos, a los que aporta sus propias reflexiones a fin de llegar a convencernos de que la mente del lector no es, realidad, tan distinta de la suya y que poniendo un poco de atención cualquiera puede aprender  algunas cosas que mejorarían nuestra percepción, cognición y relación con lo real. Para ello Tammet estudia el funcionamiento de su propia mente y trata de ofrecernos respuestas sobre las preguntas que todos nos hacemos sobre nuestra mente. Desde la neuroplasticidad y sus promesas bastante realistas de ayudarnos a resolver problemas de la mente que creíamos irresolubles, hasta la curiosa relación existente entre el proceso de desarrollo del lóbulo frontal en la adolescencia con esos actos impulsivos, absurdos y tontos a menudo que todos hemos sufrido -y hecho sufrir a los demás- en aquellos años ("que nadie diga que fueron felices", como decía Paul Nizan en un poema). Tammet también nos habla de un tema que ya hemos estudiado en estas páginas: los efectos beneficiosos de la meditación en el cerebro y la mente.

Como también ocurre entre algunos maestros budistas o expertos en meditación o mindfulness, Tammet da por sentado que el lector tiene recursos intelectuales o formativos que raramente están al alcance de cualquiera y precisan de una formación muy superior y más profunda de lo habitual en personas corrientes, incluso universitarios o científicos. Es decir, también hace falta un cerebro especial, inusualmente bien amueblado y entrenado.

Especialmente interesante es la sinceridad y honestidad de Tammet al desmontar ciertos tópicos sobre el autismo, aunque sea al coste de arremeter contra escritores muy respetables que ha escrito sobre esa perturbación cognitiva, como el gran Oliver Sacks (sobre todo en "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero") y asegura que no se puede catalogar sin más a todos los autistas como enfermos mentales, antisociales y discapacitados. Que hay tantos tipo de autistas como personas con ese mal y cada una es diferente  de las demás. Precisamente en consonancia con las nuevas tendencias  y descubrimientos de las neurociencias Tammet enfatiza la importancia de la influencia social y del bagaje cultural en los llamados test de inteligencia que olvidan a menudo el hecho incontrovertible de que hay muchos tipos de inteligencia, no sólo grados.

Todo es posible, nos dice Tammet, en esta "masa de tejido gelatinosa que pesa poco más de un kilo y contiene en torno a cien mil millones de neuronas y hasta mil billones de conexiones neuronales, un número mayor que el de las estrellas del universo conocido".

FICHA

LA CONQUISTA DEL CEREBRO.- Daniel Tammet.- Trad. Ismael Attrache.- 332 págs.- Ed.BlackieBooks.- ISBN 9788416290604

Compartir este post

Repost0
31 julio 2018 2 31 /07 /julio /2018 09:12

Vamos a adentrarnos en un viaje ambicioso en torno al ser humano en relación con el Universo. Empezaremos con el microcosmos  de "La conquista del cerebro" del matemático Daniel Tammet (una persona con deslumbrante inteligencia que padece el trastorno de Asperger, pero gracias a la suerte también pertenece al 1% de esos enfermos que "padecen" también el Síndrome del Sabio-savant-). Y ampliaremos esos "confines secretos de la mente", con el macrocosmos de "El universo en tu mano" de  Christophe Galfard, un físico, amigo y colaborador de Stephen Hawking, divulgador de la ciencia que nos propone " un viaje extraordinario a los límites del espacio y el tiempo". Ciencia en dos direcciones pero todas  con un impulso común  y, sin duda, con un objetivo semejante: entender el  ambivalente progreso de nuestra especie y promover un desarrollo más armónico antes de que sea demasiado tarde para ello.

Daniel Tammet es capaz de aprender cualquier idioma en una semana, de recitar de memoria miles de decimales del número pi y otras hazañas perceptivas gracias a sus capacidades cognitivas extraordinarias. Pero también es una buena persona y escribe libros de divulgación con los que intenta ayudar a los que no somos como él, o sea casi todos. Para ello nos escribe sobre los secretos del cerebro y los avances de las neurociencias, sobre cómo desarrollar la conciencia espacial, la intuición y la empatía y lograr nuevas formas de percepción y pensamiento creativo. Es un lector apasionado por la literatura, la poesía y los libros de neurociencias. Y también aficionado al cine (suele citar el caso del savant Kim Peek, popular por la película "Rain Man", basada en él y en su habilidad en nemotecnia numérica) y a la música.

Daniel Tammet  nos muestra algunos recientes hallazgos neuro científicos, a los que aporta sus propias reflexiones a fin de llegar a convencernos de que la mente del lector no es, realidad, tan distinta de la suya y que poniendo un poco de atención cualquiera puede aprender  algunas cosas que mejorarían nuestra percepción, cognición y relación con lo real. Para ello Tammet estudia el funcionamiento de su propia mente y trata de ofrecernos respuestas sobre las preguntas que todos nos hacemos sobre nuestra mente. Desde la neuroplasticidad y sus promesas bastante realistas de ayudarnos a resolver problemas de la mente que creíamos irresolubles, hasta la curiosa relación existente entre el proceso de desarrollo del lóbulo frontal en la adolescencia con esos actos impulsivos, absurdos y tontos a menudo que todos hemos sufrido -y hecho sufrir a los demás- en aquellos años ("que nadie diga que fueron felices", como decía Paul Nizan en un poema). Tammet también nos habla de un tema que ya hemos estudiado en estas páginas: los efectos beneficiosos de la meditación en el cerebro y la mente.

Como también ocurre entre algunos maestros budistas o expertos en meditación o mindfulness, Tammet da por sentado que el lector tiene recursos intelectuales o formativos que raramente están al alcance de cualquiera y precisan de una formación muy superior y más profunda de lo habitual en personas corrientes, incluso universitarios o científicos. Es decir, también hace falta un cerebro especial, inusualmente bien amueblado y entrenado.

Especialmente interesante es la sinceridad y honestidad de Tammet al desmontar ciertos tópicos sobre el autismo, aunque sea al coste de arremeter contra escritores muy respetables que ha escrito sobre esa perturbación cognitiva, como el gran Oliver Sacks (sobre todo en "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero") y asegura que no se puede catalogar sin más a todos los autistas como enfermos mentales, antisociales y discapacitados. Que hay tantos tipo de autistas como personas con ese mal y cada una es diferente  de las demás. Precisamente en consonancia con las nuevas tendencias  y descubrimientos de las neurociencias Tammet enfatiza la importancia de la influencia social y del bagaje cultural en los llamados test de inteligencia que olvidan a menudo el hecho incontrovertible de que hay muchos tipos de inteligencia, no sólo grados.

 

El amigo Gallard ha logrado escribir un libro especialmente brillante, de lectura fácil y rabiosamente dinámica e interesante. Él pone literalmente en nuestras manos una serie de conocimientos sobre el universo, el tiempo y el espacio, usando un lenguaje coloquial y divertido, evitando tecnicismos farragosos y prometiendo formalmente en el prefacio del libro que "tiene la intención de que ningún lector se quede rezagado en la lectura de su libro". Y a fe que consigue cumplir su promesa, al menos en lo que a este crítico concierne y a mi experiencia en pulsar los criterios lectores de muchos individuos.

Desde las preguntas que de niños nos hacíamos cada vez que alzábamos la cabeza y mirábamos en la noche el cielo cuajado de estrellas, la luna, las estrellas fugaces en las noches de agosto o nos extasiábamos con la metafísica poética de "2001, una odisea espacial", o devorábamos sin saber por qué toneladas  de ciencia ficción, de ciencia recreativa, de misterios del planeta por resolver hasta las cuestiones especulativas que leíamos en libros sobre física cuántica o descubrimientos de la neurociencias y las conexiones con las fuerzas energéticas primordiales hasta llegar al "todos somos Todo", somos una parte esencialmente relacionada y perteneciente al Universo, las preguntas no han cesado y sólo unas pocas reciben una respuesta científicamente válida. Pues bien, El universo en tu mano  da muchas --no todas, eso sería imposible aquí y ahora- respuestas. Y lo que es igual de importante, porque arremete contra las falsas verdades sobre el universo y la física que llevamos siglos repitiéndonos, y algunos tópicos igualmente falsos que se visten con el ropaje cuántico.

El hallazgo de este libro es su lenguaje y su recurso a la imaginación del lector de una manera eficaz y fascinante. Un uso fastuoso de metáforas, imágenes brillantes y conceptos profundos explicados con la sencillez y eficacia que utiliza un buen maestro con un niño de cinco años. Conseguir que imagines el aspecto de un agujero negro, el estallido de una estrella, la formación de satélites y planetas. Y añade a esto que Galfard tiene un saludable y chispeante sentido del humor que nos invita incluso a surfear sobre un asteroide para ver la dinámica cósmica de los objetos en el espacio, desde el big bang hasta el estallido del sol en su colapso final arrasando con todo el sistema a su cargo, incluido un absurdo planeta rojo con todo su interior licuado por el calor, el nuestro, que antaño fue azul.

Galfard nos permite entender la teoría de la relatividad con una metáfora brillantemente cotidiana y banal, se comporta como el autoestopista galáctico de Douglas Adams, te reduce de tamaño para que veas el comportamiento de los electrones y logra que te plantees seriamente desterrar los conceptos aprendidos y usuales que mantenías -si acaso lo hacías- sobre el tiempo y el espacio y la sorprendente relación entre ellos. ¿Enrevesado? Quizá un poco, dada la ambición del intento de explicación totalizador. Sin embargo no requiere un esfuerzo enorme ni tampoco una formación técnica específica. Es un ensayo divulgativo y muy inteligente. Con él podemos cerrar el círculo entre el microcosmos del cerebro y la mente humanas y el macrocosmos del universo en el que vivimos y del que formamos parte de una forma más íntima y esencial de lo que creemos. Galfard no nos ofrece sólo información selecta, nos ofrece algo más: entendimiento. Esa  complejidad  organizada  de  la  que  se  nutre  nuestro  cerebro llamada conocimiento. Y se trata de los conocimientos más profundos y fundamentales de nuestro tiempo. Narrados con un humor a menudo surrealista: explicar física del cosmos acompañando a un jarrón de porcelana que querríamos destruir.

FICHAS

LA CONQUISTA DEL CEREBRO.- Daniel Tammet.-Trad. Ismael Attrache.- Blackie Books.-2018.-19,90 euros.- ISBN 9788416290604

EL UNIVERSO EN TU MANO.-Christophe Galfard. Traducción de Pablo Álvarez Ellacuria. Blackie Books. Barcelona, 2016. 453 páginas. 23 euros.- ISBN 9788416290628

Compartir este post

Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens