Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
1 diciembre 2020 2 01 /12 /diciembre /2020 10:33

LOGOI 177

UN PAÍS SIN EDUCACIÓN

Me pregunto qué mal sueño soñamos en este país de “abeles” y “caínes”; un sueño que se prolonga por los siglos y del que no sabemos o queremos despertar. Me pregunto cómo, una y otra vez, en una rueda infernal, la mitad de España recela, abomina y embiste a la otra media y se van en un guiñol de espanto turnándose con la navaja o el revólver, el insulto o la agresión. Repitiendo cada generación un juego macabro al que llamamos guerra y en demasiados momentos apellidamos civil, aunque por fortuna casi siempre sólo sean palabras con vocación de hechos. Lo patético es que sigamos así. Incluso cuando hablamos de educación, salen los cuchillos al sol y los gritos y los insultos y las amenazas y las nostalgias de sangre y los ríos de lágrimas. Los “prohombres” del lugar, la solera nacional, hirsuta y malencarada, hablan de educación sin sombra de educación. Los jóvenes y los niños españoles llevan décadas como conejitos de Indias sometidos a los caprichos de tirios y troyanos. Seguramente no entienden nada. Algo tan lógico, tan razonable, como recibir la educación adecuada para ser, primero, buenas persona; segundo, buenos ciudadanos; y tercero, buenos profesionales: médicos, abogados, ingenieros, arquitectos, enfermeros, incluso banqueros y funcionarios. Pero los  que tienen el deber y la obligación de facilitar ese objetivo están tan concentrados en colocar sus consignas, sus ideologías y sus intereses en las leyes, siempre procurando que fustiguen y desprecien lo que proponen los de la bancada de enfrente, que no tienen tiempo para esas fruslerías.

Y, en consecuencia, en vez de enseñarles a ser buenas personas, les preparan, en un desconcierto generalizado, a entrar en  proyectos de provecho propio o consignado y olvidarse de la colaboración, la solidaridad y el bienestar general. En vez de buenos ciudadanos, en prosélitos de ciertas ideas y estilos de vida basados en el privilegio y el poder, amparados por la picaresca del “antes yo que los demás”. Y los buenos profesionales, cuando los hay, en buscar otro país donde vivir en paz y ganándose mejor la vida.

Y esto es la serpiente que muerde su propia cola. El mítico “uroboros”, que simboliza el ciclo eterno de las cosas, un ciclo que una y otra vez vuelve a empezar, puesto que jamás llega a un final, por mucho que muchos de nosotros intente de una forma u otra impedirlo. Y todo empieza y acaba en la educación en el sentido griego del término, la “paideia”. Hay que hacer tabla rasa: saquen a los políticos de la ecuación. Tenemos fuera de nuestras fronteras ejemplos de pactos de Estado en enseñanza con resultados sobresalientes. Escojamos lo mejor. Los griegos lo dejaron claro: la educación es la busca de la “areté”, la virtud, la excelencia en todo cuanto hacemos. A esa semilla ética hay que alimentarla con una estructura educativa eficaz, simple y adecuada, con inyecciones económicas, con formación y respeto, pensamiento crítico, investigación y afán de ser los mejores.

De hecho, no nos cansaremos de repetirlo, los dos pilares básicos del humanismo en el Estado moderno, democrático y progresista son la enseñanza y la sanidad. Los que no respetan esto, acaban siendo países sin educación. Como el nuestro.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

 

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens