Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
15 diciembre 2020 2 15 /12 /diciembre /2020 10:26

 

(publicado en La Comarca 151220)

Mi colega y amigo, Arturo San Agustin publicó en La Vanguardia un artículo en defensa  de la monarquía española aquí y ahora. Un par de días antes publiqué en La Comarca un artículo analizando la figura del Rey en el fuego cruzado de las circunstancias actuales en España -- digamos políticas, aunque más son de mercadeo y oportunistas--. No sé las críticas que habrá cosechado Arturo. En mi caso, en un ámbito más local y minoritario (aunque en el global Patio de Monipodio que es la Red en estos tiempos) se me ha puesto como “chupa de dómine” con rara unanimidad, entre monárquicos que creían que insultaba al Rey (cómo diablos leerán el castellano esos caballeros) y “coletillas” y nostálgicos franquistas que creían que denigraba por igual a comunistas de nuevo pelo y fascistas reincidentes.

Pues bien, tranquilizo a unos y a otros, ni pongo ni quito rey, simplemente digo –con la mayor humildad- lo que pienso y esto es así de sencillo: la Corona debe estar por encima de tirios y troyanos, de neofascistas y protocomunistas, de nostálgicos de la antigua realeza española tan dada al espadón. Y por encima de una clase política más atenta a mantener sus sillones y privilegios que a ver en las calles y plazas del país cuáles son las necesidades reales del españolito común. En esta crisis sistémica, el Rey debe ser el punto de referencia, el fiel de la balanza constitucional, el augur neutral, inspirado por el respeto al pueblo y a sus derechos. Y, ojo, les dice esto un simpatizante de la república como forma de Gobierno.

En estos delicados momentos de la historia (la de España y la del mundo) hay que aclarar los medios y los fines precisos para conseguir un objetivo tan esencial como sacar a España y al mundo del deterioro ético, social, económico, humano y político que nos está llevando al desastre planetario. No es momento de plantearse si queremos Rey o no. Es el menor de los problemas. Ahora hemos de salvarnos de la quema general y particular, del hundimiento económico, de la violencia, los abusos, la desorientación legal, la miseria, las enfermedades, la desigualdad, el egoísmo, el abandono de los más débiles… Por tanto, cautela. No es el momento de usar la monarquía como maniobra de distracción. Pero sí es la ocasión para que el monarca deje bien claro que está donde debe estar: garantizando la Constitución y la igualdad entre todos los españoles.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

 

 

 

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens