Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
19 marzo 2021 5 19 /03 /marzo /2021 12:54

Publicado en La Comarca, 190321

Escritores, filósofos y analistas políticos (cito a  Yuval  Noah Harari, Slavoj Zizek, Byung-Chul Han o Zygmunt Bauman) han publicado sus pesimistas (realistas) reflexiones sobre el “acelerón histórico” que ha supuesto la pandemia a un nivel global en las sociedades capitalistas, democráticas o populistas, que se reparten por el mundo ignorándose unas a otras, enrocándose en sus egoísmos o engañándose mutuamente entre protestas de solidaridad y cooperación. Hubo algún pensador o comentarista –yo entre ellos, lo confieso- que en los comienzos del Armagedon vírico entonó un esperanzado réquiem por el capitalismo salvaje y neoliberal que nos estaba convirtiendo a la mayoría de la población en esclavos digitales y consumistas compulsivos. Todos encadenados a valores y principios inyectados por los medios y  administrados por las grandes corporaciones y sus servidores de calidad, los Gobiernos del color político que fueren. Todos bajo el poder de un minoritario plantel de remotos y anónimos “inversores” que manejan en su beneficio los hilos financieros de las marionetas estatales. Soy consciente de que esto suena a siniestra conjura global, tipo Spectra o la conspiración del Nuevo Orden Mundial. Aunque pensadores como Richard Rorty (1931-2007) nos advertía en sus últimos años: “Tenemos ahora una clase superior que toma todas las cruciales decisiones económicas y lo hace ignorando a los Parlamentos y la voluntad de los votantes, ciudadanos de cualquier país, desarrollado o no”. La crisis de 2008 le dio la razón. Hoy día la situación ha empeorado  de forma exponencial.

Pero la pandemia hizo nacer la esperanza de una visión posible (aunque utópica) sobre otro orden mundial, basado en la supuesta aunque visible ruina del sistema: solidaridad y cooperación internacional, supervivencia del género humano, por encima de fronteras, lenguas, razas y economías, causada por la brutal amenaza de extinción que acarreaba el virus. Y ese “Despertar” humano sería posible gracias  a una conjunción entre la Ciencia, la Ética (el imperativo categórico kantiano), la Razón…y el miedo, por supuesto. Una especie de espiritualidad laica de sello humanístico con autopistas digitales inundaría al mundo calmando las ansiedades de la resaca del reciente consumo irresponsable y el poder omnímodo del dinero insolidario.

Un año más tarde y  a la vista de la situación mundial (mejor no hablar de la española) seguimos sin entender que la crisis climática y ecológica (cuna de los Covid que han venido y los que vendrán) y la desigualdad social, sanitaria, económica, son problemas sistémicos prioritarios a resolver para evitar la ruina total. Y eso resulta imposible porque el orden económico mundial depende de grandes corporaciones que no pueden evitar (está en su genética creacional) elegir la Bolsa (sus beneficios) antes  que la Vida: la de ¾ partes de la población mundial, 4.500 millones de personas, que padecen la más grave “enfermedad del planeta”, (según un informe de la OMS de 2008), la desigualdad sanitaria, económica, laboral y de estilos vida saludables. Recuerden que estamos viviendo en todo el mundo la llamada “ley inversa de la atención sanitaria”: la calidad asistencial está en proporción inversa a las necesidades de la población: cuanto más altas son éstas, peor es la asistencia sanitaria.

¿Está muriendo el sistema? No. Está mutando. Bill Gates ya anunciaba en 2017 el fin del capitalismo debido al consumo irresponsable y escasez de recursos. Y otros como él buscaban que algo cambiara en el sistema para que siguiera vivo. Pero ninguna de las grandes figuras del capitalismo global sería capaz de revertir la famosa regla del 80/20: el 80% de los recursos naturales los posee un 20% de propietarios; el 80 por ciento de los beneficios corporativos se los lleva un 20% de ejecutivos…la economía basada en el negocio digital global favorece a un 20% de empleados que pueden realizar el 80 % de las labores necesarias y aumentarán hasta el 80% los individuos pertenecientes a una clase irrelevante o precarizada laboralmente, desempleada o directamente inútil. La pobreza, la exclusión y desigualdades sociales, las tenemos semiocultas en la sombría trastienda del mundo visible, el de los medios y la Red.

Mientras, la inmoralidad como sistema, la barbarie como opción, la idolatría dineraria, la codicia como norma, las falacias y la manipulación informativa hipertrofiadas por la Red, sugieren un escenario muy semejante a aquél que Josep Conrad nos reveló en “El corazón de las tinieblas”, una colonia de trabajadores en el Congo belga, dirigida por un tirano sanguinario, Kurtz, que antes de ser asesinado, echa una mirada a lo que le rodea y musita: “El horror…el horror” no se sabe si con complacencia o con arrepentimiento.

Al capitalismo sólo se le puede frenar analizando la dinámica de su desintegración y usando desde dentro sus propias armas para impedirle que se transforme, que mute. Aprovechando sus propias estructuras. Nada de revolución (todas acaban siendo digeridas y convertidas en malas copias)  sino evolución controlada.

ALBERTO DÍAZ RUEDA, Periodista

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens