Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
1 mayo 2021 6 01 /05 /mayo /2021 17:57

LOGOI 198

Memoria rural

Publicado en La Comarca el 270421

Erundina, Josefa, Casto, Pedro, Juan, Alberta, Luis, Juan Antonio, Guillermo, Rosa, Nieves, Carmen, Alina, Aurelia, Desiderio, Loreto, Raquel, Miguela, Prudencia, Carmen, Evangelina, Juan… nombres propios de gente del pueblo, cada uno con su historia, sus avatares, sus penas y sus pequeñas satisfacciones; con su paisaje de olivos, almendros, cerezos, el barranco del Regall, la Font Tancá, la Era de la Creu, la Font del Gos; una carretera de acceso llena de baches, que no es de este siglo; la iglesia con su esbelta torre que destaca sobre una colina de calles medievales…un diminuto pueblo lleno de pequeñas grandes historias personales, de gentes, como cantaba Miguel Hernández, a las que “No los levantó la nada,/ni el dinero, ni el señor,/sino la tierra callada,/el trabajo y el sudor”. Son testimonios de vida y de sentimientos, quizá historias “de poca importancia” (ironía de León Felipe), pero nunca banales, siempre recorridas por un río oculto de todo lo que una existencia rural, en tiempos de necesidad, puede ofrecer y demandar.

En cada charla surgen los recuerdos: aquellos bombardeos…los niños, ajenos a todo, jugando entre los cascotes de la calle reventada; las fiestas del Santo Patrón; el baile con la gramola y las mozas en flor… la mirada se oscurece ante algunos hechos del pasado, pero en general todos hablan de lo suyo, la cosecha, la lluvia o la nieve, o el reparto de “calmante” calentito a todos los vecinos sentados en torno a las grandes mesas dispuestas en la plaza mayor y la procesión del santo hasta la ermita; los maestros y maestras que les enseñaron lo indispensable…gentes que nacieron en ese arco de la guerra civil y la larga postguerra. Recuerdos a menudo balbuceados o sacados a trompicones de una memoria que sigue viva…las mujeres lavando en el río o bajando las cuestas empinadas del pueblo hasta las fuentes y subiendo con cestos de ropa mojada o con cántaros de agua fresca. Memoria que por razones lógicas está desapareciendo poco a poco, “se va evaporando como niebla al sol, de manera imperceptible pero imparable”, como escribía Emilio Gancedo en su bello libro dedicado a la memoria rural: algo vivo que deberíamos preservar, por agradecimiento a una generación que se sacrificó para ofrecer a sus hijos y nietos un mundo mejor que el que ellos tuvieron.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens