Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
10 junio 2021 4 10 /06 /junio /2021 09:05

(ARTÍCULO PUBLICADO EN LA COMARCA EL 080621)

En este país cainita no aprendemos. Mande el
que mande. Por mucho que prometan, las llamadas
izquierdas y las derechas acaban comiendo
en el mismo pesebre. Así ha sido siempre, aunque
nos vistan la mona con ropaje "democrático"
del siglo XXI. El desarrollismo franquista se alimentó
de embalses y pantanos, esquilmando a
pueblos enteros en pro de algunos intereses ajenos
a la población llana, que a menudo carecían
de luz eléctrica. Aquellas miserias pasaron y favorecieron
otros grandes planes de progreso que
hicieron más ricos a los muy ricos y a una nueva
pequeña burguesía, al alto funcionariado y los
poderes locales. Algo de riqueza se repartía, pero
hasta un cierto nivel. El país prosperaba y hasta la
gente del común se pudo comprar un 600 y
mandar a los hijos a la Universidad. Luego vino el
blackout de la banca y los fondos financieros y
los chicos no saben qué hacer con sus títulos, los
jóvenes viven en precario y a los abuelos les amenazan
las pensiones. Pero el neoliberalismo no se
detiene y logra dar con otra mina de oro (para
ellos) y discretamente penosa para los del pueblo
a secas, los parques eólicos. Ya no los echan de
sus casas para anegar sus tierras, ahora se conforman
con llenar el territorio de aspas giratorias,
comprando terrenos vacíos (por mala gestión
del mundo rural y la economía agraria, ay, tan necesaria)
y prometiendo lo que por lógica capitalista
no cumplirán. Y salen testaferros que alaban
el "progreso" y la necesidad -lógica- de energías
limpias, acogidos por los políticos como maná
del cielo. Como muestra, al país se le somete a
otro inicuo abuso en forma de "regulación" de los
horarios de uso energético. Eso mientras se publican
falacias como la de que los parques eólicos
van a dar trabajo y riqueza a las zonas donde se
instalen. Se crean asociaciones y se alzan los vecinos
(menos los que reciben las pocas monedas
del soborno capitalista: pan para hoy, hambre para
mañana), ecologistas y montañeros, empresas
turísticas y economistas enterados, y se
arremete como Quijotes contra gigantes disfrazados
de molinos de viento. Salvas de pólvora:
humo y ruido. Por parte oficial, oscurantismo y
normas simplificadas a favor de las empresas. A
estas lo único que les importa es la cantidad y
frecuencia del viento. Se compra a precio de saldo
o se amenaza con la expropiación. Y así vamos.
* Alberto Díaz Rueda

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens