Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
10 octubre 2021 7 10 /10 /octubre /2021 17:40

(Publicado en La Comarca, 051021)

En Japón y en Corea los singularizan con una expresión. La japonesa es “hikikomori”. Son personas, casi siempre jóvenes, que viven al margen de la sociedad, encerrados en una habitación, delante de la pantalla de un ordenador. Sus relaciones son mayoritariamente digitales, así como sus actividades, referencias, distracciones y ocio y, a menudo, su mundo laboral o estudiantil. La pandemia les ha venido como un apoyo inesperado.

También en occidente los hay, aunque nadie habla de ellos ya que entran en el sector de lo “ocultable”, algo de lo que sus familias se avergüenzan o directamente se juzga como patología psicológica y se acude a los psiquiatras en busca del remedio de los fármacos. Por cierto en la estadística (inexistente o no publicada) de los suicidios juveniles en alarmante alza, sería muy significativo ver cuántos “hikikomoris” la engrosan.

Ya empiezan los especialistas en salud mental, sociólogos y expertos multidisciplinares a estudiar y tratar de paliar esa tendencia que favorece la actual sociedad digital. Más que los diagnósticos, preocupan las causas visibles, o no, de esa anormalidad del aspecto relacional del ser humano, mucho más frecuente de lo que parece. Depresión, conflictos familiares, TEA (Trastorno del espectro autista), TDAH (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad), TAG (trastorno de ansiedad generalizada) Síndrome de Asperger, trastorno de estrés postraumático, fobia social, agorafobia, trastornos de evitación, timidez extrema o experiencias de abusos sociales o familiares. Como ven la lista de posibles causas es extensa.

La prevalencia de esos casos en el mundo juvenil puede ser abrumadora de aquí a unos años y extenderse a la franja de edad que en Estados Unidos llaman “tweens” (de 8 a 12 años), Facebook parece que ya está a la greña con TikTok y Snap, tratando de ampliar su clientela (y con ello, como efecto directo, la vulnerabilidad de esos adolescentes a los cantos de sirena digitales) con la amplia, caprichosa y contagiosa técnica de absorción y seducción visual.

La oferta estará vestida con ropajes atractivos y con una fraseología que tranquilice a los padres: juegos creativos, consejos para madurar, palancas de crecimiento a través de relaciones “on line” con compañeros de edades semejantes. Pero no se trata de una “paideia” griega plena de valores y principios éticos, sino de un negocio que trata de ajustarse a la sociedad “líquida” en que esos niños viven, atrayéndolos a una existencia basada en el egoísmo, la soledad y la atomización social. No dejemos solos a los niños.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

.

.

.

.

 

 

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens