Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
13 diciembre 2021 1 13 /12 /diciembre /2021 13:30

publicado en La Comarca 071221

Dicen los de la OMS que hasta 2030 no se logrará el objetivo de la vacunación global (en 2019 y 20 se calificaba de alarmista e innecesaria). Mientras, tal vez superemos ya los diez millones de personas fallecidas por el virus. ¿De qué nos sirve vacunar a la mayor parte de la población de países desarrollados si en los “otros” apenas llegan al 10%?  Estamos en un mundo globalizado. Y se necesitan 10.000 millones de dosis más. El problema logístico, cómo distribuir los miles de millones de dosis necesarios en circunstancias como las que se dan en el continente más necesitado, África, con guerras tribales, corrupción y desordenes armados, es más pequeño que lidiar con el problema básico: convencer al 25 % de la población mundial (creo que un porcentaje más real se acerca al 50%) que integran un compacto y variado grupo, los socialidiotas.

Ellos forman una ingente población repartida por todo el mundo, formada, primero, por los negacionistas que rechazan la vacuna pues piensan que la Covid es un invento político para terminar con “nuestras libertades” (esos sujetos suelen creer en la necesidad de un dictador o líder carismático) o que con la vacuna nos inoculan un chip que nos convierte en autómatas. Esos son los covidiotas (apelativo aceptado ya por la RAE) y que son sólo una parte de los socialidiotas.

Ese subgénero humano es mucho más antiguo y además no hay vacunas contra su alteración psiquica. Forman parte de una variante basada en la estupidez, la ignorancia, la soberbia pseudo intelectual, la falta de educación personal y psicológica, la grosería psicótica, los que esgrimen el sacrosanto derecho a hacer los que le da la gana pero ignoran las obligaciones relacionadas con tales derechos, los que no han sido educados en el respeto al prójimo, ni en la escuela ni en el hogar familiar. Son los “listillos” que  van desde los que  no respetan el orden en  las colas, ensucian paredes y monumentos, tiran todo tipo de cosas por las calles o rompen papeleras, contenedores, bancos y jardineras, conducen como locos patinetes, bicis o automóviles sin pensar en peatones, jamás recogen la mierda de sus mascotas y dejan sus bolsas de basuras en rincones, hacen botellones y la lían parda para justificarse con el “derecho a la libertad”. Ya sé, de socialidiotas y de locos todos tenemos un poco. ¿Pero y eso de “no hacer a los otros lo que no deseamos que nos hagan a nosotros”?-ALBERTO DÍAZ RUEDA

 

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens