Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
17 noviembre 2014 1 17 /11 /noviembre /2014 09:35
Coherence

Una ópera prima que dará que hablar. Cójanse un plantel de excelentes actores, dúctiles a las indicaciones de un director que a pesar de ser neófito sabe lo que se hace, un guión sencillo, sugerente y sugestivo, una sola localización de interiores (perfecto para rodaje en estudio con dos o tres encartes de una calle), úsese con liberalidad gotas de física cuántica, misterios siderales y psicología humana y ya tenemos una peli de ciencia ficción que parece real y que nos mantiene sujetos a la proyección a pesar de la permanente sensación de peli de dogma o de filmet de tv sin pretensiones pero con aspiraciones, incluida una notable inteligencia visual y argumental. Y además hábilmente montada durante 89 minutos, que te saben a la justa medida. Más hubiera sido reiterativo y menos comprimido. El director James Ward Byrkit se ha buscado un sitial de honor entre los buenos aficionados a la SF. Poca música, diálogos a veces confusos pero aceptable dada la tensión de las secuencias, naturalidad a tope, iluminación realista, cámara en mano sin abusar, unidad espacio-tiempo. Hay momentos en los que te parece estar ante un escenario teatral, pero pronto la ilusión se disipa y es de notar la capacidad del director de lograr que sintamos el espacio cerrado sin que llegue a ser limitante y opresivo. Premiado en Sitges por el mejor guión (merecidísimo) yo le hubiera concedido el de mejor director novel. Con un presupuesto de risa, sin efectos especiales, la historia convence y seduce. En las primeras secuencias se habla durante una reunión de parejas, costumbrismo a tope, de un extraños caso ocurrido en un pueblo finlandés en 1923 durante el paso de un cometa. Esta noche pasará otro cometa o el mismo. ¿Qué puede ocurrir? Pronto las cosas comienzan, tímidamente, a torcerse... Quizá haya alguna sobreactuación en los entregados intérpretes o nos enfrentemos con un final que no nos convence y que desmerece un poco la perfección de la propuesta. Eso no deja de ser una cuestión subjetiva. La tensión creciente se sostiene en los diálogos y acciones de los actores, no hay monstruos siderales, cucarachas cuánticas o sustos chirriantes, ni grandes dosis de hemoglobina. De todo punto recomendable.

Compartir este post
Repost0
16 noviembre 2014 7 16 /11 /noviembre /2014 10:38
Para Isabel

Novela póstuma del desaparecido (2012) Antonio Tabucchi, un escritor italiano doblado en portugués, que ha dado a este último país algunas de las novelas y personajes más ilustrativos de la idiosincrasia histórica y popular portuguesa y, especialmente, sobre la ciudad de Lisboa y su decadente y entrañable encanto. Autor de novelas tan deliciosas como "Sostiene Pereira", "La cabeza perdida de Damasceno Monteiro" "Réquiem", "Nocturno hindú", "Tristano muere" "El tiempo envejece deprisa" entre otras.

Comenzamos pues con el goteo, espero que razonable y digno, de las obras póstumas que todo gran autor que se precie deja en el cajón seguramente con la intención de que no se publiquen jamás, pero que los herederos suelen explotar muchas veces de forma inmisericorde. Dada la sensibilidad y la honestidad profesional de la que hizo gala Tabucchi durante toda su vida, esperemos que lo que aparezca tenga la calidad exigible.

"Para Isabel. Un mandala", tiene la gracia de estilo y los tics de Tabucchi, de eso no hay la menor duda. Según nos dicen, el escritor la había dado por finalizada hacia 1996. Como él mismo escribió en su "Justificación en forma de nota" de "fantasías incongruentes e inadecuación a lo real son los principales motores de este libro". Esta "novela estrambótica" como él mismo definió "Isabel" está articulada en torno a la búsqueda de una mujer quizá amada desaparecida en los tiempos de la dictadura. Organizada en forma de círculos concéntricos como si de un mandala budista se tratara, mantiene una ambiciosa ligazón formal (seguramente digna de una realización más amplia y coherente). Si Tabucchi viviera, este crítico la calificaría de una obra menor, circunstancial, que hubiera precisado una reelaboración reflexiva y quizá una mayor contención simbólica de cara al final.

Los nueve círculos concéntricos están dedicados a diferentes personajes, lugares e incidencias, muy propios de este escritor con el añadido de hacer aparecer a personajes de otras novelas suyas. La trama en general recuerda mucho otra novela "Tren nocturno a Lisboa" del suizo Pascal Mercier, un buen escritor no tan excelente como Tabucchi pero que en esa novela logra una ficción literaria notable Y, superior a esta "Isabel" con sabor a algo inacabado.

No obstante los personajes secundarios de Tabucchi y las peripecias leves de la novela van seduciendo al lector: la vieja tata o niñera de la protagonista, una amiga de la adolescencia, una saxofonista de jazz, un carcelero de su época de prisión, un camarero, un poeta aficionado al opio con habilidades de médium, un cura, un fotógrafo, un lama llamado Xavier, personas relacionadas con la desaparecida protagonista, presentados con la amable ironía y la cortesía --tan portuguesa-- en los diálogos, tan habitual en Tabucchi. Tadeus, el narrador e Isabel son personajes de otras novelas, así como Xavier ("Nocturno hindú") y se reencuentran en esta miscelánea literaria de sueños, viajes y evocaciones con el pretexto de una búsqueda existencial sobre el pasado y la memoria.

En la redacción de esta novela interviene una visión transversal del tiempo, casi una sugerencia cuántica, que permite apariciones fantasmales en la sutil mezcla del pasado y el presente, donde reina la imaginación, el ambiente onírico y una reflexión metafísica que se concreta en el final, aunque sin pretensiones filosóficas, sino mostrando una naturalidad poética que incomoda un poco al lector habitual de este novelista cuya sencillez estilística y austeridad formal son casi el sello de su firma.

FICHA

PARA ISABEL. UN MANDALA.-Antonio Tabucchi.-Traducción de Carlos Gumpert.-Ed. Anagrama.-156 págs.

Compartir este post
Repost0
16 noviembre 2014 7 16 /11 /noviembre /2014 10:09

Joe

Joe

Película bastante apreciable dirigida por David Gordon Green y dedicada a mayor lucimiento de ese actor irregular pero siempre con detalles interesantes llamado Nicolas Cage. Es este un camaleón de rostro no demasiado expresivo que ha transitado por un David Lynch (Corazón salvaje), por los hermanos Coen (Arizona Baby) y películas tan notables como Leaving Las Vegas y tan desechables como La mandolina del capitán Corelli o Ghost Rider. Se trata de una adaptación de la novela homónima de Larry Brown y nos cuenta la vida de un perdedor de buen corazón, violento y primario, en el profundo y miserable sur norteamericano que termina apadrinando a un joven con un padre alcohólico. Una novela de crecimiento, bildungsroman, entre un maestro desencantado y triste --y por una vez muy expresivo, bien Cage-- y un discípulo lleno de vida y de frustraciones que busca su lugar en un mundo rudo y brutal de los cortadores de árboles en las marismas del Sur norteamericano. Magnificas interpretaciones en general y sorprendente la del actor, no profesional, que hace el papel de padre del joven. Se trata de un autentico vagabundo con trastorno bipolar que murió de un cáncer de pulmón unos meses después de finalizar la filmación. Todo esto configura esta cinta indie, bastante honesta, oscura, violenta, marginal y miserable tal como es el ambiente rural que nos muestra de una forma cruda y sin concesiones.

Compartir este post
Repost0
15 noviembre 2014 6 15 /11 /noviembre /2014 09:18

Como no se cansa de repetir uno de los niños que salen en la película, las referencias a los clásicos del cine negro no dejan de estar reflejados no solo en el ambiente oscuro y tenebroso de la cinta, sino en la andadura de los personajes, principalmente el protagonista, sólidamente --como suele-- interpretado por Liam Neeson. Hablamos de Sam Spade, de Philipp Marlowe. Neeson da bien ese papel pétreo, inconmovible, seguro de sí, sin miedo. Dirige Scott Frank, según su propio guión basado en una novela de Lawrence Bolck. Casi dos horas de tensión bien llevada, con algunos momentos reiterativos y cierto aire de "dejà vu". Neeson es Matt Scudder, un ex policía metido en detective privado sin licencia. La voz narratiova en off y las secuencias iniciales nos meten en el drama personal del protagonista, en su afición redimida por la bebida, en algún trágico error, seguramente ienvitable pero que carga la conciencia del policía. Desencanto, frialdad, formas expeditivas. Neeson recuerda los mejores momentos de Bogart y eso es una buena razón para verle una vez más enfundado en el traje de justiciero solitario y por libre, más en la tónica del viejo Charlie Brosson. Un traficante de droga lo contrata para atrapar a los hombres que raptaron y asesinaron a su esposa, una pareja de psicópatas sádicos que van esparciendo su sangrienta actividad en el mundo subterráneo y delictivo de las drogas lo que les asegura una cierta ambiguedad . Scott Frank tiene buena mano para recrear ese submundo tan real como sórdido que existe paralelamente al normal y cotidiano en las calles de una Nueva York tenebrosa. El viejo sabor de las cintas clásicas de novela negra tiene un reflejo hábil en la historia, en la que no falta un niño sabelotodo y entrañable. La música se ajusta como un guante a la tensión de las escenas que tienen una fecha finisecular, los años noventa, con todos los temores milenaristas que esa época reciente creó en las sociedades occidentales. Los diálogos está bien estructurados y dan la clave literaria de la película, perfectamente ensamblada con la realización técnica y artística que recrea un mundo oscuro e imprevisible donde el mal campea junto a las personas, desperdigando esa violencia que a veces se explicita en secuencias que rozan el terror. . El único punto lamentable `podría ser la dinámica de simplificación, casi de prisa, que se imprime al argumento conforme llegamos al final. Es una pena porque marca la diferencia entre una gran película y una buena película.

Compartir este post
Repost0
14 noviembre 2014 5 14 /11 /noviembre /2014 09:43
No matarás al vecino

Una comedieta de los ochenta con un Tom Hanks jovencísimo, que ya prometía convertirse en un Jack Lemmon de otra generación. La cosa va de vecinos sospechosos y de un vecindario a la americana, con sus casas de clase media envidiables para los que veíamos estas películas en aquellos tiempos, jardines, grandes cubos de basura, chicos y , una abundancia que equiparaba aquella clase media americana con la clase alta española de la época. Tom Hanks, su amigo Art (el típico gordito secundario, carota y tragaldabas con indice de inteligencia subcero) y Rumsfield -Bruce Dern- (bordando su habitual papel de matón y bocazas militarista y fascista, aquí como veterano de Vietnam) sospechan que sus silenciosos y destartalados nuevos vecinos han asesinado y descuartizado a un pobre viejo del barrio y no pararán hasta demostrarlo.

Comedia negra de fondo inocente y gamberro, filmada por un especialista en productos B de bastante calidad, Joe Dante. Es humor negro con guante blanco amenizado con una banda sonora de primera firmada por Jerry Goldsmith. En realidad es una pelicula de adultos-adolescentes dirigidas a adolescentes de verdad. Cine de palomitas familiares, nacido en los años de otras delicias como "Cariño, he encogido a los niños", "Socios y sabuesos", "Solos con nuestro tío", "No me chilles que no te veo", "Una pandilla de lunáticos" o "Mira quién habla".

Tras su éxito memorable con "Los Gremlins" y "Pequeños guerreros", Dante vuelve a jugar con la fantasía más desbocada con toques de cine de terror en plan "El pequeño Frankenstein" , parodia que levanta sonrisas cuando no alguna que otra carcajada. Fuera de eso, nada especial. No es una película para la historia del cine, pero si el símbolo de una época que estaba a punto de perder la inocencia para siempre.

Compartir este post
Repost0
13 noviembre 2014 4 13 /11 /noviembre /2014 09:11
Los mercenarios 3

Stallone ha visto la luz al final del túnel. Me refiero a su vida como monstruo cinematográfico. Se puede estar o no de acuerdo con este actor malísimo pero auténtico rey Midas del negocio, que no del Arte, del cine. Desde los "Rocky", los "Rambo" y los "Cobra", no había tenido tanta suerte y ojo avizor en la gestión de su deporte preferido, la gestión de sagas peliculeras de discutible valor intrínseco pero generalmente entretenidas y populares. Sly, como le llaman, se lo puede permitir todo, tiene historial y edad para ello. Incluso logra que todo este circo de disparos, muertes y explosiones salga como una comedieta de las de antes o como aquellas series de la historia antigua del cine que solían encadenarse durante semanas y semanas antes de que existiera la televisión. Ahora Sly ha llegado a tal relación son SU público que va dejando que se produzcan secuencias donde los viejos actores convocados se permiten bromas personales y meta argumentales que el aficionado al cine capta y celebra, dentro del tono de chanza y auto parodia que todos adoptan en los grandes mamotretos épicos de Stallone.

Escuchar a Harrison Ford diciéndole al final de la peli a Sly que "Hace años que no me divertía tanto" ante la frase de Stallone, "Trabajar con usted no está mal", es obvio que se refiere a la película y no al gamberreo al mando de un helicóptero. Cosa que también se le nota a Banderas en su adaptación del burro cargante de Shreck en versión mercenario sanguinario, divertido y ligón. No se me ocurre qué se inventará Sly para el inevitable "Mercenarios 4". Aquí juega con la lucha generacional y de la manera artificiosa que suele, aporta nueva savia joven al grupo tradicional, con los enfrentamientos iniciales de rigor y la alegre camaradería al final. Falta coherencia, solidez y sentido argumental. No está mal la idea de resucitar a los viejos dinosaurios y hacerlo en el tono de parodia y sin sentido del ridículo. Es respetable el intento, pero las tres entregas vistas adolecen del mismo defecto: el humor escacharrante y la ironía paródica no debe aliarse con la falta de calidad argumental, diálogos inteligentes y humor de calidad.

Quizá sea un valor añadido pensar en qué nuevos rostros clásicos va a integrar Sly en la siguiente (si es que llega a rodarse). En esta ocasión el espectador recupera viejos nombres de prestigio, aparte del incombustible Harrison Ford y Antonio Banderas, Wesley Snipes, Gibson como un malo malísimo que aporta algo de inteligencia y genuina maldad elegante (excepto en el final, qué le vamos hacer, la necesidad de que casque es primordial para mantener a la platea contenta y aullante, la rubia Ronda Rousey, profesional del judo y olímpica, es muy resultona. Por lo demás todo bastante previsible y en algún momento con involuntaria comicidad como ese genocidio en plan colega de soldados (todo un ejército diezmado por los chico de Sly). Para los fans de Stallone sigue la fiesta, aunque sea reiterativa y no aporte absolutamente nada a la saga (ni al cine).

Compartir este post
Repost0
12 noviembre 2014 3 12 /11 /noviembre /2014 08:47
Razón: Portería

Javier Gomá Lanzón es un filósofo "fácil". Y ese es precisamente su encanto, ya que el adjetivo "fácil" no tiene un significado minimizador sino abierto, lúdico, bastante sabio y sobre todo fácilmente inteligible. Inscrito en los ejemplos de André Compte-Sponville, Michel Onfray, el gran Alain (tan injustamente olvidado) , Luciano de Crescenzo, Francesc Torralba o Josep Maria Esquirol, tratan los grandes temas del pensamiento, nos acercan a los grandes filósofos y procuran mostrarnos con amabilidad y sin pretensiones el camino vital de la inteligencia. No es nada nuevo en la historia del pensamiento. desde Sócrates, se nos dice que la misión de los filósfos y por tanto demla filosofía es "logon didonai", es decir "dar razón" de lo que pasa en el mundo, mostrarnos causas reales, alejarse de los tópicos y de los dioses (de las superticiones y de las falsas ciencias). Por tanto, dice Gomá, al igual que menudean los carteles callejeros donde se nos anuncia la venta de un piso y se añade, "Razón: portería", sería sorprendente pero muy util encontrar alguno que pusiera: "Se vive, se envejece, se ama, se desea, se sufre, se muere. Razón: portería". Pues bien ese "portero" sería el filósofo, el que nos daría razón de los detalles que necesitamos saber. Una metáfora un poco excesiva quizá, pero tan aceptable como la del mismísimo Sócrates que comparaba al filósofo con el "partero" es decir el que ayuda al nacimiento...de las ideas, el partero de conocimientos, el comadrón de inteligencia.

En esta época donde despreciamos la filosofía y el conocimiento no utilitarista o pragmático económicamente (en un país en el que la filosofía ha dejado de ser materia principal en los planes de estudio de secundaria o lo que fue el viejo bachillerato) se considera banal o trivial indagar sobre las razones, las dudas, los motivos o las perplejidades que el mero ejercicio de vivir provoca en muchos seres humanos (los menos dormidos). Esos mismos que sugiere Gomá en su cartel. Pero la general evidencia de que cada vez hay menos inteligencia en nuestros estilos de vida y lo pagamos con creces en forma de errores, exclusiones, enfermedades somáticas y gastos en psicólogos y psiquiatras, demuestra que nos iría bien encontrar respuestas de personas preparadas para ello.

Lo malo es que esa penuria de ejercicio intelectual, el contagio de las "facilidades culturales y de conocimiento" de nuestra época y la obsoleta y poco fructífera -economica y socialmente- profesión de pensador, filósofo, "portero" o "partero" hace que las personas llamadas a esos menesteres cada vez se alejen más de las preocupaciones comunes y cotidianas para encerrarse en sus torres de marfil conceptual. De ahí la moda de los "filósfos fáciles", es decir de pensadores que se ganan la vida mostrando de forma amena, a veces divertida y nunca pretenciosa, el interesante camino de la inteligencia aplicada al pensamiento sobre las pequeñas y grandes cuestiones que interesan a nuestra vida como seres humanos. Y para ello hay que aplicar, según Gomá, una "dieta de adelgazamiento" a los grandes conceptos de la gran tradición filosófica a fin de ofrecerlo de forma apropiada y inteligible a la perspectiva el individuo moderno: Los tópicos son rápidamente asumibles por cualquier lector no habituado a la filosofía: se nos habla del amor, felicidad, conciencia, el azar o la costumbre, la angustia o la desesperación, la soledad o la injusticia, la mediocridad pública que seda nuestro ánimo porque nos creemos superiores, aunque no seamos capaz de percibir que no lo somos., las diferencias entre eros (la pasión) y Philia, (la amistad), el sentido del humor, la vejez, la etica de la vida privada o el relativismo.

Los microensayos de Gomás tratan de forma amena y un poco anecdótica esos temas y ademas nos ofrece cuatro ensayos de mayor calado y extensión donde nos habla de la Filosofía en nuestra época, la figura histórica de Jesus, sobre los héroes y un interesante estudio sobre la vocación literaria. Dentro de la modestia de la oferta (en su origen fueron artículos escritos para "El País" y "La Vanguardia") hay una vocación real y profunda de compartir conocimientos y sobre todo de apreciar la necesidad de conocer y de pensar. Y aunque fuese sólo por eso, es sumamente recomendable.

FICHA

RAZÓN: PORTERÍA.- Javier Gomá Lanzón.- Galaxia Gutemberg.- 143 páginas.- 17,50 euros

Compartir este post
Repost0
11 noviembre 2014 2 11 /11 /noviembre /2014 10:29

Desde el área recreativa de La Franqueta es posible hacer un buen número de excursiones que se reparten por todos los puntos cardinales, ya sea hacia Arnes y sus Estrets, hacia la Ballestera, hacia Terranyes y La Miranda, hacia las Rases del Maraco, hacia Alfara de Carles tras atravesar Els Ports, o hacia Pauls pasando por las Rocas de Benet o los Montsagres. En esta ocasión vamos a hacer una de las más breves (de tres a cuatro horas, dependiendo de los preceptivos descansos o paradas para hacer fotos, algo necesario dada la belleza del sendero que proponemos) que nos llevará desde La Franqueta por el sendero que va al Racó d'en Corretxa, lo superamos por encima hacia la Llobatera y en un determinado punto de confluencia de senderos cogemos el que sube a la izquierda en dirección al Racó del Coc, una masía con establos, en ruinas, y más arriba, hasta el Coll de Pell Negra, donde encontramos la pista que por un lado sube al Coll de Miralles y por el otro, nos conducirá de vuelta a La Franqueta, pasando por tres o cuatro grandes masías abandonadas y un desvío a la derecha (señalizado) que nos acercará a visitar la famosa Cova Picasso.

NO SE PIERDA

La Cova de Picasso.-

El yacimiento de mármol del Carrer Ample.-

Compartir este post
Repost0
11 noviembre 2014 2 11 /11 /noviembre /2014 08:42
Alcohol de quemar

"Alcohol de quemar" es la historia de una obsesión, no una "curiosidad lógica" como asegura una y otra vez el autor de esta novela, Miguel Mena, que trata por todos los medios de envolver en normalidad psicológica, en indagación moral justificada, un sentimiento proyectado en acciones que roza la psicopatología. Pero Mena lo hace muy bien, no me convence pero me atrae. Este autor domina el arte de enganchar al lector y eso es un elemento básico en un narrador.

Usando los medios de un estilo sencillo y correcto, aunque no luminoso, las estrategias argumentales que ofrecen las nueva técnicas de comunicación social --el mundo singular y globalizante de internet-- y unos diálogos corrientes que nos acercan a los personajes, Miguel Mena nos articula su historia desde el mismo comienzo impactante: "Mis padres, mi hermana y mi abuela murieron por asfixia en sus habitaciones o al pie de la escalera, sin tiempo para escapar de una casa en llamas a la que prendieron fuego dos jóvenes borrachos durante la fiestas de verano en Madevera".

A partir de ese momento todo se desarrolla con la claridad expositiva de un informe judicial escrito por un literato. Vemos plantearse la cuestión en el narrador casi desde su infancia, la "curiosidad" por conocer el destino de los dos jóvenes asesinos después de su paso por la cárcel y las auto justificaciones que el narrador, Adrian, va esparciendo con un amigo que vive en Norteamerica, --un diálogo a través de internet donde Adrián conoce un caso semejante ocurrido en ese país en los años cincuenta-- y con su novia que asiste alarmada pero cómplice a una búsqueda de ambiguo contenido ético y fuerte implicación emocional. También ella aportará al joven muchos casos ocurridos en España que podrían considerarse semejantes o peores, e incluso lo lleva a una reunión de "damnificados" por las tragedias de la vida. Todo es en vano, Adrian sigue en sus trece.

Con una habilidad narrativa notable Mena nos va conduciendo por todo ese pasado posterior al suceso, cuando se explicitan las consecuencias y movimientos policiales, judiciales y familiares que había provocado ese tsunami trágico que devastó a una familia y sus allegados. Al mismo tiempo se nos ofrece con todo lujo de detalles el suceso norteamericano como un planteamiento de correspondencias y diferencias (sobre todo en el desenlace legal: los tres asesinos que habían lanzado cocteles molotov contra un bar para vengarse del dueño y mataron a varios clientes, fueron ajusticiados seis años mas tarde). Mena nos va llevando al desenlace lógico de tan dinámica obsesión "justiciera": localizar a los dos jóvenes asesinos. Y, bueno...eso lo tendrán que averiguar leyendo la novela. Lo cierto es yo la he leído de un tirón.

FICHA

ALCOHOL DE QUEMAR.-Miguel Mena.- Tropo Editores.- 169 págs.

Compartir este post
Repost0
10 noviembre 2014 1 10 /11 /noviembre /2014 09:26
Una cita para el  verano

El malogrado Philip Seymour Hoffman debuta como director ante las cámaras con un drama teatral (que él interpretó con éxito en el escenario) de Robert Gloudini. El destino macabro a veces se ha complacido en dejarnos casi como un testamento personal esta película en la que Hoffman demuestra una vez más su extraordinarias dotes de actor, aunque no en la misma medida las de director, pero eso es algo que podía haber mejorado sustancial y seguramente de forma exponencial con el tiempo y la experiencia. Su obra es correcta, maravillosamente interpretada por los cuatro intérpretes principales, incluida su compañera en el reparto Amy Ryan, la única que cambia en un elenco que obtuvo el éxito teatral. Todo está calculado como una muestra de excelente, aunque fría, mecánica teatral.

En "Jack Goes Boating", nombre original de la obra, asistimos a los avatares sentimentales de un hombre tímido, que es ayudado por la pareja de amigos, los únicos, que tiene. Su relación con la compleja y tierna Amy es difícil y las circunstancias hacen que la primera cita importante que tienen los dos, en una cena preparada por él en casa de sus amigos termine como el rosario de la aurora. Ello dará pie a un fortalecimiento de su relación naciente, aunque podía haber sido el final. Para llegar a ese momento Hoffman se someterá a un cambio personal intenso por tal de llegar a ser el hombre que desea Amy, desde aprender a nadar o a cocinar y mejorar su aspecto. Es un drama breve, casi insustancial, que es mimado por el director con pequeños detalles que dan la medida de la sensibilidad de Hoffman pero que no rescatan a la película de su dulce rigidez técnica. Lo cierto es que detrás de las cámaras Hoffman no se desenvuelve del todo mal. Al menos este debut que será también el epílogo muestra con creces el amor que Hoffman sentía por su oficio. Resulta tristemente paradójico que su fin como persona tuviera que ver con el elemento que destroza aquella prometedora cena de amor compartido: las drogas, hacia las que en la película Hoffman demuestra un rechazo virtuoso y tajante.

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens