Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
31 octubre 2014 5 31 /10 /octubre /2014 08:28
España y Cataluña

El candente tema de las relaciones entre España y Cataluña está dando mucho que hablar y casi tanto de escribir y publicar. Comienzan a ser legión los libros recientes que han procurado analizar el supuesto conflicto y sobre todo explicar sus raíces, sus deformaciones, sus mixtificaciones y los intereses más o menos bastardos que se esconden detrás de cada una de las dos partes. Llevo más de cuarenta años en Cataluña y jamás he tenido ningún problema con nadie (excepción hecha de algún aislado espécimen de CroMagnon nacionalista que en todas partes hay), ni por el idioma ni por la "nacionalidad". Me horroriza ver el encono y la falta de decoro con el que cavernícolas de uno y otro lado están manipulando a la opinión pública catalana y del resto de España.

Dicho esto, pasemos al inglés Henry Kamen. Es este un historiador con larga trayectoria docente y libresca en nuestro país. En este caso concreto, primero de sus libros que leo, hay un exceso de pasión (rara en un británico, quizá sea contagio del subtítulo de su libro "Historia de una pasión") y de antagonismo que choca un poco en un historiador. Centra su análisis en el papel de Cataluña en los sucesos de 1714 y en los procesos de manipulación informativa que se han producido en torno a ellos. Escribe “Es una lástima que la historia de Cataluña haya sido inadecuadamente estudiada por los historiadores y sistemáticamente distorsionada por ideólogos, políticos y periodistas que, con mucha frecuencia basan sus discursos en información poco fiable” Todo el libro es un espigueo de tales informaciones y los correspondientes mentís de Kamen apoyándose en textos históricos y en análisis personales. El volumen deja de ser un libro de historia para casi convertirse en uno más de los escritos por no historiadores que suelen permitirse juicios de valor bastante extremados. Justo lo que pretende denunciar el autor. “Uno no sabe si reír o llorar ante tanta insensatez", escribe al rechazar un argumento tópico de las revisionistas catalanes nacionalistas. Eso no debería ser el discurso de un historiador, más bien parece el de aquellos que Kamen critica.

Sin embargo hay elementos sobrados en el libro para hacer reflexionar al lector y más si vive en Cataluña. Y así recuerda que los líderes del 11 de setiembre de 1714 afirmaron que tomaban las armas ”per la patria i per tota Espanya“. Kamen analiza el papel de la Inquisición en unas relaciones marcadas por la desinformación en nuestra época o la manipulación de los hechos. Y este es el impulso que define el talante de este libro, más que el de investigar y de aportar referencias bibliográficas de altura. Es un trabajo de divulgación que comparte con este tipo de libros un exceso de generalización o errores e inexactitudes debidas a la precipitación o a la pasión polemista.

De las tres partes del libro quizá la más interesante desde el punto de vista histórico sea la que analiza la guerra de Sucesión (tema en el que Kamen es un reputado especialista) y la más polémica e incisiva es la tercera que analiza la Cataluña posterior a 1714 hasta la actualidad. Los datos aportados por el autor y recogidos de declaraciones de políticos, artículos, páginas web oficiales y hasta folletos turísticos, son de una meridiana claridad sobre la manipulación deliberada de datos históricos. Y esa es la parte que más sorprende al lector y la que, en definitiva, aporta un elemento analítico interesante para tomar una cierta postura frente a los hechos o al menos un dato de información más fidedigna de la que habitualmente se nos ofrece.

He contado al menos quince volúmenes dedicados a la cuestión catalana desde el punto de vista de la "consulta" soberanista de Mas. Aparte de Kamen, firman títulos de diferente adscripción ideológica sobre el tema, Ramón Tamames, Joaquin leguina, A. Morales Moya, Carme Molinero y Pere Ysas, Xavier Vida Folch, Santiago Muñoz Machado, Alfred Bosch, Jesús Lainz, mi amigo Arturo San Agustín, Manuel Cruz, Ricardo Fernández Aguilá, , Juan Arza, Jaime Pastor, Begoña Marin y José García Abad, entre otros.

En resumen, libro que conviene ser leído aunque con ciertas reservas y complementándolo con alguno de "la otra parte".

FICHA

ESPAÑA Y CATALUÑA.-Henry Kamen.- Traducción José C. Vales.- La Esfera. 307 págs. 21,90 euros.

Compartir este post
Repost0
31 octubre 2014 5 31 /10 /octubre /2014 08:21
A Paris con amor

Comedia inglesa de la postguerra (años 50) dirigida por Robert Hamer y con Alec Guinsess, un juvenil Alec antes de ser nombrado sir y de deslumbrar al respetable con sus papeles en "Lawrence de Arabia", "Doctor Zhivago" o "El puente sobre el rio Kwai" y más o menos en la época de las soberbias comedias de la factoría Ealing, como aquella impagable de "El quinteto de la muerte". Esta que hoy nos ocupa no le llega ni a la zapatilla , pero aún así vale la pena echarle un vistazo. Mas que nada por ver las calles de Paris en aquellos días y disfrutar del camaleónico Guinness que hace un poco el payaso pero logra imprimir un hálito de vida y de humanidad a su personaje tópico de terrateniente escocés que vuelve a Paris con la intención de educar sentimentalmente a su hijo. Odile Versois, Vernon Gray, Elina Labourdette, Jacques François, Austin Trevor, Jacques B. Brunius, Claude Romain, Maureen Davis, Mollie Hartley Milburn, Michael Anthony, Pamela Stirling, Claude Collier, integran un reparto digno y correcto que nos permite disfrutar de una comedieta sentimental donde el amor es el motivo central, muy "a la francesa".

Compartir este post
Repost0
30 octubre 2014 4 30 /10 /octubre /2014 17:27

Me gustaría saber como van a justificar el cambio de título de este thriller algo confuso y embarullado, con mucho disparo, golpes y sangre al que sólo salva en parte la presencia carismática de Pierce Brosnan (que está estirando su aire jamesbondiano hasta límites cada vez menos creíbles. En inglés es "The november man" y al final de la peli el malo, siempre un as escondido en papeles de bueno aparente, da la clave al dirigirse al protagonista y recordarle que en la Agencia (CIA, of course), le conocían con ese apodo ya que "allá por donde pasaba no dejaba a nadie vivo" como suele hacer ese mes con una parte de la naturaleza y en determinadas climatologías. Así que nada de "conspiración de noviembre".

Se trata de una novela de Bill Granger que, espero, sea menos confusa y embarullada que el guión de la película, dirigida por Roger Donaldson, con buena mano para las secuencias de acción y con la complicidad del estólido Pierce y la presencia siempre de agradecer de Olga Kurylenko. La música es la habitual en este género de cintas y el resultado final es bastante pasable y mantiene eficazmente la atención del espectador, aunque éste se encuentre algo perdido en algunos momentos. La cosa va de rusos, chechenos y las consabidas vueltas y revueltas de un guión que depara pocas sorpresas pero tiene una dinámica entre Bourne y Bond bastante trepidante. La elegancia del actor irlandés nos nos evita disculpar a un personaje con fisuras, ambivalente y poco recomendable, con algunos momentos en los que la frontera entre lo correcto y lo criminal se evapora y ni siquiera la presencia de Pierce logra salvarnos de una cierta incomodidad. Es lo malo de tener un historial de "bueno" (relativo).

.

Compartir este post
Repost0
29 octubre 2014 3 29 /10 /octubre /2014 15:00
En el país de los libros

Nordica ha editado uno de los homenajes ilustrados más encantadores al mundo del libro, firmado por Quint Buchholz y traducido por Juan Andrés García Román, al que sólo se le podría objetar que es un poco caro. Con la frase de Pessoa "Leer es soñar de la mano de otro" como clave, el reducido librito (27 páginas con hermosos dibujos onírico-surrealistas y simples frases sencillas evocando las imágenes) nos lleva a un viaje maravilloso, ventanas abiertas a sugestiones poéticas que tienen como elemento común el libro. Es un libro de sensaciones, paradójicamente, más que de lectura. Uno puede abstenerse de leer la línea escrita frontera al dibujo y dedicarse, simplemente, a sumergirse, a dar una zambullida (ese el motivo de la primera ilustración) en un universo libresco donde se evoca la lectura sentado en una escalera, dejando que las arenas del desierto invadan las páginas, viendo como el libro se deshoja en volanderas cuartillas, llegando a la cima de una alta montaña libresca (me he visto reflejado en esa imagen de sueño, con la mochila a mis pies), entrando en una edad media con dama a caballo de un libro y un caballero vigilante, navegando por el océano a bordo de la bañera de casa (aquí se insinúa la presencia fantasmal de Moby Dick), hasta la dama asustada que ve esconderse al asesino de una novela negra en las páginas de ésta. Algunos dibujos nos ponen en guardia contra el exceso, cuando la vida pasa mientras estamos atados a un libro, o nos obliga a escuchar o nos da fuerza o curiosidad para buscar al enemigo o para seducir a la muchacha amada. También el libro es portado como un ataúd o indaga en los secretos del mundo o se altera la proporción de libro y lector, en el que éste es una hormiga afanosa caminando sobre una página inmensa. El libro como enamoramiento, como creador de mundos, como faro y guía o como archivo de todo cuanto existe, hasta llegar a los dos últimos en los que un lector escala un precipicio libresco para llegar tan algo que puede contemplar...nuestro planeta convertido en un gigantesco volumen azul flotando en el espacio. Libro, pues, de sugestiones más que de teorías o conceptos. Una experiencia estética e intelectual.

FICHA

EN EL PAÍS DE LOS LIBROS.- Quint Buchholz.- Trad. J.A. García Román.- Nordica libros. 16,50 euros. 27 páginas

Compartir este post
Repost0
29 octubre 2014 3 29 /10 /octubre /2014 10:59
El joven detective Dee: el poder del Dragon marino

Película de aventuras marciales dirigida por Tsui Hark con un impresionante despliegue de efectos especiales y la coreografía alada inverosímil del género mimado por chinos y japoneses. Remontándose a los inicios de la dinastía Tang, la película, algo enrevesada, hiperbólica y muy divertida, narra los esfuerzos del detective Dee (que ya tiene dos películas anteriores repletas de magia, luchas y un diseño artístico de producción notables) que nos narra los inicios de su fama como luchador por el orden y la paz, siguiendo una ética muy cercana a las directrices filosóficas de Confucio (cosa admirable dada la adscripción comunista del Estado chino), con lo que se trata de una precuela de las cintas anteriores. Comienza con la llegada del joven Dee Renjie a la Capital Imperial. Vestuario, localizaciones, attrezo, armas y situaciones son las clásicas de un género que entronca con las leyendas y los mitos de China. Aparte de la ingenuidad de la trama, resulta interesante como reflejo teatral de toda una tradición literaria y artística de milenios. Quizá todo el asunto del monstruo marino, una mezcla de Godzilla en plan raya de mar y las serpientes marinas de la tradición oriental, o el pulpo de 20.000 leguas de viaje submarino, resulta de lo más vistoso. Y los malos, dotados de poderes increíbles, ante unos buenos que tienen actuaciones memorables y completamente sobrehumanas, no dejan de actuar en un cuento para adultos majestuosamente vestido de unos efectos visuales deslumbrantes. ¿Calidad cinematográfica? Solo testimonial. Pero en este caso lo que queda claro es que el espectador pasa unos buenos momentos una vez ha renunciado a la credibilidad, la lógica y la coherencia y se limita a disfrutar de lo que le cuentan y de cómo se lo cuentan. La música, muy adecuada a la dinámica de la acción tiene sospechosas concomitancias con músicas conocidas de películas ocdidentales, desde EL señor de los anillos a las sagas de Spielberg. Pero bueno, se trata de chinos, así que no nos preocupemos por el copyright. El reparto, muy en la línea con lo que se les exige a los actores de esa filmografía oriental y que a ojos occidentales quedan algo artificiosos, pero simpáticos: Mark Chao, Angelababy, Shaofeng Feng, Carina Lau, Kun Chen, Dong Hu, Bum Kim, Chien Sheng. Disfrútenla.
.

Compartir este post
Repost0
28 octubre 2014 2 28 /10 /octubre /2014 16:30
El  encargo

~~The Bag Man es la primera película de David Grovic. Se trata de un thriller bizarro, por momentos confuso e inverosímil, que está siendo apaleado por la crítica. Y es que la nueva película de John Cusack y Robert de Niro buena, lo que se dice buena, no es. De hecho, no creo que en ningún momento pretenda serlo. Pero es un trabajo tan pasado de rosca que, al menos a mí, me resulta divertido. Se trata de un producto de serie b sin mayores pretensiones que las de hacer pasar un buen-mal rato al personal. Es una película oscurísima, bañada de un humor muy negro, donde cada personaje, excéntrico y excesivo, representa una amenaza. La trama, situada casi exclusivamente en un hostal de mala muerte, narra la lucha de diversos personajes por hacerse con una bolsa cuyo contenido es un misterio. La ambientación recuerda por momentos a David Lynch, y los diálogos a Quentin Tarantino (salvando las distancias en ambos casos, por supuesto). Robert de Niro del cual ya poco o nada esperamos, parece a gusto en un personaje antagonista que en ocasiones recuerda al Al Capone que interpretó hace casi 30 años en Los intocables de Eliot Ness. La relación que se establece entre John Cusack y Rebecca da Costa evoluciona de manera creíble e interesante. En definitiva, The Bag Man es una apuesta arriesgada y loca, con decenas de fallos, cierto es. Pero también con un gran número de aciertos

~~Nunca el contenido de una bolsa ni el encargo de un mafioso fue tan aburrido, soso y cansino!!! Una partida de ajedrez y John Cusak como ejecutor de todos sus rivales y con el suculento premio final de saber, por fin, que hay dentro de la martilleante bolsa! Y que hay en el interior de la agobiante y obsesiva mención de este complemento indispensable para transportar nuestros enseres de lugar a lugar? El argumento que se olvidaron de escribir en lugar de este tostón!!! Porque aparte del nombre y la notoriedad de los dos actores protagonistas no hay nada más que ver ni que apreciar. El guionista de este filme nos coloca a nuestro desesperado héroe en un motel con el único objetivo claro de matar, eliminar todo lo que se mueva por doquier y, para ello, se va sacando personajes secundarios a cual más estrambótico de la manga -o de su pobre imaginación- y una excusa final, motivación deprimente que pone en marcha todo este circo que deja mucho que desear. Unos diálogos potentes, intensos y de cautivante penetración -pillas la ironía no?-, una estética muy elaborada, sugestiva e hipnótica -sigo con el mismo tono- y una tía con tetas y morros de pega que alcanza para herir de muerte tu corazón pues el fraude y la inesperada decepción de este relato es, prontamente, olvidable recuerdo que consuela de poco ante la historia que te están contando. Un encargo sin atractivo, chispa, frescura u originalidad que no interesa y cuyo devenir agota a la mente más lenta y zoquete, con motivación e interés cero incluso para los dos ilustres protagonistas que espero tuvieran un buen salario como excusa para participar en tal bodrio inconsistente porque arrastrar dicha mancha en el currículum es delito de poca explicación. Un cutre tiro al blanco de caseta de feria que no aspira a causar tensión, adrenalina o cualquier otro sentimiento que despierte al espectador de su angustiosa, por sus arcadas vomitivas, espera ante una resolución de risa subversiva y frustrada por la vacilación sin piedad que acabas de sufrir durante 108 inagotables minutos que no volverás a recuperar ni te serán compensados pues tú no cobras un sueldo por la visión insufrible de este relato. Película inútil, de recuerdo rápidamente perecedero -gracias a Dios, el cielo y a todos los santos juntos en misión imposible!- cuyo martirio aconsejo evites aunque mi lema siempre haya sido "la película siempre tiene que verse en persona para hacerse uno su propia opinión, al margen de lo oído, escrito o dicho por ella"; como excepción, esta vez falto a mi consejo pues por seguirlo mira lo que he conseguido!!!

Compartir este post
Repost0
27 octubre 2014 1 27 /10 /octubre /2014 10:26
El hombre más buscado

Basada en una novela crepuscular del maestro John Le Carré, "A most wanted man" se convierte en un lúcido epitafio del mundo de los espías, una visión realista y desencantada de un mundo que seguramente estará más cercano al que nos cuenta Anton Corbjin, un director con oficio pero que parece tan desencantado como el protagonista. Un Philipp Seymour Hoffman que, lejos de los Bond y Bourne, da la más verosímil imagen del espía, cínico, lleno de pequeñas corruptelas morales, triste, avejentado y, en definitiva, engañado, una víctima más de ese "fuego amigo" que es responsable de la mayoría de los errores trágicos cometidos por los servicios mal llamados "de inteligencia" de todo occidente.

La película tiene madera argumental para convertirse en un clásico del cine de espionaje, un epítome de este tiempo, esta sociedad y esta política. Todo vale, ,menos la lealtad y el juego limpio. Todo se ha corrompido. Pero un clásico que no se ajusta, en el cine, a los parámetros exigidos. Película bien rodada, con una tensión creciente, sin apenas acción. pero también un filme frío, sin alma. Oficio, sin duda. Pero escasamente podemos hablar de arte con mayúsculas. La llegada ilegal a Hamburgo de un checheno de padre ruso, el joven, tenso y escasamente empático Issa Karpov, despierta a la jaula de fieras de los sericios secretos. El miedo al terrorismo lo ha infectado todo. Todo vale, incluso la traición entre aliados. La operativa de "los buenos" se convierte en otro clase de terrorismo, pero terrorismo al fin.no nos crea ningún vínculo. Lo vemos indeciso y el director --ni el actor-- lográn darle dimensión dramática al personaje. Los secundarios muy bien, con el veterano Wilhem Dafoe a la cabeza, Robin Wrigth y Rachel McAdams. El actor que encarna al refugiado checheno, Gregory Dobrigin, hace lo que puede pero no logra constituirse en elemento dramático primordial que debería haber sido, es sólo una pieza más de la fatídica lucha de ambiciones que se desarrolla a sus espaldas. La pieza de oro de la película, Philip Seymour Hoffman, logra darnos la imagen de un hombre taimado pero con ciertos principios ya caducos en este mundo. Un don Quijote ladino y cínico que vuelve a ser arrollado por los gigantes-molinos-agencias de espionaje. Quizá lo mejor conseguido por el director sea la precisión en el dibujo de Hamburgo, nocturna, fría, como ciudad de espías., Pero, aunque flojee el ritmo y la tensión durante el recorrido la trama es buena y también el guión. Corbjin ha realizado una película seria, digna, sobre un mundo oscuro en el que nada es lo que parece y todo el mundo trata de vender a su propia madre con tal de llevarse el gato al agua. Su protagonista, ese gran actor prematura y trágicamente desaparecido, nos brinda una despedida genial. Es una película como las de antes, las magníficas cintas de los años 70, con su carga de denuncia y su crítica al Sistema que permite que exista un segundo nivel ajeno a la realidad donde los "buenos" se permiten actuaciones semejantes a las de los "malos" en una lucha suicida que no beneficia a nadie y menos a las víctimas "secundarias" que a nadie le importan.

Compartir este post
Repost0
27 octubre 2014 1 27 /10 /octubre /2014 08:56
Hongos medicinales

En los inicios de casi todas las culturas, occidentales, orientales o australes, el tratamiento de tipo curativo, mágico o espiritual de personas enfermas o en ceremonias de tipo iniciático o espiritual ha recurrido a hierbas y hongos, como materiales cuyos efectos en el organismo y en la psique han sido conocidos desde épocas muy anteriores al nacimiento de la filosofía y las ciencias. La famosa y poco estudiada brujería también recurrió a esos elementos naturales. Precisamente las mitificadas brujas no solían ser más que mujeres expertas en hierbas, hongos y flores, que utilizaban con fines medicinales más que oscuros y destructivos (aunque había de todo, en proporción a la ignorancia y la miseria que las rodeaba y el poder de los intereses que las empujaban a la "zona oscura" de la magia agresiva). El miedo a lo femenino, los celos de médicos y cirujanos, lo Iglesia y la atroz ignorancia del pueblo, las convirtieron en personas a perseguir y exterminar "en bien de la sociedad". Una investigación seria y científica sobre el auténtico valor y aportación de dichas "brujas" a la medicina y a la ciencia, sería una gozosa revelación cultural.

Viene todo esto a colación del libro de Josefina Llargués sobre "Hongos medicinales" que publica Ed.Obelisco. Esta autora, que proviene del ramo de la Psicología pero es experta en nutrición y salud, enfoca su libro sobre uno de los grandes azotes de la humanidad en este siglo XXI, el cáncer. Ajustar el conocimiento que se tiene de las cualidades de determinados hongos para reforzar el sistema inmunológico y la capacidad profiláctica de una dieta basada en el consumo de dichos hongos en platos elaborados y seguramente deliciosos, es la razón de ser no sólo de este libro sino de la actividad profesional y educativa de la Llargués.

Parece ser que la incidencia de la dieta alimentaria del sujeto en la aparición y consolidación de determinados tipos de cáncer se proyecta en un porcentaje llamativamente significativo de las muertes por esa enfermedad: un 30 por ciento. La autora cita el tipo de hongos concreto que tiene virtud contrastada científica y estadísticamente para prevenir y apoyar los tratamientos específicos contra esos cánceres gracias a sus funciones quimioprotectoras. Se nos habla de "shiitake, "maitake" o el rojizo "reishi" que en China llaman "seta de los diez mil años" por considerarla un hongo de la inmortalidad. Llargués nos ofrece una serie de recetas que incluyen una de estas setas como ingrediente, tras habernos ilustrado sobre sus efectos y características. En esencia se trata de un libro práctico y revelador. Vale la pena leerlo...y aplicarlo.

FICHA

HONGOS MEDICINALES.-Josefina Llargués.-Ed. Obelisco.-142 págs. 9,95 euros.

Compartir este post
Repost0
26 octubre 2014 7 26 /10 /octubre /2014 09:33
Atila, hombre o demonio

Pietro Francisci, especialista en filmes sobre la historia o la mitología clásicas, rodó en 1954 este "péplum" con guión de Ennio De Concini, Richard C. Sarafian y Primo Zeglio, lejanamente basado en datos históricos. Fue producido por Dino de Laurentis y Carlo Ponti (con la intervención de la que sería su esposa, Sofía Loren, jovencísima y con una interpretación mediocre pero ya con un dominio notable de su físico ante la cámara). La película narra los acontecimientos ocurridos entre los años 434 y 452, cuando Rua, rey de los hunos, muere y deja el reino a sus sobrinos Bleda y Atila, hijos de Mundzuk, que comparten el trono hasta el asesinato de Bleda. Prescindiendo de visiones simplista, Atila se nos dibuja como un tipo complejo con sentimientos de amor y ternura, enfrentados a un carácter despótico y violento. Como monarca ve el futuro de su reino más en la guerra que en los pactos y ésta lleva a cabo con afán de exterminio y destrucción completa del enemigo. Dentro de una estructura visual de cartón piedra, fotografías como fondos y movimientos de masas elementales, muy a tono con aquellos tiempos, tiene el mérito de optar por una narración realista donde se evitan las tentaciones de magia, fantasía y las fuerzas ocultas o del más allá. Por el contrario se rebaja ese realismo con un torpe solemnidad grandielocuente que deviene mal menor dados los medios de que se disponía en la primera mitad del siglo pasado. La música, de Raoul Kraushaar y Enzo Masetti, se ajusta bastante bien a las secuencias, como en el encuentro de Atila y el papa Leon I a las puertas de Roma donde el Aleluya remarca la trascendencia de ese acontecimiento que supuso el fin de la marcha destructiva de Atila y de cuyo contenido no se tiene la menor idea, pero cambió el destino de Europa. Buena fotografía, de Riccardo Pallottini y interpretaciones correctas y muy apropiadas --insisto con que el paso del tiempo dannun aire caduco y excesivo a los gestos y diálogos: muy propio Anthony Quinn, correcto el francés Henri Vidal y pasables Irene Papas y Ettore Manni.

Compartir este post
Repost0
26 octubre 2014 7 26 /10 /octubre /2014 08:24
El hombre del tren

Después de su sensible éxito "El marido de la peluquera" en la que Patrice Leconte contaba con un escueto Jean Rochefort, dueño y señor de una gestualidad mínima pero profundamente sugestiva y evocadora, repite protagonista con "El hombre del tren" (una película de 2002 que no vi en su día) y nos trae al cantante Johny Halliday (de profundo recuerdo para quienes peinamos canas). Se trata de una buena película, muy bien relatada y realizada de una manera correcta y sencilla. Magnífica -como suele--dirección de actores . Es una trama mínima y sagazmente elaborada en la que solo chirría un poco el final, un forzamiento de trama con aires trascendentales y espiritualista, que no nos hacía falta. Dos hombres –un profesor de literatura jubilado y un atracador de bancos de media edad- se cruzan casualmente en una ciudad de provincias donde vive el primero y el segundo ha ido para ejercer su oficio. Al poco de conocerse, ambos descubren que les hubiera gustado más haber vivido la vida del otro que la suya propia. Un ritmo bastante correcto y una tensión argumental que nace desde la nada y pequeños detalles hasta hacer mella en el espectador de una forma suave y sensible. La interpretación de los dos actores es excelente, la de Rochefort linda con la genialidad. La música, de Pascal Esteve, acompaña con eficacia la morosa narración de esos tres días de convivencia, cotidianos, don detalles de una ternura sabia y contenida... se trata de un duelo interpretativo que acaba siendo un dúo donde el tema queda como en sordina sin complicaciones solemnes o filosóficas. Los placeres de la vida de uno, son imposibles en la vida del otro y viceversa. Y también los peligros y las dificultades. La película es una metáfora sin pretensiones, excepto al final. En el plazo de tres días los personajes se percatan de cada uno carece de lo que tiene el otro y ello hace que la fascinación sea mutua y esté condenada al fin más o menos previsible, la enfermedad mortal y la bala de un policía. El maestro juega con las pistolas del gangster mientras Holliday hace de profesor, fuma en pipa, calza zapatillas y repasa la biblioteca de su huésped. Lástima que Leconte haya cedido a la tentación de darle un final excesivo. Debió quedarse en el final lógico y previsible. Hubiese aumentado la esencia metafísica de la metáfora de esas dos vidas complementarias. Con su final metafísico queda en una broma casi risible.

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens