Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
14 noviembre 2012 3 14 /11 /noviembre /2012 10:48
magic-isle.jpg
    Una película con Morgan Freeman es una garantía de calidad, por malo que sea el argumento (algo que en este caso no es)  y si además el director es Rob Steiner, el realizador de "Ahora o nunca" o "Cuando Harry encontró a Sally",hay bastantes posibilidades de que el resultado sea interesante.
Este es el caso de "The magic of the Belle Isle", que en Francia se presentó como "Un été magique" y que en España aun no hay visos de que se estrene algún día. ¿Por qué? Lo ignoro, hay razones de las distribuidoras norteamericanas que la razón no entiende. Y eso es así porque dada la abundancia de auténticos bodrios que se estrenan sin cesar, parece  mentira que esta peliculita edulcoradeta pero muy digna que ofrece un recital magnífico de Freeman y una réplica no menos magnífica de la niña Virginia Madsen, cuya amistad con el viejo escritor minusválido y alcohólico que interpreta Morgan da sentido a la película.
Monte Wildrom es un escritor de género (novelas del oeste) que ha perdido a su esposa y ha caido en una senda autodestructiva a través de la misantropía y el alcohol.Su afán destructivo, mordaz e irónico, forma parte de su manera de relacionarse con las escasas personas a las que se ve obligado a tratar, entre ellos un sobrino que trata de ayudarle y hacerle la vida mas llevadera sin recibir a cambio más que sarcasmo y rechazo. Conocemos a la pareja al comienzo de la película, cuando el sobrino ha encontrado un sitio para que su irascible tio pueda pasar el verano, la casa de un amigo, que pone una sola condición para prestarla, cuidar de su perro.
Parece que tenemos un escenario muy similar al de "Mejor imposible", pues será ese perro, distraido y divertido, quien permitirá que el escritor conozca a una joven vecina, una niña inteligente y sensible, Charlotte, que le introducirá en su familia, formada por dos niñas, una adolescente y una bella mujer madura, recién divorciada (Madeleine Carroll).
A partir de ahí, la amable magia de Rob Reiner se pone en funcionamiento y asistimos a una trama algo sensiblera y previsible pero que logra encantarnos y hacernos vibrar con simpatía por el viejo escritor y sus amigas. Naturalmente asistimos a una historia de redencíón y cambio que terminará como suelen terminar las películas de Reiner, con una sonrisa y una sensación de entrañable calidez. El ambiente natural escogido para rodar la película, la costa oeste norteamericana con una bella isla en el horizonte (de ahí el titulo), realza la magia de la historia. Película para disfrutar una tarde de domingo con alguien cercano y si puede ser, sentimental. Si es así, lleve abundantes kleenex.
   
   
       
Compartir este post
Repost0
12 noviembre 2012 1 12 /11 /noviembre /2012 08:49

the_amazing_spider-man_13340.jpg

Lo primero que salta a la vista del espectador que ha seguido la saga del hombre araña es que la serie ha entrado en su mayoría de edad y ha rebasado el tono absoluto de cómic y fantasía que con mayor o menos acierto siguieron las tres peliculas interpretadas por Tobey McGuire. En esta ocasión, hay una inversión significativa en el tratamiento del personaje: predomina la visión intimista y el proceso psicológico del joven Parker más que las secuencias de acción arrebatada o los momentos de (fallido) humor de la trilogía anterior. Sin llegar a aprovechar tofas las posibilidades que podría  facilitar un personaje tan complejo en el fondo, "The amazing Spider Man" es una propuesta digna que de alguna forma eleva un poco el listón cinematográfico de las anteriores entregas. Aunque, por supuesto, ya lo hemos dicho, no en espectacularidad  palomitera o en la coherencia con el espiritu del comic.

Los momentos de descubrimiento del personaje de sus superpoderes no están demasiado conseguidos. Andrew Garfield eleva muchísimo el listón de la interpretación y también su compañera  Emma Stone, dando una complejidad a sus personajes de la que carecen sus precedentes (el dramatismo de algunas secuencias, bien resueltas por el nuevo Spider Man, dan profundidad al desarrollo de la trama).

Mark Webb dirige esta película con bastante solvencia a pesar de momentos no muy conseguidos que además se refieren a detalles de la biografía del personaje, ya sobradamente conocidos y que Webb no logra convertir en momentos brillantes. Martin Sheen y Sally Fields, están impecables en los importantes papeles de los tíos del muchacho y Rhys Ifans está correcto en el no muy lucido papel del hombre lagarto. En ese sentido no hay sorpresas. El aficionado ya lo sabe todo sobre el origen de los poderes, los primeros movimientos del personajes, su drama personal y la catarsis que supone la brutal muerte de su tío- padre postizo. Y hasta el amor adolescente por su compañera de instituto. Por tanto hasta aquí no hay novedades. Sólo, repito, en la complejidad y el dramatismo personal del personaje, tratado con mucho más hondura y respeto. Lo cual resta brillantez al comic pero aumenta la valía de la película, acercando al superhéroe al personaje atractivo, contradictorio y humano que también es. Aunque habrá que esperar nuevas entregas, pues en esta todo queda en la categoría de promesa y no demasiado brillante. Por eso, haciendo balance, la trilogía de Sam Reimi no ha sido superada aún por la película de Web.

 

 

 

 

 

Compartir este post
Repost0
10 noviembre 2012 6 10 /11 /noviembre /2012 10:02

la-bete.jpg

 En la pequeña historia íntima de esta representación de "La Béte" la obra de David Hirson (nacido en Nueva York, 1958) que triunfa en el TNC barcelonés, se contará cómo un excelente actor Jordi Bosch dispuso de solo tres semanas para aprender un papel de una complejidad enorme y que ya desde alzarse el telón se enfrenta a un delirante monólogo de treinta minutos en el que va cambiando constantemente de registros vocales e emocionales. Porque él es "La Béte", cuando en el original se trata de una mujer y una actriz, Anna Lizarán, estaba encargada en principio de ese cometido pero a pocos dias del estreno enfermó y hubo que cambiar a la actriz principal por un actor. No me atrevo a especular sobre la bondad de ese cambio pero me ceñiré a un juicio, absolutamente personal, como siempre, de la actuación de Jordi Bosch: deslumbrante inicio, ciertos excesos histriónicos en algunos momentos --seguramente alentados por el director para establecer más claramente las ideas y criticas que se trata de realzar-- y un balance positivo para el conjunto.

"La Béte" es una obra singular, magnificamente estructurada, en la que se debate con el artificio del teatro dentro del teatro, una cuestión metateatral de singular importancia: la tensión entre el llamado teatro culto y el calificado de teatro popular. Dilema algo falso --en su filosofía-- pero real en la práctica, que podía ser extrapolable a la literatura o al cine y, desde luego, a nuestra propia época. Todo es cultura, dirán algunos.¿Todo es cultura? se preguntarán los otros. Una linea invisible pero perceptible por la inteligencia o la sensibilidad separan ambos conceptos donde no hay fronteras evidentes y se perpreta continuamente un fenómeno de ósmosis.

En un magnífico planteamiento, el autor y actor culto es Moliere (Jordi Boixaderas, siempre tan eficaz, escondido tras el nombre de Elomire, anagrama de Moliere). Y se cargan las tintas en la zafiedad y brutalidad, en el patetismo de "La Béte" , Valere, un infatuado y soberbio actor callejero, heredero de la vieja pantomima burlesca, irracional, inculta, festiva, llena de obscenidad y grosería, pero cercana al publico mas elemental. Entre ellos, el mecenas, el príncipe Conti (Abel Folk) es decir, el dinero y el poder, que respeta y teme  el teatro de Elomire pero conoce la utilidad de Valere de cara a un público que debe ser compensado en su estilo y su lenguaje de tanta miseria y de tantos abusos.

El drama, vestido de comedia extravagante y a ratos sórdidamente grosera está servido. ¿Cuál de los dos conceptos de lo que debe ser el teatro se llevará el gato al agua? El realismo sin componendas de David Hirson es claro al respecto..."de momento" Valere impondrá su ley de vulgaridad. Ya sabemos que es una victoria efímera pero también queda claro que junto a los Molieres que vendran en el futuro, habrá Valeres que también tendrán su lugar bajo el sol, mientras el clasismo cultural siga vigente, lo que es igual a decir, mientras haya tantas diferencias entre los seres humanos, economía, cultura, y sobre todo educación.

La obra, primera de su autor, que la escribió con 29 años, está concebida en verso y es digna de asombro la versión al catalán de Joan Sellent, compuesta en alejandrinos. Ambientada en pleno siglo XVII, en una compañía palaciega francesa, se nos presenta con el vestuario de la época, un escenario y unos attrezos conforme a ese tiempo, por lo que los actores han de mostrar los modos de hacer del teatro de entonces, a medio camino entre la barraca de feria y el teatro de cámara (al estilo de los corrales de comedia castellanos o de los teatros isabelinos, desde Lope de Vega a Shakespeare). La actualidad del debate queda de manifiesto en el parlamento final que Elomire dirige al público subiendo entre los espectadores por la grada del teatro.

Una obra superior, lo mejor que he visto en el TNC en mucho tiempo, despedida dorada de la dirección de Sergi Belbel del gran teatro catalán. Procuren no perdérsela.

Compartir este post
Repost0
8 noviembre 2012 4 08 /11 /noviembre /2012 09:55

looper-cartel2.jpg

Rian Johnson es el artífice de esta excelente película de ciencia-ficción que, con aires de modernismo rompedor se ajusta como un guante a los parámetros del cine y la literatura clásicas de la SF. En un desasosegante futuro no muy alejado estética y visualmente de nuestro presente se nos propone una historia que parece surgida de las mentes del Murakami de "1Q84", el "Soy leyenda" de Richard Matteson, el "Blade Runner" de Philipp K. Dick o el "12 monos" con el que Terry Gilliam pobló nuestra angustia por un futuro incierto.

"Looper" tiene categoría, pese a algunos excesos (aun no comprendo la pertinencia de la escena de sexo entre dos de los tres protagonistas, Joseph Gordon-Levitt y Emily Blunt) para convertirse en un referente en el cine de fantasía con ambición y categoría, a la altura  de Shyamalan, los ultimos Nolan o los Wachonski, que sobrepasan los límites del género sin ceder a los efectos especiales y a la linealidad de los personajes. El bucle, el reencuentro de la persona consigo mismo, pasado y futuro, en un presente lleno de resonancias literarias y ambiguedades éticas.

Bruce Willis, ese actor de acción con profundidades metafísicas, vuelve por tercera vez en su filmografía a personalizar el bucle de los viajes por el tiempo y se encuentra con su propia  persona treinta años más joven en un duelo en el que está en juego no sólo la supervivencia sino el sentido ético de la vida ( cosa singular habida cuenta de que se trata de un asesino mercenario en distintas fases de su vida). Se nos habla de un dilema entre el amor y el sacrificio que a la postre debe resolverse siempre en un acto de amor teñido de sacrificio.

Sin abandonar la premisa básica de este tipo de cine, el entretenimiento,la película nos muestra un mensaje inteligente y turbador. Y eso constituye la fuerza y la ambición renovadora y clasicista del filme. Por esa razón la historia de un asesino que debe matar al hombre que será en el futuro y con ello limitar su propia vida o morir y volatilizar al hombre que será, trasciende la irrealidad de la esencia paradójica del bucle para convertirse en una historia de contenido ético en el que el género adoptado, la SF, como en la "Melancolía" de Vans Triers, no es más que un escenario posible. Película pues para no perderse. Persecuciones, escenas de acción y elementos añadidos (la mutación de algunos humanos a poderes telequinésicos) devienen elementos curiosamente secundarios frente a las actitudes de los protagonistas, en los que parece latir los dilemas éticos de los héroes de John Ford entre el bien, el mal, la entereza o el sacrificio. La evolución de los personajes, presentada con claridad y sin complejidades innecesarias, resuelve con habilidad el reto de acercar al espectador a un personaje en distintos momentos de su vida que no atraen la empatía del espectador pero que le seducen por el drama personal que encierran. Y eso sin desdeñar la fuerza hipnótica de dos personajes secundarios interpretados por Paul Dano (ese chico merece una atencion especial) y un Jeff Daniel irreconocible pero efectivo en su madurez como actor.  

Compartir este post
Repost0
6 noviembre 2012 2 06 /11 /noviembre /2012 10:23

buena-20novela.jpg

 

Creo que esta es una "buena novela" para conmemorar los 25 años de este periódico, los dos años de mi colaboración en "La Comarca" y, last but not least ("por último pero no menos importante") porque en este libro se reúne, sino magistralmente sí de forma digna e interesante, la filosofía de amor al libro y a la lectura que he defendido toda mi vida en mi profesión y en mi actitud e ideología personal.

Laurence Cossé, autora de "La buena novela" (de editorial Impedimenta, libro facilitado por el librero Serret), es una escritora y periodista francesa de 62 años autora de varios libros, aunque creo que este es el primero traducido a nuestro idioma. Ha trabajado para "Le Quotidien de Paris" y para la emisora de radio "France Culture".

Nuevamente, como en "La librería ambulante" de Christopher Morley, "La librería de las nuevas oportunidades" de Anjali Banerjee, "La mujer de arena" de Rabih Alameddine y algunas otras de encantador recuerdo, un autor se atreve a mostrarnos el alma escondida de un tipo de librero maravilloso: la persona que se hace librero porque ama los libros, los lee, los conoce y alimenta su vida con ellos, más allá de las circunstancias del oficio y de las notorias dificultades que ese singular negocio padece en estos tiempos difíciles para la cultura en general y para el libro en particular.

Realmente "La buena novela" es una excelente novela y además un libro muy bien editado y que como suele ocurrir con los libros de Impedimenta, con una portada atractiva y una traducción intachable, en este caso de Isabel González-Gallarza.  

En la novela asistimos a la creación de una librería en París cuyo nombre da título al libro. Es un establecimiento peculiar y, de alguna forma, refleja el sueño no confesado de la mayoría de los lectores de raza, es decir de las personas que no saben concebir mejor uso para sus manos que sostener un libro e ir pasando las  hojas morosamente mientras el alma fascinada del lector se pierde en lo que nos cuentan esas páginas: esa librería sólo venderá buenas novelas (y para no meterse en problemas, cualquier otra que le sea reclamada por un cliente, ejemplar que ellos pedirán al distribuidor y venderán bajo encargo). El fondo editorial quedará constituido por obras maestras recomendadas por un comité secreto de ocho grandes novelistas que facilitan en principio sendas listas de 600 novelas cada uno y luego irán añadiendo las que estimen oportuno de entre las que vayan surgiendo.

La genial idea comienza teniendo un enorme éxito (¿quién no ha soñado con una librería así?) pero muy pronto va concitando rechazo e incluso agresividad de grupos y entidades que acusan a los promotores (Van, un joven librero obsesionado con los libros y la lectura y Francesca una seductora mujer de fortuna, perteneciente a la clase alta francesa) de elitismo, desprecio cultural y manipulación facistoide. La broma literaria de la autora se extiende a la divertida reseña de los periódicos y revistas franceses, con sus nombres visiblemente semejantes a los reales.

Comienza como una novela de misterio: asistimos a tres atentados contra tres personas de las que no sabemos casi nada, más adelante nos iremos enterando que se trata de tres miembros del secreto comité que selecciona las obras maestras para la librería. La historia se nos cuenta a través de un narrador que se mantiene en el anonimato, aunque va dejando pistas de su cercanía a Van y se nos informa de la génesis y desarrollo de la librería a través de una larga exposición que hacen Van y Francesca a un funcionario de la policía judicial al que piden ayuda para evitar más atentados.

Evidentemente hay muchos elementos de intriga, humor crítico e información sobre las novelas y los autores que intregrarán el fondo editorial de la librería, un acercamiento lúcido a los pros y los contras de una idea tan revolucionaria y un ritmo literario fascinante que se basa en los pocos personajes que llevan la trama, Van, Francesca y Anis, un triángulo amoroso que tiene la complejidad y el encanto de los clásicos de los que se nos habla continuamente. En resumen, es una de esas novelas que se lee de un tirón y deja un rastro de "daños colaterales" en algunos lectores: notas sobre los libros que uno se tiene que comprar y leer. Libro para amantes de la novela, para editores y libreros enamorados del objeto de sus oficios y para todo aquel que, simplemente, quiera pasar un buen rato.

 

FICHA: LA BUENA NOVELA.- Laurence Cossé.-Ed. Impedimenta. 23,95 euros. 416 págs.

 

 

 

 

Compartir este post
Repost0
5 noviembre 2012 1 05 /11 /noviembre /2012 10:01

lope-cartel.jpg

Cuando se estrenó "Lope" decidí pasar de ella. Las anteriores recientes  incursiones del cine español en territorio histórico me hacían recordar aquella "Alba de América" y otras que venían jalonando desde el franquismo los boatos de la España imperial, con alguna relativa excepción como el "Quijote" que Gutierrez Aragon filmó para televisión o "El capitán Alatriste". Después los intentos de Garci o Antonio del Real volvieron las cosas a su cauce. Es decir a la mediocridad. Que además esta película tratara de mi genio particular, Lope de Vega, al que considero uno de los grandes poetas de la literatura mundial y un dramaturgo a la altura --y que me perdonen los puristas-- de Shakespeare, mi otro ídolo literario, aunque injusta e inexplicablemente semiolvidado y arrinconado en el polvoriento baúl de los clásicos en este país.

Bueno, ahora he visionado la película y, con ciertos reparos, he de confesar que tiene su mordiente, el diseño de producción no da verguenza ajena y todo se hace bastante creíble, con una trama dinámica e inteligente aunque quizá demasiado influido por el "Cyrano de Bergerac" del arrebatador Depardieu (la secuencia del reto poético en público son calcadas, una con espada, la de Cyrano y otra sin ella) y, por supuesto, el "Shakespeare enamorado". Dirige el brasileño Andrucha Waddington y lo hace con oficio sacando el máximo partido de Alberto Ammann como un Lope joven seductor y apasionado, al que dan la réplica Pilar López de Ayala, hija de Jerónimo Velázquez el autor y promotor teatral de las primeras obras de Lope y Leonor Watling, llena de dulzura y pasión, como la hija de un noble, enamorada del pobre gran poeta. Quizá el pero más grande que se me ocurre a esta película es el reduccionismo con el que se nos presenta la figura de Lope, esquematizando todo en un triángulo amoroso con poeta incorporado, dejando de lado aspectos más profundos y precisos sobre la vida del genial autor del Siglo de Oro español, envidiado incluso por Cervantes que, admirado por su talento, le calificaba de "Monstruo de la naturaleza".

La película tiene una progresión vivaz, una interpretación fresca y en algunos momentos brillante, un diseño de producción excelente y los giros de la trama están bien trabados y aumentan el interés.La genial y poco conocida figura de Lope, su fuerza, inteligencia, talento y pasión encuentran en Ammann un interprete eficaz y digno, aunque no fascinante. Las secuencias donde el poeta improvidsa sus versos tienen una potencia expresiva sorprendente y un arrojo y valor que sólo podríamos comparar al Cyrano de Depardieu. Pero eso, claro, no es suficiente para hacer una gran película, si acaso para quedarse en "buena" o "digna". Quizá en manos de un director con más nervio y un guionista con ganas de sacar  el maximo partido a la fascinante vida y obra de Lope, la película podría haber salido de la media. Papeles secundarios para dos interpretes de lujo, Luis Tosar y Juan Diego, reducidos ambos a meros comparsas, desgraciadamente.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post
Repost0
3 noviembre 2012 6 03 /11 /noviembre /2012 11:11

ruby-sparks-cartel1.jpgAl fin una historia de amor inteligente, original y atractiva, con inesperadas dosis de dureza psciológica, como si de un thriller metafísico se tratara. "Ruby Sparks", algo así como "La chica de tus sueños" baraja el realismo chispeante de una relación amorosa entre dos personas inteligentes y sensibles con unas gotas de magia imposible y una trama donde el amor es diseccionado en sus componentes básicos a través de una anécdota que ronda lo sobrenatural con tonos de desenfadada comedia joven.

Un escritor genial pero inseguro sueña con una mujer inexistente, producto de sus deseos y su imaginación. Un día esa mujer aparece literalmente de la nada en su propia casa convertida en su pareja. Ante el miedo y desconcierto del joven novelista se inicia una historia de amor con la mujer soñada y se establece un mágico y a veces terrorífico lazo entre la escritura del novelista y la realidad. De manera que todo aquello que escribe sobre la muchacha se cumple en la vida real, con sus elementos de amoral manipulación y su soberbio encanto teórico ("en nombre de todos los hombres del mundo, no estropees esta maravilla", le pide el hermano del protagonista cuando logra percatarse de que lo que el escritor le cuenta es, inexplicablemente, real).

Pero la dinámica humana, irregular, contradictoria, la libertad humana con sus oscuridades, temores y carencias también hacen presa en la relación y la muchacha comienza a comportarse realmente de una forma que la acerca al ser humano libre y la aleja de la marioneta sentimental. Y ahí nace el horror y el insano gancho de la trama.

Interpretada por ese excelente actor demasiado poco conocido que es Paul  Dano, una especie de Woody Allen, tan vulnerable, sensible y patético, al que solo le falta el ingenio humoristico y por una muchacha increíble-- al menos para el protagonista--, Zoe Kazan (además, no se lo pierdan, es la guionista de la película. Esta chica dará que hablar, no en vano es nieta del gran Elia Kazan), con secundarios de lujo como Annette Bening, Antonio,Banderas y Elliot Gould (en un breve pero jugoso papel como psiquiatra), el elenco está a la altura de la propuesta. He disfrutado viendo esta película y estimo que admite unas lecturas menos complacientes y de filosófica profundidad que dejaremos para otra ocasión y otro lugar.

No sorprende la eficacia romántica de esta película, un poco indie, si anotamos que los directores, Jonathan Dayton y Valerie Faris, son los mismos de aquella pequeña joya que se tituló "Pequeña Miss Sunshine" (donde también trabaja Paul Dano, como adolescente obsesionado por entrar como piloto en las Fuerzas aéreas norteamericanas, al que un defecto visual se lo impide). La oscilación de cuento romántico a versión del "Pigmalión" de G.B. Show en su grado más patético (la cruel y angustiosa secuencia de la manipulación directa de los actos de la chica por el escritor, que llega hasta la humillación) está llevada con maestría. La criatura que toma vida y se enfrenta a su creador  produciendo dolor y ruina (recordemos al Frankenstein de Mary Shelley) es un tema recurrente en la literatura y aquí brilla con todo su esplendor si no nos dejamos engañar por el tono ligero de comedia amable y encantadora. Y ni siquiera el final dulce que se nos propone logra disminuir la valizez y belleza del producto ofrecido. No se la pierdan

 

 

 

 

.

 

Compartir este post
Repost0
2 noviembre 2012 5 02 /11 /noviembre /2012 15:19

BRANAGANDA.jpg

 

 David Monteagudo (un buen nombre para un escritor) es un caso peculiar en el mundo literario. Obrero hasta los cuarenta años en una fábrica de cartón ondulado,gallego residente en Cataluña, un "self made man" de la literatura, es aupado por un buen y avispado editor, el señor de "Acantilado" y da la campanada con una novela "Fin", una especie de trhiller a medias entre la novela de misterio y la sociológica con ribetes místicos. A partir de entonces, mientras se sucedían las reediciones de su novela, Monteagudo  da a luz "Marcos Montes", una novela corta ligeramente inferior en calidad a la primera y recientemente un libro de relatos "El edificio", donde ya logra pulir bastante sus un poco toscos útiles de escritor.

Pero hoy vamos a comentar "Brañaganda" (libro que me remitió el librero Serret, tras la visita del autor al Matarraña) , que al parecer fue la primera novela escrita y guardada en un cajón durante diez años que, como suele suceder en un determinado tipo de novelistas, recreaba la propia vida y el ambiente donde nació y creció el escritor, dentro de una trama de novela de terror entreverada con descripciones y personajes del terruño gallego del que procede Monteagudo. Tengo la impresión de que la actual "Brañaganda" debe parecerse muy poco al primer orginal de este autor. Por esta razón he podido percibir, aunque muy cuidadosamente engastados, párrafos que denotan un mayor conocimiento de estilo y vocabulario, con un tono general en el que abundan los tópicos, algun que otro desaliño estilístico y una cierta ingenuidad en lo narrado y en el perfil de los personajes, bastante planos en general y con escasa profundidad psicológica.

Pero hay algo que seguramente ya estaba en el original, la pasión por el ritmo, la dosificación de misterios, el reiterativo truco de adelantar datos sobre lo que va a cambiar para enganchar al lector, la habilidad en sostener determinados incógnitas (las sospechas respecto a su padre del niño-hombre- que narra la acción desde la lejanía de 40 años, la previsible resolución del misterio). Sin embargo la indudable eficacia  literaria en la descripción del paisaje (la novela comienza con una afortunada descripción aérea de la zona donde va a desarrollarse la acción) y los ligeros apuntes a la realidad sociopolítica del franquismo (utilizados para hacer suponer elementos que explicarían el misterio del "lobishome", el hombre lobo a aterroriza el lugar y luego son desechados a favor de la fórmula mítica y legendaria) parecen haber sido arreglados y seguramente mejorados. Lo cual, entiéndase, no es un reproche, sólo una constatación aportada para explicar un cierto desequilibrio que creí percibir en la consistencia de lo narrado.

Jaume Vallcorba, editor, está sacando con cuentagotas una obra interesante, pero en modo alguno tan especial como cantan las inevitables voces laudatorias que suelen acompañar --muchas con justicia-- las publicaciones de "Acantilado".

En "Brañaganda" se confirma lam validez y calidad de un escritor, pero también la necesidad de cuidar más la exigencia de excelencia en la labor literaria de Monteagudo. Una historia contada con una prosa entre Pereda y Alvaro Cunqueiro, aderezada con un estilo a un Manuel Rivas menos cultivado, con el eficaz dominio de la lengua castellana que suelen tener los escritores gallegos. Y asi la visión infantil de lo narrado, logra atraernos e inquietarnos  a partes iguales, una visión atemperada por el recuerdo, de la atrasada, sencilla y natural existencia en los remotos lugares del  mundo rural gallego donde aparece la figura de un "lobishome" con su reguero de muertes atroces, amenaza y miedo. Un adulto Orlando narra la historia rememorando su propia infancia, la presencia de su inteligente y sensible hermano Norberto, de su padre el guardabosques pintor y de su madre, la maestra del pueblo. Otras figuras van danzando por la novela con su aporte de vitalidad, sospecha y misterios y Monteagudo lidia con irregular fortuna con los personajes secundarios, debatiendose entre la ingenuidad y el tópico, pero eso sí reducidos a un entorno magnificamente descrito y un ambiente psicológico de acuerdo con el tema.

En esencia Monteagudo utiliza la mítica presencia del lobishome para sacudir una profunda y atrasada sociedad rural llena de represiones y cuentas pendientes, en una postguerra civil en la que son ignorados y dejados a su suerte por las autoridades debido al pasado levantisco de la zona y donde ese pasado ha dejado heridas abiertas --insinuación de solución realista al misterio del hombre lobo que es abandonada por el autor a favor del mito--.

Para mi el gran aporte de la novela es la cuidada y emotiva descripción de un tiempo de la infancia, donde palpita una frescura de visión y unos sentimientos evocados que nos hablan claramente de una habilidad literaria notable y un bagaje de sensibilidad que puede tener mejores frutos en cuanto se afinen más los útiles del escritor que hay en Monteagudo. 

 

 

 

FICHA:  "BRAÑAGANDA".-DAVID MONTEAGUDO.-EDITORIAL ACANTILADO.282 PAGS. 19E.

              "Marcos Montes".-Acantilado.-118 pags. "El edificio".-171 págs.

Compartir este post
Repost0
1 noviembre 2012 4 01 /11 /noviembre /2012 08:21

a-thousand-words-cartel.jpg

El generalmente sobreactuante Eddie Murphy es un famoso agente literario con mucha cara, no demasiadas luces, menos ética y un comportamiento prepotente, abusivo y falaz. Su éxito se debe a una fuerte mezcla de esos ingredientes, con un exceso de la pimienta de la falta de escrúpulos. Con estos antecedentes, y un poco hastiado de los gestos del señor Murphy (que tiene ganado el corazón a un sector de público amante del humor grueso, entre los que no me cuento) tomé la sensata decisión de abstenerme de ver esta película. Sin embargo, la defensa de un amigo al que respeto como cinéfilo y el hecho de pasar una hora y pico de cine viendo como el desbordante, y desbordado, actor se ve obligado por imperativos del guión a estar en parcial silencio pues solo tiene la posibilidad de pronunciar mil palabras y despues morir, a no ser que se deshaga el sortilegio en el que cae por su mala cabeza y peores métodos, en fin, la suma de todo eso me convenció de ponerme ante la pantalla. El silencio de Murphy podía ser un valor añadido a la película que suavizaría el reto de volver a soportar la gestualidad excesiva de tan dilecto cómico.

Se que hay legiones de fans de Murphy e incluso le he visto algunas películas que tienen alguna cosa más que astracanadas y humor grueso. Pero en fin, el reto de "Mil palabras" me parecía excesivo. La trama es lineal, bastante previsible aunque puede resultar divertida en manos de un gran cómico, cosa que Murphy no es.

Entonces, ¿cual es el secreto del exito, no demasiado, de "Mil palabras"? Murphy es un payaso que puede ser patético pero que a veces es simplemente gracioso y suele dominar el registro de dejar entrar la ternura en algunos momentos clave. Como decía mi amigo, "con este tipo puedes volver a ser impunemente un adolescente". Con todo lo que de limitativo y maniqueo tiene el asunto.

La redención espiritual que se opera a través de un castigo, un reto, un desafío, una penalidad, es un recurso argumental archisabido. Murphy hace creíbles el fastidio, el horror, la congoja y el humor de la historia, pero no logra que nos creamos su rostro de niño bueno y sus ansias de integrarse a la nomina de los angeles con un comportamiento en las antipodas del que tuvo toda su vida. Las cosas del cambio, ¿saben? no van exactamente así. Y los cambios tardan mucho, mucho en producirse, después de muchos, muchos, quebrantos. Pero bueno, es una película para divertirse  no un tratado de superacion personal.Quizá lo mas interesante de esta pelicula irregular sea la idea de que el arbol (de la vida, que casualidad señor Terence Malik) va perdiendo una hoja por cada palabra que pronuncia el infausto Murphy. Lo demás es silencio...

 

   
     
         

Compartir este post
Repost0
31 octubre 2012 3 31 /10 /octubre /2012 08:24

JIRO-DREAMS-OF-SUSHI.jpg.

 Hay ocasiones, pocas, en las que un  documental sobre un tema muy específico y original, aparentemente demasiado especializado para ser de interés general ,está realizado con tal solvencia e inteligencia que su ámbito de influencia y de sugestión se amplía en progresión geométrica y se convierte en un  paradigma de algo mucho más trascendente que el tema sencillo o banal en el que teoricamente se apoya. Es el caso de "Jiro, sueños de sushi".

La cámara, técnicamente impecable, luminosa y manejada con maestría paciente, nos adentra ya de entrada en un rostro oriental. Un hombre anciano, de expresión ligeramente asombrada y astuta y sonrisa indescifrable nos es presentado. Es un anciano "Shokunin" (maestro en jefe de elaboración de sushi). Se llama Jiro Ono, tiene 85 años, y aun dirige activamente y con amable  pero exigente autoridad su restaurante, Sukiyabashi Jiro, en un pasadizo del metro de Tokio. Un pequeño local con solo 10 asientos que posee tres estrellas Michelin y esta considerado como uno de los mejores del mundo.

La lista de espera es de meses y entre los clientes se cuentan muchos de los personajes más ricos y poderosos del mundo asiático (los precios son también exclusivos, unos 300 dolares cada plato). Jiro se coloca frente a sus clientes y está atento a las expresiones y comentarios que estos hacen de lo que les preparan ante ellos.

Jiro nos cuenta su vida mientras se van intercalando secuencias del restaurante, de un viaje a Jiro a su tierra natal, de charlas con los hijos, los empleados o el diario viaje al mercado para adquirir el pescado --atun sobre todo-- más perfecto, al precio que sea necesario pagar. Jiro nos habla de sus principios éticos, los que han moldeado su vida: disciplina total, entrega en el trabajo, honestidad, paciencia, determinación y osadia comercial, respeto profundo al oficio y entrega al ritual de la buena cocina. Y una aspiración permanente: mejorar cada día la calidad del sushi que prepara para sus clientes, sin permitirse ni un solo fallo.Y ese sueño inalcanzable (no tiene limite) es el que anima el relato de la vida y la etica de Jiro que él trata de comunicar a sus hijos (ya que, confiesa, nunca pudo ser un padre cariñoso o protector, el trabajo siempre ha sido lo primero). El pequeño ya ha abierto restaurante propio y el mayor heredará el de Jiro cuando este fallezca (nadie habla de retirarse)

Especialmente didáctico y apasionante de ver es el proceso, paso a paso, de la preparación del sushi, desde el mercado a la mesa. Las exigencias de calidad y de trabajo bien hecho son constantes y conforman un estilo de vida que podria ser aplicable a cualquier trabajo, a cualquier actividad, muy lejos de la simple elaboración de sushi.

Propondría que se pasara este documental en las escuelas, (¿hay todavia clases de etica o ya las han eliminado por "poco practicas" en los planes de estudio actuales: curioso que en esta epoca sin moral la ética ya no se enseñe en las escuelas, ¿o es logico?) y que se pidiera a los chicos que sacaran conclusiones de lo que han visto (seguramente entre bostezos).

Un apunte mas: este magnifico documental ha sido realizado por David Gelb, un director joven de Nueva York, al que deberiamos ver más en las pantallas. .

 .
         
      
 

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens