Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
30 junio 2012 6 30 /06 /junio /2012 08:52

El_senor_Ibrahim_y_las_flores_del_Coran-564548345-large.jpg

En 2001 el dramaturgo francés Eric-Emmanuel Schmitt se sacó de la manga una novelita de pocas páginas, muchas pretensiones emocionales, bastante sencilla y escasas pretensiones literarias: "El señor Ibrahim y las flores del Corán". En 2003 Ediciones Obelisco la publicó en español y poco después se estrenó una película, basada en la novela,  dirigida por Francois Dupeyron con Omar Sharif (a distancia sideral del Alí de "Lawrence de Arabia", el tiempo no perdona, amigos) en el papel del señor Ibrahim, el joven pierre Boulanger como el huérfano aficionado a las putas, Momo, e Isabelle Adjani en un papel simbólico que no aparece en la novela.

Novela y película cuentan una historia de los años 60 en Paris, cuando un huérfano adolescente encuentra la amistad de un viejo mulsulmán, dueño de la tienda de comestibles del barrio, un filósofo que contempla pasar la vida desde su asiento junto a la caja registradora. y así el simbolismo está servido: el niño judío sin padre (o con padre ausente y luego suicida)m que encuentra la simbólica figura paterna de poder y ejemplo en un musulmán. Ni el niño es judío (practicante) ni el muslumán es árabe, sino turco. El chico busca amor y ternura y prueba con las chicas de la vida que pululan por su barrio y el viejo siembra de sabiduría, inteligencia y sensibilidad la mente joven y despierta que trata de encontrar su lugar en la vida. El asunto llega a su climax con un viaje iniciático que el joven y el viejo emprenden al "Creciente fértil" , el lugar de donde es originario el señor Ibrahim.

Pequeña fábula bien intencionada, previsible, sentimental y un pelín pedagógica. Es una novela sin muchos niveles de lectura, sencilla como un cuento oral y que en el fondo gira en torno a la frase que pronuncia la madre (no reconocida abiertamente) de Momo: "Hay infancias de las que hay que salir, infancias de las que hay que curarse". Solo que Schmitt nos confecciona un cuento encantador y con moralina abundante, evitándonos todo el drama que debería corresponder a esa conclusión. Bueno, también está bien así.

 

Compartir este post
Repost0
29 junio 2012 5 29 /06 /junio /2012 07:57

mas-franqueta.jpg

Esta zona geográfica tan peculiar, una amplia tierra que une sabores y saberes aragoneses, catalanes y valencianos, sobre la que sopla un cierzo que se enroca en Els Ports y sus cañones salvajes, sus altivas cumbres, la contundencia agresiva de sus cortadas y despeñaderos, sus bosques de encinas, pinos y sabinas, genera --como el Ampurdán, Menorca o la Galicia rural-- un tipo de ser humano propenso a la melancolía y al moroso  y paciente ejercicio de la pluma. Desde la Terra Alta, a los Ports castellonenses y el Matarraña, la siembra de temas, de historias y de leyendas fructifica al margen de las estaciones con una frecuencia inusitada.

Hace unos meses les hablé de media docena de escritores que acababan de sacar libro a la curiosidad lectora y ahora vuelvo a las andadas con otros nombres, otros títulos, engarzados por las dos lenguas hermanas (en pocos sitios como aquí la hermandad del castellano y catalán es más sincera y productiva, lejos de cainismos absurdos con pestazo político) y que van dando a los de fuera la hermosa imagen de una tierra abundosa en belleza natural e inquietud cultural.

Empezamos con un viejo conocido de este comentarista, Vicent Pellicer Ollés. Natural de Valdeagorfa, es profesor de catalán y vive en Jesús, en el Baix Ebre. Compartimos un amor semejante por la naturaleza que nos rodea, una adicción a las sierras, los bosques y las fuentes. Ha escrito cerca de una docena de títulos sobre sus caminatas por los Ports y ahora publica con el sello de Cossetania Edicions un libro impagable, "El mas de la Franqueta", donde con su estilo  preciso y a veces poético nos cuenta la historia de los últimos masoveros del Mas de la Franqueta (un lugar delicioso en la falda boscosa de Els Ports) y de esa triste tarde de otoño de hace unos años en la que Miguel Coma Llombart, toda una vida cuidando de la casa, los rebaños y los cultivos del célebre Mas, cierra por ultima vez la puerta. Tiene setenta y cinco años. Tras él desaparecen de la memoria de ese rincón de los Estrets de Arnes, varias generaciones de su familia. El libro está lleno de historias y anécdotas, de sentimientos y de emociones humanas, contadas todas con esa difícil sencillez de los hombres del monte.

Carlos Ollé Estopiñá, es guia de montaña, lo cual es ya una buena tarjeta de presentación para su libro "Lugares mágicos de Aragón" que publica Ediciones Cydonia. Se trata de una guía con quince rutas con un elemento en común: lugares en los que parecen existir unas conexiones muy especiales con las tradiciones, las leyendas, incluso la magia y que reúnen unos elementos de belleza natural, misterio o encanto difíciles de descifrar pero fáciles de sentir. El autor da detallada información de cómo llegar a cada uno de esos lugares "de fuerza", incluso con coordenadas para gps.

Vicent Sanz Arnau, natural del Maeztrazgo, sigue en la senda de sus compañeros de página: el encanto y la fuerza del recuerdo y de la vivencia localista, traspasados literaria y poéticamente a lugares concretos. En este caso la Font de la Salut, un santuario en el Maeztrazgo o la Vall del Miracle, que sirve al autor para hacer en sus relatos una reflexión personal sobre la existencia, las percepciones de la Naturaleza y de la belleza, de la calma, el silencio y los elementos naturales que hacen posible un estilo de vida y una filosofía enriquecedora. Su mirada se torna más novelesca, profunda y apasionada en "Partida" que edita Aeditors, una historia que se desarrolla en un espacio familiar y rural pleno de pasiones y represiones. Y en un tiempo que muchos desearían olvidar.

También en Cossetania Edicions nace un libro que es como la maceración de estos trabajos sobre los autores de la Comarca triprovincial. Se trata de "Ebre Blook" "Relats d'aigua dolça al Serret Blog". Es la conversión feliz del "blog" donde escriben diversos escritores de estas tierras, en un "book" en el que se dan cita autores como Francesca Aliern, Teresa Bertran, Josep Igual o Jesús M. Tibau, entre otros, por citar a algunos de los que he leido-- y gustado-- en otras obras.

Asun Velilla, otra adicta a la magia de esta tierra saca con el sello de March Editor, "Secretos del Matarraña", una obra dificil de clasificar pero que podríamos incluir en la gama de relatos con una base mágica o de misterio, pero que tienen como elemento de cohesión natural los pueblos y paisajes del Bajo Aragón. Y eso le da un encanto añadido.

Y para terminar una obra, pequeña en tamaño pero grande en ambición documental y reflexiva, sobre un tiempo y un lugar que nos atañen a la gente de aquí, a nuestra historia y, por tanto a nuestro futuro. Se trata de"Maquis i masovers, tragédia a la muntanya" de Juan José Rovira Climent. Como dice el autor, se trata de la evocación literaria de una tragedia representada por tres actores principales, masoveros, maquis y Guardia Civil franquista,  tras la guerra civil. No es una ficción, es un documento de una fuerza superior a muchas novelas con la misma temática. Lo he leido literalmente horrorizado por lo que cuentan los personajes y encantado con la pluma de Rovira Climent, con su contundencia expresiva y con la escueta sencillez de los diálogos y de las descripciones. Es un documento periodistico de gran calidad sobre unos hechos históricos que la verguenza, el dolor y el miedo han mantenido ocultos durante decenios. Sin duda un libro para reflexionar y guardar. Edita "Cinctorres Club".

Compartir este post
Repost0
27 junio 2012 3 27 /06 /junio /2012 06:28

3218d.jpg

 He aqui una muestra del buen cine argentino que ultimamente nos va llegando. "El túnel de los huesos" es una mezcla entre cine carcelario (deudora quizá de "Celda 211"), con el de denuncia política y unas cucharaditas del de fugas, siguiendo la no pestela, aunque muy de lejos de "La gran evasión" . También aquí los presos,  no prisioneros, excavan un túnel desde la enfermería de la prisión, en pleno centro de Buenos Aires hasta una de las calles aledañas, con toda la problemática que el hecho requiere, como por ejemplo desembarazarse de la tierra extraida y los derrumbes. El director no concede demasiada atención a esos importantes detalles y se deja llevar más por describir la interacción entre los presos y la vida carcelaria

 En la película de Nacho Garassino, interpretada por un magnífico Raul Taibo, uno de los mejores actores de carácter del hermano país, la acción va siendo narrada a través de la entrevista que "Vulcano" (Taibo), como jefe del grupo de los fugados, concede a un periodista, no por adquirir notoriedad --en realidad está en peligro pues lo están persiguiendo-- sino por una "promesa a los muertos".

La trama está basada en una fuga real ocurrida en 1991, cuando siete presos comunes huyen del penal bonaerense  de Devoto a traves de un túnel por debajo del muro. El jefe del grupo cuenta que cuando estaban haciendo el túnel encontraron un lugar lleno de esqueletos de gente torturada y asesinada, perteneciente a la época de la dictadura militar, cuando los "desafectos políticos" eran encerrados allí y jamás volvían a salir. Para "aplacar a  los muertos" el grupo decide hacer público el hallazgo, pase lo que pase. Convencen todos los actores del grupo, muchos de ellos desconocidos, que bordan sus roles y logran dar humanidad y a veces profundidad a seres maltratdos por la vida, violentos, tortuosos y a menudo malignos.

La película sigue un ritmo excelente a pesar de los continuos flash back y el estatismo de las escenas de la entrevista y del trabajo personal del periodista. Las interpretaciones son de gran veracidad y efectistas y la trama se desarrolla con un esfuerzo evidente de distraer al espectador y convencerlo, sin discursos extemporáneos o sentimentalismo políticos o históricos de repulsa. Quizá este ahi el mayor mérito del director que muestra una madurez envidiable a pesar de que es esta, creo, su primera película.

Por cierto, no se vayan cuando empiecen a pasar los titulos de crédito, hay una sorpresa documental digna de verse. 

 

Compartir este post
Repost0
26 junio 2012 2 26 /06 /junio /2012 09:02

excursiones-0565.JPG

 

Un circular bellísimo que hay que  ir a buscar a tierras tortosinas. Antes de llegar a Tortosa (podemos acceder a través de Horta de San Juan) nos desviamos hacia Reguers y Alfara de Carles por la T-342. A poco menos de dos km encontramos la pintoresca obra pública inacabada del canal Xerta-Sénia, nos desviamos a la derecha por una pista que va paralela al Canal. Hemos de pasar dos grandes puentes y hay que estar atento para desviarse a la izquierda (está señalizado) hacia "La Font Nova". El camino es estrecho y va discurriendo primero sobre el llano entre sembrados y cultivos y pronto empieza a subir (ojo con la circulación, dada la estrechez de la pista) hasta llegar al área recreativa de la Font Nova, a 400 m de altitud, con sus grandes edificaciones semiruinosas, la fuente con una magnífica agua (suele haber gente que sube hasta allí sólo para llenar botellones y garrafas), árboles, plátanos sobre todo, que dan sombreay frescor al lugar, bancos y mesas de madera, zona de picnic y el inicio de tres senderos: a la Moleta, al Vall d'Infern y a Las Fonts.

Cogemos el primero y justo encima del área recreativa, tras unos metros de sendero de subida, está el refugio que toma el nombre de Font Nova, con una parte libre y otra con llave que hay que pedir a Xerta (te.977473369). Para seguir la ruta que nos proponemos, la de la Moleta (unos 4km de subida incesante, un desnivel de 460 m) debemos pasar por la puerta del refugio y luego subir a mano izquierda entre olivares, márgenes de piedra formando dificiles terrazas y pequeñas masias en ruinas.Tras un primer tramo muy empinado sobre terreno de piedra desmenuzada, llegamos al primer coll. En él se disfuta ya de una buena vista y aunque no vemos aún la Moleta, si vemos, destelleando al sol, recortadas y puntiagudas rocas blancas que se recortan contra el azul del cielo.

Debemos seguir por la izquierda por una especie de valle en forma de canal, todo alfombrado de arbustos bajos y matorral, e iniciar otra subida hacia el coll siguiente que nos llevará a la Moleta, por un sendero de piedra desmenuzada en algun punto bastante resbaladizo por lo empinado. La zona se llama los Avenquets y padeció un incendio devastador en los 90.

Subimos al cordal que nos llevará a la Moleta, una gigantesca roca blanca plana que  forma meseta en la cima y que tiene cierto parecido con la Caixa de Vallderrobres. Tiene 683 m. y como su hermana del Matarraña, solo tiene una vía de acceso y también hay que hacer alguna grimpada y superar pasos aéreos sin mucha dificultad,. En la Moleta hay cables y grandes grapas de acero clavadas en la roca para utilizarlos en la subida. Son solo un par de metros de ascenso y vale la pena. En la cima, el panorama es espectacular. Vamos la cinta azul del Ebro dirigiéndose hacia el cercano Delta, la sierra del Boix, se distingue el caserío de Pauls al norte y detrás las murallas calcáreas del Montsagre, a la izquierda las cumbres desnudas de los Rasos del Maraco y la cadena del Montaspre. Y más al noreste las azules y lejanas cordilleras de Els Ports con el Monte Caro en un extremo, visibles las antenas que lo coronan. En la cima hay un cubilete de cemento en cuyo interior está la libreta de la cumbre por si quieren dejar constancia de su paso.

Antes de iniciar el descenso hacia la font de Domingo, les sugiero subir a la Coscollosa (está a 879m sobre los 813 de la Moleta) que se alza a la derecha y al norte, con un sendero visible de subida (que luego va a Pauls).

Rodeada de vistas panorámicas de todas las tierrras que la rodean, la subida a la Moleta y a la Coscollosa, puede ser complementada con una bajada distinta y más larga. Y así en lugar de hacer el ángulo recto de la bajada por la Fuente de Domingo, podemos bajar al coll entre las dos montañas citadas y allí a mano izquierda está señalizado un PR que marca "Vall d'Infern". Bajo ese nombre alarmante, se esconde un muy hermoso valle, las fuentes de Nadal y Perera y panoramas sobre la ribera del Ebro. En una hora y pico volveremos a la Font Nova origen de nuestra excursión.Con esta variante hay que calcular en total unas 4 horas y pico. Para los que tienen más ganas de caminar hay un tercer sendero señalizado, "Las Fonts" que pemite en menos de dos horas hacer un recorrido por diversas fuentes del macizo, con salida y regreso a la Font Nova.

  

DOCUMENTACION

El mapa Topográfico Nacional 496 de Horta de San jJan, permite ver con claridad la excursión propuesta y el encuadre del lugar en el contexto geográfico de Els Ports. No se pierdan las recomendaciones que Joan J. Tirón Ferré hace en su libro "Lo Port. 52 rutes" publicado en Editorial Piolet. También los dos mapas de Piolet sobre "El Port". Todo ello fácil de encontrar en librerias especializadas y en la de Octavi Serret en Vallderrobres.

 

NO SE PIERDA

La abundancia de construcciones en piedra seca, la fórmula magistral de edificar tan peculiar en estas tierras. La belleza natural de los parajes donde los antiguos pobladores de estos lugares edificaban sus masías, ahora en ruinas. La presencia de una fauna salvaje, las cabras, que sólo podrán disfrutar los que guarden silencio y respeto en los senderos. Son muy asustadizas. Todo el sendero apuntado es bajo el sol, con muy pocos resguardos. Vaya bien provisto de gorro, cremas antisolares y mucha agua.

Compartir este post
Repost0
25 junio 2012 1 25 /06 /junio /2012 14:23

route-irish-cartel 

 

Dicen que la primera víctima de la guerra es la verdad. Cada uno tiene la suya. Pero yo creo que la primera victima es la compasión. En esta película del comprometido realizador británico Ken Loach, "Route Irish", hay una evidente actitud de denuncia, de irritada crítica, de vocinglera reacción contra la violencia innecesaria, contra la suma ingente de "víctimas colaterales", de la maldad y estupidez humana. Y para ello se ha escogido un lugar que ha sido, y sigue siendo, uno de los paradigmas actuales de la brutal bestialidad del hombre contra el hombre: Iraq.

Sin la fuerza aséptica del discurso antibelicista de la magnífica "En tierra hostil" de Katrhyn Bigelov, la "Route Irish" de Loach está muy en la línea de su habitual actitud como director, a menudo panfletaria, siempre apasionada y muchas veces emocionalmente desbordada, un tipo de cine militante, comprometido social e ideológicamente y demasiado apegado a un discurso político por encima del discurso humano y cinematográfico (recordemos "Tierra y libertad", Agenda oculta, Lady Bird o "Lloviendo piedras").

En Iraq el concepto de "victima colateral" toma un sentido vergonzante: casi todos los iraquíes lo son, no sólo los soldados o los políticos. Tras la invasión norteamericana de 2003 ese país y esa guerra urbana se ha cobrado más de un millón de víctimas, la mayoría ciudadanos simples, alejados de los intereses bélicos. "Route Irish", nombre que se da a la carretera que une el aeropuerto de Bagdad con la zona verde, se convirtió en el ejemplo de una pesadilla recurrente: la carretera más letal del planeta.

En la cinta, dos amigos, Franquie y Fergus, jovenes ingleses de Liverpool, se enrolan en una de las empresas de "contratistas", nombre con el que se conocen a ex soldados enrolados en compañías privadas de seguridad que funcionan al margen de la policia y los ejércitos y de cuyos metodos , generalmente bestiales e inmunes, ha habido muchas denuncias internacionales, con escasos resultados legales.

Asistimos a la sospechosa muerte de uno de ellos, Franquie, que se habia convertido en un peligroso estorbo por su deseo de denunciar el asesinato de una familia iraquí, por "error". Más o menos el esquema que Stone usó en "Platoon". Una salvajada despierta la conciencia de un soldado que quiere denunciar a sus compañeros. Esa es su sentencia de muerte. En este caso, su amigo del alma, en ese momento en Inglaterra, decide investigar y ver qué ocurrió de verdad. La película se convierte en un "trhiller", en el que lamentablemente las ganas de denunciar y la violencia beligerante y aleccionadora con la que se hace, desvirtúan el sentido de la película, que pasa a convertirse en un hibrido entre documental y ficción.

Un ritmo trepidante, la dura interpretación de Mark Womack (que recuertda a Stanton por su contundencia, aunque supera a éste en exceso de rabia e implicación emocional) llega a crear un defensivo alejamiento del espectador que no logra empatizar con él o creer que su dolor es algo más que rabia homicida (demasiado evidente en la secuencia del asesinato del matón sospechoso de haber acabado con su amigo, "no hay sangre, no hay falta", el torturador se pone del lado de los que persigue). Y no  se justifica con la evidente situación traumática psicologica de los que han vivido ese infierno --"incapaces de pasear por un supermercado"dice el protagonista-- y uno acaba pensando que en esas tesituras lo difícil de creer es que semejante especímen de "soldado" no esté en el borde psicopático. Cosa que se suaviza con el suicidio final.

El uso de material documental, imágenes de una crudeza enorme, tampoco está justificado. El evidente "mensaje" ideológico que se nos mete con calzador no precisa de eso. En fin, amigo Loach, trate de templarse un poco y no nos confunda más el género de ficción con el de denuncia pnafletaria, más cercano a su denostado, y con razón, tipo de cine soviético de las primeras epocas.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
24 junio 2012 7 24 /06 /junio /2012 09:09

"El espectro de Broquen", ese es el título de la novela que ayer dia 23 de junio del año en curso, 2012 de nuestro Señor, comencé a escribir. En ella hay retazos y personajes de "El árbol de los condenados", "Automoribundia", "A Telémaco no le sienta bien el luto" y otras de cuya memoria sólo guardo algún personaje, alguna situación, una descripción atractiva. Todas mías, naturalmente. Todas inacabadas excepto la primera, que fue rechazada tras largas discusiones por el director y factótum de una editorial de prestigio literario, un maravilloso editor, cultísimo y enamorado de su trabajo, judío de la diáspora, con un envidiable --pero bastante rígido-- sentido ético de la muerte, la culpa y el perdón. Él pretendía salvar en última instancia al protagonista de mi novela a través del arrepentimiento. Yo le condenaba sin remisión al infierno de una muerte sin consuelo posible. Supongo que era demasiado joven para ser comprensivo y tolerante y él era demasiado viejo para comprender a un joven autor en la treintena que no necesitaba de la literatura para vivir y no creía más que en su obra (y, en el fondo, ni siquiera en eso). O tal vez, simplemente, se cansó de mí y de mi novela. Cortó sin más la correspondencia que manteníamos (al estilo del editor de Lowry y el autor de "Bajo el volcán", con las debidas distancias) y me envolvió en el silencio de su rechazo implícito. Ahora, tres décadas más tarde, después de un sinfín de intentos más o menos malogrados (entre ellos "La mujer de arena", que busca editor) aprovechando que al fin he colgado la pluma de periodista, he comenzado una nueva singladura literaria. Que puede, sin duda, acabar como las otras, abortada. O puede alumbrar un feliz resurgimiento. En principio el verbo se ha hecho página. Páginas. Varias y con un saludable ritmo. Seguiremos en ello. (Espero)

Compartir este post
Repost0
23 junio 2012 6 23 /06 /junio /2012 07:20

el-gran-ano-cartel-1.jpg

     Ya al comienzo la película tiene un detalle inteligentge y prometedor: una nota avisa al divertido espectador que "Esta es una historia real, sólo se han cambiado los hechos". Lástima que el tono irónico se pierde después de esta frase. Y pasamos a conocer a tres individuos muy diferentes pero con una pasión en común, un hobby que se convierte en obsesión y por fin en forma de vida. Tres actores de distintos registros pero los tres abocados a un género específico, el humor. Steve Martin, Jack Black y Owen Wilson, quizá el menos encasillado y de una comicidad menos visual y más discursiva. La pasión obsesiva es el avistamiento de pájaros. Eso por sí solo y de entrada no parece ofrecer muchas posibilidades para hacer una buena película.Y el hecho es que no hay una buena película y no precisamente por el tema que, con los debidos respetos, puede llegar a ser interesante desde un punto de vista ecológico y sobre todo paisajístico (desfilan ante nosotros imagenes espectaculares de Estados Unidos, desde Louisiana, los pantanos, el sur de New Mexico o la remota isla Attu en Alaska. Por tanto la carga de calidad está basada en los actores y la dirección. Y ahí es donde damos con hueso.

La comedia está servida, pero el asunto tiene una dificultad añadida a la originalidad o extrañeza del tema, la de convencer al espectador de la posibilidad de que ese hobby provoque una locura obsesiva que cambia la vida de los tres individuos, con especial virulencia en Wilson que compone un papel casi patológico y abusivo.

Es pues, una comedia sin demasiadas pretensiones que se estanca en la interpretación de los tres actores, poco convencidos de lo que ocurre y todos y cada uno fuera de los registros habituales de su humor. Un contenido Jack, lejos de su comicidad un tanto soez y de sal gorda, un pasado de vueltas Wilson y un Martin que parece a punto de morirse de modestia y contención gestual. Y para mayor abundamiento, se trata de una producción bastante cara (dadas las localizaciones y la especificidad del tema) que se va quedando estancada en cierto tono demasiado suave, blanco y reprimido. David Frankel, el director, no ha sabido sacarle punta a esos tres cafres del humor directo y aunque Wilson roza la mala uva constantemente, todo queda diluido en las idas y venidas de los protagonistas por todo el país y sus avatares domesticos no demasiado relevantes, a pesar de la esposa abandonada de Wilson y el padre agresivo y enfermo de Black.

La lucha por lograr "El gran año" es decir el titulo al ornitólogo que haya realizado mayor numero de avistamientos durante un año, no logra importarnos lo mas minimo y a no ser que uno sea un adepto a los pájaros la cosa no nos produce más que un cierto estupor. La moraleja de la peli nos deja aún más sorprendidos por su banal obviedad: si solo te ocupas de tu pasión y olvidas a los que te rodean, a la familia, seguramente lo pasarás fatal. Y asi Wilson se queda solo y triste, aunque campeón y los otros dos viven felices y comen perdices, uno como abuelo feliz (uno no se cree las caras de bueno buenisimo que compone Martin) y el otro como pareja no menos feliz de una mujer que comparte la afición, siempre hasta cierto punto, claro. No hay soltura en la mezcla de elementos cómicos y dramáticos de la trama y todo queda bastante desangelado, a pesar de secundarios tan sólidos como Brian Dennehy, que compone el padre agresivo y gruñón de un Black tan descafeinado que parece otro actor, Anjelica Huston, una capitana de yate de armas tomar o el trio de damas de los protagonistas, Rosamund Pike, Rashida Jones y Dianne West, que tratan de aportar cierto encanto a unos papeles muy superficiales y tópicos.

En resumen, pelicula amable pero rutinaria, para ver un domingo por la tarde, en familia, con palomitas a poder ser.

 

 

 

 

Compartir este post
Repost0
22 junio 2012 5 22 /06 /junio /2012 09:43

safe-cartel-1.jpg

Nueva película de Jason Statham, ese guerrero permanente, con su gesto seco pero de mirada humana, incluso tierna, una suerte de Clint Eastwood joven que es muchísimo mejor actor de lo que fue Clint a su edad (en la vejez Clint ha ganado tanto aplomo y calidad que aceptamos su eterno gesto avinagrado e imperturbable como marca de la casa) y tan duro y contundente. Boaz Yakin, un tipo muy singular, director y guionista, es el responsable de esta nueva entrega del guerrero semicalvo y lo hace con la misma eficacia artesanal con la que filmó  "El castigador" en 1989 o "Prince of Persia" en el 2010.

Aqui la novedad reside en la presencia capital de una niña, Catherine Chan, deliciosamente oriental, una niña prodigio que guarda en su cerebro privilegiado una combinación de números por la que matan, extorsionan, secuestran y asesinan desde la mafia rusa a los tangs chinos o a un grupo de letales policias corruptos. En ese ambiente mortal de necesidad, Jason, pasa de una indiferencia suicida, convertido en vagabundo, alelado por el dolor por el asesinato de su esposa, a convertirse en la eficaz máquina de matar, con traje de Armani, que funciona con precisión asesina en forma de golpes, estrangulamientos, roturas de cervicales, apuñalamientos, disparos y cualquier otra manera vistosa de matar a los malos que el guionista y director se inventa, y todo ello "sin despeinarse" (cosa que en Jason sería imposible aún sin mover un dedo).

Película de serie, al estilo de las inolvidables de Lino Ventura (¿se acuerda alguien de aquel tipo fornido con cara de ningún amigo y un encanto indescifrable, héroe de toda una serie de peliculas francesas de la serie B?), "Safe" tiene algo a su favor: es directa y honestamente una película de entretenimiento violento, pero suave y ironicamente paródico, es como si nos dijeran: "tranquilos, todo esto es de mentirijillas, lo importante es que se lo pasen bien, incluso que se rian ante tanta truculencia". El héroe es duro hasta la crueldad indiferente, pero tienen un corazoncito que se ablanda ante la niña. cuya mirada le rescata del suicidio en el metro.

La factura técnica de esta ensalada de violencia, corrupción y salvajadas por las calles de Manhattan, es tan buena que los espectadores olvidan incluso el guiño constante que supone tanta violencia absurda y aceptan como válido el combate de lucha libre americana que se nos ofrece en forma de chinos malos, rusos malisimos, policias canallas y niña inteligentísima y angelical. Pero ademas de exigir a Statham una dotes fisicas impresionantes, el director da a Jason una serie de diálogos absolutamente memorables, de esos del estilo de "Alégrame el día, provoca que te dispare".

Jason Statham muestra una curiosa versatilidad en sus composiciones de tipo duro. Que nadie espere una rutina interpretativa. Jason es distinto haciendo del ladrón apodado "El guapo" en el remake de "Un trabajo en Italia", "The Brasilian job", en el enloquecido protagonista de los tres "Crank", en el guerrero de "La espada del rey", el asesino de "The mecanic", soldado de Seal en "Asesinos de elite", y conductor de coches de alta gama como recadero de mafiosos. En todas ellas mantienen un tipo básico de héroe al que dota de elementos diferenciales que dan muestra de su calidad interpretativa. No me canso de decirlo, tenemos en Jason un gran actor británico y cuando la edad le vaya apartando de su estilo de atlético  guerrero, veremos la cantidad de registros que ofrece este hombre de aspecto honesto y muy humano e inteligente, haga el papel que haga.

 

Compartir este post
Repost0
21 junio 2012 4 21 /06 /junio /2012 07:40

moonrise-kingdom-cartel2.jpg

No vi las dos primeras peliculas de Wes Anderson, "Ladrón que roba a otro ladrón" (1996) ni "Academia Rushmore"(1998), aunque de esta última mis contactos cinéfilos me advirtieron  que habia nacido un director a tener muy, muy en cuenta (de hecho esta pelicula devolvió al estrellato a un actor de primerísima calidad, normalmente desaprovechado, Bill Murray).  Pero ya desde  "Los tennebaums" (2001) me hice incondicional de un director que diseccionaba con frenético e irónico humor los tópicos familiares, sociales y sexuales, con una excelente factura visual y una enorme personalidad en el uso del color y el montaje, los encuadres y la música. La siguiente cinta "Life aquatic" ( 2004) me encantó a pesar del escaso éxito de público y una crítica que no acababa de percibir el mundo especialísimo de sus películas, su creación de personajes dotados de un irresistible encanto (maravilloso Murray, como una especie singular y paródica de Jacques Cousteau) para luego firmar un "Viaje a Daarjeling" que te dejaba clavado en el asiento, aunque no brillaba con la fuerza que estallaría en la pelicula de dibujos animados "Fantástico Mr. Fox" (2009) sobre un relato del inconcebible Roahl Dahl (que, como suele suceder en los libros de Dahl, bajo la vestimenta de cuento infantil resurge una historia crítica y ácida para adultos mentales, una especie de Swift -Gulliver- de nuestros días) y llegar a la maravilla que hoy comento: "Moonrise Kingdom".

Si ya en las dos últimas Anderson dejaba bien claro que había un niño travieso, divertido y muy inteligente dentro de su sensibilidad cinematográfica de director y de persona, en "Moonrise..."  logra dejarlo libre, feliz, divertido y encantador. Sin duda alguna, para este comentarista, estamos ante la mejor película de la temporada (y me atrevería a decir, una de las escasas obras cinematográficas que merecen un diez en los últimos años).

Se trata de una historia mágica, divertida, sin complejos, ingeniosa, nostálgica y tierna en la que, con la formalidad estética de encuadres equilibrados hasta el milímetro, colores chillones y personajes que parecen actuar para sí mismos pero que despiertan emociones y sentimientos en el espectador, nos lleva a un tiempo pasado (años 60) a una isla en la Norteamerica profunda rural, en un ambiente de boy scouts, donde se nos narra la aventura vital de dos adolescentes (increíble la naturalidad de los dos jovencisimos protagonistas, Jard Gilman y Kara Hayward, buscados durante seis meses con lupa por el equipo técnico de la película) que se juran amor eterno a pesar de las familias, las circunstancias y sus tempranas edades.

A partir de ese elemento argumental, Anderson nos sumerge en el seno de una familia tópica del país y la época, padre y madre abogados (Bill Murray y Frances McDormand, ahí es nada) cuatro hijos, entre ellos la chica enamorada, de una desternillante  imperturbabilidad, el jefe de policia del pueblo, Bruce Willis, el soberbio Edward Norton como jefe de scouts y la atildada y ordenancista Tilda Swinton como  la funcionaria de Servicios Sociales que pretende someter al niño Jard Gilman, un impopular scout huérfano, a electro shocks para terminar con su "rebeldía" y castigar su osadía de haber  planeado y realizado una huida con su "amor" por las costas de la isla donde se encuentran. Incluso otro monstruo de la interpretación, Harvey Keitel, hace un breve y jugoso papel como jefe absoluto de los boy scouts.

Con una paleta de colores estridentes pero armónicos, rojos, blancos, azules, verdes y una sabia y sugerente desproporción entre los tamaños de los ambientes según se fiilma a adultos o a niños, Anderson nos lleva a un País de Nunca Jamás del Primer Amor, que, vaya por Dios, está demasiado  cerca, incluido diria yo, en el realista, fraudulento, triste y desilusionado mundo adulto. Secuencias como el encuentro de los dos pequeños amantes, sus balbuceos sexuales, absolutamente inocentes y nostálgicos, la búsqueda de los niños por todos los adultos y el grupo adolescente de scouts comandados por Norton y la secuencia de la tormenta del siglo que cae sobre la pequeña isla en plena busqueda, amén de la secuencia final en el campanario de la iglesia, en la que todo es posible, incluso el milagro, van encantando progresivamente al espectador en una trama que sabe a poco y que te deja soñando con algo más. Uno sale del cine con la sensación de haber recibido un regalo.Un regalo que nos remite directamente a nuestra adolescencia, con sus claros luminosos y también sus zonas oscuras, la necesidad de afecto, la disparidad con el mundo adulto, el descubrimiento del amor y del dolor. Puerta abierta, pues, a una cierta melancolía, a la nostalgia de un tiempo que no volverá, a la inocencia de una mirada que aquí, en el discurso serio de los niños, está lejos de cualquier exceso, de la amenaza del ridiculo, de la falsedad de lo manipulado. Es una apuesta por la honestidad, por el sentido de la aventura infantil (que luego tan cruelmente se banaliza en la edad adulta), maravillosamente punteado por la musica de Alexandre Desplat, por la desproporción onírica de los encuadres pictóricos de la vida hogareña, por aquella casita de madera construida por los niños en un lugar imposible, en lo alto de un árbol aislado, como metáfora del talante visionario infantil, es una apuesta por el buen cine. Un cine personalísimo, concebido como una partitura o como un milimétrico y ajustado puzzle en movimiento, un cine distinto, honesto y refrescante. No se la pierdan.

.

 

.

 

 

Compartir este post
Repost0
20 junio 2012 3 20 /06 /junio /2012 07:26

los-infieles-cartel.jpg

 

Supongo que esta pelicula que pretende ser graciosa para quedarse sólo en patética, viene a las salas con tanta orquestina laudatoria porque uno de sus protagonistas Jean Dujardin, y uno de los directores, Michel Hazanavicius, se calzaron sendos Oscars por esa excelente película "The artist", una jugosa apuesta por el cine mudo realizada con imaginación, eficacia y talento.

Se trata de una peli de "episodios"  distintos, sin relación entre si, pero con los mismos actores en diferentes papeles. La cosa va de un par de salidos de encefalograma plano (Dujardin y Gilles Lellouche), quizá porque todo su "talento" lo tienen establecido en un lugar debajo del ombligo en lugar de en el cerebro. Los "infieles" del titulo son presentados como en un telefilme piloto y los vemos en acción, con diálogos de una banalidad sorprendente y secuencias que más bien dan pena.

Luego los episodios van sucediéndose, cortos, largos, minúsculos (a veces solo un chiste visual) y uno asiste crecientemente desinteresado y a veces incluso molesto, al desarrollo de un monotema, como acostarse con el mayor numero de mujeres y para ello todo vale, trucos, mentiras, actitudes despreciables, autenticas imbecilidades, cinismo a manta y, no se lo pierdan, con la diversidad de estilos y "gracias" de siete, si señores, siete directores, entre ellos el citado Hazanavicius, además del doblete de los dos protagonistas metidos a director. 

Película que  trata de recrear aquel cine de apisodios que solían llenar las carteleras en los setenta, aunque sin su frecuente gracejo o su habilidad crítica o ironica. Uno se pregunta qué opinan las esposas de los varones involucrados en esta cosa, aparte de sentir seguramente cierta compasión por el sexo masculino que se perfila en los episodios. Por favor, señoras, les aseguro que no todos somos así. Película para olvidar.

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens