Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
30 marzo 2012 5 30 /03 /marzo /2012 07:03

amorsiruela.jpgSe trata de un joven filósofo alemán, Richard David Precht (nacido en Sollingen en 1964), periodista y escritor que juega con la divulgación y las ideas con una irresistible lógica, un sentido del humor nada adocenado y una aportación de datos que en ningún momento llega a agobiar al lector.

Su andadura intelectual ha quedado reflejada en dos libros de divulgación filosófica que han coqueteado con envidiables niveles en las listas de best sellers de su país y del resto de Europa. "¿Quién soy y cuántos" (el problema de la identidad, clave en la psicología y en la mística y ahora también en la neurología) y "El arte de no ser egoísta" (ética y filosofía cogidas de la mano) que no tardará en ver la luz en castellano apadrinado también por Ediciones Siruela.

El libro, "Amor. Un sentimiento desordenado",  pulcramente editado por Siruela, ha sido traducido por el catedrático de filosofía de la Universidad de Extremadura, Isidoro Reguera, una de las mentes más claras de la filosofía de nuestro país y un auténtico lujo para este libro  (le debo páginas esenciales sobre Sloterdijk, Popper, Wittgenstein o Nietzche). Así que doble motivo para leerlo.

Por supuesto que lo primero que nos atrae del libro es su vocación analítica disgregadora. Nada de tópicos, nos dice, dejemos de alimentar caducos romanticismos o ideas falsas, "el amor responde a una contradicción interna" es un sentimiento desordenado al que hay que contemplar con "un gran angular" para evitar que se nos escape la percepción de los diversos -y contradictorios -elementos que lo conforman. Y para ello denuncia los novelones del siglo XVIII, las películas de Hollywood, las serie de la tele, las costumbres populares y las ideas machacadas y no digeridas por todos los medios de comunicación, incluidas las nuevas facilidades y cambios  que promueve internet).

El autor enfrenta esos tópicos históricos y actuales a la mirada desapasionada de la biología, la sociología, la psicología y la filosofía. No se trata, nos dice, de un sentimiento caótico, ilógico, sin sentido, un impulso ciego en el que mandan las hormonas sobre la razón. En las dos primeras partes del libro "Mujer y hombre" y "El amor" se realiza ese analisis comparativo pero sin aceptar el habitual rechazo contra lo incontrolable, sino aportando ideas y conclusiones parciales sobre cuestiones como las diferencias que existe en los sexos a la hora de afrontar y delimitar ese sentimiento, ola estructura amorosa y el papel del sexo en ella. Pero en todo momento respetando la inefabilidad del sentimiento, su fuerza, su potencial, su enorme carga enérgética...simplemente exigiendo que se eviten metodologías limitativas, que dejemos de tratar de encauzar estrechamente un sentimiento que, por definición, supera todos los límites y definiciones, categorías y domesticaciones.

En la tercera parte, "El amor hoy", el autor nos habla de la escurridiza lógica propia que tiene el proceso amoroso, lo que supone para sus protagonistas en coste real de cambios y exigencias y la necesidad de comprender lo que supone el amor para sus protagonistas, antes de que la sociedad lo siga convirtiendo en cualquier cosa  con precio y publicidad, es decir que llegue un momento en que el amor "muera de exito" y se transforme en cualquier cosa bien envuelta para vender... y comprar. O lo que es igual, que más que ser un instrumento para dos autorealizaciones, sea una forma más de que uno logre algo a costa de otro, que pierde algo a cambio de nada. Es decir, lo de siempre. 

"El amor es un arte del fracaso", concluye Precht. Hay un tiempo en el que se realiza (a su manera) pero es un tiempo limitado, después se transforma en otra cosa, camaradería, afecto, convivencia, o sus contrarios. El amor como fenómeno complejo con elementos fisicos, biológicos, psicológicos y sexuales, se disgrega en sus componentes y se transforma. Pero el autor incide en las diferencias entre enamoramiento y amor, ya que la  necesidad de un objeto del deseo del primero y el "estado interno sin objeto" del segundo, los hacen irreconciliables. En suma, no se trata de un sentimiento místico sino de algo que abarca el todo de la persona amada para la persona amante. En ese contexto, la infidelidad es imposible, pero también lo es el altruismo total, "a nadie le gusta amar sin ser amado". Tal vez por estas contradicciones, el amor no  suele durar más de tres años, dice Precht.

Pero ese estado interno que nos acomete alguna vez en el transcurso de la vida debe ser aceptado con un sentido realista y evitar que se contamine con los tópicos románticos o confundirlo con el enamoramiento o la simple atracción sexual. Lo cierto, segun Precht, es que el amor verdadero consiste en "dar todo y no esperar recibir nada" (aqui se acerca al tópico místico y se descuelga con que sólo el amor de Dios es así y nadie cree mucho en ello, idea con la que explica la decadencia de las religiones).

En resumen, Precht nos ofrece una batería de pensamientos, ideas y datos expuestos con gran claridad sobre un sentimiento que no es nada claro y nos reenvía no a una definición, que sería una traición a su texto, sino a un estado del ser, un estado interno con el que hay que vivir el  amor cuando nos llega. Asumiendo ya de entrada que no hay forma de explicarlo y que cada uno lo viva como pueda, pero siempre sin traicionar su esencia.

 .









 

Compartir este post
Repost0
29 marzo 2012 4 29 /03 /marzo /2012 09:23

Mas_alla_de_la_frontera-709053936-large.jpg

 

Dirigida por Richard Holm, se trata de una película bélica de nacionalidad sueca, en la que nos narra la peripecia de un grupo de soldados que se        enfrentan en la zona fronteriza de Suecia con Noruega contra las tropas nazis que están preparando, a despecho del acuerdo de paz y neutralidad sueca con la Alemania nazi, una invasión del país nórdico.

Los soldados suecos pertenecen a una unidad especial del Ejército encargada de vigilar la frontera para avisar de una posible invasión, unidad que se mantiene al margen del Ejercito regular sueco. Durante el enfrentamienrto, el  hermano de un teniente encargado de esa unidad es tomado prisionero por los alemanes que lo torturan en busca de infoemación. El teniente, ayudado por un soldado con experiencia en el combate y un francotirador aislado de la guerrilla, tratarán de llevar a cabo una misión de rescate que acabará con todos pero logrará salvar al soldado prisionero.

La película rodada en los lugares donde se desarrolló la acción (que provocó que las autoridades suecas hicieran saber a Hitler que conocían sus planes, lo cual obligó a mantener el tratado, cosa posible por el recrudecimiento de la guerra en otros frentes para las tropas alemanas) muestra claramente la heroicidad del débil frente a la maquinaria bélica alemana, pero también la capacidad de los suecos para luchar en un territorio hostil que era su propia tierra en el duro invierno.

Llama la atención las secuencias en las que observamos el estupor y la angustia de soldados que creían estar al margen de la guerra nazi y se enfrentan a la muerte y la tortura con sorpresa, miedo e indignación. No hay héroes incólumes en esta película, sino hombres que reaccionan con miedo y dolor y a veces se quedan inermes por el horror ante los ataques y y las muertes que provocan sus supuestos "amigos" alemanes. 

Interpretada por Mathias Alstadaster, Christer Brostrom y Anton Damperud en los principales papeles, da una visión honesta y realista de la diferencia de preparación entre los soldados alemanes y suecos y una panorámica desapasionada de los métodos nazis en un territorio internacionalmente neutral.

Resulta ser un filme que se ve con interés, mantiene un ritmo irregular pero logra su finalidad: dos horas de acción en la que se dejan cabos sueltos pero se sigue la peripecia personal de esos hombres, en los que los intereses personales, el amor, la familia, logra exacerbar su heroísmo hasta el fin. No es una gran película pero es un producto digno que nos acerca un episodio de la historia que es poco conocido y que ilumina el curso político que en aquellos años terribles tomó la historia en unos determinados países.

Compartir este post
Repost0
28 marzo 2012 3 28 /03 /marzo /2012 07:04

ELS-20DOLENTS-202.jpgNo me había fijado demasiado en este actor. Me consta haberlo visto en alguna ocasión, correcto, buen conocedor de su oficio, una presencia de secundario de lujo. Estaba equivocado. Manel Barceló es un primer espada, un actor que rebosa talento, un camaleón que puede ser lo que se proponga aparentar. Lo he visto en la pequeña --y rebosante--Sala Muntaner. Él sólo en escena. Escenario vacío. Solo el juego de focos, alguna sombra chinesca, sin vestuario, sólo voz, gesticulación, movimiento, miradas, sonrisas, gritos, onomatopeyas (unos ecos de la mímica y los ruidos bucales del gran caricato, el histrión desaparecido, Pepe Rubianes, nada de su mala leche, aun hablando de villanos).

Dirige, con pericia, Ramón Simó y se representa el monólogo del actor y dramaturgo británico Steven Berkoff "Shakespeare villains", titulada en Barcelona "Els dolents".  En la sala a oscuras tras unos cortinajes del fondo del escenario sale un hombre delgado, de estatura media y rostro inteligente de expresión firme aunque facilmente cambiante. Lleva en una mano, sin quemarse, una llama que le ilumina el rostro muy teatralmente. Es el Proteo actor que le ha robado el fuego de la inspiración al dios Shakespeare. Porque de eso se trata. De asumir a una serie de personajes crueles, malvados por inteligencia o por cobardía, algún sanguinario perturbado mental, sujetos imperecederos nacidos de la portentosa imaginación del Cisne de Avon.

Una hora y media portentosa, sin descanso, en la que Manel Barceló se vuelve Ricardo III con su cojera y su cuerpo contrahecho, Macbeth, Hamlet, Shylock de "El mercader de Venecia", Yago de "Otelo", Coriolano o el Oberon de "El sueño de una noche de verano". Pero también imita a Laurence Olivier o a John Gielgud, se cachondea de Al Pacino o de Kenneth Branagh, ironiza sobre Flotats y los actores famosos de la tele que se enfrentan a papeles teatrales en el cara a cara de la sala y el público, sin posibilidad de repetir si sale mal como en el cine o en las series

Los "villanos" de Shakespeare van sucediéndose y entre ellos, como técnica de hilación, Barceló hace comentarios, críticas, imitaciones, chistes con mayor o menos adecuación y gracia mediocre, es quizá la parte menos conseguida de la, en general, magnífica función. Comparar a Ricardo III con Franco, Hitler o Bin Laden, me parece rizar el rizo, sobre todo cuando antes ha definido al rey inglés como un malvado inteligente.

Cuando nos habla de Hamlet, nos presenta la escena en la que el príncipe le reprocha a su madre ásperamente que sustituyera a su padre por su tío, tras la muerte -asesinato- del primero. El actor hace de Hamlet, de su madre Gertrudis y del asesinado Polonio, padre de Ofelia. La broma de las nalgas resulta distendida pero innecesaria, aunque el público se lo pasó en grande

La versión en catalán es obra de Marius Serra que busca el equilibrio, casi siempre lo consigue, entre el mensaje sumamente elevado del Bardo y esa cierta vulgaridad que a veces sorprende per o que uno acepta porque no es mas que otra cara de la moneda teatral, y que en este caso sirve para nutrir de referencias a la actualidad a unas obras que nunca han dejado de ser  actuales, a pesar de los 500 años transcurridos desde que nacieron para la escena.

Y esa es la impresión básica que deja esta obra en el espectador, al menos en mí: he visto actual a un hombre que ha nacido para la escena. Porque, además de ofrecernos ese calidoscopio de malvados shakesperianos, Manel Barceló nos da un cursillo rápido pero profundo sobre lo que significa actuar, sobre el oficio de actor, su grandeza...y sus miserias. Y es evidente que sabe de lo que habla. Fascinante.,..

 

 

Compartir este post
Repost0
27 marzo 2012 2 27 /03 /marzo /2012 07:18

intocable-cartel1.jpg

 

Lo primero que llama la atención de esta magnifica película es la consistencia --algo manipulada en pro del mensaje buenista-- de la realización y también el  guión que firman Eric Toledano y Olivier Nakache. El inevitable antagonismo de los dos protagonistas a los que todo les separa, uno millonario, bon vivant, culto y cultivado, el otro un joven negro sin oficio, al borde de la delincuencia, dotado de una enorme vitalidad, sentido del humor y ese tesoro oculto que ennoblece a las personas, la humanidad. Mensaje claro, pues. Película de amigos, compañeros, enfocada al aspecto dramático más radical: el millonario es un tetrapléjico. Cenicienta en el palacio del ogro, que no es malo sino impedido. Oliver Twist o el Pequeño Lord, película de aprendizaje a dos, con dramas más duros que la situación, con humor y con imaginación. El enfrentamiento suave y la unión de almas, un largo recorrido sembrado de anécdotas, algunas desternillantes, otras solo patéticas. Pero no hay desmesura, se vigila el grado de humor para no crear humillación o rechazo.

Una anécdota que bebe en algo que Dickens sabía muy bien, las diferencias irreconciliables se superan cuando se pone en marcha el corazón, sin caer en sentimentalismos burdos, en mensajes de ONG bienintencionada pero limitativa. El trayecto va impulsado por el descubrimiento del otro como cercano, de la amistad y de esa cierta dureza que nace del sentimiento y que con ello pierde su filo más dañino. Y desde la primera secuencia se nos advierte que evitemos juzgar por las apariencias. La violencia es sólo aparente, no hay maldad, sólo ganas de reir, de sacar punta a la vida, de eliminar en lo posible las barreras que un desgraciado accidente deportivo puso en la vida del dilettante millonario reduciendo su existencia a cenizas y del destino de un chico negro con graves problemas de simple subsistencia.

Hay, en consecuencia ciertas reiteraciones que rozan con la irreverencia, el descaro y el insulto, pero pronto se da un giro de timón, nos muestran los rostros de los protagonistas, no hay malicia, egoísmo, rencor, ajuste de cuentas, hay una mirada que comprende y una sonrisa que nos dice "no hagáis caso, esto está controlado, no irá a más". Las secuencias de la ópera o de la fiesta están calcadas, incluso se permiten el bromazo de la obra de arte ejecutada por el joven negro. Una sombra de critica social que podría ser profunda y sangrante, pero todo queda en nada o en algo amable. El sentido de la autenticidad, de las actitudes libres de todo artificio y el desinterés por la vaciedad de las formas y las convenciones. Pero el chico negro acaba amando la música clásica y conociendo algo de arte y el millonario encuentra sabor a la vida y, en ultima instancia, el amor que le redime.

Francois Cluzet logra una interpretación singularmente auténtica, llena de fuerza, sujeta a la simple expresión de sus ojos y los gestos de su sonrisa o su pesar minimizados en una mirada o una sonrisa o incluso una carcajada liberadora. Incluso secuencias tan excesivas como el juego del chico cuando afeita la barba de su amigo, quedan en nada y Cluzet consigue mantener a salvo su enorme dignidad con un gesto de tolerancia hacia el amigo joven y pasota. Omar Sy se llama el joven negro que estalla como una granada en cada uno de sus gestos y llena la pantalla de comprensión y afecto con la mirada hipnótica de sus grandes ojos de animal libre y sin prejuicios.

 Parece que la película ha arrasado en Francia y en otras partes lleva una buena  carrera. Me alegro. Primero porque la pelicula se lo merece y segundo porque he visto en los titulos de crédito que un 5% de lo recaudado irá a parar a una institución parisina que se ocupa de los tetrapléjicos.

La historia está basada en personajes reales, por lo visto y para que no quede duda se nos muestran al final unos segundos con la imagen de los auténticos, las personas reales cuya historia acabamos de ver. Ciento nueve minutos de juerga inesperada con personajes difíciles de imaginar juntos y en circunstancias que, generalmente, suelen terminar bastante mal y no con la sonrisa o la carcajada con la que nuestra pareja sanciona su aventura vital cinematográfica.

 El cine francés sigue produciendo al menos una vez al año películas que van directas al corazón, "Amelie", "El Havre", "Bienvenidos al norte" o "Intocable" logran dar la medida de la calidad del cine europeo cuando un guión inteligente, un buen director y magnificos intérpretes se unen.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
26 marzo 2012 1 26 /03 /marzo /2012 09:53

ulldemolins-San-Bartolome60312-150.jpgSe trata de uno de los parajes mas interesantes y visitados del magnífico macizo del Montsant, en la provincia de Tarragona, al menos la primera parte que lleva hasta la ermita de Fraguerau. Una vez allí (donde la mayoría de los excursionistas suelen darse la vuelta y volver a la ermita de San Antonio, punto de partida) el sendero  se hace muy solitario y continúa para hacer un circular que nos lleva tras intensísimas subidas de nivel hasta la Punta dels Pins Carrasers, no sin antes pasar por dos puntos delicados aunque no difíciles, tramos muy aéreos y subidas inclementes. Y para poner la guinda, la bajada del Grau del Llop con una inclinación salvaje que te obliga a ir agarrándote a ramas y troncos y te lleva de nuevo al punto de partida. No aconsejo esta excursión con lluvia, nieve o vientos fuertes del norte. Mejor pues en primavera u otoño. En verano hace un calor infernal.

Una vez en Ulldemolins, a la entrada del pueblo hay un desvío a la izquierda señalizado "A las ermitas". Seguimos la pista asfaltada. Tenemos enfrente el enorme muro pétreo del Montsant (llamado así por el gran número de ermitas, capillas, iglesias y santuarios que hay en los rincones más inesperados, donde tambien proliferan cuevas de ermitaños y ascetas) con la meseta superior que se alza desde cien metros de altura a casi trescientos en algunos puntos. La pista va ascendiendo y nos lleva a la ermita de Santa Magdalena, a la izquierda, pero debemos seguir hasta San Antonio, principio de la caminata.

La ermita de San Antonio de Padua y Santa Bárbara (no tiene mucho interés artístico) está rodeada de una zona de acampada y un área recreativa con mesas de madera o de piedra y fogones donde asar carne. Seguimos la pista que va hacia el rio Montsant dejando atrás un cartel que nos avisa que el sendero que vamos a hacer tiene cierto riesgo en su parte final, sobre todo con mal tiempo. Hace un dia excelente y el tiempo que apuntan, 3h 40 m (siempre es más porque no se cuentan las paradas) supone poca dificultad. Está muy bien balizado con las marcas rojas y blancas del GR 65-5 -- que lleva al pueblo de Margalef-- y las seguimos hasta llegar al mirador de las Cadolles Fondes, una estrecha garganta de roca viva en cuyo fondo espejea el bellísimo verde esmeralda de las aguas del Montsant que aqui forman pozas. Dejamos a la izquierda un sendero abrupto que va hacia el Pic de los Pins Carrassers, junto a una balsa de agua, que es por donde bajaremos a la vuelta. Inmediatamente después entramos en el Congost propiamente dicho y frente a nosotros comienzan a verse las extrañas y caprichosas formas rocosas que parecen esculturas, a veces antropofórmicas o semejantes a animales, que regala la Naturaleza a los que pasean por ese hermoso lugar. Estamos caminando por el Vall del Silenci, donde apenas el gorjeo de algunos pájaros o el ronco grito de las rapaces logran romper el velo de un silencio casi total. Paz y serenidad en el ambiente. Caminamos con renovadas energías bajo el sol y también bajo el palio de los árboles que festonean el camino.

Cruzamos la riera que desciende desde la fuente de la Gleva, hay un desvio a la derecha que lleva al Rincón de la Pastera (un voladizo de piedra o bauma enorme donde vemos que se han amurallado los huecos, seguramente para el ganado y los pastores de antaño) lo dejamos y seguimos hacia un gran rondal rocoso donde hay una cueva con restos de fuego, mientras descendemos hacia el fondo del valle.

Mas o menos a una hora y pico de la salida encontramos a la derecha un bello puente colgante de madera con cables de acero, bamboleante y exótico (puente colgante de San Bartolómé) que nos llevará a la ermita de Sant Bartomeu de Fraguerau, mientras el GR sigue enfrente a la izquierda (luego lo seguiremos para completar el circular, es donde comienza el tramo mas duro). La ermita es de una belleza bucólica y agreste. Está enclavada en un lugar idílico, en un rincón protegido por los arboles, dominando el congost con una presencia discreta y semioculta. Fue fundada en el siglo XII por Guerau Miquel, un mítico ermitaño de aquella época, milagrero hombre santo que habitó en esta sierra y da nombre al Congost. El último anacoreta que vivió allí fue Francesc Palau i Quer, que se instaló en el paraje allá por el año 1851.

Volvemos a cruzar el puente y seguimos el sendero en dirección a Margalef. Unos kilómetros mas adelante --casi una hora de caminata-- veremos una desviación a la izquierda, señalizada con una fita, que asciende de forma abrupta y muy empinada (en unos minutos más de 40 m de desnivel). Es un sendero estrecho y trabajoso que remonta la cresta de los Ventadors. Hay que superar por la izquierda las primeras rocas buscando la cresta y es preciso utilizar las manos para asegurar una subida bastante aérea. Personas con miedo invencible a las alturas, abstenerse. Estamos en la carena de la sierra de Solans y frente a nostros se abre el profundo valle rodeado de cortados de piedra verticales de gran altura.

Aún nos queda otra prueba : pasar por un relieve estrecho junto a la roca que se abre al precipicio por la derecha y que es aconsejable pasar haciendo uso del cable que está firmemente sujeto a la pared de roca. Es corto y más amenazador que peligroso. Luego nos quedará una fuerte subida y caminaremos por la cordada superior hasta llegar a la punta de los Pins Carrasers y el coll de la Trona que permite la visión de los dos valles, el de la ermita y este segundo que se abre más de mil metros abajo

En el coll encontraremos entre dos rocas una bajada brutal, un sendero estrecho y resbaladizo que baja casi verticalmente haciendo lazadas, llamado el Grau del Llop. Lo bajamos auxiliándonos con matas, ramas y árboles y en unos veinte minutos llegamos a terreno más distendido hasta que topamos con la balsa de extinción de incendios que ya comentamos al principio y un poco más allá el origen de la excursión, la ermita de San Antonio. Poco menos de seis horas con un par de pequeñas paradas incluidas. 

 

 

 

 

NO SE PIERDA

Antes o después de la excursión es preciso acercarse a la ermita de la Magdalena (que dejamos a la derecha en la pista a San Antonio). Es un edificio de estilo renacentista y ha merecido el sobrenombre de Catedral del Montsant por su factura arquitectónica y sus dimensiones de base y alzada. En su vecindad está el famoso Pi Carabassé. Es un paseo de una horita mas o menos y te lleva a rincones muy bellos siempre que el Montsant lleve suficiente agua.

 

 DOCUMENTACIÓN

 

Los mapas de Desnivel de "Serra de Montsant", 1:20000 son muy útiles, aunque el camino está bastante bien balizado, sólo en la carena de la sierra es un poco perdedor hasta que se encuentra la bajada del Grau dels Llops.  Geo estel ha editado un librillo sobre el Parc Natural de la Serra del Montsant que es bastante claro aunque parco en datos. Hay mas material sobre el Montsant en librerías especializadas o, por supuesto en Librería Serret de Valderrobres.

 

COMER, DORMIR, COMPRAR

 

En Cornudella, La Fonda del Recó. Buen vino en Gratallops o en el Celler de Pasanau en la Morera. No olviden la agrobotica de Ulldemolins. Magnifico aceite ecológico. En Cabacés, Hostal la Neus. La fonda Toldra en Ulldemolins. En la Morera, el Hotel Balcó del Priorat o La Vileta en Cornudella. Así pues, aceite, vino y frutos secos.

 

ACCESOS

 

Las rutas de acercamiento son fáciles, desde el Bajo Aragón, la carretera que nos lleva a Gandesa, Mora de Ebre, Falset y antes de llegar a Reus nos desviamos hacia la izquierda, Borges del Camp, Cornudella, Albarca y Ulldemolins, base de la excursión. Desde Cataluña, lo mas rapido es la AP7 hasta Montblanc, Vimbodi por la N240, la comarcal hacia Vilanova de Prades y luego hasta Ulldemolins. Aunque también se puede ir hasta Reus y coger la carretera de Cornudella.

Compartir este post
Repost0
25 marzo 2012 7 25 /03 /marzo /2012 07:58

 sanmichelle2.jpg

 

Hace muchos años, en mi adolescencia, finalizaban los años 60, leí por primera vez "La historia de San Michele" de Axel Munthe. Para mi tuvo el valor inestimable de una lectura iniciática. Enraizó en mi el amor a la medicina y en concreto a la psiquiatría y la psicología. Conozco a muchos médicos, psiquiatras y psicólogos que han confesado alguna vez que sus vocaciones tiene mucho que ver con este libro.

En estos días "Libros de La Vanguardia" ha reeditado el clásico que difundió Editorial Juventud. No se trata de una obra maestra, desde luego, pero es un libro interesantísimo que nos habla de una época ya pasada, finales del XIX principios del XX,. Pero lo hace de la mano del doctor Munthe, un médico sueco con una apasionante vida dedicada al ejercicio de su profesión en los dos extremos del espectro social: tanto trataba las neurosis de la nobleza europea --fue medico personal de la reina de Suecia-- como, al mismo tiempo, curaba y cuidaba de los sectores más pobres y desfavorecidos de los lugares de Europa donde vivió, desplazándose para ayudar en las tragedias y desgracias naturales que provocaban numerosas vístimas, desde el terremoto de Mesina, a la peste de Nápoles o las trincheras de la primera guerra mundial.

Pero no es sólo la vida de un gran médico, es la historia de un visionario, amante del arte, de los animales y de los miserables que sucumbían en toda Europa a millones por los desastres de las guerras y las epidemias. Llevó a cabo uno de sus sueños --poseer y edificar la mansión de San Michelle-- y el libro es también la historia del sacrificio y el empeño de un hombre magnífico para lograr realizar aquello que mas amaba. Compró un rincón de la isla de Capri, las ruinas del antiguo palacio del perverso emperador romano Tiberio y la capilla de San Michelle , adjunta al lugar. Construyó él mismo con la ayuda de gentes del lugar, un edificio que tomó el nombre del santo de la ermita y se hizo famoso, casi legendario, en su época (ahora es propiedad del gobierno sueco, que ha dedicado ese lugar a un museo sobre la vida del doctor Munthe).

Se trata de un lugar maravilloso enclavado en lo alto de una altisima colina (más de setecientos escalones tiene la senda que llevaba al lugar: hoy en día hay una estrecha carretera asfaltada) con unas vistas increíbles sobre el Mediterráneo, Nápoles, Capri y el Vesubio. La historia de San Michele fue un libro muy leído por la generación de nuestros padres y abuelos y hoy vuelve a ser fácil de encontrar en las dos ediciones apuntadas aquí.

Fue publicado por primera vez en Estocolmo en 1929, y en España seis años después y es una obra que se resiste a la clasificación: ¿novela?,  ¿autobiografía? ¿libro de medicina o de historia? ¿Memorias de un médico famoso? Tiene todos esos elementos pero además está dotado de algo muy importante, un encanto especial, mágico, estimulante. No conozco a ningun joven de mi tiempo que le leyera sin sentirse hondamente conmovido y fascinado por la lectura. Y creo que los jovenes de hoy también encontrarán ese efecto en el libro de Axel Munthe (1857-1949). En sus páginas, el doctor Munthe logra mezclar fantasía y realidad de una forma creativa, honesta y humilde al tiempo, sin olvidar avisar al lector de esa mezcla y pedirle con gentileza que se quede con los sentimientos y emociones que subyacen: la de un hombre entregado a su profesión, al amor a sus semejantes, a los animales y la naturaleza, al estudio del arte y al ejercicio de una capacidad notable para conocer a las personas y ayudarles certeramente.

san-michel.gif A los 52 años Munthe se quedó ciego y cayó en una profunda depresión de la que sanó con la ayuda de la literatura y de su "Historia de San Michelle". En 1934 lograría recuperar   la vista tras una operación. Fue amigo de hombres de la talla del profesor Charcot (el maestro de Freud), los hermanos James, el escritor y el filósofo (autor de uno de los libros mas importantes de la psicología moderna), de Pasteur o del  escritor Guy de Maupassant, que fue también su paciente o la bailarina Eleonora Duse. Vivió y practicó su arte en Paris, Heidelberg, Londres, Messina, laponia, Roma, Nápoles y Capri. Y, a pesar de toda esa riqueza de personajes y acontecimientos, ese amor profundo a los animales y a los humanos que sufren, en 1936, en el prefacio a  la ujltima edición de su obra estando vivo, escribió: "Será muy solitario el estar muerto, pero no puede ser mas solitario que el estar vivo". Trece años mas tarde murió en Estocolmo, en la corte real, donde acudió llamado por el Rey sueco para que estuviera protegido ante los terribles acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial. Tenía 92 años. Y dejó un monumento literario a su valor y honestidad, al empuje irresistible por cultivar los propios sueños. No se lo pierdan.

 

 

     

Compartir este post
Repost0
24 marzo 2012 6 24 /03 /marzo /2012 09:50

tan-fuerte-tan-cerca-cartel1.jpg

 

Francamente, ya tenía ganas de ver una película donde se apele con cierta honestidad a los sentimientos del espectador, aunque sea de una forma intensa que a muchos les puede parecer excesiva y manipuladora. "Tan fuerte, tan cerca" es una de esas y quizá por lo dicho fue apeada sin miramientos de los Oscar. Dirige Stephen Daldry que, entre otras excelentes buenas peliculas, ha dirigido "Billy Elliot", "Las horas" y más recientemente "El lector". Por tanto cuando nos presenta a Oskar Schell (un genial Thomas Horn en su primera película), un niño de Nueva York cuyo padre murió en el atentado del 11 de setiembre de 2001, sabe cómo hacerlo. Y es un niño que guarda una  memoria intensa de su padre, tiene dificultades propias de inseguridad y miedos y ha decidido buscar en la gran ciudad las huellas que su padre dejó a través de una misteriosa llave hallada en uno de sus trajes con la inscripción "Black" en el sobre que la contenía. Mientras la relación con su madre (Sandra Bullock), también traumatizada por la trágica muerte del padre (Tom Hanks), se va haciendo cada vez más difícil, el niño obtiene la ayuda de un misterioso anciano mudo (Max von Sydow) que vive en una habitación alquilada en la casa de su abuela paterna.

La historia de esa búsqueda, por las calles y barrios de Nueva York conociendo a gentes muy variadas, van llenando los 130 minutos de unas imágenes tensas, cargadas de emoción en muchos casos, con el deambular de un niño que hace sonar una pandereta para superar el miedo y un anciano --magistral Max--que guarda secretos importantes en su silencio pertinaz y sus miradas llenas de significado.

Ha habido reacciones para todos los gustos ante esta película. Hay quien censura el uso del 11-S como motor argumental. A mi me parece una critica ridicula. Mas descarado fue el uso de Oliver Stone en "Trade Center" del trágico atentado y nadie dijo nada. Aquí se utiliza el 11-S sí, pero para lo que interesa, la trama de la película, podía haber sido cualquier desastre natural o no: se trata de gestionar la compleja reacción de un niño bastante inteligente ante la traumática desaparición de su padre, con el que mantiene una relación mágica y entrañable.

A base de cuidados flash back se nos muestran los detalles de tal relación, las actitudes del padre--un soberbio, como siempre Hanks, aunque algo esquemático-- pero tambien la neutra presencia de la madre --la Bullock contenida e intimista, como nunca-- y sobre todo la naturaleza sagaz e inteligente y un poco cargante del chaval. Eso niño tan especial puede perfectamente provocar que las emociones del espectador lleguen a estar afectadas y no me parece que haya manipulación en ello. Quizá el único defecto --por exceso-- que percibo sea las intervenciones en off del niño, sus pensamientos, que muestran una complejidad y una pretenciosidad demasiado fuera del límite lógico.

Si dejamos un poco de lado la pedantería de ciertos momentos, uno disfruta con la interpretación de unos actores soberbios, sin mácula, sin excesos, mostrándonos la tragedia personal con imágenes cuidadas y casi en voz baja. El resultado final no es lo brillante que podía haber sido pero se trata de una película de las que dejan huella. Una excelente adaptación de la novela de Jonathan Safran Foer que no acaba de encontrar equilibrio entre los elementos emotivos y sentimentales que la integran, se dispersa en los momentos y personajes de la búsqueda y deja demasiadoas elementos abiertos en la explicación de personajes clave como el viejo mudo y la madre del niño (y el padre, Hanks, una imagen con poca densidad aunque muy simpática).

No se debería hacer hincapié, como hacen algunos críticos, en la histérica manipulación de unos hechos y unos personajes (incluídos los que el niño conoce en su pesquisa de un apellido,"Black", presunto poseedor de la cerradura de la misteriosa llave de su padre). No hay nada de histérico en la descripción que se nos hace, quizá con la excepción de algunas reacciones del niño y no me parece nada manipulador en el filme, excepto la borrosa imagen inicial en la que vemos a Hanks cayendo lentamente de las Torres, uno de los muchos que optaron por lanzarse al vacío ante la fuerza de las llamas o en las llamadas telefónicas que hace desde el lugar de la tragedia.

 

 

 

 

Compartir este post
Repost0
23 marzo 2012 5 23 /03 /marzo /2012 08:35

 

young-adult-cartel-1.jpgHe aquí otra versión de "Bad Teacher", aunque en vez de la magnífica y gamberra Cameron Díaz tenemos a la no menos mágnífica y no menos gamberra (aunque mucho más patética y dramática) Charlize Theron. Nuevamente es una mujer treintañera y con espolones la que toma la situación por los pelos y se dedica a usar su belleza como arma depredadora. Esta vez es ante el reclamo, no del dinero (como la Díaz) sino del amor de juventud tras una decada más o menos de desajustes sentimentales provocados con talante donjuanesco, arrasador y utilitarista --al modo tópico masculino--. 

Dirige Jason Reitman, con una cierta malauva (no en vano es el director de aquella joya ácida llamada "Juno", de "Gracias por fumar" y de "Up the air", las tres bastante apreciables) y un instinto dramático eficaz, aunque en esta ocasión demasiado descontrolado, que pasa del humor y el drama al patetismo y un cierto ridículo. A pesar de lo dicho, digamos que la película merece ser vista aunque no roce el listón al que nos tiene acostumbrados Reitman.

"Young Adult" participa del principio que ya animaba otra cinta semejante, "El cambiazo" de David Dobkin: unos personajes que envidian la vida de otros y deciden hacer lo posible por cambiar su vida o su forma de vivirla por la de los envidiados. Todo bastante previsible y también sonrojantemente inmaduro. La moraleja del cuento, en las dos películas, es la esperada: no es oro todo lo que reluce. Y así, la joven Theron que desea volver al pueblo que odiaba y reconquistar a su amor de primera juventud para intentar cambiar el sentido de su vida --por otra parte bastante desahogada y desinhibida-- está destinada al fracaso ante la sorpresa de sus antiguos amigos que la ven como una triunfadora a la que no le falta de nada y que vive en un mundo anhelado por ellos en sus sueños.Envidias mutuas, inconformismo casi infantil, ausencia de la realidad, falta de moralidad flagrante, insatisfacción y desorden interior, los personajes resultan patéticos e inmaduros y su trayectoria que podría parecer humorística deja la comedia para rozar el drama. Momentos de comedia -negra-- que dejan un sabor a ridículo y a verguenza ajena y una protagonista que roza continuamente la patología, una neurótica acomplejada sin control de ningún tipo, que parece reclamar el escándalo  y el sufrimiento a su paso.

Creo que al guión de Diablo Cody le falta un hervor, un control --también-- de los personajes y las situaciones, para convertir "Young Adult" en una comedia amarga que podría haber tenido más mordiente de la que tiene. Es el mismo panorama social de "Juno", al que no le falta la mala uva crítica, pero le falta ajustarse un poco en los dos polos que catalizan la acción, el humor y la amargura. A la Theron le dan una excelente réplica Patrick Wilson y Patton Oswalt (el primero como objeto-casado- del deseo y el segundo como un triste y entrañable excompañero, con aspecto poco atractivo, que esconde su fracaso vital montando muñecos de acción absurdos y destilando bourbon).

La inmadurez del personaje de Charlize, escritora en horas bajas, que ha tranbajado de "negro" para una serie de novelas juveniles que han pasado de moda rapidamente, queda magnificamente reflejada en el guión (creo que es la parte más acertada) con su mensaje sobre la dificultad de encontrar patrámetros reales, compromisos y actitudes que permitan una felicidad que no es la de los manuales de exito de esta sociedad superficial.

En esa onda critica y realista está la secuencia de la conversaicón entre la Theron y la hermana de su cinico amigo Matt, Sandra, con la que acaba la cinta: la glorificación de la absurda vida, brillante en apariencia, que vive la protagonista. Eso refrenda un final amargo y poco esperanzado: la chica que abandona el pueblo con el rabo entre las piernas, ridiculizada pero aun convencida de que es la mejor y mas envidiada y deseada chica de la pequeña ciudad, a pesar del ridículo duro y patético varapalo que recibe en la fiesta donde su fracaso vital y su falta de moralidad y crueldad compensatoria estalla ante los ojos de todos sus conocidos del pueblo.

Historia incómoda, amarga, ridícula en algunos momentos, pero siempre con una dura impertinencia que conmueve al espectador a pesar de sus defectos. Inmensa Charlize Theron.

 

    .

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post
Repost0
22 marzo 2012 4 22 /03 /marzo /2012 10:03

esto-es-la-guerra-cartel1.jpg

La cosa va de gente guapa. Dos chicos (Tom Hardy y Chris Pine), agentes secretos ambos y con cierto mando. Y una chica, (Reese Witherspoon) dueña de un cuerpo magnífico y una belleza sensual. Los dos atípicos agentes (en la órbita de James Bond, pero en plan insulso y algo descerebrado) se enamoran de la chica y usan sus privilegiados medios --de presunta utilidad pública y pagados con los impuestos de los ciudadanos comunes-- para seducir a la dama, vigilarse mutuamente en sus mutuos avances amatorios y presumir de forma infantil de "a ver quién la tiene más larga" (en sentido metafórico, aunque por ahí, por ahí...). Humor grueso, desenfadado y desinhibido. Alusiones sexuales casi sin control y secuencias cuidadosamente poco explícitas cuando llega la hora de la verdad. Es decir sexualidad en guante de plomo.

A todo esto anuden secuencias de acción muy bien rodadas (en esto hay un cada vez más excelencia) y un intento permanente, no siempre logrado, de que los protagonistas nos caigan bien a pesar de sus evidentes limitaciones psicológicas y morales. Es pues un caramelo "romántico"· entreverado de secuencias de acción muy violenta, un romance palomitero para degustar con novio/a sin complicaciones (y sin que deje huella alguna en el recuerdo: he tardado una semana en escribir esta crónica y me las estoy currando para recordar bien de qué va la cosa). Pero es que, según me quedó grabado en el subconsciente cinematográfico, (una especie de "mente flotante" psicoanalítica con la que veo la mayoría del mucho cine que disfruto), la química sexual entre los tres protagonistas está muy mal repartida. A saber: ella no crea vibración alguna --ni parece tenerla-- cuando interactúa con cada uno de los mozos, ni los mozos con ella y sin embargo hay ciertas vacilaciones a la hora de captar cierta corriente vibratoria entre...ellos dos. ¿Les ha salido a director (McG) y productores (entre ellos la mismisima Rees) y actores, el tiro por la culata? Los guaperas están desbordantes cuando comparten escenas y sosos cuando tratan de ponerse a tono con los encantos (muchos) de Rees. 

Por lo demás lo que más brilla en la película, aparte de  belleza fisica de los protagonistas, es la sustancial falta de inteligencia argumental. La CIA debe estar contenta con Hollywood: o los convierten en asesinos descerebrados o en descerebrados a secas con pretenciones de graciosillos. Olvidable.

 

Compartir este post
Repost0
21 marzo 2012 3 21 /03 /marzo /2012 08:46

lorax-en-busca-de-la-trufula-perdida-cartel.jpg

 

Película infantil con pretensiones ecológicas y realización bienintencionada (Lorax: en busca de la trúfula perdida) sujeta a los parámetros del 3D, colores rabiosos, acción trepidante (en una secuencia incluso se parodia la musica archisabida de "Misión imposible") personajes arquetípicos, música rockera y argumento plano y previsible pero que encantará a los más pequeños...y encogerá de hombros a los padres acompañantes que celebrarán algún --pocos-- hallazgos imaginativos.

 Dirigida por Chris Renaud (el realizador de "Gru, mi villano favorito", del que coge prestados la factura del dibujo y algunos personajes, aunque está por debajo de ella en calidad y amplio sector de publico al que se dirige) la nueva realización del grupo Illumination Entertaiment --los dibujos de presentación son tan divertidos como el flexo saltarin de otra famosa productora-- tiene un  público limitado a los niños -pequeños- y sale más bien que mal de la adaptación de una célebre obra de Theodor Geisel (conocido como Dr.Seus), uno de los mitos literarios infantiles de la cultura popular norteamericana) poco o nada conocido en nuestro país y cuyo mensaje es diamantinamente claro: hay que respetar a los árboles. Todo ello envuelto en el vistoso celofán de caramelo fílmico, con la historia adolescente de un amor entre el protagonista y una chica del pueblo que ama los arboles...vivos, no de plástico como el malvado preboste del pueblo amurallado y rabiosamente artificial (un muñeco enano de cejas a lo Zapatero que en la versión original dobla Danny De Vito, vaya por Dios). La crítica irónica de los paraísos artificiales de espaldas a la Naturaleza (pero imitada continuamente con artilugios y paisajes tropicales de plástico), es ya una joven tradición en los dibujos animados, por ejemplo la troupe de "Madagascar" y otras muchas, aunque ninguna tan certera y genial como "Walle-e".

 Así pues resumamos: colorines a gogó, mensaje aleccionador a los más pequeños sobre la defensa de la naturaleza, pasajes musicales más o menos atractivos, personajes entrañables, tiernos y divertidos, todos en una amalgama de noventa minutos de acción y diversión infantil sin más pretensión que encandilar a los peques. De alguna forma es la versión algo gamberra y mucho más divertida y menos sentimentaloide de las pelis de Dysney de las generaciones anteriores. Y por lo menos echa un cuarto a espadas contra el capitalismo salvaje que está convirtiendo el planeta en un lugar con problemas...muy serios.

 

 

 

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens