Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
27 enero 2012 5 27 /01 /enero /2012 10:17

carlos-copia-1Han pasado dos años. Tal dia como hoy, en 2010, Carlos Nadal (1923-2010), licenciado en Filosofía y Letras, periodista de "La Vanguardia", profesor de la Escuela de periodismo, experto en política internacional, nos dejaba. Y a mí, concretamente, me creaba un vacío imposible de llenar. El de una hermandad intelectual y afectiva que constituyó uno de los grandes regalos que me ha donado la existencia y la suerte. Carlos, era un poeta secreto. Solo su esposa y algunos familiares cercanos y algunos, pocos, amigos, uno de ellos yo mismo, sabíamos de su vocación íntima, de la fuerza y calidad de sus poemas, de ese impulso creativo que era su Grial, la fuerza equilibradora en la vida cotidiana, no siempre serena o bucólica. Poeta pues, no solo de los momentos dulces de la vida, del apasionamiento amoroso, de la serena profundidad filosófica, sino también --y sobre todo-- de las dudas y los desconciertos, de la amargura, de los sueños idos, de las carencias, del desafecto y el humor sombrío, todos ellos con una nota en común, una suerte de distanciamiento socrático, una elegancia de la expresión que mostraba la finura de un pensamiento lleno de nobleza, de autocrítica y de comprensión hacia los demás.

Me propongo escribir de sus poemas más extensamente. Pero hoy sólo tengo ánimos para volver el rostro hacia mi interior y verlo allí, aposentado para siempre, con su sonrisa levemente triste y sus pequeños ojos que parecían saberlo todo y comprenderlo todo.

Te añoro hermano.

Compartir este post
Repost0
26 enero 2012 4 26 /01 /enero /2012 10:19

la-hora-mas-oscura-cartel-1.jpg

Tal vez la única propuesta original de esta película dirigida por un, para mí, desconocido Chris Gorak, es el hecho de que la acción tiene lugar en Moscú y los protagonistas principales son, naturalmente, norteamericanos jóvenes que están allí por negocios o turismo. Una peli de colegas defendiéndose de extraterrestres muy, muy malos, que tienen forma de bolas o lucecitas incandescentes de colorines formando remolinos juguetones. Los alienígenas vaporosos, sólo son detectables de noche, cuando atacan y a su paso se enciende cualquier bombilla apagada que está en su radio de acción, debido al carácter electromagnético de los invasores (por cierto, menudo pastón se han ahorrado los productores con estos invasores incorpóreos). 

Emile Hirsch, Max Minghella (¿hijo del prematuramente desaparecido Frank Minghella, el de "El paciente inglés"?) junto a Olivia Thirlby y Rachael Taylor, componen el cuarteto de esforzados yanquis con algunos extras rusos muy combativos,  y patrioteros que plantan cara a unos alienígenas empeñados en convertir en cenizas a la humanidad en busca de objetivos poco claros.

¿Destacable? Nuevamente, Moscú. Aparte de "Misión imposible", Jason Bourne y alguna otra, no hemos visto rodar a los americanos en las calles de la capital moscovita y la verdad es que queda muy bien con las tomas de calles desiertas y la plaza Roja  llena de cenizas a disposición del gran angular. El argumento, bastante sencillito después de la propuesta de comienzo, una peli apocalíptica por obra del alienígena destructor. Curiosamente hay seis, !seis! guionistas responsables de este tebeo.

Es decir, cine-palomitas para disfrute de adolescentes y adultos anclados en la etapa visual, que solo quieren pasar el rato y asombrarse con los --pocos-- efectos espaciales. Las actuaciones, absolutamente desechables: todo tiene un aire a telefilme de horario basura pàra programar los sabados o domingos a primera hora de la tarde.

 

Compartir este post
Repost0
25 enero 2012 3 25 /01 /enero /2012 08:48

 

mascara.jpg

 

  Magnífico documental que hace reflexionar y tiene la garra de una obra de ficción. Ese enorme actor, en todos los sentidos, que es Josep María Pou nos muestra los entresijos de su oficio, el oficio con minúsculas de un actor con mayúsculas. Los directores, Elisabet Cabeza y Esteve Riambau, han realizado un filme meticuloso, pleno de respeto e imaginación visual, con un montaje hábil aunque inevitablemente reiterativo, en el que Pou reina absolutamente, como un monarca meditativo, reflexivo o histriónico, con su enorme envergadura dominando la escena continuamente y el rostro inteligente y camaleónico en el que siempre llama

la atención la mirada triste y honda que puede adoptar cualquier disfraz pero es incapaz de traicionarse.

Ensayos, reflexiones, caminatas, la intimidad del hogar, lecturas, charla con los amigos, las comidas y un conato de baño evitado con un guiño socarrón, Pou se planta ante la cámara y deja que ésta le acompañe sin llegar nunca a dejar que lo analice, con lo que se convierte en una tierna muestra de devoción.

"Máscaras" es una película de devotos del teatro, desde el rey Lear al padre de familia burgués enamorado de una cabra --lo que un Woody Allen nada trágico filmó para su "Todo lo que usted querría saber del sexo..."--, del enemigo del pueblo a encarnar a un profesor de colegio inglés o meterse en la piel sardónica y prepotente pero genial de un Orson Welles que adquiere en Pou una segunda vida.

La película no desvela nada que no sepamos o hayamos intuido ya tras conocer a centenares de actores de muchos pelajes, pero si es un homenaje sincero y bien filmado a un actor de tal magistral trayectoria que si estuviéramos en un país que amara de veras el teatro, como Inglaterra o Francia, ya tendría un título nobiliario y sería un activo negociable en la vida cultural de Europa.

Confieso desde luego mi afecto profundo hacia Josep Maria Pou y su categoría como actor y así podría afectar de subjetivismo las presentes lineas, pero no se engañen. Vayan a verle mover su corpachón de gigante bueno y su rostro de ogro bondadoso y triste por cualquier escenario, en vivo y en directo, y entenderán lo que digo y cómo lo digo. Y lo compartirán. Palabra de Falstaf.

Por eso "Máscaras" es un virtuoso producto, no sólo bien rodado y realizado, sino un documento sentimental inexcusable para el acervo teatral de nuestro país. Palabra de Lope y con el permiso de Shakespeare.

Compartir este post
Repost0
24 enero 2012 2 24 /01 /enero /2012 08:34

excursiones-1667.JPGCon la N-232 como línea divisoria entre el Matarraña y el Maeztrazgo, Ráfales y Fórnoles son dos bellos pueblos que se encuentran cerca de esa carretera en el extremo suroeste de la primera  comarca. Por un antiguo camino de vecindad semi olvidado que atraviesa de norte a sur  la Sierra de las Viñas, las poblaciones de ambos lugares establecieron un vínculo de paso que no es complicado cubrir en poco más de cinco horas, ida y vuelta. Es un camino marcado históricamente por la existencia de algunas fuentes, la Vella, la Estopiña, entre otras, donde los habitantes de los pueblos acudían en las frecuentes épocas de sequías a buscar agua. Son pues senderos del agua que van quedando olvidados, así como también van secándose las fuentes.

La ventaja de la excursión que hoy les proponemos estriba en la belleza rural de los dos pueblos y la riqueza de los lugares cercanos desde el punto de vista artístico, religioso o paisajístico, con lo que la excursión puede complementarse con paseos y visitas enriquecedoras.

Comenzamos en el mismo pueblo de Ráfales, buscando en las afueras (hacia el noreste) el comienzo del camino que está en un recodo del nuevo vial que lleva a la Nacional y a la Font Vella y que se inicia, hay una señal, en la base de un barranco que hay que subir empinadamente (hay un cartel explicativo allí mismo). Ganamos altura poco a poco dejando a nuestra espalda el apretado caserío de Ráfales, justo en el centro de un par de barrancos que allí confluyen.

El sendero, vagamente señalizado, va discurriendo entre un bosque de coníferas, enebros y sabinas que se van alternando con campos de cultivos, olivos, almendros y algunas vides, con muretes de piedra seca y construcciones, habitualmente en ruinas, de viejas estancias de ganado o aperos de labranza.

Una vez superada ese subida inicial hay un terreno llano muy extenso, donde los cultivos --y algunos tramos boscosos-- van sucediéndose, en bancales, algunos cuidados y otros invadidos por la maleza, todo en un silencio magnífico en el que solo de vez en cuando escuchamos  algunos pájaros. He caminado un par de veces por esta zona y la presencia humana es prácticamente inexistente, salvo algún lejano tractor o una furgoneta de algun payés que pasa cansinamente con un ruido que parece espesar aún más el silencio habitual.

Es preferible hacer este camino durante la primavera o el otoño, en verano resulta bastante duro, a no ser que conozcas el emplazamiento del alguna fuente (no están señalizadas) y tengas la fortuna de que no se haya secado. Así que buena provisión de agua y una gorra en la cabeza.

Hay algunos tramos del sendero que coinciden con una especie de calzada romana realizada con cantos rodados y piedras, desgastadas todas por el paso del tiempo y que dan una imagen insólita de antiguas civilizaciones al entorno rabiosamente rural y campestre, semiabandonado. Algunos de esos tramos han sido muy dañados y uno piensa que es una lástima y qué importante motivo de interés cultural sería si se pudieran arreglar esas calzadas antiquísimas para solaz de caminantes y andariegos (una forma de turismo, de bastante nivel adquisitivo y que abunda en sitios donde se les informa y protege).

Durante el hermoso caminar entre árboles, de vez en cuando, en algún recodo se abre unas perspectiva de montes y lomas suaves llenos de verdor bajo el cielo azul y la cinta gris celeste de la carretera que haciendo vueltas y revueltas comunica Ráfales con la Nacional que va a tierras de Castellón. Una vez dejamos atrás esa dirección, volviéndonos más hacia el este, pasamos por un angosto desfiladero de grandes rocas, con un suelo que fue empedrado y que ahora por el desuso y los elementos se ha convertido en un incómodo reguero de rocas pequeñas, formando escalones deshechos.

Esa subida, un poco pesada, nos lleva a un coll sobre un angosto valle en V rodeado de montañas boscosas de poca altitud. Desde allí hay una fuerte bajada que forma un camino bien marcado, con muretes de protección que va haciendo lazadas de descenso. Al fondo a mano izquierda comenzamos a ver el caserío de Fórnoles. Las señales blancas y amarillas de PR empiezan a abundar y el camino, muy empedrado en ocasiones, nos acerca cada vez más a la altura del aun lejano pueblo.

Llegamos a una pista forestal en buen estado que hay que seguir dando una pronunciada vuelta (pasamos por una  masía recientemente reconstruida, en un altozano), campos de labor vallados y el antiguo sendero discurre junto a altos muros de piedra invadidos por los hongos y la yedra.

Nueva pista y una señal fuera del bosque que indica en una flecha de madera, PR-TE 159, "A Fórnoles". Unos metros más allá dejamos la pista y seguimos una corriela nuevamente en el bosque, señalizada,  que nos interna en él hasta desembocar en otra pista, con algunas otras que se cruzan, pero fácilmente seguible por la señales blancas y amarillas. Cruzamos campos de almendros (en primavera resulta un tramo realmente bello) hasta que dejamos la pista y volvemos a un sendero, estrecho, entre árboles. Por él descendemos hacua una masía situada en un barranco, pasamos por numerosas baumas, oquedades de roca caliza muy superficiales, cruzamos el hondo centro del barranco, rodeados de bosque y algunas terrazas donde hubo cultivos, fuentes y humedales casi extinguidos, incluso algunos abrevaderos con agua.

Por fin accedemos a otro tramo empedrado, en bastante buen estado, y subimos por un sendero mixto, piedras y tierra, rodeados de retorcidos olivos centenarios y explotaciones o granjas, que ya son los aledaños de Fórnoles. Terminamos de subir el barranco y al llegar arriba (pasamos junto a un antiguo horno abandonado) por una pista antigua de grandes piedras enlosadas, vemos arriba de todo el cilindro de piedra rematado en cruz de metal  de la antigua señal de término del pueblo. Junto a ella gozamos de una vista magnífica de Fórnoles. Unos metros mas allá ya vemos destellear el agua de la gran Balsa de entrada al pueblo,  de casi dos siglos de antiguedad y que aún cumple sus funciones.

Es ese un lugar excelente para comer y beber y descansar, antes de iniciar la vuelta por el mismo camino. (Hay la opción de seguir el camino hacia el pueblo de La Portellada y luego volver a Ráfales por otro camino, pero eso ya lo haremos otro día).

 

 

 

 

LOS ESTRETS DE RÁFALES

 

Uno de las visitas imprescindibles desde Ráfales es un paseo por los "Estrets". Hay un camino señalizado que parte desde las casas más altas del pueblo y comienza con una venerable vía empredrada en ascenso suave. Se coge la pista que nos encuentra que nos llevará a un bosque de pinos, llaneando. En unos minutos vemos el desvio hacia los Estrets que entre los de la comarca es sinónimo del bandolero Floro, por ser su lugar de resguardo allá por los años finales del XIX. Los Estrets es una formación angosta de grandes paredes rocosas que forman cuevas de regular tamaño en algunos rincones. La ruta, circular, nos lleva tras el paso del estrecho de roca, a un bosque de chopos y después alternando pista y sendero por bosque de pino y carrasca y recoletos rincones de cultivos, sembrados de balsas y acequias. El camino nos devuelve al punto de partida por la parte alta de las colinas de los Estrets.

 

 

LA ERMITA DE SAN RAFAEL

 

 

La ermita que da nombre al pueblo tiene el camino de acceso en la zona alta, justo en la calle que conduce al cementerio. Despues de pasarlo, hay un sendero a la izquierda. La subida es bastante acentuada aunque breve. Vemos a nuestros pies los bancales de cultivo formando terrazas y pronto nos internamos en la zona boscosa, de pinar, arbustos y enebros. Veremos numerosos abrigos rocosos (con rastros antiguos  de fogatas) entre las enormes piedras que jalonan el camino. La presencia de cipreses ya nos indica la cercanía de la  ermita y de una vieja balsa de piedra  donde el ermitaño debía abastecerse de agua. La ermita tiene una bella y original zona bajo porticada y columnas poderosas. Magníficas vistas del pueblo y los alrededores montañosos cubiertos de bosque.

 

 

MONTSERRATE

 

En Fórnoles no se pierda una pequeña excursión a la Ermita de Montserrate. Son 45 minutos de caminata de subida, algunos menos de bajada, que nos llevarán a uno de los monumentos arquitéctonicos más bellos de la zona. Se ve a la izquierda de la carretera Nacional 232 de Alcañiz a Morella, Castellón,  pero es más hermoso llegar a ella por el sendero desde Fórnoles a la ermita (se accede a ella por la parte de atrás). Sus origenes se remontan al siglo XII con el típico milagro de aparición de la virgen sobre un enebro. Está documentada desde el XIV (gotico), aunque el edificio principal es el XVII.  A sus pies hay una fuente antigua de agua, elemento que  está en la historia del monumento religioso, ya que desde hace siglos se celebra una romería popular de la zona, en mayo, que nació como rogativas de los pueblos del entorno en demanda de lluvias.

 

 

Documentación

 

El mapa MTN50, 495 (1:50.000) mas los libros de "La comarca del Matarraña" de Prames y el de la red natural de Aragón, e incluso los dos volúmenes de Jesus Avila Granados, "Matarraña insólito" o "Matarraña desconocido" (el primero de Viena ediciones y el segundo de Barrabes editorial) nos aportan datos complementarios a estas excursiones. Todos ellos en librerías especializadas y para mayor comodidad, en la Librería Serret en Valderrobres.

 

 

 

 



Compartir este post
Repost0
23 enero 2012 1 23 /01 /enero /2012 10:12

Había leído alguna cosa sobre él, de pasada, en reseñas literarias globalizadoras o en libros de textos. Se trata de un personaje de novela, Pedro Zaputo. Del siglo XIX, novela aragonesa enraizada en el país, retrato picaresco y realista de un individuo de la época. Un documento antropológico e histórico devenido en novela más o menos costumbrista. Fue creado por la mente de un pedagogo liberal aragonés, Braulio Foz, que nació en Fórnoles, localidad del Bajo Aragón, actualmente en la frontera entre la comarca del Matarraña y el Maeztrazgo. Corría el año de 1791, a caballo entre dos siglos. Don Braulio luchó en la guerra de la Independencia, estuvo estudiando en Paris, como prisionero de guerra, y las pasó canutas en el tobogán histórico violento entre liberales y conservadores de nuestro endogámico sistema político (que, por cierto no ha cambiado mucho en los dos siglos y pico que median). Durante un exilio interior en su casa natal, por motivos políticos, dio en dar a luz su obra máxima. El amigo Octavi Serret, librero imperial del Matarraña, se enteró que preparaba un reportaje de senderismo sobre el camino que une Ráfales con Fórnoles y me facilitó un ejemplar de "La vida de Pedro Zaputo". Empecé una lectura rápida en diagonal y el libro me enganchó. Así que lo volví a empezar, con placentera morosidad. Ya escribiré sobre él in extenso. De momento  he disfrutado con los paisajes de Fórnoles, su patria chica.

Compartir este post
Repost0
23 enero 2012 1 23 /01 /enero /2012 08:08

marte-necesita-madres-cartel1.jpg

 

 Una nueva película de la factoría Disney realizada con la técnica llamada de captura de movimientos, lo cual da al dibujo animado una extraña cualidad a caballo entre el realismo y el sueño y auspiciada por el profeta del nuevo sistema, Robert Zemeckis, aunque dirige Simon Wells, evidentemente a sus órdenes. Pero pasemos a la pelicula, la mamá (Joan Cusacks) de un niño de 9 años (Seth Green) es abducida por marcianos con fines al principio desconocidos, justamente tras una rencilla madre-hijo que acaba con un desaire del chiqullo preguntándose para qué necesita una madre que le hace recoger las cosas y comer brócoli. El niño, testigo del rapto de su madre, decide introducirse en la nave para tratar de rescatarla.

Una vez en la planeta, se enfrentará a una civilización femenina militarizada de marcianas en la que los niñso son gestados artificialmente, los padres son especímenes que viven en las basuras del planeta y a los bebés se les cuida con la "esencia materna" que es extraida de las madres terrícolas secuestradas (que son eliminadas en cuanto dejan de producir tal "esencia").

El niño trata de rescatar a su madre y para ello cuenta con la ayuda de un terrícola adulto que, como él, logró introducirse hace años junto a su madre (Dan Fogler) y una marciana joven y rebelde, Ki (Elisabeth Harnois). Estos tres protagonistas lucharán contra la lider del planeta y la vencerán, terminando con el régimen dictatorial y cruel.

Las aventuras de esta lucha están narradas con solvencia, ingenuidad y ligeros toques de mala uva crítica, pero la película no pierde en ningun momento su blandura conceptual (no deja de ser un producto destinado a llos niños y Disney siempre ha pensado que son dulces membrillos descerebrados) y logra impacientar al espectador maduro, no demasiado fascinado por los logros de la Disney Digital 3D y el  novedoso sistema de la  "motion picture".que inauguró  el mismo Robert Zemeckis (el director de "Forrest Gump") con "Polar Exprés". Parece que la taquilla en Estados Unidos está refrendando la escasa valía del producto, que se queda en unos planteamientos que podrían haber dado más de sí, como metáfora de la maternidad y la filiación, pero evidentemente se hubiera convertido en otra película. Uno se pregunta que ha pasado con un director como Zemeckis, tras los fracasos de "Beowulf" y "Cuento de Navidad" también rodadas con ese sistema. ¿No debería volver al cine de personas reales y abandonar de momento la animación?

Se necesita un buen guionista en "Marte necesita madres". Y un buen montador y un buen director y una buena relación entre argumento y acción, entre propuesta y realización. En fin, quiza guste a algunos niños, pero la película no acaba de funcuonar, a pesar de su perfección técnica..

 


 

 

Compartir este post
Repost0
22 enero 2012 7 22 /01 /enero /2012 08:50

el-nino-de-la-bicicleta-cartel-1.jpg

 Los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne se caracterizan por un cine de fuerte intención social, donde la crítica sangrante de la situación económica, laboral, sentimental o emocional de sectores más bien desfavorecidos de la sociedad belga o francesa, es tratada con una asepsia serena en la que prima la visión humana, ciertos principios, la más sencilla supervivencia, en un ambiente donde resultan aún más sangrantes los fallos de las estructuras sociales, institucionales o el egoísmo y dureza del medio ambiente en el que tratan de sobrevivir los personajes.

Si en "Rosetta" (2009) se nos mostraba el calvario de una mujer para buscar empleo, una ocupación digna, las ayudas institucionales mínimas, el desencuentro permanente de un amplio sector social que es permanentemente expulsado de lo político y socialmente correcto, en esta ocasión los hermanos hacen una apuesta más intimista y más desgarradora si cabe porque involucra a un niño, Cyril (genial Thomas Doret), que es abandonado por su padre y es acogido por Samantha, una peluquera, (Cecile de France) que le profesa afecto, casi espontáneo, y le brinda su cariño (ante el mutismo y el rechazo ocasional del niño. Un rayo de luz, de esperanza, en un panorama sombrío y desdichado.

Desde el mismo  comienzo, la película se abstiene de maniqueísmos, de juicios morales, solo muestra, brillantemente, con una economía de medios y gestos apabullante, el proceso de busqueda de afectos del pequeño Cyril, desquiciado por el dolor al sentirse rechazado por su padre, incapaz de gestionar sus emociones y sus sentimientos, cayendo en las trampas de los avispados jóvenes tiburones del barrio hasta cometer un delito de sangre.

Sin embargo, no hay tremendismo ni exageraciones dramáticas en lo que va aconteciendo, con un ritmo medido, con unas notas musicales de un concierto de Beethoven, siempre incompletas, tres o cuatro movimientos, siempre los mismos, que acentúan los momentos de mayor derrumbe emocional de los protagonistas.

No es un cuento de hadas, ni una parábola con conseja final, es algo que puede ocurrir en cualquier barrio popular de una gran ciudad y a cualquier persona. Cuando es un niño el que debe defender su vida ante el egoísmo lacerante de su padre o las tentaciones del mal (cuando su inductor al delito le pregunta por qué acepta cometer un delito, si no es por dinero, Cyril le contesta:  "lo hago por tí", es decir por la única persona  además de Samantha, la peluquera, que le ha mostrado un poco de afecto. Pero el niño necesita sustituir la figura del padre, de ahí que en principio la tierna amabilidad de la mujer no logre conmoverle.

No hay sentimentalismo en esta cinta donde parece evitarse las sombras, los dias son luminosos y el chiquillo va encontrando su luz, siempre pagando un alto precio (la bicicleta como símbolo de la relación con su padre, vendida, robada). Pero para mostrarnos, con inteligencia, que no se trata de un cuento infantil de buenos y malos con final feliz. Este tipo de final convencional no vendrá en el momento que todos esperamos y surgirá de nuevo la amenaza y violencia de un mundo contra el que Cyril ha aprendido a luchar desde su más tierna infancia.

La película obtuvo el Gran Premio, del Jurado del Festival de Cannes, lo que resulta totalmente justo. Los hermanos Dardenne consiguen con el adolescente Cyril un personaje muy bien dibujado, lleno de contradicciones y temores, de esperanza y de ingenuidad. Me recuerda al protagonista de "Los cuatrocientos golpes" de Truffaut y como él es un canto de esperanza hacia un tipo de niño que supera la dureza e inconvenientes de una dura vida de supervivencia y puestos a escoger en la encrucijada de su joven vida, opta por aceptar la responsabilidad de sus actos y buscar el apoyo y el acomodo evolutivo en el afecto y el respeto. La figura alentadora y firme de Samantha, el hada buena, es a mi parecer lo menos creíble de un filme absolutamente realista. Pero hay que hacer un esfuerzo y creer en ella. Hay personas así, gracias a Dios. Recuerden al protagonista de otra pelicula que les recomendé encarecidamente, "El Havre". Por lo tanto, admitamos esa fuga hacia delante, hacia el optimismo. De todo punto necesario en estos tiempos que vivimos.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
21 enero 2012 6 21 /01 /enero /2012 09:44

  No suelo estar muy en desacuerdo con mis colegas de la prensa escrita, pero a veces debo disentir de los coros laudatorios, sin entrar en más profundidades. ¿Cuestión de gustos? Por supuesto. Sin embargo casi siempre, después de decenas de años de ver cine y leer sobre él, el subjetivismo es sólo una parte de la crítica. Viene todo esto a colación del "Millenium: Los hombres que no amaban a las mujeres" firmado por ese buen director que es David Fincher.

Para evitar dislates he visionado en un mismo dia la previa versión sueca --bastante estimable, mucho más que las dos partes subsiguientes-- y a continuación la norteamericana. Y excepto en el mayor gancho del protagonista, un Daniel Craig realmente notable y bastante menos en el caso de Roony Mara que, a pesar de humanizar bastante al personaje magnífico de Lisbeth Salander, no llegar a la hipnótica garra que le imprimió Noomi Rapace. No está mal Christopher Plummer en su papel del industrial que contrata a Mikael Blomkvist, el periodista que mueve la trama, pero el gran Plummer ha llegado al áximo embrujo como actor, sólo con su presencia valora el papel, cosa que solo le ocurre a los más grandes. Por tanto no hay mucho esfuerzo ahí. En la versión sueca el actor que daba vida a ese personaje tampoco lo hacía nada mal, como el resto de secundarios que no desmerecen de sus homólogos norteamericanos (aunque en el filme de Fincher también los hay suecos, como Stellan Skarsgard, cada vez más sólido.

Bien, pues aparte de este elemento y algunos cambios en el guión, más cercano a la novela original en el caso de Fincher, como que la identificaciuón de los nombres y numeros de teléfonos eran citas biblicas es cosa casual de la hija del periodista, o el final, con una Lisbeth más humanizada ante los celos, lo sustrancial, la trama es resuelta con parecida eficacia en ambos filmes (aunque reconozco la mayor sabiduría narrativa de Fincher --no en vano es el autor de "Zodiac" o "El club de la lucha"-- no son suficientes razones a mi parecer para justificar un "remake" de la película sueca.

millennium-1-cartel.jpg

Evidentemente no se ha cometido el error habitual en los remakes de cambiar el lugar y escenarios de la acción. El equipo norteamericano ha viajado a Suecia y ha filmado in situ. Por tanto todo es bastante semejante y uno tiene la sensación incómoda de duplicidad injustificada (un poco como en aquel remake desastroso del "Pscosis" de Hitchcock, realizado plano por plano como un ejercicio de estilo copión. No es este el caso, desde liuego, pero la incomodidad se mantiene. Si uno no vio la por otra parte bastante irregular trilogía sueca no tiene ninguno de estos problemas. La versión USA se deja ver muy bien, los personajes encantan y atraen o repelen con intensidad y la filmación tiene la contundencia visual a la que nos tiene acostumbrados el director de "Zodiac", "La red social" y la magnífica "El curioso caso de Benjamin Button". El angustioso ambiente social donde la maldad más profunfa se hace gesto cotidiano y los psicóticos disfrutan de una vida normal llena de alicientes y detalles de refinamiento cultural como el amor al buen vino y la musica, un trabajo atractivo y apariencias encantadoras y educadas hasta que les invade el demonio interior. 

Hay que aceptar que la química entre los protagonistas, Michael Nyqvist y Naomi Rapace por un lado y Daniel Craig y Rooney Mara por el otro, no admite comparaciones. Pero para mí es más creible el sueco, a pesar de su aspecto fondón y su rostro grabado por la edad que el resultón ex OO7 ante el que seguramente Naomi Rapace también hubiera claudicado con la facilidad con que lo hace Rooney Mara.

En todo caso lo que si puede añadir es que las previstas continuaciones de Millenium, con las otras dos novelas de la saga, debería recaer en este mismo director, caso de que la taquilla convenza de que debe hacerse. Sin duda es el más indicado, dado su hisotiral y su probada eficacia, para sacar algo más de punta a las dos obras citadas, bastante más flojas y retiterativas  que la primera (no sólo en la novela, también en el cine).

Llevar al cine el best seller de Stieg Larsson no era tarea fácil y el director sueco Niels Arden Oplev, lo hizo lo mejor que pudo, que fue bastante, aunque no para tirar cohetes (en todo  momento se mantiene el estilo de tele filme). David Fincher ha jugado con le ventaja de la industria norteamericana del cine. Grandes y carismáticos actores, medios técnicos, profesionales de cámara, ambientación, fotografía, luz, montaje, música de primerisimo orden, dirección artística...¿cómo se podía dudar? Podía ocurrir que saliera más floja que su precedente, pero era difícil.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
20 enero 2012 5 20 /01 /enero /2012 08:28

noche-de-fin-de-ano-cartel-1.jpg

 

Película para mayor lucimiento del plantel de estrellas contratadas que, a fuer de sinceros, no logra en ningun momento, ninguna de ellas, dar la sensación de que están tratando de actuar. Se trata de una  fórmula de éxito asegurado, a la manera de nuestro "Dia de San Valentín", en la que varias historias se cruzan (no como en la magnífica "Vidas cruzadas") de una manera superficial y mas bien bobalicona aunque con pretensiones de trascendencia y drama humano y en las que el final feliz está prácticamente asegurado excepto para los bordes que no creen en papa Noel o cualquier otro símbolo gastado por la sociedad de consumo.

Más de 200 millones de dólares recaudó en 2009 otro semitelefilme que llevó el título de "Historias de San Valentín" también dirigido por el autor del presente bodrio, Garry Marshall, utilizando la misma fórmula y la misma guionista Katherine Fugate. Por tanto esta "Noche de Fin de año" en torno al atestado "Times Square" (lo que la Plaza madrileña del Sol al New York pretencioso y prepotente) no nos ofrece más que trozos de pastel ya medio caducado y con pretensiones.

Como dice un lacrimógeno y desaprovechado --cada vez más, este chico no tiene remedio-- Robert de Niro, todo tics y autoparodia, "He aguantado tanto para ver caer esa bola una vez más". Nosotros hemos aguantado tanto y no nos acaba de interesar ver caer la bola una vez más. Una película pues de sonrojo ajeno que uno  no entiende cómo hace acudir  público a los cines donde se proyecta.

Y para mayor regodeo se trata de un metraje excesivamente largo, con lo que a media película ya estamos hasta el gorro de cocineros "fashion", cantante de moda, parturientas en plena competición de parto para llevarse un premio, con descerebrados papás emergentes que hacen lamentar el futuro  de unos niños con tales genes y una pareja de jóvenes aburridos que encuentran, oh, el amor y el éxito musical.

Al director, el cuitado Garry Marshall, que en su dia dió a luz "Pretty woman" y todavía vive de los réditos de ese caramelo cenicientero tramposo y algo ridículo, habría que condenarle a pagar costas a todos los espectadores que reinciden con sus películas.

 

 

Compartir este post
Repost0
19 enero 2012 4 19 /01 /enero /2012 08:51

1q84-libro-.jpg

 

 Ya tenemos aquí el tercer libro del "1Q84" de Haruki Murakami. Cerca de un millón de copias en papel, aparte de la venta en internet y eso sólo en Japón (donde constituye un fenómeno ambivalente: detractores que lo consideran demasiado "occidentalizado" junto a fanáticos que devoran sus libros: casi tres millones de ejemplares de los dos primeros libros, que ya reseñamos aquí) y con una presencia en Europa y Estados Unidos que lo convierten en un serio fenómeno literario.

Me confieso un seguidor impenitente de Murakami del que disfruté su "Tokio Blues", "Kafka en la orilla" y del atractivo volumen sobre el arte de correr. Los dos primeros libros de "1Q84" nos muestran una historia enigmática, mágica, desconcertante y rabiosamente sugestiva, con capítulos alternados desde una joven asesina y un profesor, escritor aficionado, amigos de la infancia que no han vuelto a verse pero que están destinados a vivir una sorprendente historia de amor. En este tercer libro las voces de Aomame y la de Tengo son complementadas por la de otro personaje, el detective Ushikawa, responsable de que Aomame fuese escogida para tratar con una terapia de masaje a un visionario líder de la secta que está en el seno de la intriga que mueve la novela. Ella lo asesina al final del libro anterior y ahora el detective debe encontrarla.

Y aquí entra en funcionamiento la magia del estilo de Murakami, claro, directo, minucioso y detallista. Sabemos lo que comen, visten, la musica que escuchan y los pequeños hábitos y placeres, miedos y rechazos de los tres personajes principales, viendo como sus vidas van entrecruzándose entre la violencia, el erotismo, la poesía y los rituales peligrosos de un mundo parecido a éste, pero que no es el 1984 (guiño a Orwell) que hemos vivido aunque se le parezca, menos en que tiene dos lunas en el cielo nocturno.

Murakami nos envuelve en su humor surrealista, la fuerza literaria de sus personajes, el simbolismo (bastante junguiano) de sus propuestas, aunque se descontrola a menudo y no puede evitar excesos filosóficos que no vienen a cuento o obviedades socio políticas de bachillerato. Pero, en fin, no hablamos de un ensayo sino de una novela y ahí es donde Murakami se luce, con su imaginación desbordante y esa tendencia al juego como si mantuviera una partida de ajedrez con el lector, de tu a tu. Aunque, fuerza es decirlo, muy lejos todavía de la excelencia de "Kafka en la orilla". Esta trilogía me recuerda lejanamente a la célebre "Millenium", ahora de moda otra vez al estrenarse la versión en cine, made in Hollywood.

Los elementos que pone en juego Murakami, son reiterativos, las citas literarias y musicales, el sexo sin tapujos, Chéjov y Proust, jazz, conspiraciones y misterios, referencias políticas superficiales y maniqueas, metáforas sorprendentes, diálogos elementales pero vigorosos y una sensación general (muy lograda) de la soledad de los personajes, atenazados por miedos, ilusiones y esperanzas que los hacen, a pesar de su singularidad un poco arquetípica, cercanamente humanos.

Libro, pues, que nos dará buenos momentos de lectura siempre y cuando nos hallamos leído los dos anteriores. Eso sí, a mi parecer el esfuerzo vale la pena.

 

 

 


Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens