Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
27 septiembre 2016 2 27 /09 /septiembre /2016 09:44
Apóstoles y asesinos/ La ternura del pistolero

Con una coincidencia casual de las que Jung califica de significativas, en pocos días he leído seguidos dos libros en los que la biografía novelada de dos personas reales, cuyas vidas están separadas por un lapso de menos de veinte años y. sin embargo, pertenecen ambas a un nivel ideológico semejante, anarquismo finisecular y de principios del siglo XX, una, y el anarcosindicalismo en el entorno de la guerra civil, la otra. Se trata de Salvador Seguí, el "Noi del Sucre" y de Juan Batista Albesa Segura, "Batiste". El primero protagoniza un libro histórico ambicioso, bien documentado y de excelente factura literaria, "Apóstoles y asesinos" escritos por el novelista malagueño Antonio Soler. El segundo, "La ternura del pistolero" (Batiste, el anarquista indómito) del periodista y escritor aragonés Luis Rajadell, hace una semblanza minuciosa y objetiva de la violenta y azarosa vida del famoso pistolero, figura histórica controvertida, paisano del autor ya que nació en Vallderrobres y muerto pacíficamente en su propia cama en Perpignan (1999). Rajadell aporta un valioso testimonio real, ya que entrevistó al exiliado Batiste en la década de los ochenta en Francia.

Así pues, durante unos días estuve viviendo, al alirón, en la vívida descripción de una Barcelona impregnada de violencia, extremismos políticos, caciquismo, corrupción y abusos, junto a la miseria de la clase obrera y los excesos de grupos de empresarios y políticos de la derecha más cerrada o de la policía y el ejército al servicio de los poderes constituidos y los no tan constituidos hasta coronar en La Semana Trágica, ensayo histórico de la situación que provocaría la guerra civil unos años más tarde. De vez en cuando cedía el atril a la dinámica y emocionante obra de Rajadell, y le seguía los pasos al "apóstol libertario" con parecida fascinación con la que me enfrascaba en las vicisitudes del "Noi del Sucre" (1886-1923), cuya personalidad --descrita con pluma eficaz por Soler- desbordaba ampliamente el esquematismo violento y sectario con que se le había inscrito en la historia de la época (la de los vencedores, naturalmente).

En los dos libros la realidad y la historia fuerzan y condicionan el desarrollo literario. El lector acostumbrado al inmediatismo descriptivo, a la claridad expositiva y al aporte documental del buen periodista, gozará con el brillante libro de Rajadell. El lector de largo aliento, que ame las obras complejas y minuciosamente documentadas, a la par que briosamente literarias, disfrutará con Antonio Soler (cuyo "El camino de los ingleses", premio Nadal, me sorprendió por su madurez literaria).

Esta novela se subtitula "Vida, fulgor y muerte del Noi del Sucre" y trata de registrar en clave literaria un meritorio trabajo historiográfico. Al igual que Rajadell que usa la clave periodística para articular otro trabajo de la misma índole. Y es que los dos "apóstoles", también asesinos, tienen una vida compleja en la que los datos documentales terminan devorando la pulsión literaria de los autores. Datos, intervenciones, personajes reales, van entrando en danza en una narración, la de los dos libros que comento, que acaba parcialmente devorada por la documentación exhibida (en cada uno de los autores, Soler y Rajadell, de manera distinta en lo literario y semejante en lo documental) . Pero no es justo entrar en valoraciones comparativa pues más allá de las similitudes en sentido amplio, los dos personajes son muy distintos y su trayectoria también y, por supuesto, también su importancia histórica. La figura de Salvador Seguí entronca con la historia a un nivel muy distinto (de hecho, Seguí, lector fanático de Nietzche, abogaba por culturalizar al obrero como forma de lucha política que lo alejaría de la violencia) y por ello su trayectoria se cruza con figuras fundamentales en la época como Francesc Layret, Ángel Pestaña y Lluís Companys, y por la zona oscura con el barón de Koëning, Bravo Portillo y los violentos Martínez Anido y Miguel Arlegui. Anotemos también a Lerroux, Pablo Iglesias, Primo de Rivera, Largo Caballero, Gabriel Alomar, Unamuno. Y la aparición secundaria de los matones enfundados en gabardinas grises, confidentes, extrema derecha burguesa y catalana, catalanismo, la CNT, la tortura policial, el Raval, el pintoresco Paralelo, lugar de teatros, revistas teatrales frívolas y sexo al por mayor, todo bajo la presencia de las grandes chimeneas de la incipiente industria catalana.

Me ha encantado de Soler su honestidad narrativa al reconocer de vez en cuando que los elementos factuales que usa en ese determinado momento carecen de aporte documental y por tanto podrían ser inexactos o cuando apunta que opta por describir la "versión más aceptada" de un determinado hecho pues no ha podido dar con una documentación fiable. Y, de alguna manera, me parecen impertinentes, no pertinentes pero sí agradables, los guiños que el autor ofrece al lector de forma directa, con apostillas que se refieren a cuestiones del cine actual americano, Scorsese o Coppola o personajes actuales de nuestro país, relacionados por via comparativa con la temática y los personajes de su libro.

Soler nos ofrece un abigarrado y brillante fresco de una época convulsa en una Barcelona sumida en la violencia, el pistolerismo y la miseria. Rajadell una documentada historia sobre un pistolero anarquista en Aragón, Cataluña y el exilio francés, un "poliédrico" personaje capaz de todas las grandezas y las miserias (entre las primeras, la creación de una colonia infantil en Barcelona para doscientos niños evacuados de Aragón durante la guerra). .

FICHA

APÓSTOLES Y ASESINOS .- Antonio Soler.- Editorial: Galaxia Gutenberg. 440 páginas. España. 2016. Precio: 21,90 euros .-ISBN:9788416495825

LA TERNURA DEL PISTOLERO.- Lluís Rajadell.- Ed. Comuniter.-248 págs. 18 euros.- ISBN: 9788416565122
0

Compartir este post
Repost0
24 septiembre 2016 6 24 /09 /septiembre /2016 09:54
El tiempo de los regalos

Uno de los sellos distintivos de los libros que se han convertido en clásicos es el hecho de que los lectores seducidos por ellos, una vez leídos, vuelven más de una vez a experimentar la belleza, sensibilidad o emoción de sus páginas y algunas de ellas forman parte del acervo personal del lector. Entre mis libros preferidos del género "viajes, aventuras, montaña" están los del inglés Patrick Leigh Fermor, considerado el Gran Maestro de la literatura de viajes.. Últimamente, convaleciente de una lesión de montaña, he vuelto a empaparme de "El tiempo de los regalos" y "Entre los bosques y el agua", editados por RBA en un solo tomo. Patrick, es el caminante por antonomasia (en 1933, con menos de 20 años, caminó desde Holanda hasta Estambul, tema de sus dos libros apuntados). Se trata de un hombre fiel a la tradición viajera y aventurera de su país, guerrillero legendario contra los nazis en Creta, erudito y poeta, escritor de más bien escasa producción pero de una insobornable belleza literaria. En ellas narra sus viajes y aventuras, excepto un par de novelas y un delicioso librito sobre sus experiencias espirituales en estancias en monasterios griegos y alemanes. Patrick Leigh Fermor, que murió en 2011 con más de noventa años, se ha convertido en un autor de culto cuyas obras están a la altura de los grandes escritores viajeros ingleses, los tres Lawrence clásicos, Durrell --Grecia y Egipto), T.E. Lawrence (el líder legendario de la lucha contra los turcos en Arabia) y D.H. Lawrence (con sus fascinantes novelas sobre México y otros paises).

"El tiempo de los regalos" y "Entre los bosques y el agua", en el volumen conjunto editado por RBA con traducciones de Jordi Fibla e Inés Belaustegui (hubo en 2001 y 2004 dos ediciones en castellano de cada libro por separado en otras editoriales, ambas agotadas) recogen las vivencias y comentarios de P.L.Fermor de aquél viaje increíble, con una mochila y un libro de los Odas de Horacio como único equipaje, desde Rotterdam hasta Hungría, siguiendo los cursos del Rhin y el Danubio por el corazón inquieto de la vieja Europa. El tercer volúmen que nos hubiera llevado con él hasta Constantinopla, vio la luz póstumamente en 2015, también con el sello de RBA con el título "El último tramo". completada y corregida por un amigo del escritor con la colaboración de la esposa de Patrick.

En el libro que nos ocupa, la Europa tradicional que describe, la de entreguerras, con el nazismo surgiendo osado y brutal en la Alemania que describió, tiene el encanto oscuro y legendario de un enorme daguerrotipo amarillento, un documento histórico, literario y artístico que recuerda las novelas de Stefan Zweig o de Sandor Marai, salpicado con la humilde erudición de un joven aventurero con la formación humanística y poética de un Lord Byron (repase el lector las páginas 111 y siguientes para tener una idea "sólo" de la enormidad de material de diversos autores --principalmente clásicos-- que el veintiañero ya había memorizado, y más tratándose de un estudiante díscolo y caprichoso que habia sido expulsado de las mejores escuelas).

Como raras veces ocurre, PLF reafirma con su vida personal el mensaje cualitativo que nos ofrece su obra. Los datos biográficos van surgiendo junto a la vivencia y el recuerdo, en una mezcla apasionante y ajena a la vanidad y a la exageración que se convierte en un delicioso y ameno recorrido que deja boquiabierto y seducido al lector. Pues esa es la característica esencial de PLF, un desbordante amor a la vida, unido a un ejercicio dinámico, a veces heroico, del valor, la osadía, la curiosidad, el sentido humanitario, el humor y la sensibilidad e inteligencia de un hombre notable. Sus aventuras bélicas en las islas griegas y su historias de amor le convierten en una especie de Casanova brillante pero modesto que narra, sin darse importancia, historias tan electrizantes que dejan de manifiesto el punto crucial de la personalidad del escritor: su enorme capacidad de seducción.

Convertido por la Reina inglesa (a regañadientes del propio Fermor) en Sir por su genial aportación literaria e histórica, el gran "Paddy", a secas, como exigía que le llamaran, falleció en silencio y humildad, como uno de esos cartujos que él acompañó en su "Tiempo de callar" . La narración del viaje, escrito cuarenta años después de realizarlo, constituye una guía de estilo de vida para el perplejo lector, un libro digno de ser paladeado poco a poco, con un mapa de Europa en las manos y una libreta de apuntes donde rescatar impresiones y vivencias. Durante su errar europeo, Leigh Fermor "durmió en establos y palacios, en pensiones de mala muerte y castillos, en refugios de mendigos y hogares burgueses. Conoció a condes y estibadores, princesas y meretrices, soldados y monjes, nazis y socialistas. Vio flamear las esvásticas, desfilar a Dollfuss, cabalgar húsares y ulanos y bailar un oso".

"El tiempo de los regalos", que tiene la particularidad osada de narrar un viaje 40 años después de haberlo realizado, parafrasea el comienzo de un poema o villancico de Louis Maneice --dedicado a la Navidad-- con el que adorna el comienzo del libro, junto a una cita de Petronio y otro poema de George Herbert. Pero el tiempo ha convertido ese título en el concepto esencial indirecto del libro: lo que nos ofrece Fermor es la constatación literaria de que el tiempo de los regalos es justamente el tiempo de nuestra juventud, o lo que es igual, el tiempo de vivir con ilusiones, valor y osadía, con curiosidad insaciable de todo lo bello que nos rodea y la capacidad y arrojo para vivir la vida de la forma más honesta y libre.

Como epítome a este comentario, reproduzco los versos del abuelo de Carlos V, Maximiliano, citados por Fermor en la página 291:

"Vivir, no se cuánto tiempo//Y morir, no se cuándo//Deber ir, no se adónde//Me asombra que esté tan alegre".

FICHA
EL TIEMPO DE LOS REGALOS.-ENTRE LOS BOSQUES Y EL AGUA.- Patrick Leigh Fermor.- TRad. Jordi Fibla, Ines Beláustegui.- RBA editores. 699 págs.

Compartir este post
Repost0
22 septiembre 2016 4 22 /09 /septiembre /2016 08:24
Una habitación en Holanda

He aquí un producto literario híbrido del francés Pierre Bergounioux, ensayo filosófico, reflexión histórica, novela de ideas o narración literaria de un viaje por la Europa de la Ilustración. En todo caso una lectura apasionante e instructiva que deja al lector nostálgico de una mayor extensión y detalle ( son 91 páginas en formato pequeño, editado muy coherentemente por editorial Minúscula).

En esta bellísima y sugestiva obrita se nos introduce de forma magistral en la formación histórica, pormenorizada a pesar de la escasa extensión, de ese proyecto político y humano que se llama Europa, en una época en la que las guerras, las hambrunas, las epidemias y las disputas de poder y políticas de expansión de los nacientes Estados convierten el continente en una amalgama de violencias, descubrimientos y revoluciones, en un movimiento permanente que nuestro autor centrará en Francia "desde la conquista de las Galias por César en el año 58, cuando comienza un agitado periodo que concluirá, dos mil años más tarde, con la liberación de París". Comenzará a entrar en la época de su personaje central, Descartes, pasando previamente por Montaigne y mostrándonos en una reflexión audaz y brillante el paralelismo entre la visión del hombre de Shakespeare y de Cervantes, para coronar en la osada indagación del yo y el conocimiento que aportaría Descartes. Y así nos dice: "Los infortunios de Don Quijote, fiel a los adagios de la caballería feudal, anuncian el desencanto del mundo, la primacía de la razón que proporcionará a Descartes, veinte años después de la desaparición de Cervantes, el comienzo de su Discurso" (pág. 27).

Hobbes, Bacon, Compte, Spinoza, Locke, Montesquieu, pero también Hegel y Marx, van apareciendo de forma pertinente y coherente con el personaje que sustenta esta obrita singular. Incluso nos cuenta el autor, en un ejercicio imaginativo, un probable cruce personal entre Spinoza niño en el Ámsterdam del siglo XVII y un Descartes ya maduro que lleva el manuscrito del "Discurso del método" (1637) a un editor, un texto que se convertirá en un hito en la historia de las ideas. En él, reasumiendo ideas de los antiguos griegos despertadas por la tradición humanística del Renacimiento, se formulará de manera más firme una filosofía del sujeto, a partir de la fórmula de Protágoras que "el hombre es la medida de todas las cosas" . Descartes busca en sí mismo la única certeza posible en la que cimentar la indagación del mundo y de sí mismo: "pienso luego existo" . Una vez planteado ese discurrir histórico que lleva a la obra de Descartes y su contradictoria existencia militar y viajera, el autor nos argumenta sobre el motivo o razón que lleva a los Paises Bajos a ser el único lugar adecuado para dar a luz tal pensamiento: la tolerancia que se vivía en ese concreto lugar de una Europa convulsa y el hecho social y paisajístico de la soledad, el frío y la monotonía del país que evitaban la distracción y la dispersión al inquieto Descartes obligándole a replegarse en sí mismo para hacer su trabajo. Lejos de amigos, familia y conocidos admiradores o detractores Descartes encontró "una habitación en Holanda" para dar cima a una estructura filosófica que había nacido veinte años antes y que culminaría con su obra, donde "la verdad, menos dominada por los encantos de la naturaleza se revelaría más fácilmente al corazón del hombre". Descartes moriría, precisamente a causa del frío, que tanto amaba, en 1650 poco después de instalarse en Suecia a petición de la reina Cristina.

FICHA

"Una habitación en Holanda".- Pierre Bergounioux.- Trad. David Stacey.- Ed. Minúscula. ISBN: 9788495587787

Compartir este post
Repost0
20 septiembre 2016 2 20 /09 /septiembre /2016 08:03
La montaña mágica- comic

Jiro Taniguchi es un dibujante japonés que tiene un estilo algo diferenciado del manga, escuela a la que pertenece, con un trazo más europeo y unos fondos claros y detallistas. Quizá su narrativa, sencilla y poética es el elemento más distintivo de este autor que se declara muy europeísta en la manera de enfocar sus temas (curiosamente sus personajes no parecen japoneses en el físico), aunque se ajusta a los paisajes y las costumbres y comportamientos sociales de su país. Como otro abanderado de las influencias de occidente, el novelista Haruki Murakami (este tal vez más cercano a los Estados Unidos), Taniguchi explora las constantes nacionales de la relación con la naturaleza, la belleza de ríos y montañas, los animales, la nostalgia de otros tiempos. Sin embargo más allá de eso, este autor explora el mundo íntimo de los sentimientos, el apego a la familia, tratando con más o menos éxito de evitar la sensiblería y el melodrama. Sus historias y personajes dejan un poso de reflexión en el que la nostalgia por lo natural deja su huella, sin evitar las durezas de una vida y un tiempo el actual en el que los valores tradicionales son continuamente cuestionados. Editada bellamente por Ponent Mon, "La montaña mágica", incluye un toque de realismo mágico, de fantasía que sorprende un poco sin llegar a molestar. Quizá la extensión del cuento es lo que crea una cierta incomodidad, seguramente por cuestiones de ritmo y de reiteraciones innecesarias. Pero dado que son solo setenta y dos páginas la cuestión es paradójica. La historia parece transcurrir demasiado deprisa, incluso parece necesitar más espacio, pero ello hace que el lector lamente por un lado que sea tan corta y por otro que lo que nos cuenta de la sensación de ser innecesariamente largo. Es evidente que esa descompensación sea un defecto difícil de calibrar. El argumento es lineal y uno echa de menos más incidencias, más emoción, aunque la belleza plástica de sus viñetas es un acierto. Recuerda un poco "El viaje de Chihiro" de Hayao Miyazaki, aunque está bastante lejos de ese gran maestro japonés de la animación y el dibujo. Todo queda muy correcto pero curiosamente frío e insatisfactorio, a pesar de las evidentes calidades expuestas.

FICHA

LA MONTAÑA MÁGICA.- Jiro Taniguchi.-Cómic.- Ed. Ponent Mon. 18 euros.-ISBN 978910856550

Compartir este post
Repost0
17 septiembre 2016 6 17 /09 /septiembre /2016 11:51
Ejercicios de supervivencia

Este libro del admirado Jorge Semprún (admirado más por su persona que por sus dotes de escritor) ha sido publicado póstumamente -murió en 2011- y debía formar parte de un ciclo autobiográfico que nunca verá la luz, aunque la mayoría de sus novelas y ensayos tienen un fuerte componente memorialista . Ignoro en qué estado estaba el original antes de ser publicado pero conviene aclarar que a mi parecer estaba en proceso de corrección seguramente. El estilo narrativo es desaliñado, repetitivo y a veces inadecuado pero la potencia indiscutible de los hechos narrados es tal que tampoco importa mucho, dado la valía documental e histórica que se percibe. No en vano el mismo autor en la pág. 54 confiesa que "se trata de una suerte de reflexión, más que de un simple relato autobiográfico". Y como tal reflexión es discursiva, vaga y reiterativa.

La reflexión básica que articula el libro es sobre la tortura, ese ejercicio inhumano de deshumanización de la víctima, él mismo, bajo las garras implacables de la Gestapo. Y aunque él razona, con enorme valor y honestidad, "sería absurdo, incluso nefasto para una justa concepción del humanismo posible del hombre, considerar la resistencia a la tortura como un criteri0 de moral absoluto". Es decir los valores éticos humanos no pueden sopesarse únicamente "a tenor de la capacidad de resistencia a la tortura". Y eso lo escribe precisamente un hombre que ha resistido a la tortura sin denunciar a nadie, sin doblegarse, salvaguardando a los camaradas. De ahí mi enorme respeto por Semprún.

Porque el autor añade más adelante: "...la experiencia de la tortura no es únicamente, quizá ni siquiera principalmente, la del sufrimiento, la de la abominable soledad del sufrimiento. Es también, sin duda, la de la fraternidad". Pues es la fraternidad, el deseo colectivo de optimizar la existencia, unos junto a otros, como un trabajo de unión, colaboración y riesgos asumidos en libertad y por la libertad, la razón que redime el dolor y la humillación salvaje del torturado. ¡Extraordinario!

Hay pinceladas-secuencias en el libro que emocionan a pesar del romo estilo casi documental que usa un Semprún seguramente ya enfermo, como la de la formación de prisioneros en el campo de concentración, en formación, firmes, escuchando como un regalo inesperado e increíble, la voz de uno de los prisioneros cantando en francés una tonada de Charles Trenet. O la entrada de una surrealista vanguardia de los libertadores aliados en el campo de Buchembald, un jeep conducido por un oficial norteamericano acompañado por un civil de la misma nacionalidad, quizá un periodista, ambos judíos.

El libro tiene un emotivo artículo de Vargas Llosa como prólogo. "Ejercicios de supervivencia" apareció en Gallimard a finales de 2012. Es un texto incompleto aunque parece que fue corregido por el autor, ya enfermo. A los 19 años, estudiante de Filosofía, vivía en Francia con su familia exiliada de la España de Franco, entró en un grupo de la Resistencia, Main-d’oeuvre Immigré (MOI). Fue delatado y estuvo detenido varios meses por la Gestapo en Auxerre, antes de ser deportado al campo de Buchenwald, donde permaneció desde enero de 1944 hasta la liberación aliada del campo en abril de 1945. La edición francesa de este libro fue prologada por Régis Debray . Su valor humano e histórico estriba en que Semprún no había escrito nunca de esta época y su experiencia atroz con la tortura. Y sus descripciones ponen la piel de gallina al lector, no por su morbosidad sino por su frialdad analítica y descriptiva. Y, sobre todo, por la lectura ética y social que da a su terrible vivencia. Como asegura, en contra de otras opiniones de torturados, él no perdió nunca su fe en la vida: “Mi experiencia personal me enseña que no será la víctima sino el verdugo —si este se salva, sobrevive en una existencia posterior, aun anónima y aparentemente apacible— quien no se sentirá más en su casa en el mundo, por más que finja”.

FICHA

EJERCICIOS DE SUPERVIVENCIA.- Jorge Semprún.- Trad. de Javier Albiñana.- Tusquets ed. 14,50 euros.- iSBN : 9788490662458

Compartir este post
Repost0
14 septiembre 2016 3 14 /09 /septiembre /2016 17:36
Cuentas pendientes

A través de una conexión dinámica de episodios entrelazados por el tiempo pasado y el real de la narración y unos dibujos influidos por el cine (con unas secuencias de movimientos bien resuelta con diversos instantes de la deriva gestual del personaje) Sergi Álvarez y el aragonés Sagar Forniés nos presentan una incursión en el género negro acomodándose a un guión hipnótico fiel a los clichés decadentes de la novela negra norteamericana de mediados del siglo XX, con sus policías razonablemente corruptos, los políticos corrompidos a medias por el poder y a medias por el dinero y un antihéroe que. como suele suceder, guarda el alma derrotada bajo una piel escéptica, cinismo en las palabras y ternura bajo llaves, sin olvidar la presencia untuosa de la mala-buena de turno que da sentido a la aventura y propósito a la búsqueda de redención.

Una cierta elegancia en el esquemático dibujo con fondos simples o recargados según el ambiente que nos muestra, ciertas deformidades nasales tipo pájaro y juegos de perspectivas sacados del cine. Todo ello al servicio de una historia dura, intrigante y aunque no muy original al menos interesante y con desenlaces que buscan la sorpresa del lector. El protagonista es, cómo no, un pianista en horas bajas, esta vez no debido al alcohol o las drogas (aunque esos elementos están presentes, cómo no) sino a una mano deformada por una estúpida acción violenta. Entreveradas algunas "secuencias" surrealistas con "el diablo" que no añaden nada a la historia pero le dan una esquiva de misterio ultra. También el tema del atraco "perfecto" sale a la palestra, llevado con el dinamismo del "flash back" aclaratorio, unido a un divertido "mcguffin" tipo Hitchcock, entre un niño medio autista y el arte pictórico.

Malos y semi-malos ajustándose a las características del género, excelentemente diseñados por Sergi que como Sagar (ambos de la misma generación) han transitado generosamente en los programas dobles de los cines de barrio, preferentemente filmes en el brillante blanco y negro de las películas de nitrato de plata. Y al final de toda este lección de estética elemental del comic de novela negra un ligero apunte para un final ¿feliz? (como en Blade Runner) donde se echa mano de esa pizca de libertad que supone elegir el amor y la bondad, valores ambos muy devaluados monstruosa megápolis que simboliza un mundo semejante que, desgraciadamente, todos conocemos muy bien en eso que llamamos o creemos la realidad.

FICHA

Cuentas Pendientes.- Cómic.- Sergi Álvarez y Sagar Forniés.- Astiberri.- 135 págs. 12 euros

Compartir este post
Repost0
8 septiembre 2016 4 08 /09 /septiembre /2016 08:39
Cazadores en la nieve

Tobías Wolff es un escritor norteamericano especializado en las difíciles distancias cortas de la narrativa tradicional, los relatos. Con una agudeza narrativa que bebe de ilustres antepasados, tratando de acercarse a un Hemingway, al estilo directo y vagamente surrealista de Carver y con los ramalazos poéticos de la Porter, la Mansfield o del Salinger post-"Guardián", Wolff no desentona en nuestra época, vía Foster Wallace, pero tiene un poco el aire de los relatos del pasado siglo, en ese país afortunado en el que se valoran tanto los relatos como las novelas.

Me gustó en novelas de fondo autobiográfico como "Vida de este chico" o "Vieja escuela" --en las que también se perciben los defectos del corredor de sprint en un marathón- y sobre todo en el libro de relatos "La noche en cuestión". En aquél libro, como en éste, la tónica es una cierta irregularidad en la calidad, factura y estructura. Junto a cuentos brillantes e inspirados, algunos son una simple distracción, un guiño a la realidad, una estructura simple con interpretación abierta y dispar, casi un haiku narrativo que florece en un instante y se marchita dejando cierto desconcierto. "Cazadores en la nieve", el relato que da nombre al libro es, seguramente, el mejor. El vistazo inmisericorde que lanza a esos tres "amigos" que salen de caza recuerda fuertemente al comienzo de la película "El cazador" de Michael Cimino, con Robert de Niro. Como allí, la dureza, los diálogos secos y la atmósfera amenazante y vulgar hacen mella en el ánimo del lector. Son doce relatos cortos en los que Wolff hace una disección falsamente emotiva de situaciones, caracteres, ambientes familiares y de pareja de ese país multiforme, complejo y difícil. Como en el patético relato del matrimonio veterano que celebra su aniversario en un crucero, la frase del marido ante la concurrencia festiva del crucero tratando de resumir su vida junto a su mujer, serviría para definir el estado de ánimo del lector al acabar el libro: "No es nada difícil. Pasas de un día al siguiente y antes de que te des cuenta han pasado cincuenta años". Acabas de leer el libro. No ha sido difícil, a veces entretenido, otras veces agobiante, otras ni fú ni fá". Exactamente como la vida misma. Y esa es la grandeza de Wolff y su servidumbre.

FICHA

CAZADORES EN LA NIEVE.- Tobías Wolff.- Trad. Maribel de Juan.- Ed. Alfaguara.- 255 págs. 16 euros.- ISBN: 9788420468716

Compartir este post
Repost0
5 septiembre 2016 1 05 /09 /septiembre /2016 08:23
La hija de la nieve

Lo que más sorprende en el mundo literario de estos tiempos es su irrenunciable banalidad, su progresión geométrica "ejemplar" (en ejemplares editados por minuto, casi incontables), su falta o excesiva multiplicidad --que es lo mismo-- de criterios de calidad y/o de comercialidad (conceptos ambos definitivamente equívocos y hermanados), en fin, su paralelismo con la atosigante banalidad virtual de la Red de redes y su monstruosa difusión. Es una reflexión fáctica, les aseguro que nada elitista, o quizá un poco. Pero que sólo se refiere de refilón a la obra que les comento, digna representante del sector menos malo de la ingente producción editorial periférica.

Una atenta visita a cualquier librería o un paseo virtual por las webs editoriales más activas les mostrarán todo un aporte, agobiante en cantidad, de "novelas" en las que se glosan hechos históricos, tiempos pasados oscuros o rutilantes de encanto novelero y cinematográfico, lugares y países cercanos o exóticos vistos con la satisfacción que produce la riqueza documental que proporciona internet y un aporte mínimo, casi casual, rudimentario, de materia novelesca, estilo creativo, maestría en los diálogos, reflexiones que hagan pensar, humanidad u solidez de los personajes... Uno trata de leer una de esas "novelas" y le provoca una sensación, un "dejà vu" que en cierta forma unifica la experiencia: la de que nos están hurtando algo, seguramente por incompetencia o por ignorancia, un detalle mínimo pero esencial que no afecta a que la "novela" sea entretenida o amable, pero que nos deja huérfanos de "algo" que tenemos cuando leemos a Lawrence Durrell, Galdós, Baroja o Valle Inclán, Dickens o Austen, Faulkner o Miller, Chesterton o Proust, por nombrar algunos entre calidades varias.

Soy consciente de lo sumamente injusto y pretencioso que parece ser lo que acabo de escribir. Deben perdonarme y principalmente debe disculparme Nuria Esponella, la autora de "La hija de la nieve", una novela digna, repito, que muestra el oficio de escritora que Nuria ha demostrado por via directa e indirecta y que testimonian los muchos premios recibidos. El romántico amor entre Enrique, un ingeniero que interviene en la construcción del tren cremallera que sube a Nuria en los años veinte y Juana una indómita camarera del Santuario - hotel del Valle y sobre todo los eventos político-sociales que afrontarán veinte años más tarde en plena era franquista, está bien narrado y atrae y entretiene al lector.

La trama se desenvuelve a través del artificio tópico del libro dentro del libro, escrito por un joven nieto de los protagonistas de la historia, que son personajes literarios, rodeados de hechos y personajes reales (buen trabajo de documentación). La protagonista es el pivote en torno al cual gira toda la historia narrada, con su secreto personal y el misterio que va dando a la trama un interés suplementario que, muy hábilmente, la autora deja sin resolver del todo, pero bien enrocado en el ritmo narrativo.

En resumen, no está mal. Lectura para un sábado o domingo por la tarde después de comer. No hay critica ni menosprecio alguno en esa imagen. Yo, por ejemplo, los dedico a Dickens o a Conan Doyle. La diferencia, y vuelvo al principio de este escrito, estriba en ese "algo" indefinible que casi siempre acompaña a unos autores y que está ausente en otros, por muy conocidos, publicados o premiados que hayan sido. En el libro de Núria, repito muy entretenido, ese "algo" del que les hablaré cualquier otro día, está perdido quizá entre los bellísimos parajes montañosos de los alrededores de Nuria.

FICHA

LA HIJA DE LA NIEVE.- Núria Esponellà.- Ed. Planeta.- 286 págs. 20,50 euros ISBN 9788408150930

Compartir este post
Repost0
29 agosto 2016 1 29 /08 /agosto /2016 11:00
¡Viva el maquis!

Magnífica, honesta y abrumadora muestra de una auténtica y minuciosa investigación histórica de campo. El submundo del maquis, pasto de novelistas más que de historiadores, y sobre todo, como reconoce el autor de este libro Amadeo Barceló, en la zona del bajo Aragón, donde existe escasa documentación histórica. "Al norte del bajo Aragón los encuentros con los maquis no fueron demasiado frecuentes. Por ese motivo la idea general sobre la guerrilla antifranquista en la zona se reduce a poco más que un vago conjunto de anécdotas, relatos a cobijo de la memoria oral. No en vano los historiadores...miran de soslayo hacia esta zona geográfica... la nuestra fue poco más que una zona de paso de los maquis... en cuanto al germen de la guerrilla, la actuación de los bajo aragoneses en la Segunda Guerra Mundial como miembros de la Resistencia, el desconocimiento es aún mayor", dice el autor.

Lo cierto es que los testimonios que recoge Barceló son impresionantes y tan sumamente dinámicos y sorprendentes que como él dice, aquí hay materia para que el cine haga su agosto con historias espeluznantes llenas de heroísmo, violencia y pasión. Con un estilo documentalista, sin adornos ni complejidades literarias, con una ejemplar sencillez descriptiva, Barceló nos pone los pelos de punta con sus historias, en las que la transmisión oral añade una inmediatez coloquial y un realismo que hubiese hecho las delicias de Baroja.

Para cualquier persona de esta zona aragonesa la lectura de este libro es un buceo en las raíces y el sentido histórico de nuestra tierra, ay, tan poco valorada. Como escribe Barceló "Todo el reconocimiento que deseo empieza y acaba con la satisfacción de restituir, aunque sea mínimamente, la memoria de todos aquellos que durante los años más duros se jugaron la vida luchando por un mundo mejor". Me conmueve este trabajo brillante y sencillo. Me conmueve la honestidad del ensayista y me conmueven las fotos aportadas de aquellos hombres que escribieron páginas de una historia que nunca se ha tenido en cuenta. Hasta ahora..

Tres años duró la labor de Barceló, un joven estudiante universitario que robó horas y días a su trabajo, sus estudios y su vida familiar. A fe que aprovechó el tiempo. Por entre sus 446 páginas el autor nos invita a un viaje por el tiempo y por tierras tan familiares para todos nosotros como Fabara, Maella, Nonaspe, Alcañiz, Caspe. Sin olvidar prisiones y campos de concentración como Torrero o “La Modelo” y fuera de aquí el departamento francés del Gard, el valle de Arán, los "juzgados" militares franquistas (como diría Woody Allen, esa "justicia" es a la justicia real como la música militar es a la música sinfónica) o el Madrid clandestino de la CNT.

El duro romanticismo de una lucha sin esperanzas, el aliento de una causa perdida y el precio que se pagó por mantener la ilusión de un mundo mejor, es uno de los elementos más poderosos de esta narración y de las personas que se reflejan en ella. Es vergonzoso que el ninguneo manipulativo del franquismo se haya perpetuado o casi. Negarles el pan y la sal de combatientes y disfrazarlos bajo los harapos de maleantes, ladrones y asesinos es una de las vesanias más bochornosas del pasado siglo.Lo que más acongoja es la injusticia del relativo silencio al que se les ha condenado seguramente sin otra razón más poderosa que la comodidad, el deseo de olvidar y de pasar página. Eso sin hablar de la postura cambiante del PCE durante la postguerra, sobre todo a partir de 1948 con los cambios estratégicos --política más que lucha armada- de Moscú, y tras la transición.

Entre otras, me ha fascinado la historia que cuenta personalmente Paco Laroy, un monegrino que estuvo en el maquis francés y que narra con un sencillez y una memoria envidiables -dados sus 90 años- sus aventuras.

Magnífico ensayo histórico escrito con el vigor narrativo de una novela.

FICHA

¡Viva el maquis!. Tras las huellas de maquis, guerrilleros y clandestinos en el Bajo Aragón. Amadeo Barceló.- 448 páginas.-18 euros.- Ed. Los Libros delagitador.- ISBN 9788461664283

Compartir este post
Repost0
26 agosto 2016 5 26 /08 /agosto /2016 08:08
El Don Quijote de Trapiello

Con bastantes dudas, alarmas y escepticismo afronté la lectura comparativa de la "versión modernizada" del Quijote cervantino realizada por Andrés Trapiello, un escritor y ensayista que ya, que yo conozca, deambuló por el opus cervantino en tres ocasiones, algunas más felices que otras. Trapiello se ocupó de Cervantes en "Las vidas de Miguel de Cervantes" y de su obra máxima en "Al morir don Quijote" , una ficción sobre los postreros días de don Alonso Quijano el Bueno, cuando "entregó su espíritu, quiero decir que se murió" como apunta Cervantes. y lo que ocurrió después. Tema en el que abundó diez años más tarde (2014) con "El final de Sancho Panza y otras suertes" donde hay más de Trapiello que de Cervantes. Por ello me temía que a Trapiello se le fuera un poco la mano en este libro donde se atreve a limpiar de arcaísmos el brillante castellano cervantino, pulir el texto de complejidades idiomáticas o de giros de lenguaje en desuso y, en fin, dar nuevo esplendor a esta novela, ya de por sí manifiestamente difícil de mejorar.

Bueno, digamos que Trapiello ha mantenido el respeto canónico al texto y, realmente, con humildad e imaginación las más de las veces, ha logrado que el lector poco versado en lecturas de clásicos castellanos lo lea con comodidad y provecho. Hay párrafos que quizá hubieran estado más afortunadamente vertidos al castellano actual, o que la puntuación no debía haber sido tocada, pero eso es materia opinable y vale la pena destacar el valor en conjunto de la nueva vestidura que la ha puesto Trapiello al espíritu esencial de la novela que, afortunadamente, no ha sido manipulado.

Realmente el texto original de Cervantes se resiste en ocasiones, aunque la largueza humana y el humor del autor nos suaviza las asperezas. Desde luego el texto que nos propone Trapiello podría servir como estímulo para lecturas más profundas posteriores. Porque no estaba descaminada la pretensión de convertir El Quijote en un libro "desde la infancia a la vejez" pues tiene valores sobrados para serlo, sino que sobre todo en las etapas infantiles debía ser administrado en forma suave y explicada. Ahora el libro de Trapiello será de gran ayuda a profesores y maestros, siempre que se enfatice que se trata de un "remedio" temporal, para abrir el apetito cervantino. Valor didáctico, pues. Tengo para mí que la versión trapellense puede ganar lectores para el texto canónico. Sería de desear. Ser español y confesar no haber "podido" con El Quijote, no sólo es una vergüenza, es un error y una injusticia.

FICHA

"EL QUIJOTE", SEGÚN ANDRÉS TRAPIELLO.- Ed. Destino.-1018 págs. 23,95 euros. ISBN: 9788423349647

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens