Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
5 agosto 2016 5 05 /08 /agosto /2016 18:25
Horas en una biblioteca

Hay en este ensayo de Virginia Woolf (cuyo nombre real es Adeline Virginia Stephen, 1882-1941), una serie de artículos publicados en revistas de la época que completa dos libros anteriores de ensayos publicados en Inglaterra en 1925 y 1032 por la Hogarth Press y recopilados por su marido, Leonard Woolf, que añadió dos libros más formando cuatro tomos en 1966-67 bajo el nombre de Collected Essays. Han seguido las investigaciones de los eruditos que han logrado identificar ensayos publicados sin firma en revistas literarias hasta publicar en 1977 el libro "Books and Portraits". De este volumen proceden los que ahora aparecen en el libro que recomiendo en los que hay ensayos biográficos que siguen el camino que abrió el padre de la escritora sir Leslie Stephens y perfeccionó uno de los mejores amigos de la Woolf, Lytton Strachey.

En este libro los admiradores de la Woolf encontrarán también agudos ensayos sobre la lectura, el arte de escribir, música, el oficio del novelista y hasta cine. Virginia que vivió una época difícil de transición., con al primera Guerra Mundial y el afianzamiento de los derechos femeninos de los que la autora de "Una habitación propia" era ardiente defensora."Horas en una biblioteca" fue redactado en aquellos tiempos en los que la sociedad inglesa se transformaba empujada por la crisis humanitaria y de valores. En este ensayo hace una defensa del "lector común", del hombre corriente que debe lograr un lugar en el mundo encorsetado por las clases altas. Escribe sobre la diferencia entre los que leen para aprender y los que lo hacen por amor a la lectura. Y establece que es el lector joven el que interesa proteger pues toma la lectura como un ejercicio híbrido, no sedentario, que se ve impulsado por la energía joven y el deseo acuciante de conocer y experimentar, ya que "la gran época para la lectura es la que va desde los dieciocho años de edad a los 24". Según la Woolf es en esas edades tempranas cuando realmente aprovecha el aluvión de lecturas. Hay que perdonar a Virginia esa parcialidad romántica, ya sabemos que en la realidad toda hora de lectura profunda es benéfica sea cual sea la edad en que se produce aunque con los años uno tiende a volver los ojos hacia los clásicos perennes.

Ella misma se convirtió en una clásica, paradójicamente revolucionando el sentido y la estructura de la novela, como también haría Joyce o Faulkner. Su postura como lectora es crítica, con grandes admiraciones y bastantes rechazos (al mismo Joyce no acababa de aceptarlo), con una sensibilidad que enfrentaba a la Woolf de educación victoriana con la admiradora de autores que experimentan con las voces narrativas y la temática que pretendía, ella misma, innovar la novela como medio de reflejar la realidad. Nos habla de Jane Austen, Joseph Conrad o Dostoievski, entre otros. Disfrutemos con textos como “Yo soy Christina Rossetti” (1930), en el que ironiza sobre los amores de la poetisa y sus represiones religiosas. la Woolf defiende el género biográfico (con las vinculaciones personales y familiares que ya he mencionado) " pues aunque debe basarse en hechos, su lectura y los recuerdos que deja llevarán a nuestra mente a entender y profundizar mejor en otros textos". Significativos ensayos. Siempre es un placer leer a Virginia Woolf.

FICHA

Horas en una biblioteca.- Virginia Woolf.- Traducción y edición de Miguel Martínez-Lage.- Seix Barral.- 368 págs. 19,90 euros. ISBN 9788432229299

Compartir este post
Repost0
5 agosto 2016 5 05 /08 /agosto /2016 08:04
Red Tails

Siguiendo la huella de "Hombres de honor" con Cuba Gooding Jr. (que repite en esta película) y Robert de Niro, otro intento., más bien banal aunque muy bien filmado, de la mala conciencia norteamericana hacia los negros. Con la estética de los videojuegos que ya comienza a ser una constante en el cine de acción (en realidad el origen es al revés. Sólo que los videojuegos lo han vulgarizado y vuelto previsible) la película no se sostiene demasiado en el guión, previsible por demás aunque trata de ceñirse a los hechos históricos, pero sobre todo cojea absurdamente en los diálogos. Detrás de la producción está George Lucas, no precisamente un novato, y se nota en la espectacularidad de las secuencias, aunque no en la inteligencia argumental. Anthony Hemingway dirige, aunque no se le ha pegado nada de la fuerza de su apellido. Se trata de la historia real de una compañía de pilotos negros, los The Tuskegee Airmen durante la Segunda Guerra Mundial y sin duda se merecía mejor trato. Notas heroicas para emocionar a las abuelas y rociadas generosas de patriotismo barato made in USA. Un buen tema, una mala realización y unos brillantes efectos especiales. Por lo demás, infantilismo bélico a tope y fallos de verosimilitud y coherencia de parvulario.

Compartir este post
Repost0
3 agosto 2016 3 03 /08 /agosto /2016 11:11
El príncipe negro

Iris Murdoch es una de las autoras en lengua inglesa --aunque ella es irlandesa-- que goza de mi más alta estimación, en muchos aspectos a la altura de la mitificada Virginia Woolf, paradigma de la mujer inteligente. La sensibilidad, ironía e inteligencia de la Murdoch es mucho más clara y perceptible que la de la Woolf, por así decirlo está más al alcance de los lectores no eruditos. Como contrapartida, sus novelas no alcanzan la perfección de Virginia, sus magníficos personajes no son tan profundos y coherentes y en ocasiones se pierde en la complejidad de sus tramas que, por regla general tienen que ver con emociones y sentimientos, con el amor, el rechazo, la vergüenza, el ridículo y la vanidad, en la importancia de la ética para la vida cotidiana y en la capacidad de la memoria para causar dolor y también deleite.

A las mujeres les suele apasionar el personaje central de esta novela, Bradley Pearson, quizá porque se sienten muy cerca de sus emociones y comportamiento. Y esa es exactamente la razón por la que a los hombres les parece un personaje histriónico, dominado por sus emociones y bajo la tiranía de unos sentimientos incoherentes con lo que sabemos de él. La deriva de este personaje , un escritor varado en la impotencia creativa, se convierte en drama cuando se enamora de la hija de uno de sus mejores amigos, el escritor de éxito Arnold Buffin. El melodrama está servido, añadiendo a la ex esposa de Bradley, la familia Buffin al completo, fuego cruzado de sentimientos volcánicos por todos lados y la participación colateral de personajes desnortados como el hermano de la ex, (una pimpante viuda --de su segundo marido-- enriquecida por herencia) un estrafalario es médico, semi delincuente y homosexual y para coronar el pastel, le hermana de Bradley, una mujer absurda que se pasa toda la novela drogada o llorando a causa del divorcio de su marido. Les juro que todo este galimatías logra convertirse bajo la pluma de Murdoch en una novela realista, divertida e inteligente. En sus páginas y cito por su pertinencia: "la autora analiza conductas, ambiciones, la sequía creativa y demás aspectos relacionados con el oficio de escribir y la esencia del arte en general, además de abordar la amistad, las relaciones familiares, la envidia, la decadencia personal, las falsas apariencias, la verdad y la mentira, los ocultos intereses, la utilización de unas personas por otras, la falta de escrúpulos y – ante todo y sobre todo – el amor, por medio de una serie de enredos que habrían convertido la novela en un simple folletín si la hubieran escrito otras manos". Pero también el crimen, un asesinato, la venganza y el despecho femeninos, los celos o la envidia profesional entre escritores. Y algo memorable: una llamada telefónica al protagonista en la que su amigo y rival escritor le dice: "Bradley, ¿podrías venir, por favor?. Creo que he matado a mi mujer"

Todo esto servido por el transparente y exacto estilo de Murdoch. Con su habilidad para mantener la tensión de la trama sin abandonar las reflexiones y descripciones de los estados de ánimo y comportamientos de sus personajes. Divierte la astucia de la autora al incluir prólogos, epílogos y añadidos de otros personajes que corroboran, matizan o rechazan la versión que conocemos de los hechos, en la voz del protagonista. Para terminar, magnífico el prólogo de Álvaro Pombo.

FICHA

EL PRÍNCIPE NEGRO.-Iris Murdoch .- Lumen, 2007. Páginas: 562 . Trad. Camila Batlles.

ISBN: 9788426416179

.

Compartir este post
Repost0
1 agosto 2016 1 01 /08 /agosto /2016 15:13
La hermana pequeña

Magnífica película minimalista, poética y con aspectos dramáticos bien elaborados del director Hirokazu Kore-eda, discípulo aplicado aunque un poco dulzón del maestro Ozu. Pero hay tanta sensibilidad y ternura en el tratamiento de los personajes y el planteamiento suave y sin estridencias del drama que todo se desenvuelve como una pieza de música de cámara. Aquí son los pequeños -o grandes- dramas familiares y concierne a tres hermanas de una misma madre y una cuarta, la más pequeña, de una segunda relación del padre ausente y amado-odiado por las tres. Tras la muerte de esta figura central que no conocemos, las hermanas y afrontan la cisa cotidiana con sus mezquindades, sus pequeñas alegrías y los fantasmas del pasado.

Con todo, hay una corriente suave y casi esquiva de amor y compasión. Y eso, contado con suma sencillez y con una cámara discreta que parece pasearse por ese hogar como un miembro más de la familia, da sentido a todo lo que vemos y admiramos. Todo lo mínimo y trivial tiene cabida en esta obra sin argumento aparente que se ve surcado en ocasiones por una fuerte y luminosa corriente poética. Es un drama de mujeres el que nos cuenta Hirokazu Kore-eda. Y a fe que lo hace de una manera brillante y plácida a la vez. Una película en la que Kore-eda no olvida salpimentar con un humor delicado y agradable. Las actrices son magníficas y dotadas de encanto sencillo y matizadas personalidades, con sus luces y sus sombras, acompañadas de un grupo de secundarios para sacarse el sombrero. Merecido Premio del Público en la 63 edición del Festival de San Sebastián.

Compartir este post
Repost0
30 julio 2016 6 30 /07 /julio /2016 10:08
Retorno al pasado

Excelente muestra del cine negro clásico norteamericano. La resolución fotográfica es de primera, los diálogos ingeniosos y realistas, el guión inteligente y los intérpretes, salvo el poco lucido papel de Kirk Douglas, están formidables, empezando por el austero Robert Mitchum y las jóvenes actrices, con una Jane Greer que compone una mujer fatal a la altura de las más conocidas en el 7º Arte, de cuyos labios no salen más que mentiras rodeados de una adorable sonrisa. Escuchando los diálogos de esta pelñicula uno rememora a los mejores escritores norteamericanos, desde un Hammet a un Chandler. Está basada en la novela de Daniel Mainwaring "Build My Gallows High, que adaptó al cine su propia novela, con una fotografía en blanco y negro realmente magistral a cargo de Nicholas Musuraca y con una excelente banda sonora a cargo de Roy Webb. El ritmo es electrizante, no en vano el director de esta pequeña joya fue el gran Jaques Tourneur. El trágico final tiene su compensación ética con el engaño que el amigo del protagonista, un joven sordomudo, perpetra para hacer creer a la novia del protagonista que éste se quería fugar con la femme fatale cuando fueron abatidos. Sabe que no es así, pero Mitchum le pidió que, caso de ir las cosas mal, lo hiciera para que la muchacha se sintiera libre para rehacer su vida. El guiño del joven al letrero con el nombre, falso, de Mitchum, es un gesto que ningún cinéfilo podrá olvidar.

Compartir este post
Repost0
29 julio 2016 5 29 /07 /julio /2016 16:43
Mendel, el de los libros

Zweig escribió este pequeño libro de 57 páginas en 1929, trece años antes de suicidarse junto a su mujer en Petrópolis, entonces un lugar rural no muy lejos de Río de Janeiro, donde fue a parar, desesperanzado y lleno de temores tras huir de su adorada Viena por el avance imparable de los nazis y tras una estancia desilusionada en Estados Unidos. En él, con su prosa brillante y fluida nos cuenta la historia lamentable y patética de Jakob Mendel, un original, tímido, introvertido, solitario y excéntrico librero de viejo que durante más de treinta años acude, cada día, desde primera hora de la mañana y hasta la noche, justo antes del cierre, al café Gluck de Viena, donde ocupa siempre a la misma mesa y consume dos cafés y unos pocos bollos de pan. Es una institución cultural del local. En su rincón lee, escribe, estudia y se ocupa de su negocio, vender libros y por supuesto buscarlos primero gracias a ser un desconocido -- pero famoso en círculos minoritarios de eruditos -- experto en libros, en fechas y lugares de publicación, en editores, en autores, en géneros. Es como un ordenador, una biblioteca ambulante, una autoridad bibliófila, una eminencia dotada de un cerebro portentoso. Vive para los libros y ellos son toda su vida, ajeno a lo que ocurre en el mundo, en su ciudad, a dos metros fuera de su mesa. Ni tan sólo se ha enterado de que en torno suyo el mundo se derrumba a causa de la I Guerra Mundial. Esa será su perdición. Por un motivo futil, dos postales enviadas a dos países enemigos, Inglaterra y Francia, reclamando catálogos de libros, pondrá en marcha la absurda y fatal maquinaria represiva de la policía y el ejército, en un país de tradición prusiana. Terminará en un campo de concentración y comenzará la caída hacia el olvido y la muerte. Mendel parece surgido de una novela de Kafka. Pero nace de la pluma de un hombre que comienza a montar en su mente una historia semejante que reflejará su propio final, Zweig. Mendel es además judío, de Galitzia, un inmigrante ruso que huyó de su país para no realizar el servicio militar, que lleva muchos años en Austria pero nunca se ha preocupado en adquirir la nacionalidad austriaca,. Es una persona sin documentación que solo ha querido vivir en el mundo de los libros, presa fácil e inocente para la inhumana máquina burocrática de un Estado en guerra. Cuando vuelve de la prisión, Mendel ha cambiado y no encuentra su lugar en un mundo que también ha cambiado.

Resulta chocante que este libro de Stefan Zweig fuera escrito sin que su autor sospechara en lo más mínimo que un destino semejante, cambiando el exilio por el campo de concentración, le estuviera reservado. Tampoco el mundo que sobrevino tras la Segunda Guerra Mundial no tenía nada que ver con el que Zweig disfrutó (y que, de alguna manera, también estaba fundamentado en los libros, el arte y la cultura). El terror a una posible victoria nazi, a un mundo dominado por la barbarie militarista y represiva, llevó a Zweig al suicidio. "Mendel, el de los libros" se convierten así en un impresionante alegato contra esa clase de tiranía.

FICHA

Mendel el de los libros.- Stefan Zweig .- Editorial: Acantilado .- Páginas: 57 ISBN: 9788496834903

Compartir este post
Repost0
28 julio 2016 4 28 /07 /julio /2016 14:49
Mi amigo el gigante

"Mi amigo el gigante" no se puede alinear junto a los grandes logros del genio del cine de diversión, Steven Spielberg. Nuestro director admirado se ha limitado a repasar la película de animación que se hice en los 80 sobre el tema, un relato del soberbio y algo oscuro Roald Dahl y la ayuda del actor sorpresa de su anterior película "El puente de los espías", Mark Rylace, bastante superior a esta aunque se trate de géneros tan diferentes entre sí. El juego con las animaciones virtuales es magnífico sin duda y la muchacha protagonista está muy ajustada a su papel. La música de John Williams, la fotografía de Kaminski y los planos habituales de una naturaleza idílica de Spielberg. junto con un guión algo perezoso pero lleno de malicioso humor de Dahl hacen el resto. El ritmo es algo lento para el supuesto público infantil, aunque nadie puede dudar del garbo y gracia de este director para divertir y conmover al respetable. Los adultos también nos divertimos con la asombrosa interpretación de Mark Rylance . Todo es un gesto de pícara malicia dirigido a los adultos que ven la película, dejando libre la capacidad de Spielberg para empatizar con el público infantil. Consigue que el gigante además de un milagro tecnológico tena une fuerte y sana carga emotiva. Aunque no nos guste demasiado el final tan absurdamente simple y precipitado..

Compartir este post
Repost0
24 julio 2016 7 24 /07 /julio /2016 18:20
La leyenda deTarzán

Original nueva visita a la historia del legendario héroe literario creado por Ridge Borroughs, esta vez como epítome de lo habitual. Tarzán vive ya en la mansión de sus padres y es un Lord enfundado en un traje que parece haber olvidado su periodo de niño selvático y rey de la Jungla.~~Ante esta moda ya establecida de rescatar y reciclar personajes ya muy conocidos y llevarlos de nuevo a la gran pantalla, le llegó el momento a Tarzán, el personaje creado por Edgar Rice Burroughs es llevado de la mano de David Yates, el realizador de las últimas 4 películas de la saga de Harry Potter y la inminente ‘Animales fantásticos y donde encontrarlos’. La historia pretende ser una secuela y al mismo tiempo iniciar una posible nueva saga de películas, por lo que la trama se ubica unos años después de la historia conocida, Tarzán (Aleksander Skarsgård) es ahora un civilizado caballero que recibe una invitación del rey de Bélgica para volver al Congo. El viaje lo emprende junto a su esposa Jane (hermosa y muy desaprovechada Margot Robbie) y un hombre venido de los Estados Unidos (Samuel L. Jackson), pero todo resulta una trampa de Leon Rom (Christoph Waltz), quien pretende secuestrarlo y entregarlo a un vengativo africano. El que parecía el primer acierto de esta nueva adaptación de Tarzán, el no volver a contar los orígenes del personaje, es rápidamente desechado al apenas arrancar el metraje, al recurrir a algunos flashbacks que en paralelo van contando esa historia por todos conocida, decisión que colabora a que el inicio se perciba demasiado lento. La película cae en diversas inconsistencias y subtramas innecesarias que no terminan por desarrollarse y personajes como el de Samuel L. Jackson que nunca cuaja como el recurso cómico de la historia, un Christoph Waltz repitiendo ese villano reventón en el que se ha encasillado y un Tarzán carismático pero insuficiente para sostener el relato, que padece ante las inevitables comparaciones con versiones anteriores y muy superiores, o con ciertos pasajes que recuerdan y engrandecen a la reciente ‘El libro de la selva’. El filme busca siempre que cada elemento se vaya sumando para que todo confluya en un final espectacular, pero cuando este llega son tantos los personajes y el caos que todo termina por ser abrumador y carente de emociones, dando como resultado una película sin alma que no consigue ser del todo entretenida. ~~Enésima versión en carne y hueso –y CGI- de Tarzán, quizás un personaje muy anticuado para las nuevas generaciones, o tal vez no. Lo cierto es que esta versión no es de las más memorables, no aburre, pasan cosas todo el tiempo, pero ninguna es demasiado interesante y uno está al borde del aburrimiento la mayor parte del tiempo. Tarzán ahora tiene a su “Robín”, es decir Samuel L. Jackson, como el embajador de Estados Unidos en el Congo Belga, algo que no sé si es históricamente exacto o qué, pero en realidad no importa. Por cierto de que aunque su presencia es importante eso no quita de que Tarzán caiga nada sutilmente en el estereotipo “salvador blanco” Mención aparte merece el personaje de Jane, quien ahora es el estereotipo de “personaje femenino fuerte” que parece adorar Hollywood, y no estoy en contra de ese tipo de personajes, pero se ha transformado en un cliché que a menudo revela cuan poco cuidado pone Hollywood en las mujeres, en este caso Jane es “badass”, “patea traseros” y es ruda, al principio al menos, pero después pierde todo protagonismo y su rol se reduce al de adorno, dedicándose a mirar como Tarzán y su mejor amigo negro resuelven las cosas.

Compartir este post
Repost0
21 julio 2016 4 21 /07 /julio /2016 09:07
El impresor de Venecia

Disfrazada argumentalmente bajo el intento de un personaje de escribir una biografía hagiográfica sobre el gran impresor veneciano del siglo XVI Aldo Manuzio, el escritor y editor Javier Azpeitia (Madrid, 1962) que había jugado anteriormente con personajes literarios históricos como Quevedo, Mesalina o Ariadna, nos brinda una novela de buen nivel cultural y cierto interés literario.

Azpeitia ha sido editor de narrativa y antólogo de poesía barroca, y da clases de escritura y edición. En relación con esta novela hay que resaltar que Azpeitia que fue comisario de la muestra que la Biblioteca Nacional dedicó hace poco a Aldo Manuzio, justamente el personaje que ha convertido en elemento clave de su libro. Con unos planteamientos sencillos y personajes un tanto retóricos (los diálogos no es lo más conseguido de este escritor) nos aporta una semblanza de Manuzio que a edad ya avanzada se estableció en Venecia y se asoció con otro gran personaje de la historia naciente de la imprenta, Andrea Torresani, con quien emparentó al casarse con su hija Maria. Esto se nos narrará como una investigación biográfica del hijo putativo del impresor, Paolo. A partir de un comienzo casi tópico con una frase memorable "Entre la diversidad de tipos que conforman la especie humana, uno de los más peculiares es el de que renuncian a vivir el mundo para leerlo", Azpeitia va desgranando los elementos biográficos que revelan cuestiones, hechos y comportamientos turbios. Siguiendo a una pluralidad de voces narradoras y un estilo que mezcla narración, confesiones y cartas, Azpeitia logra impulsar su novela histórica con una ambición compleja resuelta de manera correcta. Nombres como los Medici, Pico della Miradola, Erasmo, Savonarola, Tiziano... van surgiendo en este retrato renacentista, mientras el autor nos da noticia de usos y costumbres venecianos del siglo XVI . Como suele ocurrir en la narrativa histórica, ay, tan en boga, se baraja la intriga con la violencia o el sexo, aventuras, misterios y mucha acción para equilibrar los discursos retóricos y los diálogos (literariamente mejora el estilo de Azpeitia en los monólogos), amén del exceso de información. El autor aprovecha para fustigar los fanatismos, echa su cuarto a espadas por el sexo libre de cadenas religiosas y manifiesta su admiración por el epicureísmo y el disfrute de la vida. Eso sí, sin olvidar el amor a la cultura y a los libros (la novela es una oda a la belleza y necesidad de la lectura). No en vano Aldo Manuzio, no sólo alcanzó algunos de los hitos de la edición moderna: la cursiva, el libro de bolsillo, la edición bilingüe en páginas enfrentadas, sino que se esforzó en recuperar el saber clásico en obras de los “paganos prohibidos” Lucrecio y Epicuro, de Aristóteles, Aristófanes, Tucídides… que fueron elementos clave en el Renacimiento. En resumen, una buena novela histórica de un autor ambicioso.

FICHA

El impresor de Venecia. Javier Azpeitia. Tusquets. Barcelona, 2016. 352 páginas. 19 euros

Compartir este post
Repost0
20 julio 2016 3 20 /07 /julio /2016 09:17
Las zapatillas rojas

Entrañable película de danza dirigida por el británico Michael Powell (1905-1990) y del húngaro Emeric Pressburger (1902-1988), que también firman el guión, basado en un cuento infantil (sic)de Andersen y en elementos de la vida del bailarín y empresario ruso Sergei P. Diaghilev (1872-1929), fundador de los Ballets Rusos. Este clásico del cine se rodó en escenarios operísticos y urbanos reales de Londres (Royal Opera House, The Mercury Theatre), Paris (Opera National de Paris, estación ferrocarril de Lyon), Gers (Villa Leopolda, Francia) y Mónaco (Hotel de Paris, estación ferroviaria de Montecarlo) y algunas escenas en los ingleses de Pinewood Studios.En la edición de 1948 se lleva los Oscar de dirección artística y el de banda sonora.

La dinámica de fuerzas entre el duro y genial empresario ruso de ballet clásico, Boris Lermontov , una joven bailarina, Victoria “Vicky” Page, y un joven compositor y director de orquesta, Julian Craster, para preservar a la bailarina de los "riesgos" del amor para su carrera, provoca el desenlace trágico de la historia. La conjunción entre la historia de las zapatillas rojas y el triángulo de pasiones entre las tres personas en aras de sacrificarlo todo por la pureza del arte, está magníficamente hilvanada. La ejecución del ballet que da nombre a la película, son 13 minutos fascinantes de excelente baile. Música y drama se entrecruzan con fluidez, coherencia y sin discontinuidades, haciendo que los números de ballet se integren de forma espontánea en el argumento, cosa poco habitual en los filmes musicales, pero que a partir de esa fecha influiría en otros clásicos del cine musical. Otro valor es el realismo con que nos describe el mundo del ballet y del teatro visto desde dentro. La interpretación de Anton Walbrook como empresario es magnífica. Moira Shearer, la bailarina, está a la altura del primero. La banda sonora, de Brian Easdale es una afortunada mezcla de partituras arquestales dramáticas y modernas, combinadas con insertos de música clásica, como “El lago de los cisnes” (Tchaikovsky), “Las sílfides” (Liszt), “La tienda fantástica” (Rossini) y otros. Realmente es una delicia revisitar este clásico.

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens