Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
7 mayo 2016 6 07 /05 /mayo /2016 09:01
Un árbol caído

Rafael Reig, que me encantó con su "Manual de literatura para caníbales", aunque no había leído nada de narrativa de su pluma, nos presenta con "Un árbol caído" una novela de corte generacional donde nos sirve en bandeja la época de la transición y la memoria traicionada de signo político encarnada en personajes que son lo contrario prácticamente de lo que fueron en los setenta y ochenta. Con cierta originalidad (ya Nabokov había usado herramientas semejantes) Reig simboliza en una (mala) partida de ajedrez los movimientos, excesos y traiciones de los personajes implicados, los componentes de unos matrimonios jóvenes y su deriva a través de los años. El escenario cerrado es una urbanización de las afueras de Madrid donde se reúnen cuatro matrimonios con sus hijos, su pasado y sus anhelos y errores. La militancia clandestina del pasado de la mayoría de los personajes y la presencia fantasmal del delator que acabó con los sueños de muchos forma el nudo de misterio que les atenaza. La memoria es material sensible y fácilmente manipulable y aquí Reig juega con habilidad, contrastando las medias verdades con las que han sobrevivido con las verdades y las mentiras de los demás, de cada uno de ellos. .

Los errores que se cometen durante la partida de ajedrez son el reflejo malsano de los errores que se cometieron en aquella época difícil. La estafa es el punto clave hacia el que se desembocan todos los protagonistas, sujetos a una dinámica de engaño, mezquindad y necesidad íntima y general de justificarse. Uno cree estar leyendo -con las debidas distancias- a Updike o a Cheever. Quizá sobran tantos destellos críticos hacia aquella transición y falta una mirada más reposada y profunda hacia la psicología de los personajes. Ya hemos leído hasta la saciedad crónicas más o menos auténticas de aquélla feria de trileros, aprovechados y falsarios que fue nuestra transición. A estas alturas todo suena un poco impostado, quizá a pliego de descargo personal del propio Reig.

FICHA

Un árbol caído. Rafael Reig. Tusquets. Barcelona, 2015. 312 páginas. 19 euros

Compartir este post
Repost0
6 mayo 2016 5 06 /05 /mayo /2016 15:20
45 años

Delicia de película, con sus más y sus menos, como era de esperar dada la trama y el asunto que la motiva. Las relaciones de pareja y más cuando son ya mayores, son un arcano rodeado por un misterio y envueltos en un enigma. El aspecto externo ya se ha estratificado y cuesta desentrañar las numerosas vetas que componen el aparentemente sólido engranaje. El cuadragésimo quinto aniversario del matrimonio entre Charlotte Rampling y Tom Courtenay –espléndidos en sus roles- se nos presenta con una pantalla en negro y el sonido acompasado de un proyector de diapositivas, genial simbolismo de lo que ha de llegar. Geoff Mercer, el marido, recibe un mensaje inesperado y dramático: se ha encontrado el cadáver de una novia de su juventud, Katya, perfectamente conservado en un glaciar suizo, donde cayó accidentalmente casi cincuenta años antes, durante unas vacaciones de escalada. A partir de ese momento, en la semana anterior a la celebración del aniversario, la muchacha -apenas una fotografía- se convierte en una sombra inquietantes en las vidas de la pareja anciana. Geoff perdió a su amada Katya en circunstancias traumáticas y ahora, décadas después, los recuerdos le invaden, busca en viejos baules de recuerdos y se comporta erráticamente creando sombras de dudas en su esposa, Kate. Los resortes emocionales que se reactivan en Geoff sumen a su esposa en desconcierto primero e irritación creciente después. A partir de ahí, miradas, silencios, palabras apenas musitadas, una sinfonía que evoca ausencias fantasmales y un doloroso desequilibrio interior donde antes sólo había la amable cotidianidad del gesto. Andrew Haigh, el director, realiza una planificación exquisita de los encuadres y del ritmo. La música y los efectos sonoros puntúan de una manera grácil y minuciosa los vaivenes de la trama, movida por la duda, la nostalgia (de la juventud), los celos, el desencanto y la decrepitud. Hay que empezar de nuevo, tratar de olvidar pero en la última escena hay un gesto de Kate (impresionante recital de la Rempling) que resume la imposibilidad del perdón. "Creemos estar habitando una dicha extrema o una felicidad serena y sin embargo basta un mínimo detalle para que todo se resquebraje". Magnífica película.

Compartir este post
Repost0
4 mayo 2016 3 04 /05 /mayo /2016 15:23
Agente doble

Como la mayoría de las producciones de la BBC, sobre todo las de alcance histórico y literario, la presente cuyo estreno se relegó absurdamente en España casi tres años, roza la excelencia. El tema de fondo es Irlanda del Norte, con un Clive Owen contenido, honesto y austero y un Gleeson magnífico. Dirige James Marsch. “Agente Doble” narra una historia de mentiras, traiciones y difíciles lealtades, en el pantanoso terreno político y social que fue el IRA en sus últimos momentos. Aquí más que la acción toman cuerpo los silencios, miradas, planos largos y morosos a los rostros de las personas implicadas. Sobriedad y realismo para definir una atmósfera cerrada, claustrofóbica, ominosa. Aparte de los elementos cinematográficos, Marsch nos ofrece una mirada interesantísima al conflicto irlandés en base a retratos intimistas a un peculiar ambientes familiar condicionado por la violencia y las venganzas. En el centro del nido de víboras está Collette, genial Andrea Riseborough. Una dolorosa sobrevivencia a través de unos ojos llenos de pesar y de miedo, con un final doble e inesperado que sorprende al espectador y le dan medida del realismo del filme. Basada en la novela “Shadow dancer” , poco más de una hora y media de misterio que a menudo se demora en detalles pero que acaba siendo una pequeña joya del cine.

Compartir este post
Repost0
4 mayo 2016 3 04 /05 /mayo /2016 09:54
El viaje de Don Quijote

El escritor Julio Llamazares sigue a Azorín en su embelesada mirada a los trayectos quijotescos y nos muestra con su sarcasmo y su humor la deriva inquietante que los tiempos han impreso en los escenarios españoles, desde la Mancha a Sierra Morena, las tierras de Aragón y el triste final en las playas de Barcelona, por donde Cervantes paseó a su mítica creación.

Se trata en realidad de un afortunado mestizaje entre el libro que Azorín escribió por encargo del director de su periódico "El Imparcial", José Ortega Munilla, padre del filósofo Ortega y Gasset y la petición semejante realizada por "El País" --también relacionado con la familia Ortega-- al novelista Llamazares. Ambos escribieron primero sendos reportajes publicados en sus respectivos diarios y después fueron integrados en dos libros, "La ruta de don Quijote" azoriniano, realizada por los caminos de la Mancha, en carro de mulas y el ferrocarril, y el regreso a esa ruta, paseada en un más cómodo y rápido automóvil, y la extensión hasta Barcelona (que Azorín no realizó).

Cien años hay entre los dos libros y eso es algo que se percibe desde el principio. Azorin no tiene que luchar contra demasiadas desemejanzas , a pesar de 300 años separan a Cervantes del sutil narrador alicantino, mientras que Llamazares nos muestran las contradicciones del mundo que recorre, donde aún restan algunas huellas del pasado pero ya hay una uniformidad vocinglera y vertiginosa que lo impregna todo, el sinsentido voraz de nuestra época.

El intento es de agradecer aunque no resulte demasiado gratificante. Lo que nos cuenta Llamazares, con rigor voluntarista y pluma sencilla y un algo irónica, no aporta nada o poco al mundo cervantista y quijotero. Ya otras plumas lo intentaron y todo sabe poco menos que a sopa recalentada, aunque a los amantes del Caballero y su triste devenir nos invade un humor nostálgico y refunfuñante. Ya desde el mismo comienzo de este libro el lector quijotesco puntilloso, susceptible y quisquilloso en que los años me han convertido, se inquieta. Y así me hubiera gustado comentarle al autor que la frase citada, con la que se inicia el capítulo IV de la Primera Parte del Quijote, no es más que la continuación del párrafo final del capítulo anterior, que termina con "le dejó ir a la buena hora". Un comentarista de la obra cervantina asegura que esta hilación desaliñada de un capítulo a otro, no es una genialidad narrativa sino la muestra casi segura del desaliño con el que Cervantes escribió y dividió en capítulos su obra, concebida como él mismo dijo en un lugar "donde todo ruido e incomodidad tienen su asiento".

En fin, a pesar de todo, bienvenido este libro como un homenaje más a este aniversario cervantino que la España oficial y política actual tiene en tan escasa estima y consideración.

FICHA

El viaje de don Quijote.- Julio Llamazares.- 201 págs.-Ed Alfaguara.-16,90 euros.- ISBN: 9788420420943

Compartir este post
Repost0
3 mayo 2016 2 03 /05 /mayo /2016 18:00
Alarma en el expreso

Hitchcock adapta la novela "The Wheel Spins" (1936), de Ethel Lina White. Es la penúltima película inglesa antes de dar el salto a Hollywood. Rueda exteriores de Hampshire y en los platós de Gaumont Studios. La acción tiene lugar en un país centroeuropeo imaginario, Brandika. Ya preludia la inquietud política que después acarrearía la guerra fría. Como en otras de sus películas el tren toma un carácter central de ambiente en la película (recuerden "Extraños en un tren" o la célebre "Con la muerte en los talones") Iris Henderson (Margaret Lockwood) es una muchacha de clase alta que regresa a Londres para casarse. El tren en el que viaja sufre una avería a causa de una avalancha de nieve. Pasa la noche, junto con los otros pasajeros del tren, en un hotel de la montaña, donde conoce a una anciana, Miss Fray (May Witty), y a un músico modesto, Gilbert Redman (Michael Redgrave). La misteriosa desaparición de la anciana y la búsqueda que realizan por el tren la chica y el músico (maravillosamente interpretados) va oscilando entre la intriga y la comedia amable. Todos los trucos del gran Hitch se ponen en marcha para no permitir descansar y relajarse (y mucho menos aburrirse) al espectador. El misterio va consolidándose en una trepidante marcha de dudas, detalles insólitos e incertidumbre. Paralelamente vamos observando los cambios psicológicos de maduración de los protagonistas.. La música, de Louis Levy, excelente, a pesar de la sintonía del cantante callejero, clave de la película y la única que desmerece del conjunto. Hitchcock se inventa el invernal país de Brandiquia y también el sonoro lenguaje de los "nativos" así como se divierte y nos divierte con los tópicos nacionales que va sirviendo con pícara sencillez. Quizá secuencias como la del tiroteo desde el tren pecan de obsoletas, pero nada logra desmerecer el encanto de esta vieja película.

Compartir este post
Repost0
2 mayo 2016 1 02 /05 /mayo /2016 18:35
La hora decisiva

Realizada en una forma austera y sin demasiados medios, en "The Finest Hours", toda la trama se acaba diseñando en la segunda parte de la película, la que concierne al rescate de la tripulación del carguero en trance de hundimiento (en realidad medio buque ya que la otra mitad ha sido engullida por el acéano durante una tormenta brutal, de las mejor filmadas que he visto desde la epopeya del ballenero que inspiró Moby Dick). Basada, aunque con extrapolaciones librfes para dotar al argumento de un elemento sentimental, en hechos reales y en el libro “The Finest Hours”, de Michael J. Tougias y Casey Sherman. La historia tuvo lugar en 1952, durante una megatormenta, en la que 4 hombres de una lancha da guardacostas emprenden un rescate para salvar a los tripulantes de un barco que está a punto de zozobrar, partido en dos, arrastrando a la muerte a los supervivientes. Magnífica fotografía, contrapunteada por una banda sonora eficaz y unos intérpretes más o menos desconocidos pero veraces y ajustados a los papeles con una sorprendente sobriedad. Chris Pine como Bernie Webber y Casey Affleck como Ray Sybert --los dos protagonistas reales de esta historia de los hombres del mar-- a la cabeza de un reparto que parece haber sido escogido por su aspecto indudablemente marinero. Sencilla y apreciable película que debancaría a cientos de muy publicitadas cintas si existiera un ápice de justicia y sentido común en los ámbitos promocionales del llamado 7º Arte.

Compartir este post
Repost0
1 mayo 2016 7 01 /05 /mayo /2016 17:40
Esa puta tan distinguida

A Juan Marsé le encantan los juegos de espejos, las metáforas literarias que imbrican ficción y realidad de una forma tan hábil que resulta prácticamente imposible --e innecesario-- establecer una frontera que las diferencie. Toda esta novela (como tantas otras de este autor que no cesa de beber en el manantial profundo que nace de su infancia y su propia vida) es un generoso epítome de esa trayectoria literaria. A estas alturas biográficas Marsé está llegando a la maestría de su propio arte, esa urdimbre entre ficción y existencia propia, en la que uno va reconociendo las profundas vetas del tesoro "marseano" en un continuum temporal que va apareciendo, tris, tras, en citas inesperadas desperdigadas por las páginas de la nueva ficción.

Se trata de un juego enérgico e imparable que va trufándose de notas irónicas, sarcásticas y dotadas de un tono socarrón, duro y seco aparentemente, pero con una sonrisa final de ternura hacia los personajes y hacia su propio ser, comprensión y ¿compasión? que Marsé brinda con su agreste inteligencia de asilvestrado contador de "aventis". Amo y respeto a este veterano novelista total que va añadiendo arrugas a un rostro noble, de mirada franca y triste y dotado de una expresión donde aparece el guiño de una inteligencia punzante y libre.

Un tipo de inteligencia que brilla como un desafío en la "entrevista" al autor con la que comienza la novela y donde vemos diseñada casi la totalidad del artificio literario que Marsé va a emplear en el libro. La voz del autor es la voz del protagonista pero, como si fuera un acertijo, no es propiamente una autobiografía, ni mucho menos. Es un aventi para personas inteligentes y también informadas. Es una delicia para los que han seguido la obra de Marsé, pera también agradará los que se acercan por primera vez. Los avatares, trampas, meandros y mixtificaciones de la memoria de Juan Marsé, escritor, como diríamos parodiando a Pio Baroja.

Marsé nos lleva a 1982, cuando el escritor comienza a ser conocido -ya lleva tiempo siendo respetado- y nos cuenta un aventi sobre sus tratos con el cine (poco fructíferos y mas bien conflictivos, como reconoce el novelista) y un encargo para escribir el esbozo de un guión sobre un asesinato -ficticio- que se cometió en un cine de su barrio, el Delicias, en 1949. Mezclando datos ciertos con personajes de ficción, con la doble vuelta de tuerca, de que los personajes son reflejos especulares de otros personajes suyos de otras novelas propias. Marsé, hilvana la historia de una prostituta, Carolina Brull (basada en otro asesinato, el de Carmen Broto, ese real y objeto de otras referencias literarias en la obra de Marsé), que murió a manos del proyeccionista Fermín Sicart, mientras en la sala se proyectaba Gilda.

Si a todo ese entramado literario le unimos las divertidas y disparatadas citas tangenciales a la política, la Iglesia, el "problema" catalán y otros fobias del autor, mezclando personajes y datos de los ochenta con los de ahora mismo, la diversión está asegurada. Aunque a "Patricia Garbancio", “intérprete de tango-sardana”, o a "Pilar Rajola" “contorsionista verbal”, no les haga ninguna gracia. Como el mismo Marsé dice “Nunca he dejado de pitorrearme de mí mismo y de otros y de todo tipo de nacionalismo; no voy a dejar de hacerlo ahora". Y añade, de una forma demoledora “No milito bajo ninguna bandera (…) cualquier forma de nacionalismo me repugna. La patria que me proponen los nacionalistas es una carroña sentimental”. Pero mientras, el novelista lucha contra la presión subliminal y efectiva de la censura que todavía en los ochenta le dificultan el trabajo serio en el que anda metido a medias con el guión, una novela que le exige pescar en el pozo negro que la censura dejó palabras que han perdido su significado o que están desgastadas por los cuarenta años de tinieblas y manipulación "doctrinal".

Las críticas feroces al cine y a sus profesionales de antaño, momias "del viejo cine de pelucones y pupurrutas imperiales de Cifesa”, constituyen una diversión añadida para los que conozcan y recuerden los figurones de entonces y al cine "de destape" que encenagó las pantallas del país y, por supuesto, a los directores empeñados en rodar zafias proclamas políticas donde brilla la nostalgia del "contra Franco hacíamos mejores películas".

El amor al cine es otra de las constantes de la novela de Marsé, de todas sus novelas, y así se permite crear a un personaje que es compendio, divertido y socarrón, de esa obsesión cinematográfica, la criada Felicia, que cree firmemente que en el cine —en una frase, un actor o un título— está el secreto de vivir. Sus adivinanzas, por cierto bastante fáciles y felices, van trufando la obra de un escritor que reconoce la profunda raiz personal de su literatura y termina con la paradoja de que "en la parte inventada de mis ficciones está mi autobiografía más veraz”.

La memoria, "esa puta tan distinguida" del título queda reflejada tal cual en su personaje Fermín Sicart, el asesino de la prostituta Carol, que tiene la memoria destrozada por los tejemanejes genocidas de un psiquiatra militar llamado Tejero-Cámara. ¿A nadie le recuerda otro caballero de esa profesión con apellido compuesto que tuvo la bendición y el apoyo del franquismo y realizó experimentos reales con prisioneros republicanos para demostrar la debilidad mental de los "rojos", al más puro aliento nazi mengueliano? Una anti terapia semejante es la que cercena en la mente del asesino los motivos por los que cometió el crimen, aunque no la autoría del asesinato. Por tanto, ¿dónde está la culpa? Para Marsé “Podría entenderse como una metáfora del país que todavía no sabe cómo salir del túnel de la desmemoria. Pero hay que distinguir entre olvido y memoria". Y de esa metáfora bebe la trama de la novela. Metáfora que es otra de las constantes de la obra de este escritor.

No se la pierda.

FICHA

"Esa puta tan distinguida". Juan Marsé. Lumen. Barcelona, 2016. 240 páginas. 21,90 euros.

Compartir este post
Repost0
29 abril 2016 5 29 /04 /abril /2016 11:19
La filosofía no da la felicidad

Bueno, ya era hora de que a un filósofo (de los que distinguen entre sabiduría y conocimiento) se le ocurriera romper una lanza a favor de denunciar la insólita pretensión de la filosofía de salón actual de que es un remedio casi mágico contra la infelicidad. Por favor, señores, un poco de seriedad, humildad...y honestidad. La moda "couch" y terapéutica de la filosofía que comenzó hace años con "Más Platón y menos Prozac" y ha alcanzado niveles de escándalo y best seller de autoayuda ha contagiado (la supervivencia obliga, "primum vivere...") incluso a filósofos de garra y conocimientos como algunos del lado francés que Roger Pol Droit tiene el valor de denunciar.

El mensaje básico de este atrevido pensador va un poco en la línea de Spinoza, los sentimientos y las emociones tienen muy a menudo más sabiduría intrínseca que la mente reflexiva y discursiva...incluso el silencio es más elocuente que un libro entero de determinados filósofos (como dictaminó tajantemente Wittgenstein).

El autor de este libro clarificador, osado e irreverente que aconsejo para profesores de la cosa humanística (si aún queda alguno en esta tierra de infieles culturales que es España), recomiendo la vuelta al acto engendrador básico del filósofo: el asombro. Ya en su obra anterior "Si solo me quedara una hora de vida" (también en Paidós), imagina qué hacer si solo le quedara una hora de vida para descubrir lo que debería ser esencial en nuestras vidas. Abomina de la presunta necesidad de seriedad para acometer reflexiones sobre temas importantes, reivindica la risa y el humor como vehículo filosófico, pone la duda, la ignorancia y la confianza en las sensaciones físicas, como herramientas básicas. Desconfía del imperativo actual de ser feliz a cualquier precio y en cualquier momento, convirtiendo en una obsesión algo que se produce porque sí, sin buscarlo, "La idea de una felicidad sostenida, perfecta, sin estrés, sin preocupaciones, sin angustias, no me parece muy humana, ni interesante. Es algo con lo que se sueña en una época que es, efectivamente, angustiada, fragmentada. Hay que ser feliz en casa, con la pareja, en el trabajo, en la cama, en las vacaciones... ese imperativo permanente me parece un imperativo de control social". Y más tarde añade : "la potencia técnica crece mientras que la potencia moral no se mueve. Hay muchas guerras y catástrofes que son desencadenadas por formas de sinrazón, de locura”.

Roger -Pol sostiene que "la felicidad, si es que existe, no es cuestión de método, de reflexión, de filosofía, sino de locura, de desmesura, de puro azar. Y un poco conspirativo cree que en los discursos al uso para ser feliz "no logro ver nada más que una inmensa empresa de normalización, de dominación, de vasallaje. Cuando oigo «¡sé feliz!», entiendo «¡sé esclavo!» por eso me avergüenza que haya filósofos participando de este totalitarismo de rostro radiante, ya sea deliberadamente o por inadvertencia". Han fracasado las revoluciones (desde 1968) que querían crear un hombre nuevo y han generado una cierta desconfianza en el saber. "El científico se ha convertido en el aprendiz de brujo capaz de desencadenar el apocalipsis. La figura del, santo está en horas bajas y la del sabio sometida a una manipulación, un "new look" poco serio, entre Castaneda y el brujo yaqui don Juan. Se trata obviamente de cómo pasarlo medianamente bien y sufrir lo menos posible (lo que se acerca a la prédica estoica o epicúrea, olvidando que se trata de tiempos radicalmente diferentes). Olvidando básicamente que no hay fórmulas mágicas, que todo depende del esfuerzo, de la aquilatación del malestar, del poder curativo y pedagógico del sufrimiento y las crisis.

Vamos, salgan de casa y compren este libro, aprenderán un poco de la farsa inmensa en la que vivimos y del uso demagógico e iluso que se hace de la filosofía eterna.

FICHA

LA FILOSOFÍA NO DA LA FELICIDAD...ni falta que le hace.- Roger-Pol Droit.-Trad. Núria Petit.- Paidós.- 142 págs.- 14 euros.- ISBN 9788449331862

Compartir este post
Repost0
29 abril 2016 5 29 /04 /abril /2016 09:30
Miss Hokusai

Delicada, poética muestra de cine de animación japonés, estilo manga, sobre la figura real de un par de artistas del pincel, padre e hija, en el Japón feudal de principios del siglo XIX. No hay un desarrollo argumental progresivo, sino un muestrario de secuencias sin aparente cohesión que van mostrando la vida de un genial pintor japonés, Tetsuzo Hokusai, pero sobre todo, de su hija O-Ei, que tiene un dominio semejante sino superior al de su padre, de las personas que les rodean, de las circunstancias familiares donde surge el drama. La acción se desarrolla en Edo, la actual Tokio y se nos muestra la caleidoscópica vida de esa ciudad y ese tiempo, ilustrando la vida de campesinos, artistas, comerciantes, criados, vagabundos, cortesanas, nobles y plebeyos en un ambiente en el que de vez en cuando surgen cosas maravillosas o misteriosas. A pesar de ese aspecto poco corriente en una película, la desordenada y aparentemente caprichosa trama logra atraer, fascinar y someter la atención del espectador. Dirige Keiichi Hara.

.

Compartir este post
Repost0
28 abril 2016 4 28 /04 /abril /2016 15:17
Ha vuelto

Con un comienzo imaginativo que suena a "Historias imposibles" o a ciencia-ficción de serie B, la propia esencia de la trama es un imposible que no tiene explicación ni falta que le hace, se nos propone una distopía tenebrosa: la vuelta a la vida en nuestra época del mismísimo Hitler humeante como enviado por el infierno para probar a la gente de hoy, fuera de su contexto pero manteniéndose en u criminal fascinación, en su psicótica eficacia dramática. Una pesadilla que sirva para mostrar la turbia naturaleza de nuestra actual cultura (incluso en la mismísima Alemania, donde aún hay nostálgicos de aquella barbarie). La ambigüedad política y social de esta parábola inquietante es lo más interesante de la película, el tratamiento que se le da de todas formas a aquella figura oscura es lo más preocupante.

Los gags tratan de fundamentarse en la comicidad y el "humor" (la secuencia de los guionistas de televisión imaginando chistes sobre el holocausto es de lo más sonrojante). Más aún extremada que la novela del mismo título, que fue un éxito de ventas en toda Europa, trata de buscar un equilibrio casi imposible entre comedia, sátira política y crítica social. El personaje de Hitler, no se limita al rol de payaso siniestro, sino a un sujeto capaz de adaptarse a las nuevas circunstancias con habilidad para mantener su carisma y su capacidad de embaucar a una sociedad desequilibrada que gime por un perrito matado a tiros pero acepta una ideología genocida, olvidando los males que produjo. Lo vergonzante es la verosimilitud de la historia, la constatación de que el paranoico, psicótico, discurso nazi aún tiene buena acogida.

Rodada como un falso documental, al estilo de "Borat" la película parece querer llamar la atención por el auge de la extrema derecha en Europa, pero se convierte en un debate que busca los límites de la solidez democrática y humanista de la Alemania actual. Sin embargo uno se congratula de que alguien se atreviera a hacer una película con esos planteamientos. Recordemos que en España nadie ha intentado hacer algo así respecto a Franco, figura menor en la tipología de los dictadores si la comparamos con el Führer. El disfraz de comedia de "Ha vuelto" no puede disimular el fuerte desafío de la propuesta y la feroz crítica política y social que propone. El director juega con el espectador llevándole a situaciones límite y saliéndose por la tangente (incluido el final, el colmo de la osadía irreverente)

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens