Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
15 febrero 2016 1 15 /02 /febrero /2016 13:36
Kafka y Crumb

Entre novela gráfica y biografía ilustrada, el trabajo del escritor David Zane Mairowitz y del más popular dibujante de cómic del "underground" en los ochenta y noventa Robert Crumb, sobre la vida y la obra de Kafka resulta de lo más interesante y desafiante a la vez. Interesante porque el guionista --judío también él-- nos ofrece su versión heterodoxa de la vida y las fobias y manías de Kafka con plena comprensión empática de su carácter de judío crítico y auto flagelante. Desafiante por los dibujos duros y poco amables pero realistas de Crumb que, a mi parecer, sintonizan igualmente bien con el talante kafkiano. Tanto su versión -tipo Murnau- del ambiente de la Praga de principios del siglo XX, como de los símbolos e imágenes que pueblan el imaginario kafkiano, consigue una especie de resonancia emocional con la especial imaginería barroca de "El Proceso", "La Metamorfosis" o "La colonia penitenciaria"

El texto, muy crítico y al tiempo extrañamente conmovedor en algunos comentarios, como cuando protesta de la banalización que la cultura de masas ha perpetrado contra Kafka (los "carniceros de la cultura moderna" que han convertido a Kafka en un adjetivo), o como cuando advierte que las protestas de anti judaísmo del propio escritor no hacen más que corroborar su innegable talante judaico".

En cuanto a Crumb, el viejo maestro parece haberse divertido con toda esa parafernalia digna de diván de psicoanalista que suele asociarse al pobre y genial Kafka, la tendencia a la auto humillación, el terror a las autoridades secretas, el desencuentro con la ominosa -para él- figura paterna, su multifacetal complejo de culpa, su sexualidad reprimida, sus miedos eróticos, la hipocondría galopante, su necesidad de amar , su miedo a la responsabilidad, la escasa sociabilidad y sobre todo "la intrincada broma judía" como él llamaba al complejo malestar con el que articulaba su pertenencia a la tribu de Judá. Hay quien sugiere que la fascinación empática de Crumb por Kafka nace de ciertas similitudes de carácter y comportamiento.

El final del libro es un epítome de una de las tesis que sostiene David Zane: la manipulación del mensaje y la presencia kafkiana `para convertirlo en un objeto más de consumo, en una figura de marketing, en un reclamo turístico. Observer como en ese dibujo de una plaza de Praga llena de turistas hay un cartel al fondo donde un establecimiento con el nombre de "Mc Kafka" anuncia hamburguesas.

FICHA

KAFKA.-Robert Crumb (dibujos) y David Zane (guión).- Trad. Lorenzo Díaz.-Ed. La Cúpula.- 179 págs.-16,50 euros

Compartir este post
Repost0
10 febrero 2016 3 10 /02 /febrero /2016 09:52
Los diarios de Emilio Renzi

El escritor argentino Ricardo Piglia también es aficionado de los heterónimos al modo de Pessoa, pero con más modestia (o egotismo) aprovecha sus propios nombres y apellidos para enmascararse tras un nombre, Emilio Renzi, que también le pertenece --Ricardo Emilio Piglia Renzi--, aunque no sea su principal "nom de guerre" literario. Deudor del "Artista adolescente" y del dietarismo, este autor lleva escribiendo diarios desde 1957 y fiel a todos los obsesos por registrar (-se) por escrito en su vida cotidiana, sus sueños y sus proyectos, sus inquietudes y sus flaquezas va consignando las innúmeras veces en que se planteó dejar de escribirlos. Como deja escritor, "No hay nada más ridículo que la pretensión de registrar la propia vida. Uno se convierte en un clow". Y asevera, "La suprema impostura está en el hecho mismo de escribir estos cuadernos. ¿Para quién los escribo? No creo que sea para mí y tampoco me gustaría que alguien los leyera" (pág. 58). Luego suaviza su insinceridad y añade "para escribir es preciso no sentirse acomodado en el mundo, es un escudo para afrontar la vida (y hablar de eso)" (pág.59).

Aún le quedan al lector trescientas páginas más en las que Piglia demuestra su cachazuda inteligencia y logra que el conteo interminable de sus avatares personales no resulten aburridos, reiterativos, plúmbeos o pretenciosos sin fundamento. Lecturas sin reposo (buenas, por cierto, entre otros, Albert Camus, Carlo Emilio Gadda, Malcolm Lowry, Cesare Pavese, Ernest Hemingway, Jorge Luis Borges, Dashiell Hammett , películas incesantes, amores, ensueños, amigos, charlas, alcohol, estudios, escrituras varias hasta la publicación del primer libros...esto es lo que conforma y embellece el primer tomo de las memorias de Piglia que él intitula "Años de formación". La ambición literaria, los encuentros y desencuentros en el mundo cultural bonaerense donde el muchacho de 17 años se abre camino a dentelladas, dirige revistas, hace traducciones, escribe relatos. "La novela de una vida" califica Piglia a sus memorias. Muestra un estilo brillante, lleno de destellos literarios, sin ninguna pretensión psicologista, resbalando por la superficie escabrosa del día a día, con sus frustraciones y desengaños, con la dureza y el encono del joven escritor que busca maestros y colegas, coquetea con el marxismo, la política estudiantil, los desenfrenos. Y como trasfondo la Argentina del peronismo y los milicos, las detenciones arbitrarias y un cierto aire de vulnerabilidad e inseguridad, aunque Piglia navega bastante suelto a pesar de su izquierdismo, obsesionado con su naturaleza esquiva de escritor a la que pretende formar, con numerosas reflexiones que podrían servir de brújula y acicate para los aficionados a escribir. También para los lectores familiarizados con la literatura hispanoamericana es una muestra impagable del mapa literario de aquellas tierras en los años sesenta, preludio del "boom" que viviríamos aquí.

Los lectores de Piglia esperaban sobre ascuas la aparición de los "Diarios", pues el novelista, con astuta deliberación, había hablado y escrito mucho de ellos (incluso publicó algún trozo) y en consecuencia creó una expectación muy favorable. Lo que tenemos no es un diario al uso, un registro iterativo de experiencias y vivencias, pensamientos fugaces e inmediatez cotidiana, Piglia reescribe e interviene creativamente, recoge las semillas escritas de su pasado y les da forma y un sentido coherente, una dirección: la formación de sí mismo como escritor contemplada desde el Piglia actual, con toda su experiencia y su categoría intelectual. Con ello nos desvela la razón del "Emilio Renzi" del título, ya que es una doble temporalidad la que nos ofrece: Piglia analiza y manipula los textos del joven Renzi, es decir leemos el diario de Piglia (Adulto) sobre su lectura de los diarios de Piglia (joven), al que nombra como Renzi.

FICHA

"Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación". Ricardo Piglia. Anagrama. Barcelona, 2015. 360 páginas. 21,90 euros.

Compartir este post
Repost0
7 febrero 2016 7 07 /02 /febrero /2016 11:42
Paris-Austerlitz

Desgarrada novela póstuma de Rafael Chirbes donde cuenta la deriva amorosa de un homosexual, un joven pintor madrileño de ideas libertarias y procedencia burguesa. Descripciones sexuales sin tapujos dentro de la consabida búsqueda amorosa de un sector masculino de la población marcado social y psicológicamente por su opción sexual. Aquí Chirbes se centra de las contradicciones y características de una relación entre el joven pintor y su amante, un cincuentón de una clase social casi marginal, en el París de los sesenta. La novela de Chirbes ha sufrido una larga demora de escritura -casi veinte años- y el autor daría por terminada su revisión unos meses antes de morir. El cambio de registro de la temática analítica política y social de Chirbes es , en "Paris-Austerlitz" tan radical que en ocasiones parece un autor enteramente distinto al de su trilogía sobre la España del siglo XX, "La larga marcha", "La caida de Madrid" y "Los viejos amigos" o el de "Crematorio" o "En la orilla", en los que la mirada crítica y descarnada sobre los vicios sociales y públicas vergüenzas de este país convierten A Chirbes en una especie de Némesis político-social de nuestra vergonzante historia reciente.

El protagonista de la novela define su vida y la relación con su amante francés con la frase “El amor como una trampa mortal”, en la que la sombra del sida teje su larga sombra ominosa a una narración en la que el egoísmo y en el fondo la culpabilidad y la incapacidad de amar trasluce un problemático juego de falsedad interna y de lucidez implacable (aunado como suele suceder con la debilidad y la servidumbre hacia el placer al precio que sea). La soledad, el amor culpable y útil, el egoísmo, la soledad, el miedo al rechazo social, la dictadura del sexo, la traición, la falsedad y la vergüenza, ambiciones y resentimientos, la familia como generadora de culpa y la adicción al sexo como transgresión. Y por debajo de todo una ruindad calculada y mezquina que afecta a todos los personajes y principalmente al pintor, seguramente trasunto del autor.

Pero el pintor calcula con frialdad la apuesta amorosa en la que se mete por necesidad y propio provecho. Luego dice “Durante meses he llegado a creerme que mi ideal de vida coincidía con el suyo: envejecer juntos chapoteando en el pequeño estanque de los hábitos”. Ya está implícito que el maduro amante es para usar y tirar. El sida ajustará el retrato con un final dramático y en las visitas al hospital de su ex amante, convertido en una sombra patética de lo que fue, el pintor afronta su vacío y su mezquindad, el vacío emocional y sentimental con el que vive, por obligación "moral", esas circunstancias. “Me veía a mí mismo como el calefactor que climatizaba la casa después de que se le ha estropeado al inquilino el aparato que le funcionó durante algún tiempo. Un bien útil”.

Este es el testamento literario de Rafael Chirbes. Una novela acabada con prisas y urgencia, dejando al aire muchas cosas, pero aún así, significativa y mucho, respecto a un autor que siempre ha rehuido con prudencia y decoro dar fe de si mismo como persona más lejos de lo epidérmico literario.

FICHA

PARIS-AUSTERLITZ.-Rafael Chirbes.-Anagrama.-153 págs. ISBN9788433998026

Compartir este post
Repost0
4 febrero 2016 4 04 /02 /febrero /2016 09:18
Esta noche moriré

Un poco al estilo de "The Game" de Finch con Michael Douglas y Sean Penn, Fernando Marias usa y abusa de la verosimilitud, aunque logra (como Finch en su película) que el lector la lea sin desmayo. Otra similitud y ésta más justificada está en el relato corto de Dickens incluído en "Los papeles póstumos del Club Pickwick" sobre una venganza bastante siniestra e implacable de un deudor contra su acreedor. "Esta noche moriré" comienza con la frase "Me suicidé hace dieciséis años" y a partir de ahí, Marías usando el artificio epistolar nos cuenta una historia, eludiendo detalles técnicos y elementos subsidiarios que podrían dar verosimilitud a lo que ocurre pero distraerían la tensión argumental. El ingenio del planteamiento logra que, pese a los fallos técnicos literarios, la novela, publicada por primera vez en 1996, haya sido reeditada con un fajín que proclama que con ocasión del XX aniversario de su publicación primera se reedita con el añadido del texto de un monólogo teatral de QY Bazo, inspirado en ella. La humildad de propósito, parece que Marías sólo pretende entretener a sus lectores, sin más, redunda en beneficio de esta modesta pero apreciable novela corta del género negro.

La estructura de la novela es en forma de carta cuyo autor, el narrador, es un delincuente que se suicidó en la cárcel. La carta está dirigida al comisario de policía que lo detuvo y en ella desvela los males que ha preparado para culminar de forma maquiavélica una venganza implacable. El narrador es --y es uno de los detalles más jugosos-- miembro de una centenaria Corporación que busca y obtiene en secreto obras artísticas de creadores geniales para de esta forma aprovecharse de una posterior manipulación del mercado. En la carta confiesa el alcance de dicha corporación y también la ayuda que ésta le brinda para programar diabólicamente la progresiva decadencia del comisario y lograr de forma inapelable que su víctima se suicide también en la fecha prevista.
La novela, buen punto aunque ingenuo de Marías, acaba con el relato de un narrador externo en tercera persona que estructura coherentemente ciertos detalles y completa informaciones para hacer más verosímil la infernal venganza urdida por el inteligente delincuente.

FICHA

ESTA NOCHE MORIRÉ.- Fernando Marías.- Alrevés narrativa.- 158 págs. 13 euros.- ISBN 9788416328383

Compartir este post
Repost0
2 febrero 2016 2 02 /02 /febrero /2016 14:40
Cagando leches

Este es uno de esos libros que deberían venderse en las farmacias como remedio rápido contra el malhumor, el agobio o el pesimismo sin olvidar el aburrimiento o la depresión. El boticario nos lo dispensaría con un "léase una o dos páginas al día, mejor en el desayuno y otro par en la cena". Ironía cachazuda, sentido del humor a raudales e ingenio de lo más socarrón, son los ingredientes con los que Heloise Guerrier y David Sánchez sazonan los dichos, casi siempre "mal dichos", que la gramática parda ciudadana ha dedicado a la sabiduría popular refranera y auspiciosa. Cuarenta y cinco locuciones castellanas de pura raigambre surrealista, que algunos repiten cuando llega el momento y casi todos conocen aunque a muchos se les escapa el origen, todas ellas acompañadas de regocijantes traducciones al francés y al inglés. Las imágenes que acompañan a cada una de las locuciones reproducen exactamente el desconcertante contenido del dicho, añadiendo guasa al asunto.

Las bastez y vulgaridad de las alocuciones, en las que suelen abundar las alusiones directas o groseras de tipo sexual, gastronómico o referencias a animales o acciones absurdas "pisando huevos", "matar el gusanillo", "quemarse las pestañas", "no ser moco de pavo" son descritas con divertida erudición y el dibujo adjunto acaba de redondear el efecto cómico.

En fin, no sólo lo van a pasar muy bien, también va a aprender mucho sobre el ingenio popular, entre surrealista y procaz, absurdo y a veces un poco inquietante. Para lectores de habla francesa o inglesa les puede servir de diccionario de modismos popular, dado que muy posiblemente a menudo se encontrarán con frases a las que no les verán pie ni cabeza y este libro les pondrá al corriente. O no, están traducidas de forma literal y seguramente así seguirán sin entender nada, aunque a los lectores españoles que sepan un poco de esos idiomas les encantará).

FICHA

"Cagando leches".- Heloise Guerrier y David Sánchez.- Ed. Astiberri. 16 euros

Compartir este post
Repost0
1 febrero 2016 1 01 /02 /febrero /2016 09:45
Los enemigos de los libros

Yo creo que los amantes de los libros deberían tener en su biblioteca hogareña un ejemplar de esta delicia del impresor y bibliófilo londinense William Blades (1824-1890), "Los enemigos de los libros", clásico del que han bebido los autores contemporáneos que se han ocupado y pre-ocupado por la existencia, el destino y las vicisitudes de ese objeto insigne y gratificante que es el libro. Alimentado con datos históricos, anécdotas y leyendas del más variado fuste, el libro se lee con agrado, interés y diría yo, fascinación. Con un edificante e irónico prólogo de Andrés Trapiello y una introducción del gran Richard Garnett, bibliógrafo a su vez, y un epílogo sabroso de Javier Jiménez (el editor), el volumen muy bien editado por Fórcola, traducido por Amelia Pérez del Villar, profusamente ilustrado, hará las delicias de cualquier "lletraferit" que tenga la suerte de dar con él o se apresure a encargarlo a su librero favorito.

La edición lleva el subtítulo de "Contra la biblioclastia, la ignorancia y otras bibliopatías" y en sus algo más de cien páginas, se hace catálogo estremecedor de todos los agentes, naturales o humanos, que desde el fuego, el agua, los gusanos, larvas y hongos, el polvo o la actividad directa o indirecta, dolosa o estúpida, fanática o abúlica del ser humano, auténtico factor letal para la existencia y conservación de los libros. El repaso a través de los siglos de la incuria, mala fe y estulticia de los hombres hacia ese producto de su ingenio que es el libro, llena de estupor al lector y deprime su fe en la naturaleza humana.

Porque los libros son los cauces y reservas de la sabiduría, el ingenio, la poesía, la creatividad, las ciencias, la filosofía y la espiritualidad. Desde el cervantino, "no hay libro tan malo que no contenga algo bueno", la ignara actitud de quienes -cortos de vista y de inteligencia- pretenden arrumbar con los libros y su lectura, podrían añadirse a las bilbiopatías que enumera Blades. Señores motivar a leer y promocionar el libro como herramienta y como solaz y estímulo, es un acto de solidaridad con la especie y una función de amor al prójimo.

Recordamos aquí la temprana lista de Rafael Heliodoro Valle, que en 1944 elaboró una lista de los diez enemigos principales de los libros. También añadimos la “Historia universal de la destrucción de los libros” del venezolano Fernando Báez. Quizá abundando en los que cita Blades, Valle añade ingenio cuando cita al que no sabe leer o al que sabiendo leer no lee y se acuerda de los faánticos de cualquier creencia y demás enemigos de la libertad de pensamiento, las consabidas plagas de bichejos (pez plateado, cucarachas, ratones, escarabajos, hormigas blancas, piojos del libro), evidentemente a los ladrones de libros, a esa plaga amistosa que piden libros prestado y no los devuelven y al bibliófilo que no los usa ni los deja usar.

A partir de ahí entra la historia y nos habla de los poderosos que han propiciado las quemas de libros, desde los autos de fe religiosos a la barbarie de un Mohamed (destructor de la biblioteca de Alejandría) o un Hitler, motivados por cuestiones religiosas o políticas.
Como propone Garnett en su Introducción, a la lista de Blades, el fuego,el agua, el gas y el calor, el polvo y el abandono, la ignorancia y el fanatismo, las polilla y otras plagas, los encuadernadores, los coleccionistas y "los niños y criados", habría que dar preponderancia absoluta a la Ignorancia, que por defecto se convierte en el sustrato fundamental de todos cuantos atentan contra la existencia de los libros. Como bien dice el editor en su excelente epílogo, los nuevos tiempos han creado nuevos y específicos enemigos del libro, desde el político (Dios nos libre de ministros de Cultura tan escasamente cultos y fiscalmente tan voraces como para aumentar el IVA de los libros y otras formas de cultura), la telebasura o la educación cegata empeñada en privilegiar la pantalla sobre la página...en fin, es difícil ser libro-optimista ante la proliferación de enemigos.

Por tanto, como humilde gesto de desagravio a los libros, sugiero que el lector salga de inmediato a la calle, busque la librería más cercana y se regale un libro. Si puede ser éste que hoy recomiendo, miel sobre hojuelas.

FICHA

"Los enemigos de los libros".- William Blades.- Trad. Amelia Pérez.- Ed. Fórcola.-136 págs. 16,50 euros.- ISBN: 9788416247554
.

Compartir este post
Repost0
27 enero 2016 3 27 /01 /enero /2016 19:48
Claudio Naranjo, entrevistas

He seguido durante años la trayectoria intelectual y espiritual de Claudio Naranjo, una figura sugestiva y sugerente que durante décadas se perfiló como punto de referencia para todos los buscadores dentro del complejo mundo de las disciplinas espirituales, del chamanismo y de las filosofías del ser y la trascendencia, desde el Castaneda de don Juan y la "revolución" sesenta y ochista, a Stanislav Groff y las drogas iniciáticas (plantas maestras) y las firmas científicas que comenzaban un fructífero diálogo con maestros orientales y especialistas en psicología transpersonal.

El libro que ahora edita Kairós es una recopilación de charlas y entrevistas realizadas por Javier Esteban, profesor universitario y especialista en estudios sobre ampliación de conciencia, en las que se hace un análisis coloquial de la figura de Naranjo, sus aportaciones, sus trabajos y su trayectoria intelectual, espiritual y profesional, con especial incidencia en sus procesos de individuación y sus enseñanzas en el campo complejo de todas las disciplinas que buscan y promueven la iluminación del ser humano y su proyección social, en pos de un hombre mejor para una sociedad mejor. El retrato que nos ofrece Esteban está lejos de una postura hagiográfica y busca con inteligencia y humildad acercarnos al hombre que lucha, sufre, se equivoca, rectifica y aprende para verter todo ello en un mensaje realista y documentado que muestra a un "buda juguetón" que no elude afrontar las cuestiones con sencillez socrática y con la tendencia al anonimato de un maestro zen, un sabio humanista con tendencias pedagógicas y la "mente de principiante" que deslumbra desde la fuerza que le ha brindado una existencia dedicada a la meditación y su experiencia en la transmisión "de corazón a corazón".

Con una estructura operativa de entrevistas por "skipe", en las que van surgiendo temas y cuestiones enlazadas con sus experiencias con la música, los ritos de iniciación, la fuerte apertura de la ayahuasca o las vivencias personales de dolor (la pérdida del hijo) o de florecimiento espiritual a través de estados ampliados de conciencia o sus relaciones con personas del calado de Oscar Ichazo o Fritz Perls, hasta permitir , en algunas páginas de este libro, la visión de un Claudio fuera del registro común...quizá donde surge el niño divino, "un ser sin ego, transparente en el mundo".

El viaje descriptivo y analítico nos lleva desde el niño Claudio y su "infancia dormida", con un padre ausente y una madre poco cercana pero con la presencia de amigos-maestros como Tótila Albert, que le inició en la integración de las figuras arquetípicas del hijo, el padre y la madre o Jasinovsky que le mostraba el camino de unión de la ciencia y la espiritualidad. Luego vendrían los encuentros con el budismo y con el taoísmo o con el sufismo a través de Idries Shah y con el zen de Suzuki Roshi. También hubo experiencias con drogas enteógenas y con la ayahuasca.

Esteban pide a Naranjo que nos hable de la música como herramienta de sanación (la usa como tal en los SAT, encuentros de crecimiento personal organizados por Naranjo en todo el mundo) especialmente con las sinfonías de Brahms. Luego nos llevará en ese discurso aleatorio que propician las entrevistas con la contracultura y los contactos con Alan Watts, Castaneda o Leary y, sobre todo, con el LSD "una experiencia fabulosa que me cambió la vida".

El creador de la terapia Gestalt, Fritz Perls, fue otro de los maestros de Claudio del que aprendió ese principio paradójico pero clarividente de que "el alma es el cuerpo", sin ocultar las diferencias y desencuentros que hubo entre los dos pensadores. Sin embargo, he notado a través de la lectura una corriente subterránea que parece más emanar de la "sombra" de Naranjo que de su luz y que quizá de forma involuntaria Esteban nos ha dejado percibir (como en el capítulo dedicado a las drogas enteáticas y al LSD).

Quizá lo más clarificador para relativizar el aire "mesiánico" de algunas partes del libro sean capítulos como el dedicado a la muerte de su hijo Matías u su relación con el "enormemente vanidoso" Ichazo, con el que tuvo una experiencia iniciática en el desierto. Luego vendría el eneagrama, una herramienta de transformación basada en los rasgos carenciales de la persona, simbolizados por nueve eneatipos. Esteban lleva a su entrevistado a describir su particular "noche oscura del alma" y a confesar sus relaciones con el amor y el sexo o con "las tentaciones" que provoca su fama y sus actividades públicas. hasta llegar a esa confesión de que "voy a morir antes de morir y tendrá el raro privilegio de alcanzar la vida eterna antes de desprenderme del cuerpo".

En fin, un libro interesante que puede alimentar el escepticismo de algunos pero que, en todo caso, muestra de forma honesta el alcance y profundidad de una persona que se ha convertido en referente de una época y una manera de buscar la sabiduría, con sus sombras y sus defectos, pero precisamente por ellos, con su enorme humanidad.

FICHA

CLAUDIO NARANJO. La vida y sus enseñanzas. Un encuentro con Javier Esteban.- Ed. Kairós. 305 págs. ISBN 9788499884684

Compartir este post
Repost0
24 enero 2016 7 24 /01 /enero /2016 09:33
En movimiento

"En movimiento. Una vida" es el último libro del neurólogo y psiquiatra inglés Oliver Sacks, afincado en Estados Unidos, donde desarrolló una fascinante carrera como clínico y también como escritor. Quizá sea una de las personas que más han hecho por divulgar -y de una manera lúcida, sencilla y divertida-- los misterios de la mente, sus patologías extraordinarias, sus poco conocidos poderes y su vulnerabilidad. Las memorias del famoso neurólogo prometían momentos felices y algunas revelaciones interesantes en una persona de su valía. Desde su temprano amor por las motos de alta cilindrada a sus comienzos profesionales con algunos episodios --por ejemplo el que revela el libro y la película "Despertares", con Robert de Niro y Robin Williams que encarnaba al propio Sacks-- sus investigaciones neuropsicológicas, su endiablado ritmo de trabajo, de 18 horas diarias, su pasión por los volcanes o las ondas gravitacionales, sus relaciones familiares y su tempranas y repimidas confesiones de homosexualidad, sus coqueteos con las drogas, principalmente anfetaminas o cocaína, sus enfermedades e incidentes de salud y por encima de todo ello su bondad, humor, capacidad de amor y entrega al servicio de los enfermos reflejado en muchos de sus libros, auténticos best sellers de la literatura científica divulgativa, como "Migraña", "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero", "El tío Tungsteno" o "Alucinaciones",

En un artículo publicado en febrero del año pasado en "The New York Times", Sacks, con 82 años, revelaba a sus millones de lectores que padecía un cáncer terminal con mestástasis en el hígado y el cerebro y que moriría pronto (falleció el 30 de agosto de 2015), pero no sin antes terminar dos libros más, entre ellos "En movimiento". Un libro donde no abandona el tono humorístico y casual, humano y entrañable, irónico y tierno, casi autoparódico de un hombre profundamente inteligente y cultivado que se despide de la vida con una sinfonía literaria íntima que apasiona y conmueve al lector más curtido.

Sacks nos cuenta sin ambages su primer episdio homosexual no consumado en los 50, con un tremendo humor y nostálgica ternura. Hubo más y algunos sórdidos, pero eso forma parte del entramado íntimo inicial de un hombre que mientras estudia neurología en Oxford se apasiona por la Literatura, la Historia y la economía. Investigó, pero al fin se dedicó a la práctica clínica y la consulta en Londres. Marcha a Estados Unidos en los sesenta y le vemos trabajar como un poseso en Los Ángeles. Un médico beatnik con gran poder de empatía que triunfaba como clínico y se atiborraba de anfetaminas, opiáceos y ácido. En los 70 decidió parar el carro de las drogas y del sexo y abrió una época de abstinencia total de 35 años en todos esos campos excepto en el intelectual y en consulta. A partir de ahí nació el doctor Sacks, auténtica estrella para miles de pacientes y millones de lectores. Y comenzó a ejercitar una labor formidable en el campo de la literatura clínica médica y psicológica. En su libro "Con una sola pierna" nos cuenta experiencias psicopatológicas propias a causa de un accidente y lo hace con la pericia de un buen novelista. La delicadeza, la empatía y el humor con el que narraba los casos clínicos que vivían sus pacientes y los propios convirtió sus libros en una lectura soberbia no sólo para médicos y personas del mundo sanitario sino para la generalidad de los lectores.

Mientras la profesión médica lo ninguneaba, el mundo de la cultura le abría las puertas, con guiones de teatro de Harold Pinter, películas como la citada "Despertares", un libreto de ópera con Michael Nyman y otras actividades de éxito. Lo que se desprende de este libro es una inmensa gratitud por la vida y por todo lo vivido, sin falsos remordimientos o consideraciones pacatas o hipócritas. Hay una sana vitalidad socrática que hace sonreir al lector y en cierto modo envidiar a un hombre tan profundamente vital y bondadoso, que ama las motos, los viajes, el ejercicio físco, los deportes y tiene dos obsesiones intelectuales: la ciencia y la literatura. Como Alexander von Humboldt, Charles Darwin o Sigmund Freud, a los que cita en su libro, Sacks se inscribe en la formidable lista de médicos literatos, con la respetable suma de más de setenta titulos en su haber, con varios clásicos en la lista como "Un antropólogo en Marte", "Alucinaciones" o "Musicofilia". En la mayoría de ellos brilla la capacidad para conmover, su profundidad de pensamiento y su sencilla claridad expositiva con ramalazos líricos de extrema belleza.

Como epítome reproduzco el último párrafo de su libro: “A lo largo de mi vida he escrito millones de palabras, pero escribir me sigue pareciendo tan divertido y refrescante como cuando empecé hace casi 70 años.” Y para nosotros leerle, Dr. Sacks.

FICHA

EN MOVIMIENTO.-Oliver Sacks.-Trad. Damiá Alou.- Ed. Anagrama. 378 págs. 21,90 euros.

Compartir este post
Repost0
22 enero 2016 5 22 /01 /enero /2016 22:16
La muerte invisible

Excelente novela realista basada en la catástrofe nuclear de Chernóbil del 26 de abril de 1986. Basándose en las - ficticias- investigaciones que realiza un policía soviético represaliado por sus actitudes y actuaciones contra la corrupción en altos cargos del régimen que es enviado a un destino en Ucrania, justamente en la ciudad de Pripyat, la localidad más próxima a Chernóbil, para desgracia suya el 24 de abril, 48 horas antes del accidente.

Con un estilo trepidante y de factura sencilla y directa, Alberto Pasamontes recrea las horas previas en la ciudad, el encargo banal que debe atender sobre la venta de absenta casera que está produciendo estragos entre los habitantes de la zona en forma de accidentes de circulación por alcoholismo. Casi de inmediato se producirá la explosión nuclear y comienza una emocionante narración de la alarma y el estupor de la población, los intentos criminales de las autoridades de disfrazar y quitar importancia a la tragedia genocida y la búsqueda de los culpables de tamaño holocausto. La narración del angustioso recorrido del policía por las instalaciones convertidas en un infierno radioactivo, la proliferación de muertes y contagiados, la torpeza en la gestión de las autoridades, los casos de impotente heroísmo, se anotan con una frialdad documental sin abandonar las claves tan conocidas del género policíaco con un protagonista duro que esconde una humanidad tierna y acongojada.

A pesar del final novelesco y escasamente probable, fiel a los postulados literarios del género, el libro se lee de un tirón y justifica el premio que ha recibido la novela (el García Pavón de novela policiaca). El título se justifica con los párrafos que el médico jefe del Hospital de Pripyat le espeta al policía cuando este recaba información sobre lo que está ocurriendo: "¿Conoce usted los efectos de la narración?...La llaman la muerte invisible. Se mete en el cuerpo sin avisar, penetra en los tejidos y los destruye. El daño causado y el tiempo que tarde en hacerlo varía en función de la dosis recibida. Pueden ser horas, días o semanas...Comienza con un simple dolor de cabeza que se hace cada vez más fuerte. Luego aparece el resto: fatiga, pérdida de pelo, náuseas, diarrea, hemorragias internas, destrucción de médula ósea...los órganos internos se deshacen literalmente. A veces entre vómitos de sangre, los afectados expulsan trozos de su estómago, del esófago...el dolor es inhumano." (pág. 75).

Una excelente documentación que se facilita en dosis adecuadas y con claridad expositiva van acompañando la desesperada y suicida investigación del policía que, naturalmente, pagará su exposición brutal a la radioactividad. Todo ello suavizado de vez en cuando por los sueños recurrentes del protagonista sobre su esposa, único recurso lírico y sentimental que el autor se permite. En resumen, una novela interesante, sencilla y emocionante que deja una sensación de horror en el ánimo, precisamente por su calidad de documento real.

FICHA

La muerte invisible.-Alberto Pasamontes.- Ed. Reino de Cordelia.- 190 págs.- 15,95 euros

Compartir este post
Repost0
17 enero 2016 7 17 /01 /enero /2016 09:01
Cartas a Vera

Los escritores, como la mayoría de los mortales, no son precisamente acertados en el desarrollo de sus vidas sentimentales y amorosas. Sin embargo, como en todo, hay excepciones. El escritor ruso de expresión inglesa Vladimir Nabokov fue una de ellas. La relación con su mujer Véra duró desde 1923, cuando la conoció, hasta 1977, año en que falleció el escritor. No fue una relación idílica todos esos años -lo cual hubiera sido algo preocupante- sino que tuvo sus altibajos como ocurre en las mejores y más profundas relaciones, incluida una corta infidelidad amorosa de Vladimir y los sinsabores de los continuos viajes de la pareja buscando una vida más tranquila y acomodada, apuros económicos y la inseguridad social de la guerra (la angustia por el nazismo, dado que Véra era judía). Pero la parte más singular de esta larga historia de amor queda reflejada en esta magnífica edición de "Las cartas a Véra", donde queda de manifiesto el talante de esa dama de fuerte personalidad que llegó a integrarse en ese legendario animal bicéfalo que es una pareja humana unida libremente por el amor, la inteligencia, la compresión y el humor.

Véra fue para Nabokov, correctora, mecanógrafa, chófer, ayudante creativa, documentalista, agente literario, consejera legal y, sorprendentemente, guardaespaldas armado. Más de medio siglo de convivencia y de lealtad hacen de esta mujer un personaje casi de la altura de "su" autor, su marido. Aunque se conservan pocas cartas propias de Vèra --ella misma la destruyó para preservar su intimidad -- todas las de Nabokov, un río pocas veces interrumpido, nos permiten apreciar referencialmente la poderosa personalidad de Véra, lo que convierten este libro en un documento inestimable para conocer mejor los entresijos de la compleja personalidad del escritor a contrapunto con lo que él mismo revela a su esposa.

Este libro es, sin duda, tan interesante como cualquier novela de Nabokov y muchísimo más orientadora para ahondar en esa fuerte personalidad de superior inteligencia que fue. Y cómo su esposa, dueña de un carácter íntegro y decidido, era lo más alejada de una sirviente entregada y sumisa. Como el mismo escritor reconoce "Entraste en mi vida...como quien se adentra en un reino donde todos los ríos han esperado tu reflejo y todos los caminos, tus pasos".

Además la lectura de este libro permite observar cuáles son las lecturas que emocionan o irritan al escritor, sus autores preferidos o los detestados, pero sobre todo nos revela algo más interesante aún: todo lo que escribe o desea escribir Nabokov, sus proyectos diversificados en géneros tan dispares como poemas, ensayos, guiones, traducciones, relatos, novelas, obras de teatro y traducciones, muchísimos de ellos frustrados.

La excelencia literaria de Nabokov, y también humana, se refleja en estas cartas de una elegancia extrema en las que entra también el humor, el romanticismo y el ingenio crítico. Muy lejos, por ejemplo, de las obscenas cartas de Joyce a Nora o del remilgado academicismo de Virginia Woolf a su marido Leonard (con la excepción de la última, llamada "nota del suicidio"). Cuarenta y seis años cubre el arco entre la primera carta y la última entre Nabokov y Véra, en las que el lector curioso -y fascinado- penetra en la intimidad creativa y sentimental de uno de los grandes autores del siglo XX, de alguna forma espejo privilegiado de unos años convulsos en la historia de Europa. ¿Habría sido tan brillante la carrera literaria de Nabokov sin la presencia devota y eficaz de Véra, con su gran sentido práctico y su dedicación total?

Es esta una de las grandes historias de amor reales en la literatura mundial. Es una suerte de gran monólogo, la voz de Nabokov, extendiéndose por decenios y dedicada todos y cada uno de sus libros a su inseparable mujer-orquesta, con la que compartía desde la sinestesia, capacidad de ver números o música en colores y el amor a la poesía y la literatura y las mariposas. A partir de 1945, las cartas son menos frecuentes ya que la pareja no suele separarse. Pero es un amor que dura hasta el final, cuando ante el cadáver de su marido, Vèra le sugiere a su hijo Dimitri que alquilen un avión y se estrellen con él. Aún le sobrevivió 14 años.

FICHA

CARTAS A VÉRA.- Vladimir Nabokov,. Edición de Olga Boronina y Brian Boyd. Traducción de Marta Rabón y Marta Alcaraz. RBA, 2015. 832 páginas, 23,94 euros

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens