Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
22 noviembre 2021 1 22 /11 /noviembre /2021 19:27

LOGOI 227: LA MAGDALENA

Publicado el 231121 en La Comarca

Más que una cita literaria, es un tópico. La magdalena de Proust. El sabor de un trozo de magdalena mojado en té tibio ocasiona al autor francés un “reencuentro mental son el (su) tiempo perdido”. Pero convertir ese efecto de la memoria involuntaria, de la “reverie” o ensueño o del “dejà vu”, en un  análisis de literatura comparada con incursiones en el cine o la pintura, es el logro cultural exquisito que nos brinda un profesor de la UAB, Lluís Quintana Trias. “El instante recuperado” es el precioso título de su libro (editado por Fragmenta). La lectura de su apasionante viaje literario ha suscitado en mí una reflexión.

Miren, uno de mis pesares es la falta de calado cultural que percibo en adolescentes y  jóvenes. He protestado por una educación sin clásicos, he cargado contra una educación sin ética, sin puntos de referencia, sin inquietud cultural parental (de tales palos estas astillas), sin educación social o vecinal o ciudadana, sin valores, sin reflexión, sin ortografía, sin capacidad de articular un pensamiento o un argumento, casi sin vocabulario y…casi sin sentimientos expresables y emociones no traducidas en emoticones. Ya sé, no son todos así.  Pero cada vez hay más “letrasados”.

La cultura clásica que reclamaba, la afición de leer estimulada y compartida por los padres, el “relato” de una sociedad que crea y favorece el entendimiento profundo y súbito entre las personas que lo comparten, causa uno de los fenómenos  gratificantes de la vida. Un fenómeno basado en esa “memoria involuntaria” preconizada por Quintana: la hermandad instantánea entre dos personas que rememoran casualmente un determinado detalle literario,  el personaje de una obra clásica una escena de película o teatro, la fuerza de una sonata famosa.  Me he encontrado con sujetos que no conocía con los que, con gratísima sorpresa, por un hecho o unas palabras sin aparente relación, rememoraba una experiencia sensitiva del pasado. Y así compartía admiración por un chiquillo travieso llamado Guillermo Brown, por el pirata Sandokan, por un gascón espadachín llamado D’Ártagnan o por el capitán Nemo, por el Pequeño Príncipe o la persecución de una ballena blanca. Ese sujeto desconocido se convertía tras esa casual rememoración en un hermano de emociones compartidas ¿Tienen nuestros jóvenes “magdalenas de Proust” que les acerquen entre sí? ¿Son conscientes del tesoro oculto que nos ofrece cada “instante recuperado”?

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
16 noviembre 2021 2 16 /11 /noviembre /2021 16:34

LOGOI 227

PERSONA 2.0

Publicado en La Comarca 161121

La Filosofía, esa materia que nos enseña a pensar, tan devaluada y banalizada, ha trabajado desde sus inicios griegos o chinos sobre la mejora de la persona, sus cualidades y defectos, sus principios éticos y sus valores. Características básicas, en un entramado de derechos y obligaciones, que han sido avaladas por la historia y el tiempo. Pero nunca hasta ahora, todo ese “paquete conceptual” que nos hace humanos, ha sido cuestionado tan drásticamente por una amenaza que se cierne sobre la Humanidad: la capacidad de la actual tecnología de “reinventar” al ser humano. No sólo se está produciendo un cambio de costumbres, hábitos y necesidades que alteran la vida cotidiana al ritmo inevitable del progreso tecnológico –impulsado por un capital sin control- sino que, siguiendo su lógica invasiva, la tecnología digital ya propone cambios de tipo anatómico, médico y psicológico que crearán un binomio  persona-máquina integrada. Una persona 2.O que, aún así, no eliminará sus características negativas: ambición, codicia, emociones y deseos incontrolables, envidia y crueldad.

Somos esclavos de la cultura tecno. El móvil es el paradigma de la vulnerabilidad que padece una sociedad controlada por sus aparatos digitales. Somos individuos voluntariamente psico dependientes de nuevas y dinámicas versiones de “juguetes” que no cesa de proporcionarnos un mercado ávido y omnipresente. Se nos seduce con una propagando permanente de ofertas de “información” y “placer”. Tan solo a cambio de nuestra libertad, autonomía, dinero…y futuro.

Sin duda ya existen individuos conscientes y realmente informados que tratan de asegurar los principios y valores de los que hablábamos y  de encontrar un equilibrio entre el uso de las nuevas tecnologías y una evaluación humana de la existencia. Van apareciendo denuncias contra los cantos de sirena del Sistema, diseñado por las Empresas que todos conocemos. Plantean una tercera vía en la que la tecnología preserve los valores democráticos y humanos y facilite un desarrollo auténtico de las personas, basado en el diálogo, la tolerancia, la cooperación y la diversidad.

Atención, pues, al cambio progresivo de los viejos y corruptos Sistemas de poder. Que no nos cuelen uno que establezca como norma el control, el autoritarismo y la dependencia tecnológica. China es una muestra.

Alberto Díaz Rueda

Compartir este post
Repost0
9 noviembre 2021 2 09 /11 /noviembre /2021 15:51

LOGOI 226: METAVERSO

(Publicado en “La Comarca”, 091121)

Antes el futuro lo definían los políticos o economistas, haciendo lo que mejor les va, mintiendo y exagerando a favor suyo. Al chiringuito se unían algunos colegas serios de las secciones de opinión o reportajes a fondo, de periódicos o tv. y éstos devolvían triturada la imagen del futuro que nos  vendían, convertida en papilla por la apisonadora de la realidad y el sentido común. Por fin llegaban los ensayistas y a base de datos y estadísticas o simple olfato histórico nos pintaban un futuro, ora nauseabundo ora utópico. Por eso, el ciudadano necesitaba un profeta acorde con los tiempos que vivimos (que más que tiempo es un espejo desquiciado  que refleja las prisas y la cruel banalidad del siglo XXI). Y apareció el todopoderoso dios del universo digital, Mark Zuckerberg, que reina en los cielos de Facebook. Como dijo el coreano Byung-Chul Han, mi filósofo preferido después de Epicuro, en el mundo existen cosas y no-cosas y las segundas van ganando la batalla. Mark se ha inventado un universo paralelo, el Metaverso, que es una no cosa, diseñada para no individuos (avatares deshumanos) que pasan aventuras fabulosas en un no mundo, en el que no se usan las cosas, sólo las consumimos, pues son no cosas. Vamos a vivir tan contentos en un mundo paralelo, mientras que el real se nos derrumba entre tempestades, pandemias y radiaciones solares sin filtro. Y ese “vamos” es un broma siniestra: serán nuestros avatares los que lo pasarán pipa (según M.Z.): desde viajar al mundo de Blade Runner o al del Mago de Oz, hasta tener un encuentro íntimo con Ambar Anderson o Anna Taylor o con Tom Holland, según los gustos. Seguramente el Metaverso será adictivo y las personas frustradas con la vida real (no daré estadísticas, sería sadismo) podrán apañarse con su éxito planetario en un metaverso hecho a su medida.

Señores, menudo futuro nos vaticina MZ. Todos encerraditos en casa: bastará un cuchitril con cama, lavabo y cocina, qué ahorro. Y salir de vez en cuando a comprar alimentos con el dinero virtual que ganemos con nuestro trabajo digital. Porque eso sí, aunque MZ no lo diga, el dichoso cuerpo físico, el pobre ser desechable, tiene sus exigencias. Hay que alimentarlo, hacer un ejercicio mínimo y atender otras necesidades básicas. Hasta que MZ los convierta en fuentes de energía: seres encapsulados que viven en el universo paralelo de Matrix.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
2 noviembre 2021 2 02 /11 /noviembre /2021 13:44

LOGOI 225

MATAR A LOS CLÁSICOS

(publicado en la Comarca, 021121)

Pertenezco a la Asociación Cultura Clásica desde hace años, no por mi dominio del latín y el griego (medio olvidados tras el bachillerato) sino por mi convicción de que griegos y romanos crearon las claves humanísticas de la vida cotidiana europea, sin las cuales la persona se encuentra desraizada y se desvincula de la sabiduría que nos aporta ese pasado, para poder entender y mejorar la percepción del presente que vivimos.

En el nuevo bachillerato, la presencia de la Cultura Clásica queda diluida en una amalgama de materias, entre las que apenas brilla la presencia de la filosofía elemental. El hecho es que las asociaciones de cultura clásica en todo el país convocan una manifestación el próximo sábado ante el ministerio de Educación en Madrid contra el hecho de que las materias de Cultura Clásica no se consideren necesarias para el currículo escolar.

En 1929 Ortega escribía: “en este país se ha mostrado un gran desdén hacia lo clásico: es muy frecuente entre nosotros la creencia de que a la palabra "clasicismo" no corresponde realidad alguna y que es apta, a lo sumo, para fáciles ampliaciones de una retórica extemporánea...sin embargo tras ese vocablo alienta místicamente la realidad más granada y plenaria, pues tengo a lo clásico, no sólo por el embrión de la cultura, sino por el sentido perenne de ella."

¿No olvidamos algo tan lógico como la necesidad de equilibrar los excesos estresantes de una civilización mega tecnológica con la serenidad llena de sentido de sus clásicos? ¿Notan una falta de conexión de la enseñanza con las demandas de la vida personal, unida  a la falta de orientación? Por ello resulta suicida el ignorar la cultura clásica. Abundan los “Letrasados”, analfabetos verticales, el producto de una educación en la cual ha prevalecido el pragmatismo del empleo futuro, la preponderancia de los estudios tecnológicos de informática, comunicación e ingenierías, basadas en las recetas neoliberales de gestión y estudios de mercado

 Como escribía Martha Nussbaum: “en la medida en que se recorta el presupuesto asignado a las disciplinas humanísticas, se produce una grave erosión en las cualidades esenciales para la vida misma de la democracia”. Después de tantos siglos, en el  XXI, al fin, la barbarie y la ignorancia matan a los clásicos.

Alberto Díaz Rueda

Compartir este post
Repost0
27 octubre 2021 3 27 /10 /octubre /2021 18:23

LOGOI 224

ENVEJECER

Publicado en La Comarca, 261021

A pesar de la tentación que supone a la edad de “retiro” seguir el ejemplo de Montaigne y encerrarse entre libros y música, seguir la solitaria senda hasta el final, eso sí con la persona amada junto a ti y buenos amigos de vez en cuando…resulta fácil descubrir que lo que incrementa la sensación de vivir no es eso, sino un tipo de relación directa, intensa, de contacto con el mundo, un sentirse “concernido” con lo que ocurre en su entorno global.

Decía André Maurois que “envejecer es un mal hábito para el cual el hombre ocupado no tiene tiempo”. No se trata de una frase ingeniosa y banal como: “uno pasa a la edad vetusta cuando el pensamiento abundante y la cintura estrecha cambian de lugar”. Ambas frases encierran un par de verdades palmarias que la ciencia neurológica está demostrando. Una, que la persona que tiene siempre ocupado el cerebro logra frenar su deterioro por la edad –salvo patologías- y la segunda, que “el pensamiento abundante” en la vejez, es decir, abierto, curioso y en aprendizaje continuo, es una bendición para el cerebro.

Un informe del “New England Journal of medicine” (sus conclusiones me son familiares de otras fuentes), asegura que de los 60 a 80 años (en casos óptimos de salud, movilidad y no dependencia, por supuesto) suele ser una etapa bastante productiva en los cerebros de esas personas (si se mantienen muy activos). Para ello echa mano de estadísticas de edades promedios: presidentes de grandes empresas, premios Nobel, dignatarios eclesiásticos –incluidos Sumos Pontífices- están en ese arco de edad, en el que algunos logran un alto potencial emocional, psicológico, espiritual y mental.

La razón más convincente proviene de la psico-neurología: en algunas personas aumenta la plasticidad -no la velocidad- del cerebro con la edad y se equilibra la interacción entre los hemisferios cerebrales, lo que amplía la creatividad. Disminuyen las influencias emocionales negativas y el supuesto aumento de la mielina, entre los 60 y 70 años, permite una mayor rapidez de señales inter neuronales, con lo que crece la habilidad para resolver problemas complejos. Pues el cerebro de una persona mayor usa su mayor experiencia para evitar lo innecesario, acorta el camino de resolución de los problemas y llega con más exactitud a la solución adecuada. Como dijo Giordano Bruno: “E si non e vero e molto ben trovato”.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

 

Compartir este post
Repost0
19 octubre 2021 2 19 /10 /octubre /2021 07:15

Logoi 223

C.M.M.

Publicado en “La Comarca” 19,10,2021

Verde, morado y rosa. El pasado miércoles, con esos colores, en balcones y ventanas y en los mástiles del Ayuntamiento, se llamaba la atención en mi pueblo hacia el día Mundial del Cáncer de Mama Metastásico. Hoy, día 19,  es el día mundial del Cáncer de Mama. Dedico estas líneas a las mujeres afectadas, como testimonio de apoyo y esperanza.

Cada 15 segundos se diagnostica un cáncer de mama a una mujer en cualquier rincón de este vasto mundo. Según algunas proyecciones estadísticas, este año más de 33.000 mujeres serán diagnosticadas de ese tipo de cáncer en España. La clave de la lucha contra esa enfermedad, dicen los especialistas, es una detección precoz.  Las revisiones ginecológicas se revelan esenciales, así como estilos de vida saludables  y ejercicio físico. En el otro lado de la trinchera, se trata de agilizar los diagnósticos (estudios de marcadores y biopsias liquidas) la aparición de nuevos fármacos, investigar los tumores y aumentar los estudios clínicos. Ciencia oficial y laboratorios están inmersos en una lucha contra ese mal.

Una vecina mía, Marina, padece un CMM, un cáncer de mama metastásico. Me pide que haga una llamada de atención para que la sociedad se mentalice y las instituciones oficiales y científicas piensen en la amargura, el cansancio y el miedo que esas mujeres afectadas viven cada día, con el temor a que las voraces células tumorales se diseminen por otros órganos de un cuerpo ya castigado. El lema de las mujeres tratadas por el CMM es “+ investigación para + vida”. Parece que hay en marcha  una línea de estudios (para pacientes con cáncer de mama HER2 positivo y también negativo en un futuro cercano), que combina un anticuerpo con un fármaco de quimioterapia,  lo que llaman un “conjugado anticuerpo-fármaco o ADZ. Funciona como una especie de caballo de Troya: el anticuerpo se une a las células tumorales e introduce en ellas la quimio, con lo que los tejidos  sanos se ven menos afectados. Es una línea investigadora que está dando buenos resultados en los ensayos clínicos -524 pacientes- que se realizan en Barcelona, en el Valle de Hebrón Instituto de Oncología (VHIO) sobre mujeres que ya habían recibido el tratamiento estándar con anterioridad y resultado nulo. Cerca del 80 % de las pacientes participantes tuvieron una mejora de casi un 50% en la reducción tumoral.

Si estos datos son corroborados y se expanden en eficacia operativa, significa un soplo de esperanza para miles de mujeres angustiadas y sus familias.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
12 octubre 2021 2 12 /10 /octubre /2021 18:49

 No abundan los estudios sobre la gran amenaza oculta que se mantiene y progresa fuera del foco de la información, antes, durante y tras la pandemia. Quizá porque se trata de un problema tan viejo como la humanidad: la salud mental. Se ha escrito mucho sobre las consecuencias negativas que el virus y las restricciones de movimiento han causado en las personas con desarreglos mentales. Desde el aumento de divorcios, violencia sexista, suicidios, depresiones y excesos compensatorios (de los que los botellones son un lamentable ejemplo). Pero, curiosa y significativamente se ha escrito y hablado muy poco sobre los efectos que el exceso de trabajo, la falta de reposo y la carga de la responsabilidad ha tenido sobre los hombres y mujeres que integran el mundo sanitario, la primera trinchera de la brutal batalla vírica. ¿Creen ustedes que con nuestros aplausos en las oscuras jornadas de internamiento, la sociedad ya “ha cumplido” con esas personas? ¿Hay algún estudio oficial que evalúe los devastadores efectos que la pandemia –al margen del virus en sí- ha tenido sobre las mentes de muchos de esos profesionales? No me consta.

Pero si se dispone de información suficiente para inferir que el problema puede ser gravísimo en el  caso de que se reproduzcan las olas de contagios. Resulta insólito, vergonzoso y alarmante de que a estas alturas no dispongamos de cifras siquiera aproximadas del número de sanitarios que están de baja o en tratamiento psiquiátrico y psicológico por estrés post traumático (TEPT). Médicos, enfermeras-os, auxiliares de clínica, celadores. Muchos dieron su vida, enfermaron o contagiaron a sus familias. No hay cifras. Recuerdo la dura frase de Tzvetan Todorov, durante las purgas de Stalin, “Un muerto es una tragedia; un millón de muertos es un dato, una información”. Es difícil imaginar la amargura interior de esos profesionales dañados psicológicamente de forma grave. No hay cifras de suicidios o de estados incapacitantes de ninguna de las dos partes del frente de batalla covidesco: las trincheras, UCIs, y la retaguardia, salas. Resulta más difícil aún suponer la profunda desazón que les debe invadir cuando ven y oyen a los negacionistas y a los que priman, sobre cualquier otra consideración, sus “necesidades” de placer, de emborracharse juntos o de destrozar lo que sea como forma de “sentirse vivos y sanos” tras el supuesto paso de la peste.-

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
10 octubre 2021 7 10 /10 /octubre /2021 17:40

(Publicado en La Comarca, 051021)

En Japón y en Corea los singularizan con una expresión. La japonesa es “hikikomori”. Son personas, casi siempre jóvenes, que viven al margen de la sociedad, encerrados en una habitación, delante de la pantalla de un ordenador. Sus relaciones son mayoritariamente digitales, así como sus actividades, referencias, distracciones y ocio y, a menudo, su mundo laboral o estudiantil. La pandemia les ha venido como un apoyo inesperado.

También en occidente los hay, aunque nadie habla de ellos ya que entran en el sector de lo “ocultable”, algo de lo que sus familias se avergüenzan o directamente se juzga como patología psicológica y se acude a los psiquiatras en busca del remedio de los fármacos. Por cierto en la estadística (inexistente o no publicada) de los suicidios juveniles en alarmante alza, sería muy significativo ver cuántos “hikikomoris” la engrosan.

Ya empiezan los especialistas en salud mental, sociólogos y expertos multidisciplinares a estudiar y tratar de paliar esa tendencia que favorece la actual sociedad digital. Más que los diagnósticos, preocupan las causas visibles, o no, de esa anormalidad del aspecto relacional del ser humano, mucho más frecuente de lo que parece. Depresión, conflictos familiares, TEA (Trastorno del espectro autista), TDAH (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad), TAG (trastorno de ansiedad generalizada) Síndrome de Asperger, trastorno de estrés postraumático, fobia social, agorafobia, trastornos de evitación, timidez extrema o experiencias de abusos sociales o familiares. Como ven la lista de posibles causas es extensa.

La prevalencia de esos casos en el mundo juvenil puede ser abrumadora de aquí a unos años y extenderse a la franja de edad que en Estados Unidos llaman “tweens” (de 8 a 12 años), Facebook parece que ya está a la greña con TikTok y Snap, tratando de ampliar su clientela (y con ello, como efecto directo, la vulnerabilidad de esos adolescentes a los cantos de sirena digitales) con la amplia, caprichosa y contagiosa técnica de absorción y seducción visual.

La oferta estará vestida con ropajes atractivos y con una fraseología que tranquilice a los padres: juegos creativos, consejos para madurar, palancas de crecimiento a través de relaciones “on line” con compañeros de edades semejantes. Pero no se trata de una “paideia” griega plena de valores y principios éticos, sino de un negocio que trata de ajustarse a la sociedad “líquida” en que esos niños viven, atrayéndolos a una existencia basada en el egoísmo, la soledad y la atomización social. No dejemos solos a los niños.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

.

.

.

.

 

 

Compartir este post
Repost0
28 septiembre 2021 2 28 /09 /septiembre /2021 16:22

LOGOI 220

TARADOFILIA

La teoría de partículas demuestra que los individuos que se comportan de manera aleatoria e impredecible pueden llegar a afectar  al sistema en su conjunto, es decir a la muchedumbre. El llamado “movimiento browniano”, teoría que explica el movimiento de las partículas, sugiere que debemos observar los acontecimientos a menor escala para comprender el cómo y el porqué de los cambios que se producen. La aleatoriedad de los individuos sometidos a una determinada dinámica agresiva puede dar paso a un patrón inesperado. Que, gracias a la segunda ley de Newton (fuerza=masa x aceleración) nos permite comprender la nefasta aparición del vandalismo a gran escala: por ejemplo, la brutal celebración del último día de las Fiestas de la Merced en Barcelona. La barbarie es igual a una masa de individuos con la fuerza destructiva acelerada por unos pocos tarados. Y en menor escala, las gamberradas que se producen en ciudades pequeñas o en pueblos.

Basta un tanto por ciento casi ridículo, un 1 o 2%, de tarados (lo son en un  amplio espectro, desde la psicopatología hasta los de signo político o socioeconómico) sumergidos en un fluido compuesto de muchedumbre + alcohol+ permisividad indirecta + vecinos asustados que esconden la cabeza para no ser puestos en la picota de las redes del chismorreo vecinal (en los pueblos), para observar la eficaz pertinencia de la teoría de partículas. La taradofilia se expande como un virus o como unas partículas aleatorias que van generando movimientos masivos y contagian su feroz agresividad a personas generalmente moderadas. Esos sujetos  podrían detectarse con un buen algoritmo aplicado a las filmaciones de los actos vandálicos. Allí se detectarían los pocos pero eficaces tarados que inician actos bárbaros, gratuitos, innecesarios que, precisamente por esas características, activan el pequeño núcleo de salvajismo que los humanos llevamos dentro y que raramente dejamos emerger.

Un colega se lamenta: “No sé si somos del todo conscientes de la gravedad de haber asumido que no actuar (dicen que para evitar males mayores) es la mejor manera de actuar en estos casos”. Pues no. Con nuestra tecnología, deberíamos aplicar la teoría de partículas a una busca de los elementos que generan y precipitan el vandalismo. Eso en las  grandes ciudades. En los pueblos, terminar con la falsedad de una “solidaridad” mal entendida entre vecinos. Siempre se acaba reconociendo al vándalo que complica la  vida a la comunidad.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
21 septiembre 2021 2 21 /09 /septiembre /2021 17:50

En su biografía Arthur Koestler, el novelista húngaro de origen judío, autor de “El cero y el infinito”, periodista y activista político, menciona una leyenda del Talmud sobre “los treinta y seis hombres justos”. La leyenda asegura que la existencia de los 36 hombres justos en cada generación ha sido la garantía de que la Humanidad no se extraviara nunca del todo, que se alzara después de cada estrepitosa caída.  Esas 36 personas no son reyes o líderes políticos, trabajan anónimamente en sus quehaceres y ayudan a los demás de forma silenciosa, continua y altruista. Un observador atento reconocería a alguno en aquellas personas que cuando uno está desesperado o no encuentra razón para vivir, nos infunden fuerzas, nos convencen de que vale la pena vivir y también ayudar a los que están peor que nosotros. Crean, alrededor de ellos, pequeñas islas de orden y dignidad en un mundo de caos, absurdo,  iniquidad y egoísmo.

Esos hombres no son héroes, ni santos, ni grandes científicos. Son leales y solidarios en un mundo donde la lealtad y la ayuda mutua son valores degradados. Brillan por su discreción, su sentido del honor y su insobornable dignidad. Son personas enérgicas, no parecen tener miedo a nada, gozan de una gran energía y desaparecen con discreción cuando han cumplido su labor. No los distingues a simple vista, parecen iguales a los demás, puesto que han recibido la misma –mala- educación, pero hay algo en ellos, algo cordial, profundo, que ha superado los inconvenientes de un estilo de vivir que valora lo que tienes no lo que eres y tiende progresivamente a la deshumanización de la tecnología triunfante. Suelen ser las primeras víctimas del fanatismo, el nacionalismo exacerbado, los fascistas, los totalitarismos o la simple codicia estúpida. Pero cada generación tiene sus 36 hombres justos (iba a añadir mujeres, que deben formar parte de esa mítica cantidad, pero el Talmud es de una época en que ellas no eran consideradas) y aunque no son capaces de cambiar la deriva de una civilización sí salvan a muchas personas de la desesperación. ¿Se ha encontrado usted, amigo lector, con alguna de esas treinta y seis personas justas? Yo sí.  Y es reconfortante.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens