Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
23 octubre 2021 6 23 /10 /octubre /2021 11:51

 

 La farmacia del olvido, és una obra extraordinària d’un personatge -a qui no vaig conèixer personalment- a qui goso també qualificar d’extraordinari, en Rogelio Moreno (1948-2003), professor de filosofia i company d’una de les veus més riques i originals de la literatura catalana actual (podeu llegir -entre d’altres- Un home de paraula, o la meravellosa Com unes vacances, d’Imma Monsó). La farmacia del olvido és, en aquest nostre país mancat d’assagistes, un assaig filosòfic de primera categoria, una reflexió lleugerament gruixuda i gruixudament lleugera al voltant de l’essencial, és un capbussar-se en els grans temes de la reflexió filosòfica occidental amb una mirada crítica, lúcida, lúdica, escèptica, irònica, joganera, vitalista, força-força-nietzscheana, epicúrea… en definitiva, intel·ligent i profundament sàvia, ara que els fonamentalisme religiós (et alt) ens voldria veure sotmesos a la seva tirania. L’oblit, el pur present, el nen que juga i balla, la desmemòria, el desarrelament, la despreocupació, l’absència, el buit… la llibertat. La farmacia del olvido és un llibre per a la gent que s’estima el plaer (l’hedonisme dels ciutadans de la Grècia hel·lenística), per als ciutadans que s’estimen la llibertat, la llibertat real, la viscuda, interioritzada, assimilada, compartida… no la llibertat dels manuals idealistes… un llibre per a éssers humans (fins i tot, potser, com també diria Nietzsche, massa humans), no per a sants ni per a esclaus, no per a cabdills ni per a súbdits… un llibre, doncs, més aviat per a amics, per a conreadors del noble i magnífic art de l’amistat… No hi ha al llarg de les tres-centes noranta-vuit pàgines del llibre gairebé res sobrer, tot és meditació rica, dolça i alhora profunda, hipercrítica i alhora generosa, esmolada i alhora beatífica… Que n’és de difícil construir un volum com el que el malaguanyat Rogelio Moreno ens deixa, Un assaig filosòfic, un bri de llum (millor, un far), enmig d’un món de mediocritats, de força curts de vista estira-i-arronsa, de possibilismes barats…  La filosofia, la pura i dura, la que s’alça com a millor hereva de la seva millor tradició, la filosofia crítica, il·lustrada, nascuda a la llum de la interrogació (de la pregunta molt més que de la resposta), la vinculada als grans mestres de la sospita, tots ells fills del programa antropològic del millor Kant, la de Marx-Nietzsche-Freud, la de la tradició dels humans-humans (¿homes simplement homes en deia Descartes en el Discurs del mètode?)…  Com n’arribaria a ser d’educatiu que els joves del nostre planeta tinguessin accés a les reflexions de pensadors de la dimensió d’en Rogelio Moreno.

No sé si existe en España una cultura de izquierdas, pero si existe, entonces es un hecho que vive desde hace unos años saturada de memoria. Memoria es ahora mismo la palabra de moda: la reivindican los políticos, los cineastas, los escritores, los periodistas; incluso los pedagogos, que hasta hace poco parecían considerar la memoria como una rémora de la educación franquista, la están defendiendo de nuevo. La ley del péndulo es inexorable y, tras varias décadas pasándonos por el forro la memoria personal y colectiva -porque entonces tocaba ser muy modernos y olvidar cuanto antes nuestro tremendo pasado de cabreros-, esto tenía que ocurrir. Sobra decir que está muy bien que ocurra: al fin y al cabo, la memoria es la materia de la que estamos hechos; al fin y al cabo, sin memoria no hay conocimiento, ni lenguaje, ni identidad personal, ni posibilidad de una vida plena, ni prácticamente nada de nada. Está muy bien que ocurra, pero ¿y el olvido? ¿Nos hemos olvidado del olvido? ¿Es sólo el malo de la película y no contiene ni la más ínfima partícula de bondad? ¿Hay algún valiente que se atreva a reivindicarlo?

¿Hay alguien por ahí?

Sí: con todos ustedes, Rogelio Moreno. Moreno fue un profesor de filosofía que poco antes de morir, joven y de forma repentina, terminó el único libro que escribió: La farmacia del olvido. Se trata de un libro singular: pese a su título, es cualquier cosa menos un manual de autoayuda -esos libros de filosofía de los que se ha extirpado cualquier rastro de filosofía-; yo supongo que lo más cómodo sería decir que es un ensayo filosófico, aunque, tanto por su contenido militantemente asistemático como por su forma demorada, fragmentaria y digresiva, está más cerca de ciertos libros inclasificables de Antonio Machado y de Sánchez Ferlosio -por mencionar dos nombres próximos- que de cualquier ensayo al uso; es, en todo caso, un libro sabio y jovial, de lectura gratísima, fruto de quince años de trabajo y de toda una vida de lectura y reflexión, que propone un paseo por un frondoso repertorio de asuntos -desde el cine hasta la tragedia griega, pasando por la literatura, los mitos y el fútbol- que guardan alguna relación con el olvido. Moreno, sin embargo, no formula exactamente una tesis: formula más bien una paradoja; no afirma que sin memoria pueda existir conocimiento, lenguaje, identidad personal o posibilidad de una vida plena: afirma que nada de ello puede existir sin que exista también una cierta dosis de olvido, o que no es menos imposible vivir sin memoria que vivir sin olvido. Borges imaginó con precisión a un muchachito argentino que poseía más recuerdos de los que han tenido los hombres desde que el mundo es mundo y cuya memoria vertiginosa no sólo le impedía dormir -porque "dormir es distraerse del mundo"-, sino también pensar, porque, igual que generalizar es la mejor manera de equivocarse, pero también la única de entenderse, pensar "es olvidar diferencias, es generalizar, abstraer", de modo que una memoria perfecta equivale casi a una perfecta idiotez. En cierto modo, La farmacia del olvido propone extender esta verdad a todos o casi todos los ámbitos de la experiencia: Moreno argumenta que no hay cultura ni goce estético ni posibilidad de generosidad o compasión o coraje sin alguna forma venial de olvido; tampoco hay amor -que antes que cualquier otra cosa consiste en el olvido de uno mismo para vivir en el otro-, ni sobre todo capacidad de vivir una vida plena, puesto que el olvido es un antídoto infalible contra la fosilización personal: necesitamos olvidar parcialmente para dejar de ser nosotros mismos, para ser de nuevo o para ser otros, para emanciparnos de la esclavitud del yo y conquistar la felicidad de ser otro sin dejar de ser uno mismo, que es quizá la única forma concebible o sensata de felicidad. "La felicidad es el olvido", escribe Nietzsche. "Quien no sabe instalarse en el umbral del instante, olvidando todo lo pasado, no sabrá jamás en qué consiste la felicidad; peor aún: nunca hará nada que haga felices a los demás".

El libro de Moreno se ha publicado este año; el año pasado, su viuda, Imma Monsó, publicó otro libro singular. Se titula Un hombre de palabra y no es una novela ni unas memorias, pero a su modo participa de ambas cosas y es alguna más: ante todo, una arrebatada y lúcida y feroz e hilarante declaración de amor absoluto al marido muerto y un arrebatado y lúcido y feroz e hilarante alarido de dolor por el marido muerto, pero también una forma de duelo y una reflexión acerca del modo en que los muertos perduran en los vivos y un exorcismo que sólo concluye cuando el muerto se convierte en la segunda piel del vivo, en "un recuerdo que, si bien lo miras, se parece mucho al olvido". No sin alguna perplejidad, hacia el final de su libro Monsó constata que La farmacia del olvido es lo más vivo que le ha legado el muerto; esto también es singular: un libro escrito para vindicar el olvido acaba convertido en un arma póstuma e involuntaria contra el olvido. O quizá no es tan singular. Quizá es sólo una más de las paradojas del olvido: recordamos para no olvidar, pero sólo el olvido nos permite el recuerdo. Me pregunto si lo anterior, que vale para la memoria personal, vale también para la colectiva. Mucho me temo que sólo lo sabremos cuando se pare el péndulo.

Hablaba Nietzsche de lo terrible que es sufrir la enfermedad de la memoria, el dolor que amenaza la tentación de un mal recuerdo. Comentaba de la importancia de cerrar de vez en cuando las puertas y ventanas de la conciencia para conseguir algo de felicidad. Un poco de silencio que arrojara luz a un mundo hostil a fin de que haya sitio para lo nuevo. Sin capacidad de olvido no hay presente ni esperanza, decía.

Las reboticas son la parte de atrás, que se reserva para la preparación de remedios. En ellas, con paciencia, habitan personas que aplican sus ungüentos y reparan, siempre que pueden, sonrisas tullidas. Sus tisanas dan calor a pueblos proscritos que vagan sin rumbo, trastornados, buscando su hogar. Enanos cuyas unturas alivian sombras en pena, rabiosas por ver sus guirnaldas descascaradas. Con sus bálsamos se recuperan flores marchitas y sus pociones alivian canciones desahuciadas.

Hay misiones que inspiran mayor curiosidad cuando se acerca el invierno. Son sus manos micorrizas, que muestran el milagro de la solidaridad, pues a pesar de las guerras y los especuladores demuestran que si la tribu sapiens ha sobrevivido es porque se han sabido aflojar odios y enmendar las cosas rotas.

La ley de Pareto puede interpretarse de formas diversas, sin embargo, su base principal descansa en la fórmula 80/20. Por ejemplo, el 20 % de una verdad se sustenta en un paisaje desdibujado de un 80% de falsedades y absurdos que colorean el daño.

Hace algún tiempo, Jane Goodall, primatóloga y mensajera de la ONU, reveló que le hacía tanto daño ver la miseria de los pobres que preferiría su muerte para que no sufrieran tanto. Por otra parte, no hace mucho, Christine Lagarde, quien fue gerente del Fondo Monetario Internacional, deudora ante la Justicia por dudosa gestión de sus capitales,  amenazó con que el coste del envejecimiento iba a ser enorme para los gobiernos, que la longevidad representaba una seria amenaza para sostener las finanzas públicas, pidiendo un recorte en las pensiones.

Las insinuaciones de que hay gente que sobra no son pocas, descansan en el concepto de que hay un mundo en retroceso susceptible de repensar para seguir avanzando. A menudo son ídolos vaciados de sentido que se quedan sin adoradores porque, al final, su habitual poder de mentir con los ojos limpios y mirando rectamente ya no impresionan.

 Hay veces que el ruido no debe –no puede- callarse para señalar la infamia, aunque nos perturbe enfrentarnos a individuos que se han quitado la mascara después de tanto tiempo encumbrados por la ignorancia. Me sobrecoge soportar el espectáculo de la necesidad, enternecida por la actividad de ciertos oficios. Sin ánimo de contradecir al gran pensador, los recuerdos del porvenir nos pueden hacer enfermar de humillación si llegamos demasiado tarde. Este siglo, a punto de envejecer un año más, tiene la enorme misión de forjarse un destino más digno.

Compartir este post
Repost0
21 octubre 2021 4 21 /10 /octubre /2021 10:14

Sólo un filósofo de la discreción, de la silente mirada atenta, como Josep Maria Esquirol, puede nutrirse (y nutrirnos) mientras espiga entre los profundos temas que nos atañen como humanos (seres heridos de nacimiento). Y lo hace con la coherencia de la trayectoria reflejada en sus últimos libros, dedicados a una visión crítica a través de la "filosofía de la proximidad", una suerte de pensamiento inquisitivo que desmenuza las falacias y aporías de una condición humana sesgada en esta post-modernidad por la cultura de lo digital. Y para esa labor Esquirol se deslinda de lo conceptual para entrar en lo esencial a través de una mirada reflexiva que  se "entretiene" en lo cotidiano desvelando su oculto mensaje y las amenazas que van surgiendo tras el velo de la realidad.

La "herida infinita" a la que se refiere Esquirol (que nos hace más humanos, no en el sentido del "demasiado humanos" de Nietzsche) tiene cuatro  vertientes biográficas: la que nos infiere la vida, la de presencia permanente de la muerte, el universo del "tú" y el mundo como entorno pleno de circunstancias y variables. Por ello la propuesta de Esquirol es una suerte de desafío filosófico que nos sugiere que la sociedad y cultura actuales nos están desviando del camino de nuestra humanidad, de alguna ,manera rebajando nuestro juicio, independencia, autarquía y coherencia para que nos ajustemos a las "ayudas" digitales que nos ofrecen por doquier. Se trata de desenmascarar las tácticas del "self-management", ya sea virtual o de la apabullante literatura de autoayuda y "crecimiento" espiritual y volver al clásico "ars vivendi" que tanto ha enseñado a las generaciones anteriores a la nuestra, aceptando el "ars moriendi" e incluso el sufrimiento y el dolor como elementos que integran el complejo conocimiento de la vida. Una forma de acercarnos a la sabiduría de sabernos integrar en esa dinámica optimista y creativa que nos propone Esquirol, superando las heridas que el mero hecho de vivir nos inflige la naturaleza de las cosas y del animal humano dependiente de ella.

Lo justo y necesario consiste en aprender a recuperar aquél elemento que implica respeto, una mirada ingenua y maravillada sobre las cosas. Desde "El respeto o la mirada atenta" (Gedisa 2006) a "La resistencia íntima" (Acantilado 2015) o "La penúltima bondad (Acantilado 2018), Esquirol nos induce a buscar el equilibrio y la coherencia en la alegría de vivir que debe sintonizar de forma ineludible con el sufrimiento, dolor y vulnerabilidad de nuestra condición. Esa "resistencia íntima" a la manipulación y a la renuncia a ser uno mismo, es el mensaje que nos regala Esquirol, como una manera de superar -y además hacer fructificar, esa  "herida infinita" que acompaña como una segunda naturaleza al ser humano.

FICHA

HUMANO, MAS HUMANO.- Josep María Esquirol.-Acantilado.173 págs..

Compartir este post
Repost0
19 octubre 2021 2 19 /10 /octubre /2021 07:15

Logoi 223

C.M.M.

Publicado en “La Comarca” 19,10,2021

Verde, morado y rosa. El pasado miércoles, con esos colores, en balcones y ventanas y en los mástiles del Ayuntamiento, se llamaba la atención en mi pueblo hacia el día Mundial del Cáncer de Mama Metastásico. Hoy, día 19,  es el día mundial del Cáncer de Mama. Dedico estas líneas a las mujeres afectadas, como testimonio de apoyo y esperanza.

Cada 15 segundos se diagnostica un cáncer de mama a una mujer en cualquier rincón de este vasto mundo. Según algunas proyecciones estadísticas, este año más de 33.000 mujeres serán diagnosticadas de ese tipo de cáncer en España. La clave de la lucha contra esa enfermedad, dicen los especialistas, es una detección precoz.  Las revisiones ginecológicas se revelan esenciales, así como estilos de vida saludables  y ejercicio físico. En el otro lado de la trinchera, se trata de agilizar los diagnósticos (estudios de marcadores y biopsias liquidas) la aparición de nuevos fármacos, investigar los tumores y aumentar los estudios clínicos. Ciencia oficial y laboratorios están inmersos en una lucha contra ese mal.

Una vecina mía, Marina, padece un CMM, un cáncer de mama metastásico. Me pide que haga una llamada de atención para que la sociedad se mentalice y las instituciones oficiales y científicas piensen en la amargura, el cansancio y el miedo que esas mujeres afectadas viven cada día, con el temor a que las voraces células tumorales se diseminen por otros órganos de un cuerpo ya castigado. El lema de las mujeres tratadas por el CMM es “+ investigación para + vida”. Parece que hay en marcha  una línea de estudios (para pacientes con cáncer de mama HER2 positivo y también negativo en un futuro cercano), que combina un anticuerpo con un fármaco de quimioterapia,  lo que llaman un “conjugado anticuerpo-fármaco o ADZ. Funciona como una especie de caballo de Troya: el anticuerpo se une a las células tumorales e introduce en ellas la quimio, con lo que los tejidos  sanos se ven menos afectados. Es una línea investigadora que está dando buenos resultados en los ensayos clínicos -524 pacientes- que se realizan en Barcelona, en el Valle de Hebrón Instituto de Oncología (VHIO) sobre mujeres que ya habían recibido el tratamiento estándar con anterioridad y resultado nulo. Cerca del 80 % de las pacientes participantes tuvieron una mejora de casi un 50% en la reducción tumoral.

Si estos datos son corroborados y se expanden en eficacia operativa, significa un soplo de esperanza para miles de mujeres angustiadas y sus familias.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
16 octubre 2021 6 16 /10 /octubre /2021 11:13

JUEGOS, CALAMARES Y “NIÑOS PERDIDOS”

(publicado en La Comarca el 15 de oct. 2021)

James Matthew Barrie, en su celebérrimo “Peter Pan” (una historia infantil más oscura que la versión juguetona de Disney), nos habla de los “niños perdidos”, niños abandonados en las duras calles del Londres de finales del siglo XIX  y recogidos por Peter y su hada diminuta “Campanilla”. En estos días ha habido dos noticias que me ha hecho reflexionar sobre los “niños perdidos”: la popularidad de un execrable juego digital coreano llamado “El juego del calamar” y una reforma legal que permitirá a los padres de los alumnos acceder a los exámenes y pruebas, y a  las evaluaciones de los profesores.

¿No estaremos “perdiendo” a nuestros niños (incluidos adolescentes)? No soy un pensador vetusto y severo con la mirada nostálgica enganchada en esa falacia de que “todo tiempo pasado fue mejor”. Me considero un ciudadano de este tiempo (que también es “mi” tiempo). Me encantan las nuevas tecnologías y la dinámica irresistible de nuestra época, pero eso no quiere decir que no vea sus defectos, tema sus derivas y analice apasionadamente, pero también de forma seria, intensa y desprejuiciada, la cara y el envés de todo lo nuevo y de lo mejor de lo antiguo, que aún sería útil aplicar aquí y ahora. Tener una mente que se abre camino hacia lugares y metas ignoradas es algo excelente y constructivo, pero si esa mente no sabe también mirar hacia atrás y no ignorar lo que funcionó bien en su día, es una mente obtusa y fanática, aunque quizá brillante..

Nuestros “niños” se pierden más por falta de límites, vacío de autoridad razonable y exceso de tolerancia que por abandono físico (fíjense que saco de la ecuación el otro tipo de abandono: el ético y emocional). Parafraseando a Chesterton podría decir que la gran herejía de esta época digital y cibernética es alterar el alma del hombre para adecuarse a sus condiciones de vida, en vez de alterar sus estilos de vida para adecuarlos a su alma.

Nuestra ética está dirigida por la “moral” que emana de la pantalla de nuestro móvil, de la tablet, de la omnímoda Red de redes o del televisor y sus excesos. Regalamos a nuestros niños, incluso muy pequeños, aparatitos que les enseña a “encerrarse” en sus pantallas, como hacen papá y mamá con las suyas. Vivimos entre algodones de sueños y emociones de pesadilla. Lo real y contingente ha dejado paso a lo virtual y brillante, pleno de acción, color y placer. Los adolescentes consumen pornografía y sagas de violencia y poder. En los colegios e institutos triunfan las tendencias que dictan las empresas de consumo y entretenimiento. La demanda es tan insaciable como la oferta inabarcable. Nuestros niños están perdidos ante un poder que nos supera a todos, pero ellos son víctimas propiciatorias y cargadas de futuro…pero, ¿qué futuro?

Un borrador de decreto de currículo de secundaria está a punto de aprobar el “derecho” de los padres a acceder a los exámenes de evaluación de sus hijos. ¿No sería más justo y útil que se aprobara el derecho de las autoridades académicas a examinar a los padres sobre si hacen su labor de una manera correcta y si están preparados para ella? ¿Resulta lógico cargar al profesorado, ya bastante marcado por unas leyes educativas cambiantes y erráticas, con la presión de unos padres que no ven claro las condiciones e importancia de su labor -que está articulada con la de los profesores-, sumado todo ello a una dejación de responsabilidades propias sobre los docentes? Los tres elementos básicos de la ecuación formativa son la familia, el colegio y la sociedad. No parece justo para la educación  que la familia (aprendizaje vicario) se desatienda, la sociedad (aprendizaje de impregnación) la socave con sus ejemplos y los docentes (aprendizaje escolar) queden como responsables finales. ¿De verdad creemos que el mundo de la enseñanza, así hilvanado, resiste la rotura ante una tensión?

Y un ejemplo palmario de esto lo tiene ustedes en el lastimoso y execrable “juego del calamar” (un distopía de sello coreano, surgida de una serie de tv., que banaliza la muerte violenta y los castigos corporales, como parte del juego). Ya ha sido denunciado por educadores y policías. Lo cierto es que parece que arrasa en las escuelas y entre adolescentes y niños de pocos años (a través de una red social-comercial “dedicada” a ellos, TikTok). Aquí la familia y la sociedad se han encogido de hombros y las escuelas están tratando de evitar que se juegue en los momentos de recreo. Pero, ¿estaría conforme la sociedad (y su brazo activo, la política) en prohibir la promoción mercantil de ese juego y otros semejantes (de empresas que además se lucran con ventas de artículos relacionados)? ¿Y la familia, en impedir que sus niños tengan los medios y las ocasiones para jugarlo?

Ay, con los “derechos” ciudadanos hemos topado. Estamos en una sociedad “libre y democrática” donde son más importantes los supuestos derechos que las obligaciones. Eso les enseñamos a nuestros niños. Y quitarles de las manos un juego absurdo y atroz sería un atentado contra sus sacrosantos derechos. Pero eso sí, cuestionamos a sus profesores y no somos capaces de poner límites a nuestros “niños perdidos”, dejándolos ante luminosas pantallitas que nos libran del trabajo de dedicarnos más profundamente a ellos.

 ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
12 octubre 2021 2 12 /10 /octubre /2021 18:49

 No abundan los estudios sobre la gran amenaza oculta que se mantiene y progresa fuera del foco de la información, antes, durante y tras la pandemia. Quizá porque se trata de un problema tan viejo como la humanidad: la salud mental. Se ha escrito mucho sobre las consecuencias negativas que el virus y las restricciones de movimiento han causado en las personas con desarreglos mentales. Desde el aumento de divorcios, violencia sexista, suicidios, depresiones y excesos compensatorios (de los que los botellones son un lamentable ejemplo). Pero, curiosa y significativamente se ha escrito y hablado muy poco sobre los efectos que el exceso de trabajo, la falta de reposo y la carga de la responsabilidad ha tenido sobre los hombres y mujeres que integran el mundo sanitario, la primera trinchera de la brutal batalla vírica. ¿Creen ustedes que con nuestros aplausos en las oscuras jornadas de internamiento, la sociedad ya “ha cumplido” con esas personas? ¿Hay algún estudio oficial que evalúe los devastadores efectos que la pandemia –al margen del virus en sí- ha tenido sobre las mentes de muchos de esos profesionales? No me consta.

Pero si se dispone de información suficiente para inferir que el problema puede ser gravísimo en el  caso de que se reproduzcan las olas de contagios. Resulta insólito, vergonzoso y alarmante de que a estas alturas no dispongamos de cifras siquiera aproximadas del número de sanitarios que están de baja o en tratamiento psiquiátrico y psicológico por estrés post traumático (TEPT). Médicos, enfermeras-os, auxiliares de clínica, celadores. Muchos dieron su vida, enfermaron o contagiaron a sus familias. No hay cifras. Recuerdo la dura frase de Tzvetan Todorov, durante las purgas de Stalin, “Un muerto es una tragedia; un millón de muertos es un dato, una información”. Es difícil imaginar la amargura interior de esos profesionales dañados psicológicamente de forma grave. No hay cifras de suicidios o de estados incapacitantes de ninguna de las dos partes del frente de batalla covidesco: las trincheras, UCIs, y la retaguardia, salas. Resulta más difícil aún suponer la profunda desazón que les debe invadir cuando ven y oyen a los negacionistas y a los que priman, sobre cualquier otra consideración, sus “necesidades” de placer, de emborracharse juntos o de destrozar lo que sea como forma de “sentirse vivos y sanos” tras el supuesto paso de la peste.-

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
11 octubre 2021 1 11 /10 /octubre /2021 17:41

(Trabajo publicado en la revista "Compromiso y Cultura")

Los intelectuales europeos ante la eclosión de las dictaduras fascistas

 

“La tradición de los oprimidos nos enseña que el “estado de excepción” en el cual vivimos es la regla. Debemos ajustarnos a un concepto de historia que se corresponda con este hecho”. Walter Benjamin (Berlín 1892-Porbou 1940) escribe esa frase en la primera mitad del más sangriento siglo de la historia, el XX, pocos meses antes de suicidarse en España y unas horas antes de recibir el permiso de estancia en el país. Un siglo en el que tantas cosas, costumbres, ideas, formas de vida, empezarían a desaparecer. A la espera de la misma época del siglo actual, donde quedarían barridas para no volver jamás.

La hipótesis que planteo en el presente artículo es que la serpiente de los totalitarismos, los fascismos, los racismos y la intolerancia agresiva  alimentó su huevo mefítico en esa época y ha eclosionado nuevamente en la nuestra. Estamos viviendo unos tiempos sombríos en los que las diversas crisis sistémicas, de las que luego hablaremos, se ha unido a otra crisis moral sin precedentes en nuestra civilización: un individualismo feroz carcomido por una identidad personal cada vez más diluida, vigilada y manipulada. Situación que ya se apuntaba desde el final de los años veinte del pasado siglo y ahora agravada por la inseguridad que crea el nuevo mundo digital y las tecnologías emergentes. Creo que de aquellas tempestades vienen los huracanes de hoy y las amenazas contra un mañana cada vez más indeterminado y azaroso. Y lo refrendo con dos libros fascinantes escritos por el mismo autor: Wolfram Eilenberger, filósofo y escritor alemán que hizo sus estudios en Heidelberg y Zúrich. Columnista del “Die Zei” berlinés, autor de varios libros de filosofía e historia cultural, entre los que han destacado “Tiempo de magos”  y “El fuego de la libertad”, traducidos en todo occidente.

¿Conocen la paradoja de que las épocas de violencia global y crisis económica generan avances  y logros culturales más valiosos que en los tiempos de prosperidad y paz? El ejemplo que más se cita es el de la República de Weimar, un polvorín con esplendores culturales que acabó arrasado entre la I y la II Guerra mundial, generando una violencia jamás vista. De la lectura de las citadas obras de Eilenberger, no se desprende una certificación de la paradoja sino una prueba clara de que casi todos los filósofos, escritores y analistas importantes de la época, denunciaban directa o indirectamente en sus obras que se estaba fraguando el triunfo de la barbarie fascista con hechos y elementos sociales, políticos y económicos que favorecían la expansión de un pensamiento hegemónico basado en la represión, el adoctrinamiento, el racismo y el hundimiento de la ética, la solidaridad y la dignidad humanas. Weimar, la República española derrotada, los surgimientos de dictaduras y líderes como Hitler, Mussolini, Stalin, surgieron de las condiciones socioeconómicas y políticas de entre los años 20 y los 30 del siglo XX y causaron desastres que se extendieron años más tarde con otros como Mao, Idi Amin, o Pol Pot.  A partir del 2008 hasta el momento,  podría parecer que las crisis habidas no tienen semejanza alguna con las actuales, pero obedecen a la misma trágica dinámica del deterioro constante de los principios y valores que mantienen a la serpiente dormida en su huevo. Hasta que llega el chispazo que rompe la cáscara y permite, en poco tiempo, a la serpiente de la degradación humana volver a imperar.

Tanto en “Tiempo de Magos” (La gran década de la Filosofía 1919-1929) como en “El fuego de la libertad” (El refugio de la filosofía en tiempos sombríos, 1933-1943), Eilenberger nos dibuja a través de la vidas y obras de los ocho pensadores  que ha escogido como analistas de esos momentos históricos, en los que casi todo el mundo podía ver a través de la membrana transparente del huevo de  serpiente, a una indefensa culebrilla, sin prever que una vez eclosione el huevo, la pequeña criatura se transforma en un monstruo capaz de devorar el mundo. El paralelismo existente entre los parámetros negativos éticos de aquéllas épocas con las actuales es lo que la lectura de estos libros nos permite comprobar. Existe un patrón que se repite a través de la historia y que genera violencia, destrucción y sufrimiento: cuando las penurias de unos y la codicia de otros causan el envilecimiento del hombre por el hombre, se olvida la igualdad entre los humanos y renace la fatal dialéctica del amo y el esclavo.

Dividido en ocho  partes y un epílogo, las 383 págs. de “Tiempo de magos”, nos llevan en cortos y enigmáticos y siempre atractivos epígrafes de “mago” a “mago” de la filosofía,  empezando por el misterioso “Ha llegado Dios” que es como califica John Maynard Keines su encuentro con Ludwig Wittgenstein en el Cambridge de 1929. Un genio nacido en Viena, dado a repentinos accesos de ira y con una mente especulativa  y un carácter duro,  desdeñoso, depresivo y distante que se había adueñado del “Círculo de los Apóstoles”, un club estudiantil, al que pertenecían por ejemplo Russell, Moore y otros, deslumbrando a todas esas grandes mentes. “Lo místico no es cómo sea el mundo, sino que el mundo sea” o “De lo que no se puede hablar es mejor callar”.

El “Tractatus lógico-philosoficus” se consideraba a la altura de la Ética demostrada según el orden geométrico” de Spinoza, la “Investigación sobre  el entendimiento humano” de Hume o la “Crítica de la razón pura” de Kant.

Los cuatro pensadores analizados en este libro, Luwig Wittgenstein,  Walter Benjamin, Martin  Heidegger  y Ernst Cassirer, son altamente creativos, impertinentes y revolucionarios. Forman una extraña conjunción mágica del pensamiento especulativo. Son centroeuropeos, tres alemanes y un austríaco y han vivido una época convulsa con la  República de Weimar, la I Guerra Mundial, la llegada del nazismo y la II Guerra mundial. Nuestro autor va intercalando las cuatro historias separadas en capítulos donde de forma simpática e ilustrativa nos define las posturas y actividades de sus biografiados. Por ejemplo empieza en 1919, el año en que "el doctor Benjamin huye de su padre, el subteniente Wittgenstein comete un suicidio económico, el profesor auxiliar Heidegger abandona la fe y monsieur  Cassirer trabaja en el tranvía para inspirarse".

Los cuatro pensadores parecen buscar una respuesta adecuada y moderna a la pregunta de Kant, ¿Qué es el hombre"  y llegar en su análisis a muy distintas conclusiones. Y es aquí en lo que Eilenberger logra su mejor acierto: hacernos inteligibles las difíciles ideas y planteamientos del oscuro Heiddeger, del místico Wittgenstein o del brillante pero enigmático Benjamin y, por supuesto, del casi olvidado Cassirer que tuvo la genialidad apenas reconocida de usar el lenguaje y los símbolos para dar su versión de lo que es la naturaleza humana.

Pero cuando el lector acaba el libro esas cuatro figuras con sus trayectorias vitales tan distintas y sus caracteres antagónicos comparten una terrible sensación: la de la futilidad de la pregunta kantiana en los tiempos convulsos en los que viven, que debe plantearse de otra manera: ¿Por qué lo que hace el hombre no define al hombre sino lo destruye? La tragedia de Benjamin, los errores culpables de Heidegger, el hermetismo acusador de Wittgenstein y el refugio erudito en el silencio de Cassirer, prefiguran la denuncia no escrita de todos hacia el huevo de la serpiente donde se cuestiona la versión humana del hombre.

Todo ese mensaje queda más estructurado en “El fuego de la libertad”, libro en el que Eilenberger sigue el esquema argumental y estilístico de su libro anterior y nos narra la vida, trabajos, sufrimientos y fortaleza de cuatro grandes pensadoras ante el horror de otra de las épocas más lamentables de la historia de la Humanidad, el decenio de 1933 a 1943: Simone de Beauvoir, Simone Veil, la norteamericana Ayn Rand y Hanna Arendt, combatientes de la resistencia, refugiadas judías, mujeres comprometidas con la dignidad del ser humano por encima de su sexo, su religión o sus ideas políticas. En ellas, a pesar de las diferencias,  reluce el principio de la filosofía como compañera vital, una decisión que acarrea muchos sinsabores en un mundo donde el pensar ha sido reducido a obedecer, callar y ocultarse, bajo el caos de la agresividad del fascismo, nazismo y comunismo.

Junto a tanta desesperanza y temores, las cuatro mujeres dan prueba de una energía y una enorme combatividad, incluso la novelista  judía nacionalizada norteamericana Ayn Rand, autora de “El manantial”, cuyo mensaje roza el individualismo más feroz y una crítica al altruismo– una moral de esclavos-- y el patriotismo, como las lacras que permiten los fascismos, se empeña en luchar por la dignidad del hombre, su libertad y su resiliencia  indomable. Y Hanna Arendt cita a su maestro Jaspers para contraponer al estado oscuro de los tiempos, la potencialidad del ser humano en la busca de una vida más digna y libre, en particular a base de la relación y el cuidado a los demás.

En la sugestiva narración de la agitada existencia cotidiana de esas cuatro mujeres, tres de ellas judías - por tanto con la triple marginación de ser mujer, judía e intelectual-, vuelve a surgir en el ánimo del fascinado lector una sensación semejante a la que producía la lectura del otro libro. Ese extraño “dejà vu” en el que la angustia, inseguridad, falta de esperanza en un cambio positivo, la percepción de la tragedia como algo posible e incluso inmediato, la acritud enorme por tener que callar cuando uno quiere gritar a pleno pulmón su indignación (y su miedo), la miseria, falta de recursos y sobre todo la total indefensión y la ausencia absoluta de principios y valores de la civilización humana, presupone un espejo en el que, aún no, pero quizá en un tiempo relativamente corto, nos veamos reflejados. Es la eclosión del huevo de la serpiente que se está incubando por fuerzas muy conscientes de su poder bárbaramente hegemónico y despiadado.

Fuerzas, las del poder capitalista neoliberal, ciego ante las consecuencias de su codicia desmedida, que en esta ocasión tienen mayor alcance y letalidad que las del fascismo, nazismo  y estalinismo de los 30, 40 y 50 del pasado siglo: en esta ocasión también está comprometido el futuro del planeta. Y eso no lo advirtieron, ni siquiera previeron, los ocho grandes pensadores, hombres y mujeres, que analiza Eilenberger en sus dos buenos libros.

Ninguno de ellos vaticinó que habría una época en que se darían los elementos para una “tormenta perfecta” planetaria, la colusión de ocho crisis al mismo tiempo, entrelazadas entre sí: la climática, la energética, la de materias primas, la del agua y los alimentos, la de la bio-diversidad  y su consecuencia, la liberación de plagas y la sobrepoblación y su resultado, las emigraciones desatadas de personas desesperadas en trance de sobrevivir. ¿Comprenden por qué  hay que evitar que la serpiente salga del huevo? Un pensamiento hegemónico de signo totalitario y fascista sería en esta situación como tratar de apagar las llamas de un incendio con chorros de petróleo.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

FICHA

TIEMPO DE MAGOS.- Wolfram Eilenberger - Ed. Taurus.- 383 págs.- 22,90 EUROS.- ISBN 9788430622085

 EL FUEGO DE LA LIBERTAD.- Wolfram Eilenberger Trad. ambos por Joaquín Chamorro.- 377 págs.-Ed Taurus. 22,90 euros.ISBN 9788430623884

Compartir este post
Repost0
10 octubre 2021 7 10 /10 /octubre /2021 17:40

(Publicado en La Comarca, 051021)

En Japón y en Corea los singularizan con una expresión. La japonesa es “hikikomori”. Son personas, casi siempre jóvenes, que viven al margen de la sociedad, encerrados en una habitación, delante de la pantalla de un ordenador. Sus relaciones son mayoritariamente digitales, así como sus actividades, referencias, distracciones y ocio y, a menudo, su mundo laboral o estudiantil. La pandemia les ha venido como un apoyo inesperado.

También en occidente los hay, aunque nadie habla de ellos ya que entran en el sector de lo “ocultable”, algo de lo que sus familias se avergüenzan o directamente se juzga como patología psicológica y se acude a los psiquiatras en busca del remedio de los fármacos. Por cierto en la estadística (inexistente o no publicada) de los suicidios juveniles en alarmante alza, sería muy significativo ver cuántos “hikikomoris” la engrosan.

Ya empiezan los especialistas en salud mental, sociólogos y expertos multidisciplinares a estudiar y tratar de paliar esa tendencia que favorece la actual sociedad digital. Más que los diagnósticos, preocupan las causas visibles, o no, de esa anormalidad del aspecto relacional del ser humano, mucho más frecuente de lo que parece. Depresión, conflictos familiares, TEA (Trastorno del espectro autista), TDAH (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad), TAG (trastorno de ansiedad generalizada) Síndrome de Asperger, trastorno de estrés postraumático, fobia social, agorafobia, trastornos de evitación, timidez extrema o experiencias de abusos sociales o familiares. Como ven la lista de posibles causas es extensa.

La prevalencia de esos casos en el mundo juvenil puede ser abrumadora de aquí a unos años y extenderse a la franja de edad que en Estados Unidos llaman “tweens” (de 8 a 12 años), Facebook parece que ya está a la greña con TikTok y Snap, tratando de ampliar su clientela (y con ello, como efecto directo, la vulnerabilidad de esos adolescentes a los cantos de sirena digitales) con la amplia, caprichosa y contagiosa técnica de absorción y seducción visual.

La oferta estará vestida con ropajes atractivos y con una fraseología que tranquilice a los padres: juegos creativos, consejos para madurar, palancas de crecimiento a través de relaciones “on line” con compañeros de edades semejantes. Pero no se trata de una “paideia” griega plena de valores y principios éticos, sino de un negocio que trata de ajustarse a la sociedad “líquida” en que esos niños viven, atrayéndolos a una existencia basada en el egoísmo, la soledad y la atomización social. No dejemos solos a los niños.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

.

.

.

.

 

 

Compartir este post
Repost0
9 octubre 2021 6 09 /10 /octubre /2021 15:47

En los años previos al estallido de la Segunda Guerra Mundial, el mundo asistía perplejo a la transformación radical de todo cuanto se conocía. En apenas una década, la civilización occidental derrumbó los cimientos que la habían sostenido durante centurias y de esas cenizas emergió una nueva sociedad. La aparición de los regímenes totalitarios y su “nueva” forma de hacer política y de modular el comportamiento social obligó a pensadores y a artistas a replantearse la esencia de la naturaleza humana. La locura desencadenada por Hitler y por Stalin, que arrastraría al mundo a una guerra sin cuartel, supuso el aniquilamiento de una forma de vida. A pesar de la victoria aliada, la quiebra del orden social había alcanzado tal magnitud que los valores previos no servían para explicar el sentido de la vida, vistos los horrores de la contienda y la muerte indiscriminada de millones de personas.

Pocos de cuantos vivieron aquel drama salieron indemnes. Muchos sufrieron en primera persona sus consecuencias, ya sea con la pérdida de alguien cercano o con el abandono forzoso de sus hogares. Otros padecieron, de forma algo más indirecta, los efectos del conflicto bélico, pues la práctica totalidad de los países hubieron de reconducir sus sistemas productivos para hacer frente a la guerra. Incluso en las naciones que permanecieron neutrales casi ningún ciudadano pudo vivir al margen de cuanto acaecía a su alrededor.

Prueba de la importancia de aquel período son los incontables libros que lo han tratado, de los que últimamente hemos reseñado Apaciguar a Hitler. Chamberlain, Churchill y el camino a la guerra (puedes leer la reseña aquí), Berlín, 1936. Dieciséis días de agosto (aquí), La Alemania de Weimar. Presagio y tragedia (aquí) o La fractura. Vida y cultura en Occidente 1918-1938 (aquí). Las biografías de los protagonistas de aquella época o los trabajos sobre la Segunda Guerra Mundial se cuentan por millares y, casi cien años después, seguimos fascinados por cómo se transformó el mundo en apenas un pestañeo. Se siguen estudiando los prolegómenos de una lucha que, más allá de la mera conquista de territorios, supuso una batalla ideológica en la que los vencedores se repartieron el control del planeta durante el resto de la centuria.

El filósofo y divulgador alemán Wolfram Eilenberger se aproxima a estos años, de una forma original, en su obra El fuego de la libertad. La salvación de la filosofía en tiempos de oscuridad. 1933-1943*. Sus protagonistas son cuatro de las grandes pensadoras del siglo XX: Simone de Beauvoir, Simone Weil, Ayn Rand y Hannah Arendt. Las cuatro fueron testigos de los cambios que se estaban produciendo en Occidente y algunas sufrieron en primera persona la persecución nazi. Sus escritos recogen las impresiones generadas por los acontecimientos que se producían y, si bien no participaron de forma directa en la toma de decisiones, su pensamiento influyó en la postguerra hasta alcanzar un lugar preminente en el mundo académico e intelectual. Muchos de sus textos están inspirados y reflexionan, precisamente, sobre lo sucedido en la década de los treinta y principios de los cuarenta.

Wolfram Eilenberger ya empleó un esquema similar en su anterior obra Tiempo de magos. La gran década de la filosofía: 1919-1929. En la que ahora ve la luz adopta distintos enfoques para analizar al cuarteto protagonista. El suyo es, por un lado, un trabajo de historia de la filosofía, en el que se exponen de forma general, y accesible para el lector no especializado, los principales presupuestos filosóficos de las cuatro pensadoras. Por otro lado, esboza las vivencias de Weil, Beauvoir, Rand y Arendt durante los diez años objeto de estudio, mostrando el contexto personal en el que se desenvuelven, su entorno y los hitos más relevantes de sus biografías. Finalmente, a medida que explora las vidas de las cuatro escritoras, recrea el mundo que les tocó vivir. Ni siquiera Rand, que pasó gran parte de la guerra en Estados Unidos, pudo abstraerse de lo que estaba sucediendo, pues su familia permaneció en Leningrado durante el asedio alemán.

No hay constancia de que, en la década de los treinta, nuestras protagonistas se conociesen en persona y hubieran leído nada de las otras. Nacidas con una diferencia de apenas cuatro años (Rand, la mayor, nació en 1905 y Weil, la más joven, en 1909), en el período que abarca el libro rondaban la treintena y no habían alcanzado la fama que tendrían posteriormente. De hecho, casi todas tuvieron problemas para editar sus escritos. Aun cuando sus experiencias vitales difieren notablemente, cuentan un denominador común: fueron mujeres cuya inteligencia les permitió romper los moldes de la época. Es cierto que, para eso, hubieron de superar numerosos obstáculos, afrontar adversidades y sobreponerse a ellas. Quizás, la historia más trágica (y a la vez la más peculiar) sea la de Simone Weil, fallecida en 1943, cuyo pensamiento solo trascendió tras su muerte, gracias especialmente a la labor realizada por Albert Camus.

Aunque la obra sigue un eje cronológico (cada epígrafe abarca uno o dos años) al narrar la vida de cuatro personalidades tan diferentes, los saltos en la narración son constantes. Eilenberger pasa de los cafés de París o del Hollywood de los años treinta a la Palestina inglesa, siguiendo los avatares de las protagonistas. Un cierto caos narrativo refleja, en paralelo, la confusión que reinaba durante aquellos años, pero no es obstáculo para darnos a conocer cómo los vivieron cuatro de las mujeres más importantes de la centuria pasada.

Wolfram Eilenberger (Freiburg, 1972) estudió filosofía, psicología y filología románica en Heidelberg, Turku y Zúrich. Colaborador habitual en los periódicos Die Zeit y Tagesspiegel, fue editor en jefe de la edición alemana de la revista Philosophie Magazine. Su trabajo periodístico y divulgador se caracteriza por la aplicación de perspectivas filosóficas a cuestiones de política, vida cotidiana y deporte. Entre sus obras destaca Tiempo de Magos. La gran década de la filosofía: 1919-1929.

El fuego de la libertad es la emocionante historia de cuatro iconos mundiales, Simone de Beauvoir, Simone Weil, Ayn Rand y Hannah Arendt, que diseñaron un mundo nuevo en una época oscura.

El escritor Wolfram Eilenberger regresa a las librerías tras el éxito que le otorgó su primer ensayo Tiempo de magos, considerado una obra imprescindible dentro la divulgación histórica.

El fuego de la libertad. El refugio de la filosofía en tiempos sombríos 1933-1943, escrita por el prestigioso periodista alemán Wolfram Eilenberger, que también publicó en 2019 Tiempo de magos. La gran década de la filosofía: 1919-1929. Una obra que se convirtió en todo un éxito dentro de la no ficción que la crítica y el público celebraron con gran entusiasmo. Así, no es de extrañar que con su nuevo ensayo, El fuego de la libertad, haya conseguido en muy poco tiempo el aval de la prensa internacional. Puedes consultar al final de esta convocatoria algunas de las reseñas que ya acompañan a su último libro.

La década de 1933 a 1943 marcó el capítulo más triste de la Europa moderna. En medio del horror, Simone de BeauvoirSimone WeilAyn Rand y Hannah Arendt, cuatro de las figuras más influyentes del siglo XX, mostraron lo que significa llevar una vida verdaderamente emancipada y, al mismo tiempo, desarrollaron sus ideas visionarias sobre la relación entre el individuo y la sociedad, el hombre y la mujer, el sexo y el género, la libertad y el totalitarismo y Dios y la humanidad.

Fue una época oscura en la que los intelectuales se vieron obligados a posicionarse políticamente ante los totalitarismos que arrasaron Europa y a reflexionar sobre la libertad del individuo frente al destino de la comunidad. En aquel ambiente de campos de concentración, persecución de disidentes y supresión de las libertades, Arendt, Beauvoir, Weil y Rand crearon los principios rectores de su futuro trabajo y, aunque lo hicieron cada una de un modo distinto a las otras, las cuatro se comprometieron con la libertad del individuo frente a la dictadura del líder opresor.

Con gran habilidad narrativa y un equilibrio magistral entre el relato biográfico y el análisis de las ideas, Eilenberger nos ofrece la historia de cuatro vidas legendarias que, en medio de la convulsión, como refugiadas y combatientes de la resistencia, condenadas al ostracismo e ilustradas, cambiaron nuestra forma de entender el mundo y sentaron las bases para una sociedad verdaderamente libre.

Sus aventuras las llevaron del Leningrado de Stalin a Hollywood, del Berlín de Hitler y el París ocupado a Nueva York; pero, sobre todo, dieron lugar a sus ideas revolucionarias, sin las cuales nuestro presente, y nuestro futuro, no serían los mismos. Sus trayectorias muestran cómo la filosofía también puede vivirse y son un testimonio impresionante del poder liberador del pensamiento.

En 1933, ninguna tenía más de 27 años y, una década después, la sangría de la Guerra Civil española, el Holocausto de la Alemania nazi y las grandes hambrunas del estalinismo soviético habían pasado por encima de sus biografías. Algunas de ellas acabaron convertidas en refugiadas políticas, otras se unieron a la resistencia armada, varias terminaron condenadas al ostracismo… Pero todas encontraron la forma de demostrar que seguían siendo mujeres libres. Y esa libertad tenía su base en la escritura. La expresión de sus pensamientos a través de los libros fue lo que evitó que fueran vencidas por los totalitarismos y, con su valentía, salvaron al mundo del desastre absoluto.

Wolfram Eilenberger traza la trama filosófica que dibujó unos de los períodos más convulsos y sombríos de nuestra historia. El fuego de la libertad descifra los enigmas de cuatro intelectuales universales que marcaron el rumbo del pensamiento occidental: Simone de BeauvoirSimone WeilAyn Rand y Hannah Arendt.

A finales de 1942 una francesa "preparada para matar alemanes", se embarcó en un carguero que de Nueva York iba a llevarla de regreso a Europa de donde había escapado al exilio con su familia tan solo unos meses antes. Nada más llegar a Inglaterra, en el instante decisivo de la Segunda Guerra Mundial, Simone Weil se presentó en las instalaciones de la Francia Libre y se ofreció para lanzarse inmediatamente en paracaídas -aseguró haber estudiado los manuales al respecto- sobre suelo francés para combatir. No hace falta decir que quienes recibieron atónitos la propuesta de aquella mujer menuda, cegata y claramente enferma, la despacharon al instante. "Pero, ¡si está loca!", habría comentado el general De Gaulle. Le propusieron a cambio que preparase un informe para esbozar la fase posterior a la victoria sobre Hitler y Weil, filósofa, políglota y una de las inteligencias más luminosas del siglo XX, se aplicó a ello con su obsesión habitual, dejando prácticamente de comer y dormir. Un día la encontraron en el suelo de su cuarto y fue llevada al hospital donde murió el 24 de agosto de 1943. Tenía treinta y cinco años.

 

Simone Weil es una de las cuatro protagonistas de 'El fuego de la libertad. El refugio de la filosofía en tiempos sombríos 1933-1943' (Taurus), de Wolfram Eilenberger. Las otras son la también gala Simone de Beauvoir, la alemana Hannah Arendt y la estadounidense de origen ruso Ayn Rand. El autor sigue aquí el modelo de su 'Tiempo de magos' (2018), su primer y fascinante libro en torno a Heidegger, Wittgenstein, Cassirer y Benjamin: coges a cuatro cerebros privilegiados en su momento de formación y en un tiempo concreto limitado -una década- que coindide por lo demás con un momento captal de la historia reciente, y te ocupas de explicar sus ideas en conexión directa y esencial con sus vidas. El resultado vuelve a exhibir todo un espectáculo de la narración filosófica, tal vez aún más sugestivo que en la primera entrega por tratarse de cuatro mujeres no tan conocidas.

finales de 1942 una francesa "preparada para matar alemanes", se embarcó en un carguero que de Nueva York iba a llevarla de regreso a Europa de donde había escapado al exilio con su familia tan solo unos meses antes. Nada más llegar a Inglaterra, en el instante decisivo de la Segunda Guerra Mundial, Simone Weil se presentó en las instalaciones de la Francia Libre y se ofreció para lanzarse inmediatamente en paracaídas -aseguró haber estudiado los manuales al respecto- sobre suelo francés para combatir. No hace falta decir que quienes recibieron atónitos la propuesta de aquella mujer menuda, cegata y claramente enferma, la despacharon al instante. "Pero, ¡si está loca!", habría comentado el general De Gaulle. Le propusieron a cambio que preparase un informe para esbozar la fase posterior a la victoria sobre Hitler y Weil, filósofa, políglota y una de las inteligencias más luminosas del siglo XX, se aplicó a ello con su obsesión habitual, dejando prácticamente de comer y dormir. Un día la encontraron en el suelo de su cuarto y fue llevada al hospital donde murió el 24 de agosto de 1943. Tenía treinta y cinco años.

 

Simone Weil es una de las cuatro protagonistas de 'El fuego de la libertad. El refugio de la filosofía en tiempos sombríos 1933-1943' (Taurus), de Wolfram Eilenberger. Las otras son la también gala Simone de Beauvoir, la alemana Hannah Arendt y la estadounidense de origen ruso Ayn Rand. El autor sigue aquí el modelo de su 'Tiempo de magos' (2018), su primer y fascinante libro en torno a Heidegger, Wittgenstein, Cassirer y Benjamin: coges a cuatro cerebros privilegiados en su momento de formación y en un tiempo concreto limitado -una década- que coindide por lo demás con un momento captal de la historia reciente, y te ocupas de explicar sus ideas en conexión directa y esencial con sus vidas. El resultado vuelve a exhibir todo un espectáculo de la narración filosófica, tal vez aún más sugestivo que en la primera entrega por tratarse de cuatro mujeres no tan conocidas.

P. Antes he dicho que sus historias son corales pero, en fin, no del todo. Si en 'Tiempo de magos' el personaje más desconocido y entrañable resultaba ser Cassirer, ¿muestra predilección en ‘El fuego de la libertad' por la fascinante Simone Weil?

 

R. Todas son gigantes y pensadoras olvidadas que, en mi opinión, deberían ser leídas y enseñadas de forma mucho más amplia que en la actualidad. Sus voces tienen mucho que darnos, especialmente ahora. Y en el caso de Simone Weil, bueno, ¿qué hay que decir? El hecho de que este ser humano absolutamente extraordinario, una vez descrito por Albert Camus como el 'el único gran espíritu de nuestro tiempo', haya sido ignorado de manera tan consistente y completa por la filosofía académica dominante, por no hablar de la filosofía analítica desesperadamente fimótica de la actualidad, atrapada en su narcisismo de distinciones demasiado finas, dice mucho. Por otro lado, hay de hecho, dentro y fuera de la academia, un creciente interés en la profundidad y el poder transformador del pensamiento y el ejemplo de Simone Weil. Una tendencia que sin duda aplaudo.

P. Es curioso porque en Weil se mezclan una lucidez asombrosa con rasgos de locura, desde el éxtasis religioso al desequilibrio físico y mental. Fue por ejemplo de las más tempranas en señalar algo que hoy se da por hecho: la equivalencia básica entre el totalitarismo nazi y el soviético. ¿La lucidez y la locura pueden retroalimentarse?

 

R. Por supuesto que pueden. De hecho, así es como una vez comenzó la filosofía, continuó a través de las edades y también volverá a comenzar. El concepto español de “loco” y “locura” captura esta eterna ambivalencia mucho mejor que la mayoría de los otros idiomas. Piense en Sócrates como la figura fundadora de nuestra tradición: un vagabundo y un bicho raro muy conocido que escuchó voces extrañas en su cabeza y, sin embargo, fue el más sabio de todos los tontos humanos. Por supuesto, no fue considerado como tal por la mayoría de sus semejantes, sino por los siglos venideros y el oráculo de su comunidad. Especialmente en los momentos más oscuros, cuando el mundo entero "se ha vuelto loco", ser absolutamente lúcido, honesto y sobrehumanamente intrépido te hará parecer necesariamente una loca o un loco a los ojos de los demasiados. En este sentido, la mente y la capacidad de comprensión de Weil sólo pueden calificarse de "proféticas", ya que evidentemente se nutren de fuentes y voces que no son sólo de este mundo. Pero dar tal respuesta en una entrevista en el año 2021 de Nuestro Señor, y respaldarla plenamente, hace que uno mismo parezca un loco, ¿no es cierto?

P. De hecho, aunque intente disimularlo,diría que no logra esconder usted cierta animadversión por Ayn Rand. En varias ocasiones confronta su egoísmo con su vida personal, tan necesitada de amor como cualquiera. Es curioso, Rand tal vez sea la filósofa menos profunda y compleja de las cuatro pero probablemente es la que más influencia ha tenido después, al menos en EEUU. ¡Y la que más libros ha vendido!

 

R. Es interesante que lo lea usted de esta manera. Permítanme decir esto: Ayn Rand es una filósofa y escritora mucho mejor de lo que se le atribuye, especialmente en Europa. Además, no es menos extremista y de carácter profético que Simone Weil. Pero donde Weil ve la celebración del Ego como la raíz del mal de la modernidad, la autocanonización de ese mismo Ego, sin compromisos ni restricciones, marca para Rand el primer y decisivo paso hacia todo lo bueno y bello de este mundo. Es el primer paso en el camino hacia la verdadera libertad. Por lo tanto, le dio a la "Tierra de los Libres" una filosofía de un tipo particular, y de manera muy influyente. Es difícil sobreestimar su importancia para la cultura de la posguerra en Estados Unidos. Y, por lo tanto, una irresponsabilidad intelectual de no perder tiempo en sus fundamentos filosóficos: "Conoce a tu enemigo", si es que ella tiene que ser un enemigo.

P. Simone de Beauvoir se reía de Weil por su fugaz lucha en la guerra civil española pero ella, Sartre y la mayoría de los intelectuales de su círculo parisino no vivieron nada mal durante la ocupación nazi pese a su teórica beligerancia política. Uno no puede dejar de sentir cierto malestar observando a estos tipos que copulaban, escribían y leían a Hegel en aparente despreocupación mientras el mundo ardía. ¿Nace con ellos la ‘gauche caviar’?

 

R. Bueno, es un hecho que los intelectuales franceses de cierto medio tenían, y todavía tienen, un talento especial para marcarse a sí mismos como intrépidos anti-sistema y proto-revolucionarios. Al mismo tiempo, pueden y están dispuestos a disfrutar plenamente de las comodidades de los líderes de opinión financiados por el estado, así como a usar y abusar de los privilegios sexuales que parecen surgir "naturalmente" de este estado. Beauvoir y Sartre son ejemplos estelares de esta constelación y sirven como modelos a seguir para las generaciones venideras. Sin embargo, Beauvoir sigue siendo una persona extremadamente inspiradora y estimulante desde un punto de vista filosófico: no nació como filósofa y reformadora social, tenía que convertirse en una. Fue una lucha muy dura ya que el camino hacia "el Otro" fue especialmente largo para ella. Para seguirlo, tuvo que conquistar sus intuiciones y miedos más profundos. Se conquistó a sí misma pensando en sí misma. ¿Qué mejor se puede decir de un filósofo?

 

P. Al lado de Beauvoir, Arendt parece de verdad valiente, tanto filosófica como vitalmente. Judía, víctima, apátrida, es la que vive el peligro más cerca, logra escapar y nunca le vence la desesperación ni reniega a su independencia. Tampoco en el amor... ¿Amar en condiciones de igualdad, sin subordinación, como busca Arendt, no es en realidad una quimera, no va, desgraciadamente, contra la realidad esencial del amor?

 

R. Al comienzo de la lucha totalitaria, Arendt, como Rand y Weil, se encuentra en una situación de marginación triple: mujer, intelectual, judía. La consecuencia es el exilio, tanto física como mentalmente. Entonces, la pregunta para ella es la siguiente: ¿Cómo amar al mundo a pesar de todos sus abismos y oscuridades demasiado obvias? Y su primera respuesta, su principal intuición es esta: atreverse a amar el abismo más obvio y oscuro que todos, todos los días de nuestra vida social, encontramos. Amando la vista y el rostro de otro ser humano. Una vez que lo logras, sin perderte por completo en el abismo sin fin que el otro es, el mundo se convierte en un lugar para vivir, la existencia se convierte en algo para ser apreciado y celebrado. El concepto de amor de Arendt se basa en una igualdad que aprecia las diferencias que nos hacen únicos. El ideal totalitario, en cambio, consiste en borrar con fuerza las mismas diferencias que nos permiten amar al mundo y a nosotros mismos, que es una forma más de decir que es ontológicamente maligno.

 

P. Se ha escrito que su libro trata de cuatro filósofas contra el nazismo pero a mí me parece que no es ese en realidad el auténtico objeto de ‘El fuego de la libertad’. Diría que el asunto esencial que se plantean estas cuatro mujeres es el problema de la comunidad humana: ¿cómo podemos relacionarnos con los demás?, ¿es eso siquiera posible?

 

R. Me alegra que lo vea de esa manera. Sí, la cuestión del otro, me parece la cuestión central del libro. El nazismo es sólo una forma política de responder o más bien negar esa pregunta, esa búsqueda, ya que busca borrarla con su fuerza. Lo cual, al final, solo se puede lograr aniquilando toda alteridad, destruyendo todas y cada una de las cosas que son o parecen encarnar esa misma cuestión.

 

P. Las "sociedades de esclavos" totalitarias fueron finalmente vencidas por las "sociedades libres" (salvo en el caso del comunismo que años después también acabaría cayendo). ¿El fuego de la libertad es más poderoso que el de la opresión o fue sólo cuestión de suerte?

 

R. No necesariamente es así. Al menos es una cuestión que no puede ser abordada, y mucho menos definitivamente respondida, solo por la historia. Preguntarnos de dónde brota este fuego de libertad, quién lo creó y cultivó y quién lo guardará para nosotros en el futuro, es en el fondo una tarea metafísica. Y junto con Simone Weil y su lectura del mito de Prometeo, debería pensar que nosotros, es decir, los humanos, no iniciamos este incendio. Pero si no nos cuidamos adecuadamente unos a otros, así como a su verdadera fuente, bien podríamos ser capaces de matarlo de una vez por todas en el futuro previsible.

 

Hay mucha energía oscura en estos días y parece canalizarse hacia colectivismos de uno u otro tipo

 

P. Comparamos mucho actualmente el periodo de entreguerras con su auge autoritario, nacionalista e identitario con el actual pero, ¿toca ahora farsa o tragedia?

 

R. Sí, y estas comparaciones no carecen de fundamento. Hay mucha energía oscura en estos días, y gran parte de ella parece canalizarse hacia colectivismos de uno u otro tipo. El retorno político del "yo" al "nosotros", en otras palabras, está en pleno apogeo. Al mismo tiempo, siempre existe el peligro de caer en la trampa de la exculpación política cuando se trazan estos paralelos demasiado de cerca. El más aterrador de todos los pensamientos políticos, después de todo, sigue siendo que la historia en realidad nunca se repite, porque es ontológicamente abierta y que, además, nunca está completamente en nuestras propias manos. Pensar de otra manera significa caer en una farsa filosófica. Y esto, entonces, con demasiada frecuencia termina en tragedia. La pregunta sigue siendo: ¿cómo salimos responsablemente de este círculo vicioso?

 

P. Auge, caída y reconstrucción. Me parece que le falta un tercer libro. ¿Quiénes serán sus cuatro protagonistas?

 

R. Sí, el proyecto continúa. Pero buscará nuevos caminos, tanto formal como cronológicamente. Desafortunadamente, estos caminos permanecen todavía muy a oscuras para mí. O, dicho de manera más positiva, permanecen al descubierto. Veremos.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
3 octubre 2021 7 03 /10 /octubre /2021 15:46

“CAPERUCITA VERDE” Y EL LOBO

Publicado en La Comarca el 01102021

Desde siempre la luz - y lo que ella facilita- ha sido una necesidad y un derecho fundamentales. Los creyentes la ensalzan como una  de las creaciones taumatúrgicas del Hacedor, los poderosos la protegen con sus leyes, los seres humanos dependemos de ella y las compañías eléctricas utilizan su Nombre en vano (la luz no se hace si no pagáis más)  para extorsionar a los ciudadanos con la indiferencia o la hipócrita beligerancia de algunos políticos al uso,  quizá futuros usuarios de las “puertas rotatorias”. Montaigne nos aleccionaba: “la política no puede reducirse a la moral…pero tampoco puede someterla ni abolirla”. Nadie pide ya honestidad a la política, ya que por definición la política busca el poder, no la honestidad. Es patente en el asunto de la brutal subida del recibo de la luz en plena crisis sistémica (la unión de varias crisis sectoriales convergentes: petróleo y gas, climática, financiera, sanitaria, laboral, etc.) Más de tres meses de desgaste político para los que están en el poder y para una oposición vocinglera que de hecho está tan involucrada en este tsunami energético social como sus “compañeros” de las trincheras de enfrente en el Congreso. Aunque ahora abanderan el anatema contra el Gobierno, la memoria histórica los pone en un lugar semejante. Parece que hace falta recordar que empezó Felipe González a privatizar y que Aznar terminó de hacer un corral privado con la privatización de Endesa y la declaración del libre mercado, que se nos vendió como una ventaja para el consumidor.

A partir de ese momento hemos vivido momentos de incertidumbre e irritación con el dichoso recibo de la luz, para acabar pagando una de las tarifas más altas de Europa (donde, por otro lado, hay 50 millones de hogares en pobreza energética. En 2016 se anuló en España por el TS el bono social, que abarataba la luz para las clases más desfavorecidas, gracias a un recurso de EON España y Endesa (el lobo disfrazado de Caperucita Verde se merienda a la abuelita y a los cazadores).

 Pero de pronto, el 14 de setiembre pasado, el mago de “sanchOz” se saca un osado conejo de la chistera con su talante triunfalista de costumbre: que las eléctricas asuman su cuota de responsabilidad en esta ruinosa subida. Los palacios y chalets de lujo temblaron y las colmenas de los arrabales y los pisitos de la clase media baja resplandecieron de estupor. A cambio, el lobo de los kilovatios, sacándose el disfraz de Caperucita Verde, amenaza con cerrar las nucleares (lo cual en sí mismo debería ser un delito contra la estabilidad energética de la sociedad, a la altura psicológica de un acto de terrorismo, y una barbaridad técnica). La maniobra del Gobierno podría suponer –caso de que se lleve a cabo- un trasvase de unos 3.000 millones de euros del oligopolio eléctrico y gracias a ello un 30% menos en el recibo de la luz que pagamos cada ciudadano Una medida excepcional que puede, o no, ser renovada.

Se está creando un momento muy especial, gracias a la concatenación de crisis: la oportunidad de que la coalición en el Gobierno sea coherente y blinde, como bien público que es, la energía eléctrica y sus precios. No como Noruega, que es un ejemplo difícil de seguir, pero sí convertir el sector por ley (nacional o comunitaria –art.5 de la directiva 944/2019- ) en un ente público “tal como lo exige el interés general”. Pero esto, bien lo sabemos, es una utopía política y económica en nuestra sufrida España. Y más si pedimos transparencia total al sector intervenido. Solo hay que ver la reacción casi episcopal de la ministra del ramo, pidiéndole al lobo que sea bueno y deje de dar dentelladas por “empatía social”. “Caperucita verde” no puede ir contra su naturaleza. Y su naturaleza es depredadora, en el nombre sacrosanto del beneficio. Lo contrario es pedir peras al olmo.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
1 octubre 2021 5 01 /10 /octubre /2021 15:40

Publicado en Heraldo de Aragón el 300921

Ha sido en Aragón donde lo escuché por primera vez hace doce años y desde entonces lo he oído a menudo. Suele utilizarse como excusa para justificar dilaciones en hacer algo, declaraciones de agobio (de un “inocente” trabajador que trata de sacarse todo lo que puede de encima) y de sustitutivo coloquial del “vuelva usted mañana”  o “se ha equivocado de ventanilla” que denunciaba con su gracejo habitual el bueno de Larra. En un somero análisis semiótico de la frase uno se plantea qué es lo que la vida no le da al sujeto. ¿Tiempo? ¿Energía? ¿Conocimientos? Podría ilustrar el compendio de cierta perplejidad política española, el corolario o consecuencia de tantos siglos de inanidad cívica reiterativa. La vida no da tiempo o energía a algunos políticos y personas de cierto poder para hacer lo que tendrían que hacer. Y es más, hacerlo de forma correcta y eficiente, en lugar de las habituales chapuzas.

A muchísimos políticos repartidos por España y “sus” Comunidades “no les da la vida” para hacer lo que es justo, correcto, urgente y necesario hacer. Ya sea en la díscola y desorientada Cataluña; en cuestión de vacunas; en torno a la educación y los valores cívicos; alrededor de una parte de la juventud que está inmotivada, escasa de futuro y sólo vibra en quedadas y botellones; refiriéndose a los Madriles y su sultana contestataria; con respecto al mundo sanitario, el universitario y el empresarial; sin olvidar los interrogantes que plantea la energía y sus precios, las contaminaciones y el cambio climático, la próxima escasez de agua, la inestabilidad política internacional y la eclosión de fascismos, racismos, sexismos y totalitarismos por los alrededores.

Realmente ni a la política, ni a los políticos, ni a la economía, ni a nosotros todos, sus eventuales víctimas conjuntas, “nos da la vida” otra cosa que temores y angustias hilvanados con inseguridad y cierta violencia ambiente cada vez más notoria.

Pero eso no es del todo cierto, quizá porque no lo estamos viendo desde la perspectiva adecuada. La “vida” no es responsable de la falta de eficacia, laboriosidad y honestidad de los dirigentes del ciudadano medio y tampoco de que tales deficiencias se propaguen como un virus al resto de la sociedad. Detrás de cada “no me da la vida” puede haber un farsante aprovechado o un inocente pícaro o un pícaro nada inocente. Es alguien que se escuda tras la frase para que no le pidas un esfuerzo supletorio. Los trabajadores, operarios, funcionarios, profesionales serios y conscientes no suelen emplear esa frase o lo hacen como fórmula coloquial. ¿Casualidad o síntoma? En realidad no abundan tanto los que “no les da la vida”.

Vivir no es sólo una cuestión ética sino una estrategia. La vida libera, en función de la situación que aparece, una forma de obrar. Se trata de ser consciente del presente y no aplazarlo, sino dejarlo que nos muestre sus frutos y obrar en consecuencia.  Decía Sócrates que la vida es “un tonel que pierde sin cesar por algún agujero el líquido que vamos echándole sin cesar para llenarlo”. Nunca quedará colmado al tonel. Por tanto hemos de trabajar por el “entretanto” porque cuando nuestro tonel está lleno del todo, estamos muertos. Ya que la metáfora de la vida, nos dice Pascal, es que no soportamos por mucho tiempo el reposo que nos da la satisfacción de llenar el tonel, siempre necesitamos un nuevo objeto de deseo y desvelo. Y asegura que por nuestra corrompida naturaleza  solo podemos vivir en la zozobra. Lo que importa es el “entre” de la acción al objetivo. Vivimos en el oxímoron de una saciedad insaciable.

Por tanto el secreto quizá esté en que el “no me da la vida” debe ser reformulado en un “la vida me da”…tiempo, circunstancias, energía, posibilidades de cambio. Una manera de esquivar la zozobra a la que nos condena Pascal. No parar de desear, actuar, crecer y dirigirnos hacia una excelencia que nos depara posibilidad de servicio, ayuda a los otros, mejoras conjuntas, freno a las calamidades o encauzamiento de las que vengan.

El pasotismo negativo y falaz del “no me da la vida” hace más grandes los agujeros del tonel y menos eficaz nuestros aportes de líquido vital. Es una medida de salud global. Desterrar esa frase al museo de los horrores y comenzar al nivel humilde pero necesario del individuo: ese arremangarse la camisa y poner manos a la obra. Todo lo que ocurre, y más lo que puede llegar a ocurrir, nos concierne. Somos parte de ello. Por tanto, “SÍ nos da la vida”. La alternativa de vivir lo mejor y más solidariamente posible. No somos islas.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

 

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens